martes, 29 de julio de 2014

¿COMO SABER SI UN JOVEN CONSUME DROGAS?


PUBLICA: ANDRES PENACHINO
Según estudios, los primeros consumos de drogas suelen darse durante la adolescencia.

En cuanto a las bebidas alcohólicas, según dicha encuesta, seis de cada diez adolescentes que acudieron a alguno de los centros solicitando ayuda y tratamiento.

Para Francisco Recio, “cada vez hay más familias que acuden preocupados al ver como llegan sus hijos a casa oliendo a alcohol, con las pupilas dilatadas, rigidez muscular en la boca y con evidentes síntomas de haber consumido algún estupefaciente”.

Signos de alarma ante posibles consumos

Es muy importante detectar precozmente, sobre todo en los menores, el uso de cualquier droga, no sólo por los problemas de salud que pueden sufrir a corto y medio plazo, sino también por el riesgo de desarrollar una adicción. Entre las señales de alarma, que pueden ayudar a los padres a saber si su hijo/a ha empezado a consumir drogas, se encuentran las siguientes:

Cambio brusco en el cuidado y aseo personal.
Trastornos del sueño con insomnio y/o pesadillas y temblores.
Pérdida de peso o apetito excesivo.
Disminución del rendimiento escolar o abandono de los estudios.
Aislamiento físico, tendencia a aislarse en su habitación.
Disminución de la comunicación verbal y afectiva.
Empobrecimiento del vocabulario.
Abandono de aficiones e intereses.
Cambios bruscos de humor.
Pérdida de responsabilidad.

¿Cómo actuamos ante nuestro hijo ahora que existen evidencias de su consumo?

En cualquier caso, es conveniente no demostrar posturas sobreprotectoras y de sometimiento ante el hijo consumidor, pensando que así conseguiremos la aceptación del tratamiento. Por supuesto, es importante durante esta etapa el manejo de las normas y los límites en la familia (especialmente ejercer un gran control sobre el dinero). Que el afectado perciba de una manera clara y determinante que es más conveniente para él, que tendrá más ventajas ponerse en tratamiento que continuar negándose al mismo por las repercusiones en la pérdida de sus prerrogativas.

¿Por donde empezar?

Los padres deben saber que ante estas situaciones no están solos, existen profesionales especializados en la orientación a la familia.

La consulta a los profesionales debe ser descrita como una primera toma de contacto y de búsqueda de información y orientación. Serán estos profesionales, los que determinen la duración, tipo de programa, número de sesiones,… que tendrá el tratamiento.

Si usted sospecha que un hijo suyo o cualquier otro familiar padece un trastorno por adicción, lo mas urgente es conseguir un diagnóstico profesional y un tratamiento efectivo que resuelva la situación.

¿Y si mi hijo no asume que está consumiendo?

Si después de todo intento para que el afectado asuma su situación de consumo y teniendo en cuenta que en la mayor parte de las ocasiones es un proceso lento y costoso, si no se asume, los padres deben mantener posturas firmes y de absoluto rechazo al consumo en el entorno de la familia.

En estos casos se pone en riesgo la convivencia familiar ya que el hijo no estará dispuesto a ceder en su consumo, ni la familia a aceptarlo. La ruptura de la convivencia es temida y plantea gran tensión en la familia, llegando en ocasiones a provocar una vuelta hacia atrás, por parte de los padres, en el nivel de exigencia hacia el reconocimiento del consumo y hacia la aceptación de apoyo profesional. No se debe ceder a los chantajes de tipo emocional que utiliza el consumidor para conseguir salirse con su voluntad.

Siempre hay que dejar claro, que no se le niega el apoyo familiar, sino que es él quién lo rechaza, así como las condiciones que deben existir para volver a plantearse la convivencia en la familia, mostrando siempre los aspectos positivos y de ventaja que obtendría con ella.

Y, por encima de todo, nunca debe sentirse culpable.

Y si la convivencia se hace imposible ¿cómo podemos reaccionar?

En ocasiones, cuando la situación es límite, las posturas con las que debemos abordarla son también extremas, así lo es llegar a plantearse mantener o no la convivencia con un hijo drogodependiente. Pero posturas intermedias de asumir situaciones de consumo trasmitirán al consumidor la idea de que se está aceptando la situación, y por lo tanto se dificulta la toma de decisiones hacia el cambio.

Los tratamientos en adicciones son procesos que implican esfuerzo. Resulta más cómodo para el drogodependiente (que no más beneficioso) no iniciar ningún tratamiento. Si se le permite, o él lo percibe así, cualquier alternativa que no sea ésta y su vida sigue desarrollándose en los mismos términos que anteriormente, se está dificultado su toma de decisiones.

Entonces, ¿si le ponemos las cosas muy difíciles podría cambiar?

La ruptura de la convivencia con un hijo adicto no garantiza la consecución de nuestro objetivo y también entraña un riesgo, que el adicto abandone el hogar y siga un proceso de mayor deterioro. Pero es importante señalar, cómo puede ser necesario llegar a situaciones muy adversas para que drogadependiente acepte este proceso de cambio, lo que se conoce popularmente como “tocar fondo”.

En estos casos es frecuente que se vuelva a recurrir a la ayuda de la familia, es el momento de poner condiciones para que sea recibida y de ponerse en contacto con los profesionales.

En cualquier caso durante todo este proceso es siempre recomendable la ayuda profesional a la familia, que a través de orientación y apoyo, ayude ante la toma de decisiones y ante las posteriores consecuencias de la misma.

Fuente: Centro Cann Rossello de España

lunes, 28 de julio de 2014

DETIENEN UNA BANDA ACUSADA DE TRAFICAR DROGA SINTETICA, ENTRE OTRAS ¿QUE ES LA DROGA SINTETICA?, DROGAS SINTETICAS POR ABECEDARIO


PUBLICA: ANDRES PENACHINO

Nueve hombres fueron detenidos durante una serie de allanamientos realizados en la zona norte y noroeste del conurbano bonaerense donde se secuestraron miles de dosis de éxtasis, ácido lisérgico (LSD), ketamina, efedrina y cocaína.

Según las primeras informaciones policiales, uno de los integrantes de la banda es Nicolás Lapenna, ex participante del programa "Cuestión de Peso". Conocido como "El Fletero", Nicolás había ingresado al ciclo en 2012 para tratar su obesidad: pesaba más de 220 kilos.

Durante los allanamientos, que se realizaron ayer en los partidos bonaerenses de San Martín, Tres de Febrero y San Isidro, se secuestraron unas 2.000 dosis de éxtasis, 4.000 de LSD, también ketamina, efedrina y cocaína.

Los investigadores también incautaron 10 autos de alta gama y 14 armas de fuego, una de ellas un fusil de asalto. Los allanamientos fueron realizados por personal de la Dirección de Drogas Peligrosas de Lomas de Zamora. Fuente: Diario Clarin.com

¿QUE ES LA DROGA SINTETICA?

Reciben el nombre de drogas sintéticas aquellas que se fabrican a través de procesos químicos y que, a diferencia de la cocaína o la marihuana, no se obtienen de un vegetal sino a partir de cambios moleculares realizados en laboratorios para lograr resultados psicoactivos.
Estas son distribuidas en forma de pastillas, cápsulas, polvos o líquidos.
En muchas ocasiones, son principios activos abandonados por las industrias farmacéuticas, por sus efectos indeseables que son rescatados para ser utilizadas como sustancias de abuso.
La fabricación en laboratorios clandestinos y el desconocimiento de su composición final, las convierte en especialmente peligrosas, porque sus efectos no son claramente previsibles.
En especial, los expertos destacan que este tipo de drogas, entre las que se destacan el éxtasis y la ketamina, afectan los sistemas neurológicos de manera aguda o crónica, como efecto residual por uso repetido.
Además, el cuerpo desarrolla tolerancia y pide más, con un consecuente y riesgoso aumento de la dosis.

Consecuencias: daños neurológicos irreversibles


La mayoría de los consumidores de drogas sintéticas lo hacen de modo recreativo.
Su percepción de superioridad cuando ‘se pegan el viaje’, les hace sentir que todo es placentero, no obstante, el consumo de estas sustancias tiene graves consecuencias: pérdida de memoria, disminución del interés por el sexo, pérdida del apetito, alteraciones psiquiátricas como ansiedad, depresión, obsesión, ideaciones paranoides, trastornos del sueño, ataques de pánico, agresividad, trastornos psicóticos, alucinaciones visuales o auditivas, arritmia, convulsiones, insuficiencia renal, trombosis, infartos cerebrales, hipertensión y fallo cardíaco.
Según afirma el psiquiatra Uriel Escobar, director médico del Instituto del Sistema Nevioso de Risaralda y profesor de la UTP, cada consumidor es un caso aparte en cuanto al tiempo que tardará en sentir los daños del consumo. “El uso a largo plazo causa daños neurológicos; en consecuencia las alucinaciones son neurológicas, principalemente la gente escucha voces amenazantes, se acompañan de mucho miedo, de mucho terror. Son daños irreversibles que alteran completamente la personalidad del individuo”, afirma.
Drogas sintéticas por abecedario

Éxtasis:  

Sustancia de origen sintético, similar a la metanfetamina (estimulante) y a la mezcalina (alucinógeno), los efectos que producen es una suma de ambas.
Es la más popular de las drogas de síntesis.
También se llama MDMA (abreviatura del nombre químico completo), Adán, XTC, X, E, 2pastillas”, “pastis”, pirulas.
Tiene un efecto vigorizante y de aumento de percepción a través de los sentidos produciendo una sensación de bienestar, de cercanía, y de conexión con las demás personas.
Últimamente, se está comercializando una nueva forma de presentación del éxtasis, llamada “cristal”, término que se utiliza para designar las sales cristalizadas de dicha sustancia.
Su efecto se empieza a sentir una media hora después de consumida y dura entre 4 y 6 horas.

SPEED

Sustancia estimulante, clorhidrato de metanfetamina (derivado de la anfetamina).
Tiene efectos más potentes que el éxtasis sobre el sistema nervioso. y un elevado poder adictivo.
Forma de presentación: Polvo blanco, cristalino, incoloro y de sabor amargo (se disuelve fácilmente). Comprimidos. Se vende en envoltorios de un gramo. Puede estar adulterada con sustancias como: amoniaco, mata ratas. Lo hace doblemente peligroso.
Forma de consumo:
  • Fumada.
  • Inhalada.
  • Ingerida.
  • Inyectada.
Nombres con los que se conoce: speed, meth, clalk, hielo o cristal si se fuma.
Efectos: Inmediatamente después de ser fumada o inyectada se produce sensación intensa de placer, denominada “flash”, dura unos minutos.
Efectos corto plazo: euforia, disminución de la sensación de cansancio, aumento de la atención y concentración, aumento de la respiración, aumento de la frecuencia cardiaca y presión arterial, trastornos paranoides, convulsiones, sobredosis, aumento de la sudoración, temblores, ansiedad, paranoia y agresividad.
Consecuencias: Adicción, insomnio, anorexia, disminución de la líbido, comportamiento violento, accidentes cerebro-vasculares, alucinaciones auditivas y visuales y psicosis.
Algunas de estas alteraciones pueden persistir después de no consumir mucho tiempo.
Riesgos para la salud:
  • Daños vasculares en el cerebro (derrames) por el incremento del gasto cardiaco, presión arterial.
  • Relaciones sexuales de riesgo.
  • Psicosis tóxica: ideas paranoides, alucinaciones.
  • Conducta violenta o arriesgada: conducción arriesgada.
  • Aumento de toxicidad y riesgo de sobredosis. Para mantener los efectos, se consume dosis repetidas, producido por la rápida tolerancia y efectos placenteros de corta duración, y la eliminación de sangre es bastante lenta (12 horas).
Riesgos cuando el consumo es por vía inyectada: flebitis, abscesos cutáneo y contagio de enfermedades infecciosas: SIDA, hepatitis B y C, tétanos y otras.
 POPPER:
El popper es una droga recreativa compuesta en su mayoría por nitritos de amilo, butilo o isobutilo.
Forma de presentación: líquido incoloro y sin olor que se inhala. Se vende en botes de cristal con un líquido amarillo.
El nitrato de amilo es una sustancia volátil e inflamatoria y nunca ha de ser ingerida porque puede ser mortal.
Entre sus efectos encontramos: estimulante y vasodilatador que se percibe a los pocos segundos de inhalar la sustancia, sensación de euforia, sensación de ligereza, desinhibición sexual…
Estos efectos desaparecen rápidamente y dan paso a una fuerte sensación de agotamiento y decaimiento.
 GHB, O ÉXTASIS LÍQUIDO
El GHB es una sustancia depresora del sistema nervioso central aunque inicialmente puede producir sensación de bienestar y euforia.
Ya en el artículo Tipos de droga: GHB, un trago mortal hablábamos de esta droga y sus graves riesgos.
Aunque se llama “éxtasis líquido” no tiene los mismos efectos que el MDMA, produce efectos contrarios, ya que es fundamentalmente una droga depresora. No obstante, puede tener algún efecto psicodislépsico y estimulante.
Forma de presentación:
  • Líquido incoloro, inodoro y con sabor salado
  • Polvo
  • Tabletas.
Su distribución se realiza en tubitos de ensayo o en envases de colirio.
Formas de consumo: por vía oral y los efectos se perciben a los 10 o 20 minutos, duran de 60 a 90 minutos, y desaparecen por completo a las 3 o 4 horas.
Es muy peligroso porque la concentración de líquido varía de un frasco a otro, por lo que es fácil tomar una sobredosis.
Conocido popularmente como: biberones, éxtasis líquido, líquido X, oro bebible.
Sus efectos son: en dosis bajas, produce efectos similares al alcohol (relajación, desinhibición, aumento del estado de ánimo…)
En dosis mayores provoca: somnolencia, confusión, cefalea, desequilibrio, alucinaciones, delirio, euforia y efectos anestésicos.
Los peligros se incrementan si se mezcla con otras drogas, sobretodo con depresores (alcohol y cannabis).
 POLVO DE ÁNGEL, O PCP
La fenciclidina se comenzó a fabricar como anestésico intravenoso, aunque se dejó de usar ya que provoca en pacientes delirios y conductas irracionales.
Forma de presentación:
  • Polvo blanco, cristalino, que se disuelve en agua o alcohol (de sabor amargo)
  • Tabletas
  • Cápsulas
  • Polvos de colores.
Forma de consumo: inhalación, fumado o ingerido.
Se conoce también con el nombre de: píldora de la paz, barco del amor, niebla y cristal.
Efectos: Produce un estado de trance, con sensaciones de separación del cuerpo, falta de peso o disminución de tamaño.
Sus efectos van desde un aumento de la tensión arterial y el pulso, adormecimiento de la extremidades o dificultad de coordinación hasta llegar (con dosis altas) a vómitos, tremendas alucinaciones, psicosis esquizofrénica, convulsiones incluso coma o muerte.
El consumo habitual produce: pérdida de memoria, dificultad para pensar y hablar, depresión, pérdida de peso, trastornos emocionales, alteración de la percepción de pensamientos y estado de ánimo…
Estos síntomas persisten hasta un año después de suspender el uso.
 KETAMINA
La ketamina se deriva de PcP, que es un anestésico disociativo con un potente efecto analgésico.
Se conoce también como “Special K” y se utiliza en medicina y veterinaria para producir anestesia.
Forma de presentación:
  • Líquido translúcido, se vende en soluciones inyectables.
  • Clandestinamente se comercializa en polvo.
  • Cristales.
  • Pastillas.
  • Cápsulas.
Forma de consumo:
  • Esnifada (en forma de polvo blanco).
  • Inyectada por vía intravenosa.
  • Tragada.
  • Bebida.
Se distribuye en papelinas o en ampollas de 10 mg.
Efectos: Los efectos depende de variables como: dificultades por hablar y pensar o visión borrosa (con dosis bajas) y delirios, pseudoalucinaciones, pérdida de la noción del espacio y del tiempo y distorsión de la realidad
La experiencia de sentirse lejo de su cuerpo se llama un “agujero K” y es comparando con experiencia de muerte cercana, sensación de separación del cuerpo…
Riesgos para la salud: depresión respiratoria, paro cardiaco, trastornos de ansiedad, paranoias.
En consumos mínimos, puede producir sobredosis.
Su consumo habitual tiene como consecuencias: problemas de memoria y concentración, deterioro en habilidades del individuo, angustia y pánico, psicosis, taquicardia, apnea y muerte.
Tiene un elevado riesgo de adicción y rápida tolerancia.
FUENTE: DIARIO CLARIN (NOTICIA)
ESTUDIO CAN ROSSELLO