lunes, 25 de julio de 2016

IDENTIFICACION CIUDADANA EN TELEFONOS MOVILES, NUEVA TENDENCIA



PUBLICA ANDRES PENACHINO

Latinoamérica. HID Global anunció recientemente su ingreso al mercado de las identificaciones ciudadanas móviles que se pueden portar en los teléfonos inteligentes, aprovechando el éxito de las galardonadas soluciones de la compañía que han demostrado los beneficios de la movilidad en una amplia variedad de aplicaciones de identificación segura. 

La plataforma HID goID para identificaciones móviles permite portar licencias de conducción y otras identificaciones gubernamentales en teléfonos inteligentes, los cuales se convierten en dispositivos multifuncionales para recibir, presentar y autenticar identificaciones móviles con el más alto nivel de protección de la privacidad. Esto marca una nueva era en la que las personas podrán emplear con tranquilidad sus teléfonos inteligentes como identificaciones seguras y confiables, y los gobiernos podrán alcanzar un mayor nivel de comodidad en la emisión de identificaciones y expandir sus relaciones con los ciudadanos.

"Las identificaciones móviles simplificarán la vida de las personas, las dotarán de más aplicaciones y aumentarán su confianza para emplear identificaciones digitales”, predijo Rob Haslam, vicepresidente y director ejecutivo de la división Government ID de HID Global. "Por ser la primera solución en permitir la emisión y recepción cómoda y a la vez segura de credenciales a través de una red inalámbrica, la plataforma HID goID™ inaugura una categoría completamente nueva de identificaciones ciudadanas. Gobiernos de diferentes partes del mundo ya están implementando la tecnología de HID Global en programas de gran importancia, tales como la tarjeta de residencia de Estados Unidos, la hoja de datos del pasaporte irlandés y la identificación nacional de Angola, entre otros. HID goID sienta las bases para orientar también la evolución de la industria hacia las identificaciones móviles".

La plataforma HID goID para identificaciones móviles, que funciona con la innovadora tecnología Seos de HID Global, va mucho más allá y permite el aprovisionamiento instantáneo de identificaciones, a través de una red inalámbrica, y el acceso fácil a servicios de información gubernamentales en la nube con la tranquilidad de que todas las transacciones son seguras y confiables. Esto garantiza que todas las transacciones relacionadas con la emisión, gestión y presentación de credenciales utilizando teléfonos móviles se llevan a cabo en un entorno con un alto nivel de seguridad, en un circuito cerrado, y protegido por cifrado de extremo a extremo.

La tecnología Seos ya ha demostrado el poder de transformación de las identificaciones móviles en numerosas aplicaciones, y hay una creciente demanda de que este servicio se convierta en el equivalente a una billetera digital para portar varias identificaciones vinculadas a la identidad única y verdadera del usuario. Una encuesta realizada por Zogby Analytics entre personas de 18 a 34 años de edad que tienen teléfonos inteligentes reveló que el 39 por ciento desearía corroborar su identidad con una identificación digital en lugar de mostrar una licencia de conducción. Al portar las identificaciones en los teléfonos inteligentes, los ciudadanos tienen el control sobre los datos que revelan en diferentes situaciones, por ejemplo, tienen la opción de mostrar únicamente su fotografía y edad.

Actualmente HID Global está colaborando con gobiernos nacionales y entidades estatales y provinciales encargadas de las licencias de conducción en la posibilidad de lanzar pilotos goID™ que exploren los objetivos y requerimientos específicos de la implementación de la plataforma en cada jurisdicción. Con esta solución ya no será necesario que las personas hagan largas filas de pie para tramitar y renovar las tarjetas.  

Las siguientes son algunas de las áreas de interés prioritarias: prevenir el fraude mediante la autenticación a través de canales seguros; optimizar la flexibilidad para la autenticación en línea en caso de que la batería del teléfono del ciudadano se agote; simplificar la emisión de identificaciones a través del suministro inalámbrico, ya probado en universidades, bancos, hoteles, hospitales y otras instituciones que aprovechan la tecnología Seos®; y proteger la privacidad mediante la utilización de la conexión Bluetooth del teléfono inteligente para que los usuarios puedan presentar electrónicamente sus credenciales sin entregar físicamente sus teléfonos inteligentes.
LA FOTO ES EXTRAIDA DE INTERNET Y NO TIENE QUE VER CON LA NOTA
FUENTE REVISTA VENTAS DE SEGURIDAD


domingo, 24 de julio de 2016

EL PELIGROSO ACOSTUMBRAMIENTO DE CONVIVIR CON EL DELITO


PUBLICA ANDRES PENACHINO

Hace aproximadamente 20 años, la Argentina comenzó a dejar de ser el país que era en términos de seguridad pública. Los delitos, tanto en número como en sus características, fueron cambiando.
Nos acostumbramos al robo de los equipos de música de los autos, blindamos las puertas, vinieron las rejas y la seguridad privada, el Estado se ausentó y llegamos a la situación actual.

El debate público muy rápidamente se polarizó en la discusión "garantistas" versus "mano dura". aparecieron los primeros casos de justicia por mano propia que, al principio, conmovieron a la opinión pública -caso ingeniero Santos- y que luego se fueron integrando al paisaje de una sociedad sin respuestas frente al problema que la agobiaba.

Más adelante, el eje de la cuestión fue la inimputabilidad de los menores, la tolerancia "cero" la Policía Metropolitana. Como muchas otras veces, mientras discutimos se hace poco o nada y los problemas se agravan, sin que pareciera que fuésemos capaces más que de generar nuevas discusiones. La ciudad le reclama a la Nación fondos para la policía, la Nación dice que no le corresponden y hasta nos enteramos de que la ciudad le debe dinero a la Policía Federal, razón por la cual se dispusieron menos policías en la calle, o sea, más territorio liberado.

En medio de todo, están los que van a trabajar todos los días, los chicos que asisten a la escuela, los jubilados cobrando sus jubilaciones y la lista sigue...

Calidad de vida. Mientras tanto, el deterioro de la calidad de vida de las personas crece exponencialmente.
Las investigaciones llevadas a cabo sobre estos temas por el Centro de Opinión Pública de la Universidad de Belgrano muestran que a lo largo de los últimos cuatro años, en promedio, más del 50% de la gente modificó sus hábitos de vida por temor, redujo su vida social, se retrajo. Sistemáticamente, también en los últimos cuatro años, más del 70% de los ciudadanos percibe que la inseguridad es alta. Un 65% cree, asimismo, que aumentó en ese mismo período. Tampoco confían en que se haga nada eficaz para cambiar esto.

La gente siente que cada día que pasa aumentan sus probabilidades de ser víctima de un delito, ella misma o sus seres queridos. Cuando le sucede, salvo que sea inevitable, no lo denuncia. Doble deterioro: es víctima y, además, no puede defenderse a través del sistema. Por si esto fuera poco, hay un costo psicológico que se expresa en el aumento de las ansiedades sociales y la frecuencia de las consultas por ataques de pánico

Los especialistas coinciden en que la marginalidad, la mala alimentación infantil, la ausencia de lazos familiares, criarse en las calles, no acceder a la educación, entre otros factores, crean las condiciones ideales no sólo para el aumento del número de delitos sino para que la crueldad involucrada en cada caso sea cada vez mayor. Se acabaron los "códigos", da lo mismo matar o no, como si la falta de sentido de la vida propia, esa suerte de presentismo sin horizonte de futuro alguno, se expresara al disparar un arma. Finalmente, si ni mi vida ni la tuya, para mí, tienen valor, se vuelve sencillo concluir con cualquiera de ellas.

¿Penas más duras? Es simplificar la cuestión. Ante todo, penas que se cumplan y el final de la impunidad. Quien comete un delito no piensa en el monto de las penas, piensa en que no va a ser castigado, el famoso "no pasa nada" tan argentino y luego continúa sin parar. Apuesta y además gana, muchas veces por la impunidad. Quizás, aún más grave es pensar que probablemente tampoco a algunos de ellos les preocupe mucho lo que les pueda suceder, finalmente la vida es el horror en el que han vivido y el futuro que no existe más allá de la montaña rusa de la adrenalina y el paco.

Raíces. Pero es necesario ir a las raíces del problema, entender y asumir que la trama social que caracterizaba a la sociedad argentina hasta la década de 1970 se fracturó. No nos engañemos, ya no existe. La educación y la salud públicas desaparecieron mientras crecía la marginalidad. Como el sapo en la sartén que se cocina vivo, nos acostumbramos a que la gente durmiera en las calles, a que nos mendigaran en algunas esquinas y luego en todas. A ver niños crecer sin sus familias viviendo ajenos a una sociedad que los contuviera, educara y protegiera transmitiéndoles los valores de la convivencia social. Se desconectaron de la sociedad cada día y cada año segmentos más grandes de la población.

Este proceso ha sido la crónica de una muerte anunciada de la que muchos hemos sido partícipes por omisión y otros por incapacidad, negligencia o, peor aún, por complicidad y conveniencia.

Hay mucho que se puede y debe hacer, desde el Estado y desde cada uno de los ciudadanos. Ortega y Gasset nos dijo hace setenta años: "Argentinos a las cosas". Es hora, a las puertas del bicentenario, de que empecemos. Porque si el símbolo de esta situación es la discusión sobre quién le paga a la policía, nuestro futuro sólo puede ser muy sombrío.

LA FOTO ES EXTRAIDA DE INTERNET Y NO TIENE QUE VER CON LA NOTA
FUENTE Orlando D´Adamo

viernes, 22 de julio de 2016

A CADA ACCION LE CORRESPONDE UNA REACCION IGUAL EN SENTIDO CONTRARIO



POR ANDRES PENACHINO

El incremento delictual generado por individuos cada vez más jóvenes es un importante dato de la realidad a tener en cuenta. Sin embargo, el que mayor relevancia posee y que genera mayor preocupación en estos días, es el delito violento, siendo éste uno de los factores por los que en algunas zonas de nuestra geografía, la sociedad se encuentra en involución.

Hasta el año 1997, la falta de seguridad en la Argentina ostentaba el sexto puesto en el rancking de preocupaciones de la gente. Desde 1999 pasó al segundo puesto, siendo el primero la inestabilidad laboral. En 2006 paso a hostentar el primer lugar en el rancking de preocupaciones ciudadanas.

Pero existe una creencia general y equivocada, de pensar que un sistema de seguridad resulta más eficiente cuanto más represivo sea y es por ello que muchos actores sociales relevantes, reducen la problemática de la seguridad a la mera represión del crimen, al tiempo que un vasto sector de nuestra ciudadanía, también demanda "mano dura" como medida básica para disminuir el delito, principalmente contra la seguridad física y la propiedad.

La mera represión del delito no debe ser entendida como medida de seguridad sustentable. Como única respuesta tendiente a combatir los hechos delictivos, sólo ofrece un paliativo temporario, muchas veces ineficaz y sujeto a cuantiosas objeciones de diversos órdenes, especialmente moral.

Cualquier política destinada a combatir la delincuencia debe, necesariamente, estar acompañada por una política social. No pueden sólo reprimirse los efectos sin atender y prevenir sus causas. Si bien es "prioritario" y "urgente" dar respuestas rápidas a las demandas lógicas y necesarias de nuestra ciudadanía, debemos también erradicar las causas que generan un marco propicio para el crecimiento de la actividad criminal.

Hablemos de causas

Desde tiempos remotos se han realizado vastos estudios buscando encontrar el origen de las conductas agresivas y criminales de los seres humanos. Aún en estos tiempos, estas acciones son motivo de discusión entre los especialistas. Sus opiniones se dividen en dos corrientes: los que piensan que es un problema genético y los que sostienen que se debe al entorno donde la persona se desarrolla (naturaleza o educación). Ninguno de los trabajos relacionados al cromosoma del crimen han podido demostrar verazmente si éste existe o no, por lo tanto, el estudio mejor orientado es el relacionado con la educación y el medio ambiente.

El fenómeno del delito es universal y viene incrementándose hace ya varias décadas, más o menos en coincidencia con la desinstitucionalización de las sociedades, la tecnificación de los procesos industriales y en algunas partes del mundo, como consecuencia de políticas neo liberales. La aparición de una nueva tipología de delito que reconoce su origen en la ruptura de los vínculos familiares, la carencia de educación y la falta de contención social, es la que actualmente está desbordando los esquemas clásicos de la seguridad pública.

Siendo la familia el primer cordón de contención, en algunos casos ha dejado de ser una comunidad de formación para limitarse muchas veces a ser centro de rivalidad conyugal y de incomunicación entre padres e hijos. La falta de control familiar, acompañada de una vivienda inadecuada, disociación hogareña y una conducta irregular de los padres, se traduce en carencia afectiva que impide a los hijos identificarse con ellos. La estabilidad emocional de los padres, es la base de la armonía familiar y seguro fundamento para una adecuada reacción ante cualquier acontecimiento, constituyendo uno de los mejores medios preventivos. La constitución irregular y la disolución de la familia, sigue siendo el factor clásico y constante en la situación social de los jóvenes con graves problemas de conducta.

¿Cómo puede identificarse el joven con un padre desocupado o una madre peleándole día a día a la miseria? Con el agravante de ver cómo los delincuentes cuentan con todo lo que ambicionan y que la ley es benigna con la mayoría de ellos.

Entonces buscará el valor necesario en un "pase de merca" y en la admiración de alguna mocosa que lo preferirá por no ser un "careta" y salir a "voltear" gente.

Estudios serios dan cuanta que la familia unida aun viviendo en condiciones por demas precarias, salva a los chicos y jovenes de las garras del delito. Esto se comprobo en las familias de cartoneros que salen juntos a recolectar elementos para reciclar.

Pero no todos los delincuentes son pobres

En innumerables hogares, la televisión se ha convertido en la mamá, el papá y la niñera. Infinidad de padres ven más fácil sentar a los niños frente al televisor, que prestarles la atención que necesitan. Allí y aún en los dibujos animados, encontramos personajes con características psicopáticas, donde en tiempo real usan la violencia extrema para luchar por sus objetivos. Estos personajes han pasado de la pantalla a los juguetes, a la indumentaria y a los videojuegos.

La muerte virtual en un juego de video o computadora, es algo a lo que se enfrenta diariamente cualquier niño. De allí que les es muy difícil encontrar la real diferencia entre la muerte real y la virtual. Hasta la publicidad que nos bombardea desde la televisión, le enseña a los niños a mentir (recuérdese aquella del chico que cambia el diario del padre por uno anterior con un paro docente), hasta como ser un "dandy" para promocionar una bebida.

La escuela

El segundo paso preventivo, de inmejorable escenario para el desarrollo del joven, es la escuela, dado que es el cordón de contención de la persona después de su familia. La escuela es un factor protector en la vida del niño y del adolescente. Según la CEPAL (informe 1996), de toda América Latina la Argentina, hasta el año 1976, era uno de los países con mejores niveles de vida incluyendo las clases más pobres; en instrucción, también aventajaba a los países de la región, inclusive el nivel universitario. La situación en general, extrañamente, se agravó en la región con el advenimiento de las democracias y este país no fue la excepción.

La escasez educativa también suele ser la consecuencia de padres que por diversos motivos, carecen de interés por sus hijos y en gran medida este deterioro contribuye a fomentar el delito. La deserción escolar constituye un factor de riesgo importantísimo para el niño y el adolescente.

El fracaso escolar está íntimamente ligado al incremento de la delincuencia juvenil. Un relevamiento "confiable" da cuenta que, 1 de cada 4 chicos llega a la escuela secundaria. El 20% de los jóvenes argentinos no trabajan ni estudian. Son los NI NI. Las escuelas poseen una población cautiva, cuyos problemas y reacciones más diversas, en no pocas ocasiones, se manifiestan dentro de ellas. Las escuelas, también reciben hechos violentos cometidos por alumnos primarios y secundarios. Los alumnos heridos por armas de todo tipo dentro y fuera de las escuelas, son un ejemplo real y casi cotidiano.

Los efectos

La planificación de un buen sistema preventivo (policías preparados, leyes acordes y una justicia ágil) sigue siendo una deuda pendiente en nuestra sociedad. La prevención estratégica es la forma adecuada de atacar los efectos.

La prevención no es otra cosa que la puesta en marcha de los medios apropiados para impedir o evitar determinadas conductas indeseadas en los individuos, que puedan dar lugar a la aparición de hechos o conductas delictivas a posteriori, en nuestro entorno directo y en la sociedad en general. 

Por lo tanto, ésta debe ser una obra en la que participen todos los ciudadanos, las sociedades intermedias, los órganos que integran los poderes públicos de la Nación, de las provincias y las municipalidades. Para ello es necesario el desarrollo y la consolidación del espíritu comunitario, donde las personas, las familias y las sociedades intermedias tomen conciencia de su necesaria y activa participación en el problema.


Escribe Andrés Penachino

A CADA ACCION LE CORRESPONDE UNA REACCION IGUAL EN SENTIDO CONTRARIO



POR ANDRES PENACHINO

El incremento delictual generado por individuos cada vez más jóvenes es un importante dato de la realidad a tener en cuenta. Sin embargo, el que mayor relevancia posee y que genera mayor preocupación en estos días, es el delito violento, siendo éste uno de los factores por los que en algunas zonas de nuestra geografía, la sociedad se encuentra en involución.

Hasta el año 1997, la falta de seguridad en la Argentina ostentaba el sexto puesto en el rancking de preocupaciones de la gente. Desde 1999 pasó al segundo puesto, siendo el primero la inestabilidad laboral. En 2006 paso a hostentar el primer lugar en el rancking de preocupaciones ciudadanas.

Pero existe una creencia general y equivocada, de pensar que un sistema de seguridad resulta más eficiente cuanto más represivo sea y es por ello que muchos actores sociales relevantes, reducen la problemática de la seguridad a la mera represión del crimen, al tiempo que un vasto sector de nuestra ciudadanía, también demanda "mano dura" como medida básica para disminuir el delito, principalmente contra la seguridad física y la propiedad.

La mera represión del delito no debe ser entendida como medida de seguridad sustentable. Como única respuesta tendiente a combatir los hechos delictivos, sólo ofrece un paliativo temporario, muchas veces ineficaz y sujeto a cuantiosas objeciones de diversos órdenes, especialmente moral.

Cualquier política destinada a combatir la delincuencia debe, necesariamente, estar acompañada por una política social. No pueden sólo reprimirse los efectos sin atender y prevenir sus causas. Si bien es "prioritario" y "urgente" dar respuestas rápidas a las demandas lógicas y necesarias de nuestra ciudadanía, debemos también erradicar las causas que generan un marco propicio para el crecimiento de la actividad criminal.

Hablemos de causas

Desde tiempos remotos se han realizado vastos estudios buscando encontrar el origen de las conductas agresivas y criminales de los seres humanos. Aún en estos tiempos, estas acciones son motivo de discusión entre los especialistas. Sus opiniones se dividen en dos corrientes: los que piensan que es un problema genético y los que sostienen que se debe al entorno donde la persona se desarrolla (naturaleza o educación). Ninguno de los trabajos relacionados al cromosoma del crimen han podido demostrar verazmente si éste existe o no, por lo tanto, el estudio mejor orientado es el relacionado con la educación y el medio ambiente.

El fenómeno del delito es universal y viene incrementándose hace ya varias décadas, más o menos en coincidencia con la desinstitucionalización de las sociedades, la tecnificación de los procesos industriales y en algunas partes del mundo, como consecuencia de políticas neo liberales. La aparición de una nueva tipología de delito que reconoce su origen en la ruptura de los vínculos familiares, la carencia de educación y la falta de contención social, es la que actualmente está desbordando los esquemas clásicos de la seguridad pública.

Siendo la familia el primer cordón de contención, en algunos casos ha dejado de ser una comunidad de formación para limitarse muchas veces a ser centro de rivalidad conyugal y de incomunicación entre padres e hijos. La falta de control familiar, acompañada de una vivienda inadecuada, disociación hogareña y una conducta irregular de los padres, se traduce en carencia afectiva que impide a los hijos identificarse con ellos. La estabilidad emocional de los padres, es la base de la armonía familiar y seguro fundamento para una adecuada reacción ante cualquier acontecimiento, constituyendo uno de los mejores medios preventivos. La constitución irregular y la disolución de la familia, sigue siendo el factor clásico y constante en la situación social de los jóvenes con graves problemas de conducta.

¿Cómo puede identificarse el joven con un padre desocupado o una madre peleándole día a día a la miseria? Con el agravante de ver cómo los delincuentes cuentan con todo lo que ambicionan y que la ley es benigna con la mayoría de ellos.

Entonces buscará el valor necesario en un "pase de merca" y en la admiración de alguna mocosa que lo preferirá por no ser un "careta" y salir a "voltear" gente.

Estudios serios dan cuanta que la familia unida aun viviendo en condiciones por demas precarias, salva a los chicos y jovenes de las garras del delito. Esto se comprobo en las familias de cartoneros que salen juntos a recolectar elementos para reciclar.

Pero no todos los delincuentes son pobres

En innumerables hogares, la televisión se ha convertido en la mamá, el papá y la niñera. Infinidad de padres ven más fácil sentar a los niños frente al televisor, que prestarles la atención que necesitan. Allí y aún en los dibujos animados, encontramos personajes con características psicopáticas, donde en tiempo real usan la violencia extrema para luchar por sus objetivos. Estos personajes han pasado de la pantalla a los juguetes, a la indumentaria y a los videojuegos.

La muerte virtual en un juego de video o computadora, es algo a lo que se enfrenta diariamente cualquier niño. De allí que les es muy difícil encontrar la real diferencia entre la muerte real y la virtual. Hasta la publicidad que nos bombardea desde la televisión, le enseña a los niños a mentir (recuérdese aquella del chico que cambia el diario del padre por uno anterior con un paro docente), hasta como ser un "dandy" para promocionar una bebida.

La escuela

El segundo paso preventivo, de inmejorable escenario para el desarrollo del joven, es la escuela, dado que es el cordón de contención de la persona después de su familia. La escuela es un factor protector en la vida del niño y del adolescente. Según la CEPAL (informe 1996), de toda América Latina la Argentina, hasta el año 1976, era uno de los países con mejores niveles de vida incluyendo las clases más pobres; en instrucción, también aventajaba a los países de la región, inclusive el nivel universitario. La situación en general, extrañamente, se agravó en la región con el advenimiento de las democracias y este país no fue la excepción.

La escasez educativa también suele ser la consecuencia de padres que por diversos motivos, carecen de interés por sus hijos y en gran medida este deterioro contribuye a fomentar el delito. La deserción escolar constituye un factor de riesgo importantísimo para el niño y el adolescente.

El fracaso escolar está íntimamente ligado al incremento de la delincuencia juvenil. Un relevamiento "confiable" da cuenta que, 1 de cada 4 chicos llega a la escuela secundaria. El 20% de los jóvenes argentinos no trabajan ni estudian. Son los NI NI. Las escuelas poseen una población cautiva, cuyos problemas y reacciones más diversas, en no pocas ocasiones, se manifiestan dentro de ellas. Las escuelas, también reciben hechos violentos cometidos por alumnos primarios y secundarios. Los alumnos heridos por armas de todo tipo dentro y fuera de las escuelas, son un ejemplo real y casi cotidiano.

Los efectos

La planificación de un buen sistema preventivo (policías preparados, leyes acordes y una justicia ágil) sigue siendo una deuda pendiente en nuestra sociedad. La prevención estratégica es la forma adecuada de atacar los efectos.

La prevención no es otra cosa que la puesta en marcha de los medios apropiados para impedir o evitar determinadas conductas indeseadas en los individuos, que puedan dar lugar a la aparición de hechos o conductas delictivas a posteriori, en nuestro entorno directo y en la sociedad en general. El éxito sólo se logrará si existe una interrelación fluida entre la comunidad y la policía.

Si la comunidad no confía en su policía, cualquier esfuerzo que se haga será inútil.

El pueblo, mediante el orden establecido, extrae de su seno una parte de sí para convertirlo en el guardián de su seguridad. Si bien el Estado a través de la policía debe asumir con carácter de exclusividad la cobertura de la seguridad pública, la comunidad no debe ser ajena al rol que le compete a la prevención de la seguridad ciudadana.

Por lo tanto, ésta debe ser una obra en la que participen todos los ciudadanos, las sociedades intermedias, los órganos que integran los poderes públicos de la Nación, de las provincias y las municipalidades. Para ello es necesario el desarrollo y la consolidación del espíritu comunitario, donde las personas, las familias y las sociedades intermedias tomen conciencia de su necesaria y activa participación en el problema.


Escribe Andrés Penachino

lunes, 18 de julio de 2016

DETERMINACION DE LA DATA DE MUERTE


Publica Andres Penachino

Autor Dr. Puliti

La determinación de la data de una muerte es un importante estudio médico forense que sirve para poder determinar, lamentablemente de forma no muy precisa, pero sí aproximada el momento de la muerte de una persona.

La Tanatología, es la parte de medicina forense que estudia los cambios que se van produciendo desde el momento de la muerte, a medida que pasan las horas, días, meses o años del deceso.

¿Cuáles son esto cambios?

Primero les explicaré lo que sucede con un cuerpo desde el mismo momento en que cesan sus funciones vitales.
1°) Deshidratación: desde los primeros momentos, un cuerpo comienza a deshidratarse ( evaporar líquido) tanto en la piel, como en las mucosas. Esto hace que el cuerpo comienza a perder peso. (recién nacidos pierden 8g/Kg/día. Un adulto 8 a 10 gr/kg/día.)
La piel se apergamina, las mucosas se secan y, quizás el dato de más peso la opacidad de la córnea que se produce a las 12 hs de la muerte,(desde 45min de la muerte si los ojos están abiertos) y el signo de la “mancha negra esclerotical” (lo blanco del ojo), que comienza en la parte externa del ojo a las 5 hs aproximadamente (si los párpados están abiertos) .

2°) Temperatura : durante las primeras horas el cuerpo pierde de 0.8°C a 1°c hora. Habitualmente la temperatura se iguala a la del ambiente a las 24hs. La temperatura cadavérica está influenciada por factores externos (temperatura ambiente, cuerpo al aire libre o sumergido o dentro de una habitación, humedad) o por factores propios del individuo: edad (los niños y los ancianos se enfrían más rápido)

3°) Rigidez cadavérica: Es consecuencia de la coagulación post mortem de la miosina (proteína de los músculos) con el consiguiente endurecimiento de las fibras, sean éstas lisas o estriadas. Como resultado aparece la "actitud de envaramiento" del cadáver, constituida por la discreta flexión de los brazos sobre los antebrazos; de las piernas sobre los muslos y del pulgar por debajo de los restantes dedos. La rigidez sigue una marcha descendente (empieza desde los musculos de la cara hacia los de los pies). La rigidez puede ser precoz, a las 3 hs o tardía, entre 6 a 9 horas.
De acuerdo con la regla de Brouardel la rigidez desaparece cuando comienza la putrefacción cadavérica y en el mismo orden en que apareció (dirección cefalo-caudal). En recién nacidos y lactantes se instala inmediatamente después de la muerte y desaparece muy rápidamente.


4°) Espasmo cadavérico: Es el mantenimiento post mortem de una determinada posición corporal o vital como resultado de una muerte súbita (de etiología encefálica o cardíaca) natural o violenta.
La diferencia entre rigidez y espasmo cadavérico radica en el hecho de que en el primer caso existe relajación muscular previa a la muerte, mientras que en la segunda no existe una transición del estado de contracción muscular vital al post mortem.


5°) Livideces cadavéricas

Son manchas cutáneas de color violáceo (lívido) que aparecen en las zonas más declives producto de la vasodilatación por encharcamiento de la sangre por ausencia de coagulación. Las livideces señalan la posición del cuerpo al producirse el fallecimiento y se van desplazando de acuerdo a los cambios en la postura del sujeto sin vida. Este último fenómeno es llamado transposición de las livideces y solo puede ocurrir dentro de las primeras 12-15 horas de ocurrida la muerte y nunca después de las 24 horas de la misma.
El tiempo que tardan en aparecer las livideces cadavéricas es variable: desde casi inmediatamente después del deceso hasta 4 o 5 horas más tarde. No se producen más allá de las 30 horas.
El cadáver no reciente es aquel en el que la putrefacción es ya manifiesta en sus tres primeras fases.

1°) La putrefacción:

es el momento en que comienza la descomposición del organismo y está constituida por factores exógenos y endógenos. Los primeros abarcan la temperatura y el medio ambiente donde se encuentra el cuerpo y los segundos a los parásitos y bacterias intestinales y las sustancias provenientes de la putrefacción proteínica. La difusión se efectúa por vecindad a lo largo de los vasos sanguíneos y linfáticos constituyendo la llamada "red vascular de la putrefacción".
El órgano más frágil a la putrefacción es el cerebro y los más resistentes el corazón, el útero y la próstata.

Podemos distinguir cuatro fases:

a). Cromática: 
Constituida por la aparición de la "mancha verde del abdomen" en la región cecoapendicular (fosa ilíaca derecha) a partir de las 24 horas después del deceso. Es consecuencia del hidrogeno sulfurado producido por la putrefacción intestinal. Cabe aclarar que en las muertes violentas la putrefacción comienza en forma temprana en los lugares donde el cuerpo presenta heridas y que en pacientes que sufren problemas en órganos torácicos (infartos, asfixias) la mancha verde comienza en esa zona.

b). Enfisematosa: 
Presencia de vesículas gaseosas cutáneas que al romperse llevan al desprendi-miento de la epidermis (36-72 hs. post mortem), distensión voluminosa del abdomen, del escroto, de la vulva, de los labios (24-48 hs.). La sangre por la misma presión de los gases se ve desplazada de los planos profundos a los superficiales, dando lugar a la llamada "circulación póstuma". 
El contenido gástrico puede refluir por la boca y las heces por la región anal.

C). Colicuativa: 
Hay una licuación de los tejidos transformándose estos en un magma pútrida gelatinosa haciendo desaparecer la forma habitual. Literalmente los tejidos se licuan.
Debemos aclarar, que todos estos cambios y sus tiempos determinados, que no son absolutos se ven muy influenciados por elementos del ambiente donde se encuentre el cadáver: exterior, interior de viviendas, frío, calor, temperatura ambiente, flora y fauna, etc. 
Por lo tanto su interpretación es aproximada, tomando en cuenta cada uno de los parámetros detallados, y muchos otros, de características técnicas muy finas y precisas, que no viene al caso explicar aquí.
Sí, deben saber algo que es incuestionable: “El cuerpo HABLA”, solo está en saber escucharlo.
fuente PUBLICADO EN DANIEL PULITI DIVULGACIÓN.
DR. DANIEL PULITI.

domingo, 17 de julio de 2016

APRENDER A DISPARAR: COMO ES LA PSICOLOGIA DEL TIRADOR


PUBLICA ANDRES PENACHINO

El tiro requiere una serie de mecanismos imprescindibles para el buen desempeño del tirador. Por Adrián Tomate

 Como en todos los deportes, el nuestro tiene una serie de mecanismos que son imprescindibles para el desempeño del tirador. Estos mecanismos son adquiridos, no innatos; nadie los trae desde la cuna. 

¿Con qué nacemos? 

Todos los seres humanos tenemos el reflejo de reaccionar ante los estímulos agresivos, con el afán de protegernos de las posibles consecuencias. Por ello, si alguien nos empuja, hacemos resistencia a esta acción a fin de conservar el equilibrio. También si nos sometemos a un resplandor fuerte o a un sonido estruendoso solemos cerrar los ojos y contorsionarnos de diversas maneras para atenuar los efectos de las acciones agresivas. Como tampoco somos tontos, tendemos a identificar las fuentes de las agresiones en general, y a anticipar la reacción. Si alguien nos ilumina frecuentemente con una linterna, son necesarias pocas repeticiones para que en el futuro, apenas veamos la linterna, estemos entrecerrando los ojos y anteponiendo las manos para cubrirnos. 

Todos tratamos de huir de las situaciones potencialmente peligrosas o agresivas lo más rápido posible y protegernos de ellas. Esta carga instintiva viene preprogramada desde el nacimiento y cuando identificamos una fuente de agresiones de cierta clase, generamos un reflejo que nos cubra o ponga a salvo de ellas. 

En relación a las condiciones necesarias para un buen desempeño en el tiro, por supuesto que algunos traen más condiciones que otros (siempre se da en cualquier deporte). Pero cuidado, el talento es sólo una pequeña parte de un todo. Sin trabajo, sin esfuerzo, no habrá resultados sólidos. Cualquiera puede tener un buen día, pero quienes trabajan en pos de ello están muchísimo más cerca del éxito y de la permanencia en los puesto de delante. 
  

Los problemas del tirador novel

Cuando comenzamos a disparar nos sometemos a las agresiones descritas anteriormente. El arma nos “patea”, aturde y ciega (en algunos casos más que en otros). 

Nadie está preparado para este tipo de agresiones desde el nacimiento y para tolerarlas debemos acostumbrarnos a ellas. Es necesario aprender a manejarlas. 

El tirador novel tiene varios inconvenientes que vencer, producto de los reflejos que mencionamos: cierra los ojos, quiebra la muñeca hacia delante anticipando el retroceso, y para sacarse de una vez este “lío” del disparo tira del disparador en lugar de presionar suavemente. 
Estas acciones hacen que cualquier cosa buena a nivel técnico que el tirador haya realizado previamente, desaparezca en el instante en que está ejecutando el disparo. 

Todos los tiradores de cualquier nivel deben lidiar con diferentes inconvenientes (los gatillazos, la parada del arma, la alineación de las miras, la alineación del arma, la respiración, etc.), sobre todo cuando están bajo tensión. He visto a muchos tiradores que, después de varios años tirando, aún cierran los ojos en el momento del disparo o siguen anticipando el retroceso del arma. 

La diferencia entre los novatos y los tiradores más experimentados es que estos últimos cometen errores más pequeños, más sutiles y quizás menos frecuentes, pero el error es siempre parte de todo el proceso. Por ello se debe practicar la técnica correcta con el objetivo de afianzar la preparación y ejecución de un disparo. 


¿Cuál es la solución para los problemas de los tiradores?

Aprender la técnica correcta, afianzarla con el entrenamiento y trasladarla a la competición. Pero todo este proceso necesita no solo de una guía experimentada, sino de la férrea voluntad de trabajar por parte del alumno. Nada se consigue sin trabajo y sin dedicación. Muchos dirán “pero esto es un juego, una diversión” y para muchos lo es. Pero si no estás dispuesto a trabajar, no esperes mucho más de lo que ya tienes. 

Vamos a repetir una y otra vez en estos artículos la necesidad de que el tirador sea absolutamente sincero consigo mismo. Sin una crítica objetiva no hay aprendizaje. 

Obviamente, no soy psicólogo ni nada que se le parezca, pero sí puedo decirles que las personas que escriben o enseñan sobre el funcionamiento de la mente coinciden básicamente, con mayor o menor detalle, en el siguiente planteamiento que está en el libro de Lanny Bassham “Método de Determinación Mental. La mente puesta en ganar”, y del cual hago la siguiente interpretación. 

  
Nuestra mente tiene una zona consciente, que es la que maneja los imprevistos, las cosas que se salen de lo rutinario. 

a - El consciente 
Esta zona maneja cada situación de una en una. Quienes dicen “yo hago muchas cosas a la vez” mienten. Lo que hace la mente es repartir pequeñas fracciones de tiempo para cada cosa, y esto da la sensación de simultaneidad. Siempre me gusta dar como ejemplo de esto, aquel juego en el que nos pedían hacer con un pie círculos en el sentido de las agujas del reloj, mientras con la mano y un lápiz, tratábamos de dibujar un 6 (que se hace en sentido contrario al giro de la pierna), y nos era imposible hacerlo sin que pierna y mano terminaran girando hacia el mismo lado. Nuestra zona consciente permite estar atentos a los imprevistos. 

b - El inconsciente 
Es la zona que maneja todas las rutinas: respirar, parpadear, latidos del corazón, en fin, todo lo que hacemos simultáneamente a la acción que nos ocupa en particular. Esta zona maneja miles de cosas a la vez y aquí es donde se desarrollan y potencian las destrezas. 
En este punto, algunos observarán que todas las acciones que cito más arriba las hacemos desde la cuna, pero si el mismo observador maneja un vehículo, sabrá que en el momento del aprendizaje de conducción debía estar atento a los cambios, el embrague, la calle, los semáforos… pero al poco tiempo de practicar ya no pensaba en qué lugar está la marcha que corresponde, solo la pone. 
Esta es la evidencia de que también hay cosas aprendidas que se pueden pasar a la zona automática. Inconscientemente, nuestro cerebro graba las rutinas y cuando éstas se repiten sistemáticamente, todas iguales, la traslada de la zona consciente a la inconsciente (B) y las maneja desde allí. 

c - La autoimagen 
El otro factor, el de la autoimagen, debe acompañar el crecimiento y fortalecimiento de las dos anteriores. 

El tiro es un deporte de números. Personalmente, me ocupé de preguntarle a un grupo de tiradores “¿Cuál es tu puntuación en esta prueba?”. 
Hubo muchos que en una prueba de 30 disparos (máximo posible 300 puntos), declaraban 230 puntos, por ejemplo, pero revisando las dianas después de la competición, observé que una gran mayoría arrancaba la prueba con series de 85/90 puntos para 10 disparos, lo que de seguir manteniéndose habría dado entre 255/270 puntos. 

Pero muchos de ellos, después de esta serie excelente, bajaron a resultados de 60/65 puntos para los 10 disparos, que hacían una suma del total de la prueba, dentro de los 230 puntos declarados por el tirador. 

Este fenómeno es lo que se conoce como barrera psicológica, y responde a lo que denominamos Autoimagen: si creo que no pasaré los 230 puntos, seguro que no lo haré.
  
La autoimagen es absolutamente modificable, permitiendo al tirador adaptarla a las nuevas destrezas que va adquiriendo. Pero ¡¡cuidado!!, no sin trabajo y esfuerzo. 

d - La triada 
Se define como el estado donde se conjugan en equilibrio los 3 elementos antes mencionados. Cuando la mente del tirador se encuentra trabajando en esa zona, es cuando su rendimiento es el mejor, cuando el potencial se despliega en toda su magnitud y los resultados se facilitan. El equilibrio de estos 3 factores es fundamental, pero es primordial que el desarrollo de los mismos sea absolutamente proporcional. De nada vale tener una autoimagen desproporcionada que no tiene relación con nuestras habilidades. Si creemos poder hacer 600/600, pero en la práctica no le pegamos al 10 más que una o dos veces cada 20 disparos, estamos errando el camino. (Ver Fig.2 Izquierda). 

Por el contrario, tener una técnica excelente no será fructífero en resultados si nuestra autoimagen no nos permite pasar de los 500 puntos en una prueba de 600. Por más que en los disparos individuales le peguemos al diez con cierta facilidad, si pensamos que no podremos pasar de los 500 puntos seguramente no lo haremos y en consecuencia no conseguiremos buenos resultados, ya que seremos nuestro propio saboteador. 


La visualización 
Esta técnica consiste en repasar mentalmente, en un estado de relajación, los pasos y acciones que vamos a realizar, ya sea para un disparo de 10, un empuñe correcto, una postura determinada, la alineación correcta de miras, o por ejemplo, visualizarnos en una competición importante para así ir acostumbrándonos a los imprevistos, a las puntuaciones altas, al público, al periodismo, a la presión del compromiso, etc. 

El cerebro humano no diferencia la realidad de la fantasía que generamos. Si practicamos las técnicas de concentración y visualización correctamente, en un punto no diferenciará lo que está inducido por nuestra mente y lo que es realidad. Por ello, tiene fundamental importancia la visualización de las técnicas y situaciones de los diversos compromisos, para enfrentarnos así al estrés de la competición. 

El tirador que utiliza la zona consciente para disparar está expuesto a que lo venza la ansiedad y apure el disparo; mientras que quien permite a la mente inconsciente controlar los mecanismos del disparo, tendrá mejores resultados. Nuestro cerebro graba las acciones y aprende cuáles son las condiciones necesarias para soltar el disparo, siempre que se lo enseñemos bien en los entrenamientos, sin fallos. Por eso no se debe entrenar a la ligera. Los entrenamientos deben estar orientados a la correcta fijación de la técnica. 

Cuando el tirador se espera a que el arma esté “parada” en la zona de puntería y las miras correctamente alineadas para presionar el disparador en cada tiro, el cerebro fija esta imagen como la correcta y con las sucesivas repeticiones de esta técnica en el entrenamiento tiende a transformar el mecanismo en automático. Por el contrario, si cuando entrenamos no nos importa que el arma no esté “parada” ni las miras alineadas correctamente, e igual soltamos el disparo para no bajarlo porque “total es entrenamiento”, el cerebro pensará que no es importante la alineación de miras y del arma y de cualquier manera presionará el disparador y nunca podremos “enseñarle” el mecanismo correcto y hacer que lo repita en cada disparo. 

El mecanismo de pensamiento 

Hay dos maneras de expresar una afirmación: 
1- No falles al 10 
2- Pégale al 10. 

La primera es absolutamente negativa e introduce en el tirador la imagen del error y la de NO. Por el contrario, la segunda es positiva y contundente. Está demostrado que nuestros pensamientos no pueden ser antagónicos. No puedo pensar simultáneamente en que le daré al 10 y en que no. O una u otra. Por ello, es importante desarrollar el mecanismo positivo de pensamiento para el tiro (y la vida). 

Conclusión 

El entrenamiento debe ser consistente, serio y responsable. 
-- No se salte pasos. 
-- No evite el trabajo. 
-- No apure los tiempos. 
-- No subestime los detalles. 
-- Piense positivamente. 
-- Sea previsor y planee sus entrenamientos y sus competiciones. 

Tomarse esto a la ligera es uno de los peores fallos de tiradores con enormes posibilidades pero poca valoración de la preparación, tanto técnica como mental. Ambas van de la mano de manera integral. No sirve hacer hincapié en una sin la otra. 

Un tirador técnicamente excelente no tendrá rendimiento si su preparación mental es baja o inexistente. 
Por el contrario, de nada sirve tener una mente serena si no conocemos los fundamentos técnicos del tiro de precisión.

FUENTE: FORO DE LOS PROFESIONALES LATINOAMERICANOS DE LA SEGURIDAD.


  

sábado, 18 de junio de 2016

SEGURIDAD PUBLICA, SEGURIDAD DEMOCRATICA, SEGURIDAD INTERNA, FORMAN PARTE DEL GLOSARIO POLITICO


POR ANDRES PENACHINO

Hace treinta años, nuestra seguridad estaba contemplada dentro de la ley de seguridad nacional. Y bajo la orbita de las fuerzas armadas y también de seguridad.

Con la promulgación de ley de seguridad interior, la seguridad “interna” quedo bajo el control de las fuerzas de seguridad exclusivamente., y por ende en forma excluyente en sus manos la construcción de la seguridad.
A partir de la promulgación de la ley de seguridad interior, se pretendió buscar un consorte para la palabra seguridad, diferenciar definitivamente la nueva “seguridad” de la anterior doctrina de Seguridad Nacional.

Así las cosas, seguridad publica, seguridad democrática, seguridad interior, pasaron a formar parte del glosario político, que mas allá de, pretender marcar las distancias con el pasado, mostraba además las carencias que los consensos políticos debían afrontar y revertir.
Consolidada esta posición, comenzamos un lento camino de transición de “electores” a “ciudadanos”, y esto implica el ejercicio de una ciudadanía integral, abarcativa de sus tres dimensiones, política, civil y social.

En el orden civil, la In-seguridad impacta directamente en lo personal, familiar y social, afectando directamente el derecho a la libertad y a la seguridad personal.
En tanto que en nuestro país, la matriz sobre la que se opera, se funda en los mecanismos y tecnologías de control por parte del estado, donde las acciones se dirigen al incremento de nuevos policías y el fortalecimiento de las capacidades reactivas del estado.

El abordaje unidireccional del estado a través del control (que por supuesto no debe despreciarse), implica desconocer el carácter multidimensional del delito y la violencia y su prevención que es el camino certero para mejorar los niveles de seguridad ciudadana.

Si establecemos una línea en la que la prevención este en un extremo y el control en el otro, podríamos determinar que la ciudadanía tendría mayor capacidad de actuaciones el área de prevención y a medida que avanza hacia el control decrece su actuación aumentando la actuación estatal.

Es sumamente amplia la bibliografía que intenta explicar desde distintas disciplinas las causas y comportamientos violentos y delictivos. 

La matriz de enfoque integral que presupone la aceptación del concepto de seguridad ciudadana, pretende agruparlas en distintas categorías de problemas, en los que se agrupan distintos factores asociados: 
Con ello se pretende facilitar el diagnostico de la situación de la violencia y la delincuencia de un determinado lugar y con ello coadyuvar a la identificación de líneas de intervención, que incidan sobre los problemas diagnosticados para el diseño de una política integral de convivencia y seguridad ciudadana.

Es prioritaria en este nuevo enfoque, la intervención del ciudadano en la mancomunión de esfuerzos con la policía en la confección de un sistema de seguridad, que, a partir de un correcto diagnostico local, se puedan ejecutar acciones preventivas, disuasivas y coercitivas oportunas, eficientes y eficaces de los actos vulneratorios que mas los aquejan.

La seguridad es un derecho esencial básico, debe ser parte de la estrategia del desarrollo de; las ciudades, de la provincias, del país, de la región. 
Sin seguridad no hay inversión, sin inversión no hay empleo y sin empleo no hay desarrollo posible. Ningún país con altos niveles de inseguridad atrae inversiones, al contrario las espanta.

La seguridad no es de derecha ni de izquierda, la seguridad no tiene ideología, simplemente es un derecho que debe garantizar cualquier gobierno independientemente de su condición ideológica. 
En los últimos años hemos visto como la seguridad se debate entre la mano dura y el garantismo a ultranza, sustentado en la suposición de que, mientras no se acabe la pobreza, no podrán reducirse los índices de violencia y delincuencia. 

Las dos posiciones extremas no miran la importancia de la integralidad de la prevención y el control para garantizar la seguridad de los ciudadanos. (entiéndase control a la represión en el marco del Estado de Derecho y ejecutada por las instituciones legalmente constituidas).
Hoy la seguridad trasciende la actuación de las fuerzas de seguridad y la justícia, también, se requiere la participación de otros actores; el poder político local, salud, y la comunidad organizada.

Ya no sirven los esfuerzos aislados, el delito afecta a todos por igual, es por eso que todos debemos tomar cartas en el asunto y asumir la responsabilidad que nos compete. Solo un frente unido contra el delito y la violencia no podrá devolver la paz y tranquilidad que hemos perdido.

Andres Penachino

La foto es representativa y no tiene que ver con la nota

viernes, 17 de junio de 2016

RICARDO JAIME Y JOSE LOPEZ DE LA OMERTA AL NON SACHO NIENTE.


Por Andres Penachino

Ricardo Jaime (ex secretario de Transportes), también el primer preso por la corrupción del Gobierno Kirchnerista, y, Jose Lopez, sorprendido infraganti cuando arrojaba 9.000.000 de dólares en  valijas dentro de un convento, parece ser que, han aceptado las reglas de la mafia, entre las que rige permanentemente la "OMERTA".


OMERTA
La omertá, la ley del silencio
La omertá o ley del silencio es un código de honor de la mafia siciliana, que impide dar cualquier información sobre las actividades de la organización o personas de la misma a terceros. La violación de este código se castiga con la muerte. 

En la definición de Antón Blok, estudioso del fenómeno, la omertá es: "La prohibición categórica de la cooperación con las autoridades estatales o el empleo de sus servicios, incluso cuando uno ha sido víctima de un crimen."
Por extensión, se habla de "omertá" para referirse a los pactos de silencio, explícitos o tácitos, que existen en muchas organizaciones, y que a veces sirven para encubrir delitos y delincuentes. Los que están sujetos a pacto de silencio no suelen ver, oír, y menos aún, decir nada. El refranero español dice: "Los trapos sucios se lavan en casa".

Los comienzos de la mafia en argentina y según los historiadores el primer incidente mafioso data de 1885. La Policía de La Capital tenia en su léxico  la palabra MAFIA desde 1890. Desde ese tiempo, en principio afincados en la Boca expandieron sus redes al resto de la ciudad llegando al mercado Spineto. Pero, su accionar fue frenado en la zona metropolitana por la temida Policía de la Capital, entonces muchos miembros huyeron a Córdoba y Santa Fe. 

La persecución implacable de Musolini en Italia hizo que muchos gansters y mafiosos de la mafia siciliana y la camorra napolitana emigraran a Argentina. Rápidamente se dirigen Santa Fe donde se afincaron definitivamente.

Alli operan en dos divisiones: los que operaron en las zonas rurales, llamados campieri, y sus primos urbanos los riccotari. 
Ambos trabajaban estrechamente y se dedicaron a los secuestros, entre ellos el mas notorio el del joven Abel Ayerza, muerto después del pago del rescate. Allí corrió entre los hampones apresados el famoso código del silencio “omerta” . Non Sacho Niente, no sé nada y lo sé, no te lo voy a decir a ti.

Como ven estimados colegas y amigos, el silencio de los nuevos mafiosos tiene antecedentes históricos. La omertá es en el presente y tiene tanta vigencia como en el pasado. 
Por lo tanto los padrinos pueden estar tranquilos, salvo que, algún campieri o riccotari se le ocurra hablar.

Fuente :Internet, Biblioteca del programa comunidades seguras ong

jueves, 16 de junio de 2016

BALISTICA


POR ANDRES PENACHINO

Balística es la ciencia que estudia los comportamientos de los proyectiles en su movimiento. Podríamos denominar a la balística como ciencia que estudia el disparo. En la carrera espacial, nuevamente la balística ha recobrado vigencia, dado que es vital para la determinación y corrección de la órbita de los cohetes, también esta ciencia ha evolucionado favorablemente en la determinación de la trayectoria de los misiles. 

En esta parte del capítulo deseo demostrar, la importancia que tiene conocer el poder que tienen los proyectiles corrientes para cumplir su objetivo (perforar y penetrar los elementos que impacte).

Se la puede dividir en tres diferentes etapas bien definidas: 

Interior

Según vimos en el punto anterior, estudia el disparo desde que se enciende el fulminante, hasta que el proyectil abandona la boca del cañón del arma. La balística interior, tiene mucho que ver con la precisión de los disparos. Esta etapa esta directamente ligada al arma y el cartucho a emplear.  

También le corresponde a la balística interior, él calculo del largo más adecuado del cañón para un cartucho determinado. La precisión de las armas en gran medida tienen que ver también con la correcta aplicación de la balística interior. 

El largo del cañón define el porcentaje de combustión de pólvora quemada, aumentando la velocidad del proyectil (dentro de los parámetros estipulados para cada calibre).

Cuando más potente el cartucho, mejor calidad deberá poseer el arma que lo ejecuta. Esto estará dado solo por la calidad de material usado en su fabricación. 
El estriado de los cañones debe corresponder con el peso y la velocidad inicial del proyectil, pues esto dará una correcta estabilidad en vuelo, como también el alcance y precisión del disparo.

Un ejemplo en las modificaciones de los revólveres clásicos, fue la invención de las pólvoras denominadas magnum, mucho más potentes que sus antecesoras, cuya ignición es mucho más lenta, utilizando fulminantes más enérgicos para su encendido. En este caso, se han requerido mejores materiales, o aleaciones acordes, para la construcción de las armas que ejecutan este tipo de cartuchos. 

Exterior

Investiga la trayectoria del proyectil desde que abandona la boca del arma, hasta que hace impacto en el blanco. Esta parte de la ciencia es la más vieja en sus estudios, dado que antiguamente ya existían tablas y mecanismos para la medición de los disparos  (ábacos).

Este estudio ínter relaciona el arma con los aparatos de puntería, pues debe haber una correcta relación entre ambos. Si estos no los son adecuados, o no se adaptan al arma, seguramente el proyectil impactará en algún lugar distante de donde se apuntó.
De otro modo si los aparatos de puntería son adecuados pero el proyectil está mal calculado para la prestación que se desea obtener, el tiro también será errado. 
De allí surgen las tablas descriptas por los fabricantes de municiones para cada cartucho.

Por ejemplo, para aquellos proyectiles que recorren grandes distancias (caza mayor), se necesita conocer perfectamente la trayectoria y alcance de la munición y, en función de esos parámetros regular los aparatos de puntería de arma. De ello dependerá básicamente el acierto o yerro del disparo. Este problema no se plantea cuando el tirador tiene una distancia definida y cartuchos standard para cubrir esa trayectoria. 

Otros factores preponderantes en el disparo son los agentes climáticos, la temperatura, resistencia al aire, lluvias, presión atmosférica y los vientos laterales, influyendo en la trayectoria de un proyectil desviando o retardando su impacto. 

Cuanto más grande es el calibre, será mayor el rozamiento dentro del aire, pero también superior la capacidad de conservar su energía, lógicamente a mayor velocidad del proyectil,  también será superior la resistencia que le ofrezca el aire que corte.

Terminal

Estudia el comportamiento del proyectil desde que impacta en el blanco hasta que se detiene, en esta etapa se investiga la penetración, la perforación y la deformación del proyectil, por la resistencia que el blanco le ofrece al ser penetrado. 

En párrafos posteriores a este punto trataré de explicar, aunque en forma elemental, la importancia que tiene la elección de los proyectiles para algunas prestaciones determinadas

Penetración perforación y deformación

La energía que retenga el proyectil en el momento del impacto hará posible el estudio de estos parámetros.

Tácticamente podríamos decir que es la capacidad que tiene un proyectil para penetrar o perforar los elementos que anteceden al blanco.


- Penetración: es la capacidad que tiene un proyectil de penetrar un elemento.


- Perforación: es la capacidad que posee el proyectil de atravesar elementos intermedios al punto de impacto elegido. 


-- Deformación: es provocada a la munición por la resistencia que le ofrece el blanco al ser penetrado, esto varía según los materiales constitutivos y la forma de la munición. Si el medio es un elemento fácilmente perforable, (madera fina, chapa de fino espesor, etc.) el proyectil lo podrá atravesar quedando parcialmente deformado, siguiendo una trayectoria determinada y reteniendo suficiente energía hasta encontrar otros obstáculos, repitiéndose el proceso hasta agotar totalmente su poder.

Si el proyectil esta totalmente encamisado, retendrá mas masa que una munición de aleación de plomo y punta hueca, etc. 

Una vez que la munición agota su energía cinética recién se detiene finalizando el proceso balístico.

FUENTE: Extraída del manual (genero Técnico) Armas de fuego tecnicas de tiro de defensa (1996) autor Andres Penachino.
FOTO EXTRAIDA DE INTERNET ES REPRESENTATIVA Y NO TIENE QUE VER CON LA NOTA

lunes, 13 de junio de 2016

EL VALOR DE LOS SIMBOLOS PATRIOS, LA SOBERANIA Y LA SEGURIDAD INTERIOR



Publica: Andrés Penachino

Uno de los conceptos fundamentales, que cada joven va recibiendo en su formación educativa, es el de Patria, es decir el lugar en donde descansan sus padres, y el de soberanía del Estado. 

Pero esas ideas-fuerza que ayudan a definir objetivos trascendentes tienen diversas y dispersas interpretaciones y aplicaciones. Tal es así que muchas veces fueron usadas como argumento de políticas nefastas para la sociedad y sus miembros, comprometiendo glorias pasadas y esfuerzos futuros.

Pareciera que el concepto de soberanía es entendible solamente cuando se refiere a agresiones externas que afectan el territorio de un país. Ese criterio, parcial y circunscripto, deja un enorme campo indefinido que hace a la real fortaleza de una nación. De esa manera equívoca se defiende un país solamente con las armas, y por ende la independencia está basada en el mero acopio de armamento y el entrenamiento masivo de quienes en teoría lo transportan. 

Es decir que se degenera un concepto básico para mantener la cohesión de un pueblo llevándolo a una mera capacidad de ejercer la violencia frente a la violencia armada exterior.
La soberanía de una nación implica una aceptable armonía de sus componentes, independientemente de las disidencias circunstanciales y de las divergencias de opiniones entre sus integrantes. La soberanía también está en la capacidad del uso racional de la riqueza común, sin despilfarros absurdos ni destrucción de bienes que comprometan el porvenir.

Circunscribir la soberanía a la seguridad externa, y soslayar la seguridad interior, es una falacia peligrosa. La seguridad de los habitantes de un país debe ser plena frente a cualquier agresión interna o externa, y esa agresión puede ser también fruto de actividades delictivas organizadas, llámense bandas, mafias,traficantes de vidas y bienes, etc. Los símbolos patrios tienen valor y vigencia, en la medida en que los ciudadanos se sientan protegidos por una legislación equitativa que se aplique, y por una justicia noble que se ejercite.

Siempre he sostenido que no se puede separar el concepto de seguridad de la vigencia de la justicia. Si la seguridad interior es endeble, la justicia debe apuntalar al pueblo, reparando rápidamente el desequilibrio que provoca toda violenta aberración dañosa. Si así no lo hace, la administración de justicia se convierte en un ente burocrático más, de incierto resultado y extemporánea adjudicación.

Resulta aberrante para el sano entendimiento, por ejemplo, que en cárceles de máxima seguridad no solamente se pierda el control de las mismas en forma masiva, sino que se pueda matar dentro de ellas como una manifestación de poder, y negociar en un pie de igualdad los que están presos con sus captores. La existencia entre los detenidos de poderosas fuerzas centrífugas no debería sorprender a quienes son responsables del control de los delitos. La lentitud de la justicia provoca la rapidez de falsos e ilegales justicieros, tengan éstos uniformes o estén envueltos en dogmas sectarios que convocan a la acción punitoria.

Crecer como país requiere crecer cada uno de nosotros como seres humanos.
Reitero, si no hay seguridad interior no hay soberanía plena vigente, y tendrán que vivir encerrados en sus casas los hombres honestos para evitar la depredación de quienes no lo son y circulan por las calles.

Este es el desafío de esta generación, para que la de nuestros hijos pueda seguir respetando los símbolos patrios que les traspasamos, porque perderemos dominio territorial en los lugares carentes de seguridad y justicia permanente .


la foto es extraida de internet y no tiene que ver con la nota

Fuente:Diario la región de La Pampa, biblioteca del programa comunidades seguras ong


domingo, 12 de junio de 2016

LA NUEVA GUERRA MUNDIAL Y LA CAPACITACION DE LAS FUERZAS DE SEGURIDAD.



POR ANDRES PENACHINO

Todo proceso de producción y el proceso de la guerra tiene el ritmo de la civilización en acto, y cada ves que entramos en una nueva etapa de la civilización hay una nueva guerra.

Hoy hay una nueva guerra mundial en acto a la que estudiosos del tema la denominan "la contraterrorista global", que coincide con el fin de la guerra fría, mejor dicho con la pos guerra fría y también con la etapa de la civilización del conocimiento.

Hoy, nuestra civilización ha entrado en un ritmo vertiginoso con la utilización de la computadora, para que la investigación y el desarrollo avance a una velocidad muy superior a la que venia en años anteriores, y los modernos sistemas de comunicación. A esta etapa de la civilización la denominamos civilización del conocimiento.
Y ambos también marcaron un nuevo rumbo en la producción de bienes y servicios.

En esta etapa varia totalmente la forma de producir. El mundo ha dejado la etapa industrial para pasar a la etapa pos industrial, hoy ya no se produce mas con músculos sino que el músculo ha sido reemplazado por el robot. En estos momentos la industria trabaja con la luz apagada, un técnico programa las maquinas, las pone en marcha y las monitorea en forma remota desde cualquier lugar del mundo.

Y las guerras también han cambiado de naturaleza. La mayoría de las guerras en acto son guerras civiles internas.
Las guerras que conocimos derivaban de un conflicto entre estados, y eran llevadas adelante por ejércitos organizados, en un teatro de operaciones distante a las ciudades.

Hoy los estados NO se encuentran con otro estado y con un ejercito organizado.
Hoy los estados se encuentran con un enemigo sin rostro. En la guerras actuales el Estado se enfrenta contra, la fuerza del odio concentrada en grupos pequeños de personas cometen atentados ya no contra primeros mandatarios como a principios del siglo XX. Hoy matan masivamente mediante el uso de artefactos explosivos de gran poder. Esa violencia se multiplica en una gran cantidad de violencia en el mundo pero en pocas personas, que, ayudados por los medios masivos de comunicación ponen de rodillas a la humanidad toda.

 ¿Alguien sabe donde explotara la próxima bomba?.

Esta nueva forma de confrontación no se da en un teatro de operaciones fuera de las áreas pobladas, hoy se pelea dentro de las ciudades.
Al igual que las otras guerras, estas guerras también son de confrontación de culturas.
A estas amenazas se les debe agregar: los carteles de la droga, el crimen organizado, que tambien genera muerte y terror en Iberoamerica. Mexico por dar un ejemplo no fue invadido por ningun país, no posee ningun conflicto externo, sin embargo el narco trafico se cobro en los ultimos años mas de 100.000 vidas humanas, (conflictos civiles internos).

Se las denomina guerras de 4ta y 5ta generación.

El crimen organizado también ha echado buenas raíces en nuestra geografía, que, a diferencia del terrorismo domestico que conocimos en los setenta cuyas raíces eran ideológicas, NO busca ocupar el poder en el estado, busca la destrucción del estado para crear sus propios santuarios y actuar según se les antoje........

LA NECESIDAD DE MODIFICAR LAS LEYES

La posibilidad de una intrusión de elementos radicalizados como ISIS, el narcotráfico y otras amenazas emergentes que se desplazan por la delgada línea que separa la seguridad interior de la defensa nacional, debe ocupar prioritariamente la agenda de la nueva gestión presidencial, dado que, las leyes de seguridad interior y defensa nacional están orientadas a sucesos que ocurrieron en los setenta y una posibilidad de confrontación con países periféricos. Sin embargo no contempla la posibilidad de combatir un enemigo enquistado dentro de nuestras sociedades.

CAPACITAR A LA FUERZAS DE SEGURIDAD

Las fuerzas de seguridad constituyen el principal instrumento que poseen los gobiernos para desarrollar su política de seguridad pública. Las amenazas, imponen nuevas exigencias para las cuales estas organizaciones deberán prepararse.
La capacitación, constituye el factor distintivo de las organizaciones. El conocimiento, de valor estratégico, pierde su valor a una velocidad creciente y cualquier organización que interrumpa el desarrollo de nuevo conocimiento va a la deriva, dado que, el crimen es tan dinámico como los sistemas informáticos, de modo que la estrategia debe adaptarse permanentemente a las amenazas emergentes.

La capacitación también debe ser dinámica y constante y su objetivo debe ser la permanente incorporación de conocimiento.
El concepto del policía de proximidad, en contacto permanente con la comunidad, que toma como punto de partida los intereses y necesidades de la comunidad donde opera, también se sostiene a partir de un entrenamiento continuo.

Esta capacitación impone el diseño de técnicas de enseñanza innovadoras con un máximo aprovechamiento de la tecnología disponible. Esta última permite incrementar el flujo de información/conocimiento interno y externo; la configuración de teatros sintéticos en los que se ejercita entre otros aspectos la toma de decisiones, las normas de empeñamiento y el empleo del arma de fuego; el diseño de un mapa del conocimiento que permite identificar dónde está lo que la organización sabe.

Los planes curriculares deberán ser flexibles, sólo los conceptos referidos a las esencias deben mantener su vigencia, los restantes deben adaptarse a la dinámica del escenario, dado que, la complejidad de cada grupo social, es producto de una numerosa cantidad de variables que se manifiestan con diversos niveles de incidencia. Esto genera sensibles diferencias muy difíciles de captar en su totalidad y se hace razonable sostener que cada uno de ellos es único. Por eso también el sistema de seguridad es único.

La era de la información nos presenta una comunidad ampliamente informada, con profusión de tecnología que le imprime a la comunicación un crecimiento exponencial. El instrumento de seguridad pública debe estar organizado, equipado y capacitado en función de esta realidad.
La tecnología proporciona valor adicional en la medida en que se hace un uso inteligente de la misma. Debe ser concebida como soporte de una red que como una tela de araña envuelve a la comunidad para su protección. La misma debe ser empleada para incrementar el flujo de información interna y externa, la protección física, el control georeferenciado, los niveles de capacitación y disminuir los tiempos de respuesta, la letalidad de las armas en la acción represiva y el número de personal en tareas de carácter administrativo.

El uso inteligente de la tecnología permite potenciar la capacidad de fusión de datos y de esta forma incrementar las posibilidades de neutralizar la capacidad furtiva de las redes terroristas.

ANDRES PENACHINO
Fuente material de la biblioteca del programa comunidades seguras ong
La  foto es representativa extraida de internet y no tiene que ver con la nota.