domingo, 30 de noviembre de 2008

CRIMENES VIOLENTOS


Es indudable que el más violento de los crímenes es el homicidio.


Exceptuando los crímenes preterintencionales, existen atenuantes y agravantes.
Entre los primeros podemos incluir aquellos que se efectúan bajo tensiones o emociones violentas y/o en el cumplimiento del deber, ya sea militar o de seguridad.


Pero los que nos preocupan son aquellos que son consecuencia del dolo o intencionales.
Si bien hoy se cometen más delitos que en el pasado inmediato, lo que ha aumentado es la ferocidad y los desenlaces del delito seguido de muerte.


Existe una nueva subcultura de la muerte, entre los”nuevos delincuentes”, que se autodenominan “jugados”.
Una vida miserable en condiciones casi infrahumanas del asentamiento, les quita perspectivas de una mejor calidad de vida. En lo más profundo de sus convicciones, lindando con el inconsciente, saben que la droga los acerca a un desenlace fatal que los privará de la vejez.


El fantasma del Sida, presuntamente adquirido en la prisión en violaciones o prácticas homosexuales, los llevó a firmar un pagaré a cinco años vista. El efecto de simulación motor de la actividad sociológica, solo les facilita un factor de superación entre sus pares, que pasa por el efímero reconocimiento de pasar a ser un “poronga...” nuevo apelativo en reemplazo del antiguo “pesado” nacido de portar una pistola 11,25 (por su peso). Gozar de los favores sexuales obtenidos por dinero o regalos de categoría obtenidos en sus fechorías. Cada noche en un aguantadero es más oneroso que un hotel de 5 estrellas.


Antaño la muerte de un policía, era prácticamente una sentencia de muerte. El desenlace fatal en un ilícito era una situación no deseada, y cuando ese era el corolario, hasta estaba acuñada la frase “se disgració”. Siempre existieron homicidios y asesinatos, pero el regodearse con la muerte estaba limitado a escasos enfermos mentales, como el “petiso orejudo” o el “ángel de la muerte”. Ajustes de cuentas entre maleantes, podían llevarlos a casos de torturas, pero pasaba más por el ensañamiento de la multiplicidad de heridas mortales o el apaleamiento previo a la muerte. En los últimos tiempos varias personas fueron asesinadas con saña, donde se incluye la muerte de 3 policías bonaerenses.


Hoy existen varios tipos de ensañamiento previo, desde las torturas con quemaduras de cigarrillo, violación “aún homosexual” y el más común psicológico. El célebre “bardeo”, conocido por múltiples recopilaciones parciales, dado que resulta casi imposible reconstruir el monólogo del atacante por parte de un solo agredido, que bajo los efectos de la situación solo trata de olvidar los momentos pasados. Es casi idéntico el discurso, en el cual muestra todo el resentimiento social, su propia segregación, su identificación con un grupo diferente y hasta su orgullo por pertenecer a una casta de elegidos.


Obliga a su víctima a reconocer la culpa de su desgracia. Desafía a toda la sociedad con su actitud, trata de degradar a su nivel a su rehén transitorio. El terror es su principal arma. El brazo armado de la sociedad, la policía se transforma en su principal enemigo, ya que puede responderle con su mismo lenguaje, la muerte.


Esta subcultura, dispone de todos los elementos necesarios para su instalación.
Hábitat; las villas, asentamientos y conglomerados urbanos, como ciertos barrios se han transformado en verdaderos santuarios.


Lenguaje: el “argot” francés, el “slang” ingles y el “lunfardo” criollo siempre fueron dialectos. Hoy los modismos, sinónimos y frases hechas del hampa se han incorporado al lenguaje cotidiano de toda la población. “salir de caño”, “merca”, “sacado”, “trucho” etc.


Manifestaciones culturales; los “grafittis” como modernas pinturas rupestres, muestran el intento de bajar el nivel de atención, modo de evitar el asombro ante situaciones violentas. Los nombres de las bandas de música juvenil eligen como modo de destacarse, sonoros apelativos agresivos, “lobotomía”, “sinfuturo”, etc.


Pero cuando ese mismo sentimiento, se transforma en música y surgen cultores de esta subcultura, como es la cumbia villera, donde se exalta la actividad delictiva, se transforma en una autentica apología del delito.
.El poder exhibir un tatuaje, que simboliza “muerte a la yuta”, es la condecoración de su linaje. Un cráneo con un puñal atravesándolo es la medalla obtenida por la muerte de un “logi”.
Faltan solo dos elementos: el uso de símbolos, banderas, escudos etc. Y disponer de un seudo estado gendarme.


Es bastante improbable que esto ocurra. La principal razón es que el mimetismo necesario para cualquier actividad ilegal pasa por el ocultamiento.
Desde el temor de sus vecinos a posibles represalias, hasta el deseo de no verse involucrado, hacen del silencio una suerte de “omerttá” (el silencio de la mafia)
El radio de influencia de este temor llega más allá de los límites de la villa, y los negocios de las inmediaciones son objeto de exacciones a modo de colaboración.


Es común también el cobro de peaje por las adyacencias a transeúntes ocasionales. “dos mangos pa la birra”.
La modalidad del “afano al voleo” es la más peligroso. La víctima es elegida según las facilidades que ofrezca. Pero el peligro de una respuesta violenta también lo es. Por ello están dispuestos a cualquier cosa. Al no existir una planificación previa el medio de escape, no está previsto y no vacilan en matar para no dejar testigos.


El uso de armas putativas. Una de las últimas formas de asesinar es lanzar a la víctima a las vías del ferrocarril. El horror que produce entre los testigos, esta muerte casi segura, la detención del servicio, el aglomeramiento de curiosos morbosos, facilitan no solo la huida, sino también la ausencia de datos para su posterior identificación. La ausencia de armas una magra cartera de mujer.


Pero junto a toda esta actividad, surgen cambios en la sociedad, los asentamientos donde se insertan los delincuentes, las necesidades económicas llevan a reclamos sociales, a incipientes formas de organización masiva, en principio de origen político y actualmente de interés económico como es el reparto de ayuda social.

Resulta imprescindible, reconocer que se trata de un conflicto localizado. Que una parte minúscula, pero parte al fin de la sociedad, se encuentra en abierta rebelión social.
Si al contendiente se lo priva de su capacidad logística, no puede desarrollar ninguna actividad. Para cada accionar delictivo se requiere un mínimo de cinco asistentes de apoyo.


Por cada hecho es necesario:


1- .Una organización de inteligencia que “ilumina los blancos” y facilita los objetivos.
La inteligencia criminal para ejecutar hechos cotidianos, es una red inmensa formada por miles de agentes. Los conocidos como “chicos de la Calle” son informantes que cambian objetivos, por pequeñas prebendas o el ideal de formar parte de esa “elite” de los grandes.
Para asaltos a bancos, la cosa pasa por verdaderos profesionales de la inteligencia criminal que estudian en detalle cada movimiento, la posibilidad o no de ejecutar la acción.

2- Un proveedor de armamento, un mercado que ha pasado a utilizar tecnología de “merchandising” donde existe el alquiler y hasta el leasing de una “nueve”, la provisión de fusiles de asalto y hasta ametralladoras pesadas del 12,7 para atacar blindados.
El control de armamento legal, es exhaustivo y cada tenedor legítimo goza de las garantías, cumple las obligaciones y usa los derechos de tenencia, traslado y portación que la ley le otorga y exige.
La provisión de armamento ilegal sobre armas de puño recae en la sustracción que le efectúan al personal policial, a domicilios particulares, asaltos a armerías, alguna importación de la región, en algunos casos armas requisadas en operativos y derivadas a juzgados donde son sustraídas..
Las armas largas en especial fusiles FAL solo pueden provenir del sector militar. No se han reportado robos de arsenales, que pudieran justificar su existencia. Solo cabe pensar que se trata de hurtos del tipo hormiga por personal de la misma fuerza. Lo que evidencia una falta de control de inventario de los cargos de cada unidad. Si la justicia, realizara la lógica investigación judicial, debería seguir el hilo conductor de la provisión de dicho armamento.

3- Un aguantadero, donde se le provee refugio, alimentación, etc.
Un aguantadero, es una actividad lucrativa de excelentes resultados, que no es desactivada, dado que parecería que una vez detenido el autor de ilícito, se ha terminado el proceso. Salvo veladas amenazas de “viejos zorros” policiales, no se desmantelan estas organizaciones logísticas.

4- Asistencia a la fatiga de combate, que pase por la diversión y el solaz esparcimiento, o eventualmente la atención de un herido.
La prostitución el negocio más antiguo de la humanidad ha sobrevivido a cualquier medio de limitación o represión. Pero las libertades, que facilitan su ejercicio las disposiciones vigentes han aumentado su accionar
La droga es un buen elemento para pasar un rato………………..
Existen verdaderos centros asistenciales equipados con elementos aun para operar heridos de bala, y alojarlos hasta su recuperación

5- Un reducidor que recicla el producto de lo robado

A esos efectos se ha creado una verdadera red global que puede facilitar la tarea de reducir productos de ilícitos. Resultaría prudente efectuar una investigación muy prolija de esta nueva actividad comercial.

Él 2009 será epoca de elecciones, época de promesas. Aun los candidatos que han triunfado en estas elecciones han prometido a la ciudadanía tomar cartas en este asunto. Si así no lo hicieren, ni Dios, ni la Patria, ni el Chapulín Colorado podrá ayudarnos

Andres Penachino

sábado, 29 de noviembre de 2008

CENA DE FIN DE AÑO 2008 DE LA ASOCIACIÓN DE JEFES Y MANDOS DE LA COMUNIDAD VALENCIANA

EL INTENDENTE DE POLICIA DE TORRENT RIQUELME BOTIFORA (BOTI) JUNTO AL COMISARIO (RA) ERNESTO SANTAMARIA EN LA CENA DE FIN DE AÑO DE LOS SEÑORES JEFES DE POLICIA ORGANIZADA POR LA ASOCIACIÓN DE JEFES Y MANDOS DE LA COMUNIDAD VALENCIANA
BRINDIS DE HONOR DURANTE LA CENA ENTRE BOTI - TOLEDO Y SANTI (QUE SOLO SE VE LA MANO)


FOTOGRAFIA DEL COMISARIO SANTAMARIA JUNTO A LAS SEÑORAS ESPOSAS DE LOS JEFES DE LA POLICÍA

EL INSPECTOR JEFE ESTEBAN (DE ROJO) Y EL PERIODISTA (DE BLANCO) IGNACIO CAVANES DEL DIARIO EL LEVANTE QUE CUBRIÓ EL EVENTO




VISTA GENERAL DE LOS COMENSALES DURANTE LA CENA DE JEFES DE POLICIA

VISTA PANORAMICA DE LAS MESAS DE LOS JEFES DE POLICIA CON SUS SEÑORAS ESPOSAS DURANTE LA CENA
En la noche del viernes 28 de Noviembre del corriente mes y año, se llevó a cabo la cena de fin de año donde se reúnen la mayor cantidad de Jefes de Policía.
La reunión comenzó al finalizar la Asamblea de la Asociación de Jefes y Mandos de la Policía Locazl de la Comunidad Valenciana, dicha comunidad se encuentra integrdav por las provincias de Valencia, Alicante y Castellón.
Por tercera vez consecutiva he sido invitado por el señor Presidente y Vicepresidente de la Asociación a quienes agradezco su deferencia.
COMISARIO (RA) ERNESTO SANTAMARIA

ASAMBLEA DE FIN DE AÑO DE LA ASOCIACION DE JEFES Y MANDOS DE LA POLICIA DE LA COMUNIDAD VALENCIANA

EL SEÑOR PRESIDENTE DE LA ASOC. DE JEFES Y MANDOS JEFE DE POLICÍA DE BENAGUASIL FERNANDO GARCIA PASCUAL - A LA IZQ. EL COMISARIO (RA) ERNESTO SANTAMARIA EN EL AUDITORIUM DE PAIPORTA DONDE SE CELEBRÓ LA ASAMBLEA
EL COMISARIO (RA) ERNESTO EMILIANO SANTAMARIA ANDRADE EN EL SALON DE INGRESO DEL AUDITORIUM DONDE SE LLEVÓ A CABO LA ASAMBLEA POLICIAL

EL SEÑOR SECRETARIO AUTONOMICO DE LA GOBERNACION LUIS IBAÑEZ- LA SEÑORA CONCEJAL DE SEGURIDAD DE PAIPORTA Mª ESTHER GIL SOLER - EL JEFE DE POLICÍA Y PRESIDENTE DE LA ASOCIACION DE JEFES Y MANDOS FERNANDO GARCIA PASCUAL Y QUIEN REPRESENTA A LAS AUTORIDADES DEL AUDITORIUM DE PAIPORTA



VISTA DEL SALON DONDE SESIONÓ LA ASAMBLEA






Fue un honor para mí concurrir por primera vez a la asamblea de fin de año de la Asociación de Jefes y Mandos de la Policía de la Comunidad Valenciana, invitado por sus directivos.
Durante la misma se hizo mención de mi inclusión en dicha Asociación como Miembro Honorífico, lo cual me llenó de orgullo, ya que soy el único extranjero integrante de la Asociación que no es Policía Local.

Quiero hacer saber por este medio a la Comisión de la Asociación, su Presidente Fernando Garcia Pascual y el Vicepresidente Juan A. Riquelme Botifora que agradezco profundamente el sitio que me han dado en su organización Policial.

En la Asamblea también estuvo el Señor Ibañez Secretario Autonómico de la Comunidad Valenciana, quien escuchó las inquietudes de los Señores Jefes sobre la conducción de la Policía Local de la Comunidad Valenciana.

Se trataron varios temas de la Orden del Día y al final de la Asamblea el Señor Secretario Inspector Manuel Ocaña Alemany procedió a labrar el acta correspondiente, que leyó en voz alta y fue ratificada por todos los intervinientes.

Desde este humilde rincón de Procedimientos Policiales, les envío un fraternal abrazo haciéndoles saber que contarán con mi apoyo y colaboración en lo referente a la capacitación, como lo vengo haciendo hasta ahora con esa Valiosa Institución Policial.
Felicidades y prosperidad a todos los integrantes de la Policía Local de la Comunidad Valenciana, deseándoles que el 2009 sea un año de éxitos.
COMISARIO (RA) ERNESTO SANTAMARÍA



viernes, 28 de noviembre de 2008

UN TIRO EN LA NUCA


Asi titulo el periodista pepe Eliaschev la siguiente nota sobre el blanqueo de capitales.


Blanquear viene de blanco. Poner en blanco es una de las acepciones argentinas de legitimar, purificar, crear una situación conforme al estado de derecho en torno de algo que -precisamente- ha sido objetado por la ley. En otro sentido, blanquear es que lo que está en negro se convierta en transparente.


En negro o negrear es, en la jerga argentina, ir al costado de la ley, cruzar el semáforo cuando está en rojo, evitar, eludir, transgredir, verbos todos ellos que, en nuestra particular forma de ser de los argentinos, siempre terminan teniendo con una acepción picaresca o incluso positiva.
El gobierno de la presidente Cristina Kirchner, fiel a su costumbre de aplicar las disposiciones más importantes y trascendentes de apuro y sin consultar con nadie que no sea “del palo”, acaba de generar un proyecto -que todavía tendrá que ser aprobado por el Congreso- que permite un blanqueo fenomenal de dinero no declarado.


Mi punto central acá no es la discusión de los méritos económicos de la medida. En verdad nadie tiene, a ciencia cierta, manera de medir, minuciosa y acreditadamente, el impacto que puede tener, en una eventual reactivación de la economía argentina, el ingreso de dinero mantenido durante décadas fuera de nuestro país.


Pero lo que sí hoy sabemos, la cuestión que no ofrece dudas, es que se trata de un nuevo asesinato del estado de derecho, entendido el estado de derecho como una secuencia que en el tiempo se fortalece en tanto y en cuanto somos capaces de generar continuidad de esa medida.


Es una medida injusta, socialmente injusta para todos aquellos –quien les habla entre otros- que no solamente pagamos hace añares nuestros tributos fiscales, esforzada y minuciosamente, sino que, inclusive por habernos blanqueado desde el primer día, por no haber negreado nunca, pertenecemos al grupo de los contribuyentes registrados, los leones del zoológico que vienen a cazar los cazadores de la agencia recaudadora.


Por eso, tiene razón Alberto Abad -el ex director general de la AFIP- cuando sostiene que esto que acaba de anunciar el gobierno es “un salto al vacío, porque permite blanquear dinero o bienes mal habidos sin que se investigue su origen”.


Lo que es mucho más grave, mucho más desesperante, mucho más angustiante, es este fenómeno incontrovertible. Durante años de gestión de Alberto Abad la AFIP vino presentando un promedio de 1.000 denuncias penales por evasión al año. Esto generó, desde luego, una serie muy grande de juicios y de sentencias favorables al Estado por evasión.


Todo esto queda ahora revertido. Todos los que durante años evitaron la ley, la saltearon o la violaron, pasan a convertirse en ciudadanos o empresas, libres de culpa y cargo. Y lo que es más imponente es que los que por habernos atrasado 24 o 48 horas en el pago de un tributo –ganancias por ejemplo o inclusive bienes personales- hemos visto como nuestras cuentas corrientes eran automáticamente bloqueadas gracias a un dispositivo súper sofisticado de la AFIP, que permitía de esa manera que los que no pagaban en fecha sus contribuciones fiscales no pudieran disponer de sus cuentas corrientes.


Todo este esfuerzo, toda esta continuidad, todo este trabajo, toda esta secuencia para ir generando una conciencia fiscal, aparecen crudamente obliterados por un gobierno que dice que es ésta manera se preocupa por la reactivación.


Y no puedo dejar de mencionar lo que sería la sospecha principal: como no podría ser de otra manera, las excepciones, los casos especiales y las consideraciones singulares para los que regresen -eventual e hipotéticamente- dinero al país serán un privilegio de la máquina política del Estado.


En definitiva, y para decirlo con pocas palabras, será el matrimonio de Néstor y Cristina Kirchner -o sus servidores de turno- los que dirán quiénes pueden o cómo pueden entrar, eliminando así precisamente la majestad del hecho jurídico.


Un salto al vacío, sí. Pero además un fenomenal paso atrás, un claro tiro en la nuca a las instituciones argentinas.

jueves, 27 de noviembre de 2008

UN TIROTEO EN ALICANTE SE SALDA CON UN ATRACADOR MUERTO


PARA VER VIDEO PICAR AQUI

Un atracador ha muerto y otro ha resultado herido durante un tiroteo registrado en Petrer (Alicante), en el que también ha sufrido heridas un agentes del Cuerpo Nacional de Policía, minutos después de producirse un atraco en una entidad bancaria.
El atracador fallecido es un hombre de mediana edad, mientras que su compañero herido, con una edad aproximada de unos 55 años, presenta dos impactos de bala en tórax y fractura en ambos húmeros.
Este último ha sido trasladado al Hospital Comarcal de Elda y su estado de salud es "crítico", han informado fuentes del Centro de Información y Coordinación de Urgencias (CICU).
Asimismo, un agente de la Policía Nacional ha resultado herido en una pierna, si bien su estado de salud aún no ha sido facilitado, según han informado fuentes municipales y de la investigación.

Fuentes próximas a la investigación han informado a EFE de que el suceso ha ocurrido alrededor de las 14,15 horas cuando dos personas han intentado atracar en una entidad de ahorros, situada en la calle Comparsa Berberiscos de la citada localidad alicantina.
Hasta el lugar del atraco se han desplazado agentes de la Policía Local y del Cuerpo Nacional de Policía y, por causas que aún no han sido concretadas, los atracadores y los agentes del Cuerpo Nacional de Policía han iniciado un tiroteo.

"El suceso ha provocado una gran conmoción entre los vecinos y, especialmente, por la hora en el que se ha producido, cuando muchas personas regresaban a sus hogares para comer", ha manifestado Payá.

TIROTEO EN LA INDIA


PARA VER PRIMER VIDEO PICAR AQUI
PARA VER VIDEO PICAR AQUI:
Una cadena de ataques reivindicados por islamistas causa al menos 101 muertos y 287 heridos, entre ellos dos españoles, y decenas de rehenes occidentales.- Los ataques se han concentrado en dos hoteles de lujo (Trident y Taj Mahal).- Esperanza Aguirre, que se encontraba de visita, sale ilesa de un tiroteo en su hotel, y está ya en Madrid


La Policía india ha liberado ya a los rehenes del hotel Taj Mahal de Bombay (sur de India) tomado por un grupo de terroristas islamistas bajo el nombre Deccan Muyahidin durante la cadena de ataques que ha causado hasta el momento un centenar de muertos, seis extranjeros entre ellos, y cerca de 300 heridos. Según fuentes policiales, el segundo hotel asaltado, el Trident (antiguo Oberoi), no ha sido todavía liberado.
El viceministro jefe del estado indio de Maharashtra había informado previamente que entre 100 y 200 personas estaban secuestrados entre los dos complejos hoteleros. Entre los heridos por los ataques hay, al menos, dos españoles, un matrimonio formado for Rafael Deaux y María Rosa Romero, hospitalizados y con pronóstico leve, según han informado fuentes diplomáticas.
Un avión fletado por España repatriará a la mayoría del medio centenar de empresarios españoles que permanecen en Bombay. Según ha informado el titular de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, los empresarios "están bien" y sólo preocupa el estado de los tres españoles escondidos aún en el hotel Trident bajo control de los terroristas.
Hasta el momento, un italiano, un australiano, un japonés y un británico estarían entre los seis extranjeros fallecidos.

"Todas nuestras fuerzas van adelante con el objetivo de matar a los terroristas o capturarlos vivos. Pero la operación es más sensible para evitar muertes de inocentes, porque posiblemente hay rehenes", ha dicho el jefe de Policía de Maharashtra, A. N. Roy.
Según el canal de televisión indio NDTV, en el Trident hay casi 100 personas atrapadas, de las cuales entre 30 y 40 podrían ser rehenes de los terroristas. Los mayores enfrentamientos se registran en los alrededores del Trident, donde se han escuchado nuevas explosiones, y de la Nariman House, un complejo residencial con una sinagoga en su interior en el que se han hecho fuertes seis terroristas. Alrededor del Taj Mahal, ya liberado, siguen también los enfrentamientos.

En los sucesos se han visto envueltos la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y la delegación que la acompañaba en su visita, junto a un grupo de parlamentarios europeos entre los que se encontraba el español Ignasi Guardans (CIU). Aguirre, que ha salido ilesa -así como Guardans-, fue evacuada de la zona de conflicto y ha llegado esta mañana, sobre las 09.15, al aeropuerto de Barajas (Madrid).

"Pensábamos que iba a pasar lo peor"

La ola de atentados se desató pasadas las 21.30 hora local (17.00 hora peninsular española), y uno de los primeros tuvo lugar en el interior del antiguo hotel Oberoi de Bombay, que fue inmediatamente desalojado.
El contingente español había llegado por la tarde a la ciudad procedente de Bangalore y en el momento del ataque, se encontraba registrándose en el hotel. Parte de la delegación que visitaba Bombay junto con Aguirre pasó las horas siguientes al ataque fuera del hotel, en un malecón justo enfrente del establecimiento, donde permanecieron hasta pasadas las 03.00 (hora española) por cuestiones de seguridad.
A los pocos minutos de producirse las primeras explosiones, un trabajador de la Comunidad de Madrid relató que los miembros de la expedición que viajaba junto a Aguirre se habían salvado "de milagro". "Estamos muy mal. Muy destrozados y hechos polvo. Pensábamos que nos iba a pasar lo peor", afirmó con mucho nerviosismo, informa F. Javier Barroso.

Hacia la 1.30 (hora española) varias columnas de fuego comenzaron a devorar la parte superior de la fachada del hotel Taj Mahal, uno de los focos de los ataques, junto al hotel Trident.
Las explosiones se repartieron durante la tarde de ayer en siete puntos de la ciudad, desde una gasolinera hasta restaurantes y una estación de ferrocarril, incluido el hotel Trident donde iban a alojarse Aguirre y la delegación madrileña, y otro establecimiento hotelero cercano, el Taj Mahal, donde se encontraba Guardans. Ambos hoteles están situados en la zona más elegante y turística de Bombay, informa Ana Gabriela Rojas desde Nueva Delhi.
Fuentes de la Comunidad de Madrid contaron a ELPAÍS.com que la presidenta regional, que escapó ilesa después de tirarse al suelo y ocultarse tras un mostrador, estaba a pocos metros y oyó "silbar las balas".

El ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, ha reconocido que la situación es "más seria de lo que en principio parecía" y ha confirmado que dos españoles, un matrimonio, cuyas identidades son Rafael Deaux y María Rosa Romero, se encuentran entre los heridos y permanecen en un hospital de la capital financiera de India, ambos con pronóstico leve.
Además, según fuentes diplomáticas españolas, al menos tres empresarios españoles se encuentran encerrados en sus habitaciones en la planta 14 del Trident, mientras militares y terroristas se enfrantan en la parte baja del edificio.

La liberación de los muyahidines

La cifra de muertos no deja de aumentar según pasan las horas. Según Ramesh Tayde, un oficial de policía, hay al menos 101 muertos, entre ellos, seis extranjeros y 287 heridos. El Gobierno regional de Maharashtra (oeste de India), ha decretado el toque de queda en el centro de Bombay y ha declarado un día de libranza para los empleados públicos.
Una organización islamista autodenominada Deccan Muyahidin ha reivindicado los atentados. Uno de los atacantes, que se encuentra dentro del Hotel Mumbai Oberoi, ha dicho a India TV que siete terroristas están reteniendo a varios rehenes dentro del establecimiento. "Queremos que todos los muyahidines presos en India sean liberados, y sólo después, liberaremos a los secuestrados", ha dicho el terrorista a la cadena.

"Hasta que no tomemos el control de esos dos lugares, no podemos pensar en nada más", ha asegurado el jefe del Gobierno regional, Vilasrao Deshmukh, en declaraciones recogidas por la agencia india IANS, refiriéndose a los dos hoteles de lujo, en los que todavía permanecen retenidos varios rehenes. En la última hora, las cámaras de televisión han captado el sonido de varios disparos en el hotel Taj Mahal, en el que ha entrado al menos una decena de comandos y soldados, sin que por el momento hayan trascendido detalles de la operación.

En mayo de este año, otro grupo terrorista llamado Muyahidines Indios reivindicó siete atentados coordinados contra varios mercados de la ciudad de india de Jaipur, que mataron a 63 personas. Dos años antes, en julio de 2006, un grupo de extremistas islámicos hicieron explotar una serie de bombas en trenes de cercanía de Bombay.

miércoles, 26 de noviembre de 2008

CHINA ABRE LA COMISARIA MAS ALTA DEL MUNDO


China abre la comisaría más alta del mundo

Estará en el Everest a 5.200 metros de altura. Su función será reducir los delitos a turistas y grupos de alpinistas. Habrá 20 guardias y en pocas semanas ya recibieron dos mil denuncias

La comisaría, que cuenta con 20 guardias fronterizos, ya lleva unos días funcionando, en los que, según la agencia oficial china Xinhua, se han atendido las denuncias o peticiones de ayuda de unos 2.000 turistas en la cara norte del monte más alto del mundo, que en su vertiente sur pertenece a Nepal.
El nuevo comisario, Zhang Shouchang, explicó que antes existía una estructura prefabricada en la que trabajaban algunos policías para hacer frente a los delitos en la montaña, pero ante el aumento de turistas (más de 40.000 el pasado año) se decidió construir un edificio permanente y elevarlo a rango de comisaría.
Los miembros del cuerpo de seguridad también se dedicarán a la limpieza de la montaña, y en los pocos días de funcionamiento de la comisaría ya han recogido 3,5 toneladas de desechos.
NOTA ENVIADA POR IT FUEGO

DEFENSA PROPIA O VENGANZA PROPIA




El delito esta en aumento, la ferocidad con que se cometen tambien. Quines debieran convatirlo parace ser que no pueden o no saben como. Es por eso que hay cada vez mas personas que se arman para intentar defenderse del delito; como agravante, la mayoría desconoce absolutamente todo sobre ellas y, - de acuerdo a la inseguridad que transitamos en el presente - es casi seguro que en algún momento intenten utilizarlas.

Aca se habla de prevención como método eficaz de defensa propia; también las conductas que hay que evitar para no llegar a la acción en nombre de la defensa propia. En principio no se habla de reacción pues cuando se tiene que reaccionar ya es demasiado tarde y las consecuencias son impredecibles y frecuentemente trágicas.

De ninguna forma alentamos la pelea pues, hoy por hoy esta situación puede ser más que peligrosa. No significa esto que no deba oponerse a la delincuencia, solo que deberá saber cómo tiene que hacerlo.

La defensa propia, ante una agresión no buscada en situaciones delictivas y estando en inminente peligro su vida o la de los suyos, sin duda será loable, pero es prioritario entender que no todo lo resuelve un arma y que hay instancias previas que se deben agotar antes de apelar a estos mortíferos elementos.
Prevenir significa anticiparse. Entonces, sencillamente deberá prevenir y disuadir, antes de ejecutar una acción armada, si no es así habrá salteado un paso sumamente importante.

Si Ud. se siente identificado con algún personaje de serie policial, deseamos expresarle que en la ficción, las disputas entre los buenos y malos no son para nada reales. En las series siempre ganan los buenos, pero la realidad hoy muestra que son los malos los que se salen airosos. Ud. tiene que vivir en la realidad objetiva.



Es mas a los delincuentes “les gusta tirotearse”. Las noticias de tiroteos entre policias y ladrones son cotidianas.

Reiteramos, no todos estamos preparados para enfrentarnos con delincuentes y muchos de los que pregonan conocer acerca de ese tema, todavía no alcanzaron conductas en actuaciones riesgosas, con lo cual tendrán que probar si realmente están en condiciones de actuar.
Dadas estas premisas debemos optar por prevenir primero y por último actuar.

Quien empuña un arma para defenderse sin estar instruido en su uso, corre el riesgo de incurrir en una adversidad mayor de la que está intentando evitar; herir o matar personas inocentes. Ser idóneo en el uso de un arma, no significa solamente tener buenas marcas en un polígono, allí únicamente aprenderá a tirar correctamente.

Sólo estará habilitado profesionalmente para empuñar un arma únicamente cuando sepa: dónde, cuándo y cómo usarla en forma racional. Comprendiendo perfectamente estas premisas fundamentales podrá justificar su tenencia en el hogar o portación autorizada.

También deberá tener la serenidad y el equilibrio emocional necesario para entender la diferencia entre defensa propia y venganza propia, dado que entre una y otra situación hay un brevísimo trecho.

Todos los que entienden de armas, decididamente se resisten a que un ciudadano inexperto las manipule. Ellos saben que son manifiestamente peligrosas; una incomodidad que interfiere con la tranquilidad y responden más a una angustia y una modalidad impuesta, que a una necesidad concreta.
Las estadísticas en el uso de las armas de fuego demuestran claramente que hay muchas más muertes accidentales, suicidios y asesinatos intencionales, que las bajas provocadas a la delincuencia por sus víctimas en legítima defensa.



Y aquí queremos detenernos en dos suicidios famosos que debemos recordar como epilogo de la sin razón que nos toca vivir estos días. Irónicamente quien invento el bay pass para enfermedades del corazón se suicido pegándose un tiro en su corazón como un símbolo de lo que los políticos de turno le estaban arrebatando. Estamos hablando del Dr. Rene Favaloro.
En Julio de 2005 una mujer quiso estar nuevamente junto a su marido con quien había transitado 35 años, no solo como fiel y amante esposa, sino como ayudante y secretaria del profesional. Se trataba del oftalmólogo Robeda que mencionáramos al principio y que fue asesinado por delincuentes al resistirse a un robo. Después de reconocer a uno de los asesinos, fue a su casa y se mato de un disparo. La mujer que quiso estar junto a su marido aun en la muerte se llamo Silvia Garcia y, también alguien, un delincuente, ahora preso “antes” le había destrozado el corazón, lugar donde eligió pegarse el tiro.


Defensa o venganza propia



El caso mas emblemático fue el del Ingeniero Santos que, mato a dos delincuentes que le habían sustraído el Estereo de su auto. Ese Estereo en particular le costo al Ingeniero, años de juicio, mudarse del barrio, un departamento y una fuerte suma de dinero de indemnización a los familiares de los delincuentes, pese a que uno tenia un abultado prontuario.

Si necesita un arma porque así lo entiende, es preciso que se instruya y sepa todo sobre ella, incluyendo sus allegados directos.
Jamás deberán jugar con armas pues ellas no admiten un solo error.

¿Está Ud. preparado para un enfrentamiento armado?

¿Que sabe de su hipotético agresor?.
¿A quién deberá enfrentar?.
¿Cuál es el perfil de su enemigo?.

En general, hoy los delincuentes poseen una elevada carga de irracionalidad y pocos escrúpulos; portan armas y no tienen reparos en usarlas. Ellos pueden asesinar a sus víctimas sin previo aviso ni provocación alguna. Las armas son la extensión de su persona, constantemente realizan mantenimiento sobre las mismas.
Dependen de ellas como el oxígeno que respiran; adquieren cuanta revista especializada e instructiva encuentran y se devoran los artículos sobre novedades. Saben perfectamente cuáles son las mejores municiones, practican el arte de desenfundar con rapidez u otras técnicas. Son sus herramientas de trabajo cuando cometen un ilícito, cómplices y socios en su negocio.
Viven del otro lado de la ley, por lo tanto nada los hará permanecer dentro de los límites relativos a las conductas legales.

Hay una diferencia muy marcada e importante entre Ud. y un delincuente. Piense en su vida, en su familia, su casa y su trabajo. El criminal no tiene aspiraciones, ni le importa vivir pues no tiene nada y nada pierde; de hecho, cuando comete un delito, sabe que puede perder su libertad o su existencia, pero ninguna de esas dos cosas le interesan.
El vivir permanentemente al límite, le da un grado de violencia adicional, (las pruebas están a la vista y a diario) que jamás puede compararse con la que usted desarrolla.
Es conveniente indicarle que el malhechor siempre tiene la ventaja de sorprenderlo, esta ventaja inicial va acompañada a la facilidad con que puede resolver asesinarlo. Quizás ya participó de enfrentamientos armados y sabe a lo que se expone - ¿y Ud. ?
Desde el momento en que desenfunda el arma para intimidarlo está resuelto a matar, sólo por el mero hecho de desconfiar de sus movimientos o que Ud. extraiga un arma y decida enfrentarlo. Elaborar una estrategia en un momento de extrema tensión para contrarrestar una acción armada, sólo desviará su único objetivo, que es el de conservar la vida.
También es necesario conocer, que un enfrentamiento armado conlleva una gran carga de violencia con finales que siempre terminan en catástrofes personales.
Estos son sus oponentes. Y a no ser que usted tome este asunto tan en serio como ellos, estará mejor sin un arma, aunque entienda que corre los mismos riesgos que el resto de la ciudadanía.

Si los ciudadanos no entienden que deben prevenirse del delito, poniéndose a resguardo en vez de enfrentarlo, se generalizará el uso de las armas, corriendo el riesgo que la violencia se instale aún mas en esta sociedad, pasando entonces a ser un problema muchísimo mayor que los actos delictivos que se deseen impedir.
El ejemplo más crudo es la frecuente justicia por mano propia a manos de ciudadanos civiles armados, cuyas acciones se podrían catalogar de homicidios por mano propia en vez de justicia por mano propia.

La generalización de la violencia esta poniendo de manifiesto una crisis social, que debiera convocar a una minuciosa reflexión por parte de la ciudadanía toda, ya que en un breve plazo excederán los métodos preventivos, disuasivos y ejecutivos de nuestras fuerzas de seguridad.

La prevención es una forma de defensa propia sensata.

martes, 25 de noviembre de 2008

CHICOS POBRES Y LA POBREZA, SUS CAUSAS Y SUS EFECTOS



Nuevamente el escenario regional se ve alarmado por una gran cantidad de conflictos violentos donde los chicos y los jóvenes son sus protagonistas principales, que según donde residan llevan el apodo de; Maras, Pandilleros, Pibes Chorros, Ejércitos de Niños, Latín Kings, Patotas, Cabezas de Piedra, son algunos de una larga lista donde los chicos y jóvenes son actores principales.

Seria innecesario seguir explicando de donde provienen, quizás sea más interesante entender en esta nota el “porque” de sus actos.
A riesgo de omitir tópicos importantes advertiremos que, la pobreza, la familia, el entorno y la calle predisponen notablemente a algunos jóvenes a convivir con el delito y la violencia.

La pobreza

El tema de la pobreza no es nuevo, Los antiguos escritos ya hablan de este flagelo, Platón en su periodo de madurez, (año - 385 a – 370 ) en su obra Republica aborda este tema en varios de los libros. La Biblia menciona a los pobres con contundencia.
El tema de la pobreza en la región tampoco es desconocido, podríamos afirmar que la pobreza viene del tiempo de la colonia y aparece en la sociedad moderna como marginalidad, generalmente asociada con ciertos espacios urbanos y rurales.

Si analizamos algunas de las ciudades de América Latina, donde se registra con mayor crudeza la explotación de las familias pobres con fines diversos, encontraremos que la mayoría tiene origen colonial, donde todas las ciudades con más de un millón de habitantes fueron fundadas por Españoles y Portugueses.
Desde el tiempo de la colonia no existieron en estas fundaciones economías sin ciervos o esclavos, o, por lo menos mano de obra cuasi esclava, hoy llamada mano de obra barata.
En las áreas mas densamente pobladas eran a menudo seleccionados para la construcción y reconstrucción de los nuevos emplazamientos de las administraciones coloniales.
En estas ciudades fue impuesta sistemáticamente la segregación cultural y social.
La frase mas usada en las ciudades coloniales donde residían europeos de pura cepa, especialmente ingleses, fue el “distrito sanitario”. Así se denominaba a los barrios residenciales construidos exclusivamente para ellos, únicos lugares con infraestructura y servicios de alta calidad.

Paralelamente, los desplazamientos de la población autóctona (indígena) fueron controlados para servir o defender las economías coloniales y los nuevos sistemas administrativos y legales impuestos.

A lo largo de la historia los pobres han creado su propio hábitat, sus viviendas en barrios periféricos a las ciudades “legales”, sin tomar en cuenta lo que podría denominarse las regulaciones edilicias de las ciudades legales. Las mismas varían según la región, la cultura y el periodo histórico.

Desde esos tiempos la mano de obra regalada, los bienes y servicios baratos que sus habitantes proveen son fundamentales para la economía de la ciudad “legal”.

En el siglo pasado, episodios como la reconstrucción económica y política de la Europa Occidental luego de la segunda guerra puso de manifiesto cual es el papel que juega la región en el Contexto Internacional.
Mientras la reconstrucción física y de las unidades productivas del territorio Europeo, en una escala que no tenia precedentes en toda su larga historia, se llevaba a cabo en el contexto de una expansión extraordinaria de la economía “internacional”, América Latina, por el contrario entra en un ciclo de estancamiento en la evolución económica mundial.
Mientras Europa estaba favorecida por una masiva transferencia de capitales, entre ellos (no el único) el Plan Marshall, por el cual Estados unidos concedió 12.400.000 millones de dólares entre 1948 y 1951 permitiendo con ese dinero, comprar alimentos, bienes y equipos especialmente de los Estados Unidos, contribuyendo de ese modo a una acelerada reactivación, América Latina, comenzaba a agobiar la deuda externa, cuyos acreedores impusieron condicionamientos tales como exportación de capitales hacia los Estados Unidos y en menor mediada hacia el club de Paris, por sumas equivalentes al Plan Marshall.

Entre tanto Europa se unía por el horror de la guerra y luego por un mercado común con el propósito de incorporarse a una política expansiva que asegurase el crecimiento económico, el pleno empleo y un sostenido ascenso en los niveles de vida de las grandes mayorías nacionales, América Latina se comenzaba a hundir en procesos económicos recesivos cuyos efectos globales consagraron el “darwinismo social” del mercado y sus escandalosas consecuencias sobre la justicia y la equidad. Política fervorosamente compartida por algunos gobiernos de la región.
La posterior tecnificación de los procesos industriales, las sociedades se volvieron mucho mas complejas, comenzando a vislumbrarse progresivamente lo que luego se denomino sociedades duales..
El efecto colateral y quizás no querido de la tan mentada Globalización, el mundo en general y la región en particular se ha convertido en un gigantesco fabricante de pobres
Llegando ya a estos tiempos vemos que, la migración centrípeta desde las zonas menos productivas hacia las de mayor producción y consumo agravo aun mas la situación del pobre en la Región al verse sobre ofertada la mano de obra para tareas simples.

A los nuevos emigrantes debe agregarse la emergencia de los recientes pobres surgidos de las clases medias, lanzados a la pobreza por los cambios tecnológicos y la reconversión productiva. Aunque ellos no se reconocen como pobres escondiendo su pobreza, defienden los valores típicos de la clase media y tratan de participar de los valores que promueve la sociedad consumista, siendo este un factor de anomia y de frustración
Arribando a estos tiempo encontramos lo que se denomina Sociedades Duales donde se contrasta la miseria con una obscena superabundancia de aquellos que han quedado del otro lado.
En la ciudad legal la preocupación básica de sus ciudadanos como consecuencia de su nivel de vida, es el consumismo, mientras que, en la ciudad ilegal, sus habitantes están azorados por su pobreza endémica..
Con metros de distancia, en algunos lugares se puede apreciar el contraste entre los privilegiados y los parias; los que nadan en la abundancia y los sin salida que pretenden huir del espanto, las privaciones y la escasez,
Cada día se mezcla en la gran urbe, el sobrepeso y el hambre, la riqueza y la pobreza, la exuberancia y la carencia, patrones y esclavos, hartos y hambrientos, despilfarros y penurias, el aroma de los perfumes importados y olor a miseria, el auto importado y el carrito del cartonero.

Los unos son los llamados señores, los otros, bolitas, cabezas, negritos, espaldas mojadas, ilegales, balseros.
Los señores ven la miseria como un mero dato estadístico, los pobres la viven.
Los señores sacian sus apetitos en restaurantes de lujo, los pobres sacan las sobras de comida de los tachos de basura de esos restaurantes.

Ahora la pobreza suele definirse como una situación de carencia de acceso a ciertos bienes y servicios o la imposibilidad de alcanzar un cierto nivel de ingresos. Sin embargo este concepto deja afuera la exclusión, cuyas consecuencias son aún peores que la pobreza misma. Los débiles programas que procuraron remediar algunas manifestaciones de pobreza, ya sea en alimentación, salud, educación, vivienda o en trabajo, parcializaron la realidad del pobre, ya que el pobre no lo es en: salud, en educación o en trabajo, sino en todo ello simultáneamente. La superación transitoria de alguna carencia aislada suele tener como consecuencia entonces un impacto menor y momentáneo sobre la condición de pobreza.
No solo a través de un mayor ingreso por la facilitación de bienes y servicios que se supera la condición de pobreza; el pobre lo es además por un reconocimiento social como tal, por su débil inserción en el aparato institucional de la sociedad, por su baja estructuración organizativa, por su reducida capacidad para generar demandas orgánicas sobre el aparato estatal, etc. En esto consiste a grandes rasgos la exclusión.
La mayoría de los pobres son niños, la mayoría de los niños son pobres es una frase que impacta porque los chicos no son el futuro sino el presente.
Si solo pensamos en nuestros jóvenes cuando sean adultos será demasiado tarde, porque muchos no llegarán a serlo y más allá de los alarmantes índices de mortalidad, por diversos factores, los chicos pobres lo saben y lo viven.Se saben marcados por el sistema, se saben violados, ultrajados, manoseados, independientemente de que estos hechos se hallan producido materialmente o no. Se saben excluidos, mal alimentados, hacinados, expulsados del sistema educativo, carentes de todo servicio básico, desnutridos, enfermos, esclavos del trabajo esclavo, obligados a prostituirse, a delinquir, a participar en piquetes como punta de lanza.............. Ven que sus padres (cuando los tienen) trabajan en las peores condiciones (cuando tienen trabajo) ganando cada vez menos, los ven salir a buscar trabajo sin resultado, como indicáramos en párrafos anteriores los ayudan de noche a revolver tachos de basura para procurarse, posiblemente el único sustento de ese día. Los ven vencidos y sin fuerzas para luchar. La realidad esta a la vista, y no se equivoca; “los niños se encuentran en peores condiciones que sus progenitores” sin ninguna posibilidad de ingreso al sistema laboral cada vez más chico y menos seguro.

La Familia

La unidad familiar es la institución clave de la socialización y de la interiorización de la cultura:

- Protectora básica de la salud individual y social;
- Formadora de valores
- Garante de la maduración afectiva;
- Sostén del proceso educativo escolar y social;

La familia constituye la red de contención básica, desde allí se tejen todos los vínculos más significativos, se adquiere un lugar en una historia familiar y social, se es nombrado y se pertenece a un clan que se transformara a una referencia frente a otros. Se distinguirá el mundo entre el extraño y el familiar, siendo este último quien calmara los primeros estados de pánico y el miedo desde: un olor común, un sonido habitual, un balanceo, etc. Los hermanos en la red familiar harán con el la primera experiencia social de competencia, exclusión, amor, odio, fraternidad, pacto, etc.
La entrada en la escuela inaugura el mundo de lo extrafamiliar en donde la red se amplia a los amigos. Comienza así la expansión de la red que vuelve a ensancharse enormemente con el ingreso a los estudios secundarios Dicen por ahí que: cuando se cierra una escuela se abre una carcel...............................
Al mismo tiempo, comienzan las prácticas sociales y culturales: la experiencia de las redes barriales, del contacto con los sistemas de salud, la experiencia central con lo religioso y el impacto con los modelos comunicacionales.

Estas redes próximas, cercanas, son la base de nuestra organización de la realidad y son testigos de nuestro crecimiento. Forman un sistema significativo que nos hacen personas: genealogía familiar, amistades, relaciones de trabajo, estudios, inserción comunitaria, orientación a grupos religiosos, practicas sociales y deportivas.

Este sistema significativo es fundamentalmente una red vincular que nos historiza y personaliza
Cuando esta red, especialmente familiar es estable, confiable y dialogante durante nuestra niñez y adolescencia es la mas formidable vacuna (si la hay) frente a las diversas enfermedades mentales y sociales. Entendido esto, un niño que ayuda a su familia a juntar cartones tiene infinitamente menos posibilidades de caer en las redes del delito en cualquiera de sus formas. El trabajo en familia y el constante apoyo mutuo en su labor diaria hace que el niño este contenido.

Esta función de la red se observa claramente cuando falta.

Cuando una persona crece en el seno de una familia multiproblemática, fallan todas las funciones que inmunizan al ser humano psicológicamente.

En estas familias multiproblematicas encontramos
:
- Disolución del contrato social;
- Fracaso de las figuras parentales identificatorias;
- Retraso o abandono escolar;
- No utilización de los servicios de salud y/o sociales;
- Falta de contacto con instituciones socializadoras, iglesias, clubes, sociedades de bien publico;
- Precoz contacto con el alcohol y las drogas
- Justificación del delito
- Socialización patológica a través de grupos vandálicos, barras bravas o bandas
-
- Todo esto unido al problema de la pobreza marginalizada genera una desesperanza vital que hunde, aun más, al individuo.

Entorno

Los modelos que imitan muchos jóvenes son los que reciben de su entorno y del ámbito social donde se desarrollan

Para muchos chicos, especialmente para aquellos que son obligados a mendigar, a prostituirse o a delinquir desde pequeños, sus referentes ya no son los padres, los abuelos o los maestros. Sus héroes son los chorros y los narcos instalados en el barrio, que, con poco esfuerzo viven mucho mejor que el resto de la masa trabajadora que sale cada mañana a procurarse el sustento decentemente..

La calle es dura

Como hemos expresado en anteriores notas, la calle tiene sus códigos, y los chicos los conocen.

Cuando se cansan de llevar el dinero que producen día a día a su casa, agarran la calle, juntándose con otros chicos y chicas, formando las famosas ranchadas, sobreviviendo de las limosnas, de la prostitución satisfaciendo las perversiones de maniáticos sexuales, distribuyendo droga, etc.
A pedido de delincuentes mayores, trabajan en la búsqueda de blancos fáciles o vulnerables para robar, haciendo inteligencia frente a: negocios, casas donde reside gente mayor, etc.


Los delincuentes mayores, “por cuestiones legales” ya no manipulan las armas en los asaltos, esa es tarea de los menores. Porque además de manejarlas correctamente, pueden ejecutar cualquier tipo de acción sin mayores reparos y sin ningún tipo de remordimiento, aun actos de extrema violencia.

Hace poco un empleado judicial comentaba como un pequeño de doce años con una facilidad increíble desarmaba y armaba una pistola en poco tiempo.


En algunos casos, “pueden trabajar” por la comida o por una parte ínfima del botín.


Aquellos que han crecido en un medio agresivo llegan a considerarlo como un modo permanente de vida. Los que han perdido a sus seres queridos en hechos violentos, o los que cuentan con familiares allegados que protagonizan hechos delictivos, con un adecuado entrenamiento pueden convertirse en prefectos criminales.


Así las cosas, una vez que son detenidos y comienzan a juntar antecedentes judiciales, no hay quien los tome para trabajar honestamente, cuando esto pasa, el delito puede significar la única posibilidad de supervivencia.

No pretendemos aquí circunscribir la violencia, el delito y el narcotráfico a los sectores pobres, menos a los chicos pobres, ya que vivimos en una región donde abunda la corrupción en todos los niveles.
También lo son delincuentes aquellos inmorales que, con guante blanco que apoyados en leyes “beneficiosas” funden bancos y empresas dejando a miles de personas en la calle, o, aunque muy poco se hable de ellos, los políticos corruptos que, mientras dura su gestión roban cuanto pueden, acordándose de los pobres en tiempos de elecciones, etc., etc.


Los violentos y delincuentes provenientes de las clases altas, son producto del debilitamiento progresivo de los lazos familiares y la trasmisión de valores
Tampoco se pretende decir que todos los pobres sean buenos y sean víctimas del sistema.

Aún así, sin intentar caer en la opción de víctimas y victimarios, los chicos pobres llevan las de perder, por ser pobres y por ser chicos.

Con esa forma de vida es casi imposible llegar a adulto. Porque vivir significa tener un proyecto. Entonces viven un presente signado por lo inmediato y con sustitutos como tan económicos como el poxi, el paco, o cualquier otra droga les permite conocer "otras realidades", así pueden "viajar" al menos a alguna parte aunque sea solo un viaje de ida.
De todas forma no hay donde regresar.
Hasta hace poco en el famoso Fuerte Apache Argentino se leía un graffiti que decía "La droga mata lentamente”, alguien le había agregado, “no importa yo no tengo apuro"

La pobreza está sacrificando generaciones enteras y ello es "humanamente inaceptable" por cuando se están violando los derechos humanos más esenciales.
Alguien dijo alguna vez, "vivimos en un mundo prestado por nuestros hijos", por lo tanto ha llegado la hora de pensar “que estamos haciendo para hipotecar de semejante forma el futuro de esos chicos.
La pobreza es una cuestión de estado que debe involucrar al gobierno nacional, provincial, y municipal e instar a la búsqueda articulada de una política social solidaria, eficiente y equitativa. Pero además la es un problema publico cuando se ha trasformado en una condición social que afecta a millones de personas.

El combate contra la pobreza exige eliminar definitivamente sus causas y no solo resolver los problemas más urgentes. Si las soluciones siguen esperando un tiempo político, en poco tiempo encontraremos legiones de jóvenes sin trabajo, sin estudios, cargados de frustración y odio, y librados a su propia suerte, saldrán a buscar lo que ellos consideran sus propios espacios, entonces ya no bastaran los discursos políticos ni las buenas intenciones............

Andrés Penachino

lunes, 24 de noviembre de 2008

LA REALIDAD DEL ENTRENAMIENTO DEL TIRO POLICIAL EN ESPAÑA

INSTRUCTOR CECILIO ANDRADE

Este es un tema del que cada día se habla más en círculos profesionales. La necesidad de mejorar los sistemas de entrenamientos y la filosofía de los mismos, es algo que urge en la mayor parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad de nuestro país, incluso en unidades a las que se les supone una formación exquisita, pero por más que se hable del tema, nadie termina de meter mano en el asunto a nivel oficial.

Desde la Asociación Española de Instructores de Tiro Policial, se está luchando para que se sienten bases serias y eficaces, es más, desde la AEITP ya se están sentando criterios eficaces en los cuales muchos Cuerpos de Policía Local se están basando para la correcta instrucción de sus plantillas. También se pretende desde esa asociación, unificar criterios y modernizar las técnicas y tácticas, para hacer de los agentes, personas más seguras y eficaces en el empleo de las armas y para ello antes hay que reciclar seguramente a muchos instructores.

Pero no es suficiente. Que unas cuantas plantillas de policía tengan una ordenada y correcta filosofía del entrenamiento y que otras muchas plantillas de las FYCS del país aún sigan con arcaicas instrucciones de tiro, con posiciones o técnicas de tiro imposibles de realizar en situación real de enfrentamiento y que solo son asimilables y eficaces en la galería de tiro y a distancias que no se aproximan a las de los enfrentamientos reales, no es serio ni efectivo.

Hay que desterrar los viejos miedos y mitos que rodean a la inmensa mayoría de instructores de tiro policial de España, esos mitos y leyendas urbanas que se transmiten de promoción en promoción, de maestro a alumno, y que se vienen dando como hechos ciertos por la única razón de que “fulano de tal” así lo manifestó en un curso o en un ejercicio de tiro, cuando casi siempre el “fulano de tal” que dijo aquello no era más que otro al que habían engañado durante años, porque al final se constata que ninguno intentó comprobar si eso o aquello que le contaron, es cierto o es falso.

En otras ocasiones los mitos y leyendas urbanas, llegan de la mano de compañeros que por el hecho de haber estado algún tiempo en una determinada unidad, y manifestar tal o cual cosa, ya son esas manifestaciones tomadas como dogmas de fe.

Un entrenamiento moderno, serio y eficaz debe desterrar la enseñanza de muchas posiciones o técnicas de tiro, las cuales no guardan las unas con las otras, la más mínima similitud de asimilación, provocando que el alumno-agente tenga que aprender varios nombres de técnicas y a la vez varias formas de empuñar el arma, de colocar los pies, las manos, los codos, los hombros, etc…

Es en la galería de tiro, sin tiempo límite de ejecución del ejercicio, sin presión y sin estrés, y los alumnos no siempre consiguen adoptar la posición ordenada, de modo correcto, y cuando están comprendiendo el modo de colocar el pie, la mano, el codo, la otra mano…le dicen que ahora siga tirando con la técnica “x” cuyo método es totalmente diferente….eso no lleva más que a que cuando el tirador se vea en situación de estrés y en enfrentamiento real, haga algo distinto a todo lo que aprendió, algo natural, algo que solo su afán de sobrevivir le indica como y que hacer, pero eso en algunos casos pues en la mayoría de las ocasiones seguramente no podrá reaccionar de ningún modo efectivo.

Las diferentes posibilidades requieren disparos de muy distinta realización.

Por ejemplo, el combate urbano puede darnos la posibilidad de un disparo a distancia intermedia contra un blanco inmóvil, para inmediatamente pasar a uno más o menos fácil a la carrera, y por último, en la fase final del asalto, disparar a distancias de tiro instintivo o de combate.

Por la contra, en el combate en montaña, podemos estar seguros de que vamos a realizar muchos disparos lejanos, y en cualquier caso no muy cortos.

Está claro que cada cual cree que su técnica es la mejor forma de disparar.

Para los que como yo pensamos en la máxima:

“UN DISPARO UNA BAJA”, y cuanto más lejos mejor... ¡es la única forma de disparar!

La práctica, madre de toda experiencia.

Muchos tiradores lo son más de “boquilla” que de dedicación. El echo de tirar de vez en cuando, cuando a la unidad le toca tiro, el vacilar de haber vaciado “equis”cargadores o cartuchos, el ser capaz de meter más puntos repartidos por todo un blanco, el ser capaz de repetir nociones teóricas de tiro más o menos reales, el exigir su realización aún en contra de las posibilidades de su alumno, el pensar que esas técnicas están muy bien para los demás pero yo tengo mi teoría propia, no es dedicación. Por el contrario, preocuparse, atender, aprender y, sobre todo, practicar, esa es la verdadera dedicación.

Se debe practicar todo, absolutamente todo, el movimiento del disparador, a respirar, a montar, a colocar la cruz sobre el blanco correctamente, a colocar el fusil siempre y metódicamente igual (el echo de que este un poco inclinado no es tan importante como el que siempre corrijamos con la misma inclinación en el arma), a calcular caída y deriva del proyectil, etc etc etc ...

El disparador.

El dominio del disparador, no por obvio resulta más o mejor atendido. Todos hemos oído hasta la saciedad lo de no pegar gatillazos o dedazos, y lo de que el disparo debe sorprendernos. Aún así no he visto a casi nadie (salvo “descerebrados” como yo quizá), practicando en seco hasta ser plenamente conscientes del momento en el que se produce el disparo o “desenganche”. Es decir, saber en todo momento en que punto del recorrido está el disparador, conocer de antemano lo que se va a producir, y cuando.

El buen tirador debe practicar constante y metódicamente la presión de su disparador, hasta que ello se convierta en un acto reflejo, inconsciente y eficaz; como caminar por ejemplo.

No creo que sea necesario insistir en lo importante que este aspecto resulta para un buen tiro a larga distancia, donde la menor desviación producida por un mal control producirá un error de varios centímetros.

La posición del arma.

Sabemos de siempre y sobre todo de las continuas y repetidas teóricas de tiro, que la trayectoria de la bala es ascendente, saliendo por debajo de la línea óptica de la mira para cortarla hacia arriba y caer por debajo después.

Vista desde atrás esta ascensión y caída se efectúa sobre una línea vertical que une los dos centros, el del ánima y el de la mira.

De esta forma, si disparamos con el rifle un poco girado hacia la derecha, por ejemplo, la línea vertical también quedaría inclinada hacia ese lado y la ascensión de la bala haría lo mismo. El impacto iría a la derecha. Si el visor está correctamente regulado para el arma en posición vertical, iría más a la derecha aún, desviación que aumentaría con la distancia.

Algunas ópticas para francotiradores o para bench-rest poseen un nivel para poder corregir esta situación.

De todas formas la mejor solución es practicar hasta que el arma esté siempre en la misma posición de forma instintiva.

Durante cientos de años la naturaleza humana ha tenido grabado en su código genético la reacción de pelea o escape. El mismo es el cambio que el cuerpo humano tiene en momentos de peligro donde el cuerpo envía un cóctel químico el cual prepara el cuerpo para pelar o escapar, el mismo es iniciado por el hipotálamo una parte de nuestro cerebro que inicia el cóctel de epinefrina, cortisona y adrenalina entre otros químicos de manera de preparar nuestro cuerpo para la situación de peligro que se avecina.

Esta reacción in nata que compartimos con animales fue estudiada por Walter Cannon en 1915. Los cambios corporales percibidos son:

· Movimiento de la sangre oxigenada del abdomen a las extremidades para su uso para combate o para escapar el peligro.
· Dilatación de los vasos sanguíneos de las extremidades para la llegada más rápida de sangre oxigenada.
· Nuestras pupilas se dilatan trayendo mas luz dentro de los ojos de manera deponer identificar mucho mas rápido el peligro que percibimos.
· Dilatamos las entradas de la nariz y abrimos la boca un poco para poder respirar más profundo y llevar mas oxigeno, as su vez aumentamos nuestra respiración.
· Nuestro cuerpo trata de salir de todo desperdicio dentro del mismo para poder aligerar su carga para el escape.
· Nuestras glándulas de saliva y de lágrimas para conservar líquidos.
· Nuestras acciones tienden a ser mas reflexivas que consientes

Estos son solo algunos de los cambios que experimentamos en nuestro cuerpo los cuales son la manera de la madre naturaleza nos prepara para sobrevivir.

Nuestro pensamiento racional es disminuido y nuestra reacción de pelea y reflejo son agudizadas de manera de poder ganar tiempo a que nuestro cerebro pueda manejar la gran cantidad de información que está recibiendo y desarrollar un plan de acción a seguir según nuestras experiencias y conocimientos.

Si nuestro cuerpo percibe que el peligro es uno de tal nivel en el cual la lucha o escape no son posibles entonces nuestra reacción tiende a ser una contraria, nuestra respiración y latidos disminuyen y nos congelamos o en algunos casos podemos desmayarnos. Este es el tipo de reacción que queremos evitar en un momento de peligro.

Ahorra que conocemos las reacciones de nuestro cuerpo podemos ver cómo es que podemos tomar control de las mismas. Nosotros tomamos la información bajo la cual actuamos de la siguiente manera:

· Analizamos
· Decidimos
· Actuamos

Este es un proceso cuya velocidad de ejecución es dictada por los conocimientos, experiencias y nivel de alerta que tengamos al momento de enfrentar el peligro percibido.

Los niveles de alertas según designa Jeff Cooper considerado padre de la técnica moderna de manejo de la pistola los son:

· Condición Blanca: este es el estado mental que tristemente mayormente esta la población moderna, donde se encuentran ocupados en sus pensamientos y prestando poca atención a aquello que esta pasando a sus alrededores. En este estado no se puede reaccionar de una manera eficiente a un peligro o amenaza.

· Condición Amarilla: este es el estado que todos tenemos que mantener cuando nos encontramos fuera de nuestra zonas de seguridad, este estado requiere que estemos alerta de aquello que nos rodea y los movimientos generales de las personas y/o vehículos a nuestro alrededor. En este estado estamos constantemente reevaluando en ambiente alrededor nuestro.

· Condición Naranja: este es el estado en el cual nuestra atención es dirigida a una posible amenaza y al área alrededor nuestra por la aparición de otra amenaza simultánea o en apoyo a la ya percibida.

· Condición Roja: este es el estado mental que tenemos durante el combate mismo donde estamos analizando cada cambio, tomando decisión de cómo debemos reaccionar y tomando la reacción que entendemos apropiada.

La reacción de sorpresa es una la cual no podemos escapar ya que está grabada en nuestro código genético, cuando nos encontramos en condición blanca y somos sorprendidos nuestras manos subirán a la altura de nuestro pecho, tensaremos los músculos, subiremos los hombros y su vez encogeremos el cuello para bajar la baza y el cóctel químico mencionado anteriormente entrara en nuestro cuerpo causando los cambios previamente mencionados y todo a razón de fracciones de segundos y comenzaremos el ciclo de análisis, decisión y acción.

En condición amarilla y naranja nuestro ciclo de reacción de análisis decisión y acción son mucho más cortos porque previamente ya estábamos en un estado de alerta el cuan nos estaba preparando en diferente niveles a el peligro encontrado.

En condición roja nos encontramos en pleno combate o huida reaccionando y actuando bajo la experiencia y reflejos engranados en nuestro sistema.

Después de leer, estudiar e intentar captar y comprender todos los matices posibles, me atrevo (osado yo) a sacar una lista de los puntos que me han venido a la mente y considero importantes respecto las operaciones en Irak, de nuestros hasta no hace mucho aliados norteamericanos.

Son puntos que unas veces reafirman conocimientos anteriores, otras veces invalidan principios asumidos y otras aparecen de forma innovadora y sorprendente. Solo remarcaré aquellos que a mi, personalmente, me han planteado el pensar en métodos y sistemas de trabajo.

Los dividiré en varios temas.

Instrucción.

• Familiarizarse con las granadas de mano. Muchos de los combatientes se encontraron con la desagradable sorpresa de la capacidad de destrucción y el enorme estampido sónico de las granadas de mano.

Ha habido casos de que una granada de mano ha derribado la endeble estructura (por serlo en si misma o por estar debilitada a resultas de los combates) de uno de los inmuebles, llegando incluso a atrapar a personal norteamericano.

La explosión así mismo puede provocar proyecciones de trozos de muebles o similares, o levantar tal nube de polvo que impida totalmente la visión e incluso el simplemente respirar. Los suelos de las casas en estos países tercermundistas es muchas veces de tierra humedecida y apisonada simplemente, lo cual provoca estas nubes que tardan un buen rato en asentarse.

Por otro lado, la instrucción general de la gran mayoría de los ejércitos occidentales, respecto a las granadas de mano, siempre va encaminada a su lanzamiento y explosión en un campo específico y siempre en el exterior y con distancias y entornos de seguridad.

Con lo cual, para el combatiente ordinario, la explosión de una granada, a nivel cognitivo, queda simplemente como una explosión relativamente débil, a una distancia y en un entorno que no le perturba.

Ahora bien, por unos motivos de seguridad completamente lógicos, no conozco programas de instrucción de unidades convencionales que incluyan el lanzamiento de granadas reales dentro de una estructura, a través de una puerta, a menos de 10 m de distancia y simplemente con un muro de interposición. Consecuencia de ello es el efecto traumático que provoca esta enorme detonación para un combatiente novel, que solo recuerda esta explosión como algo suave y lejano.

Considero importante el diseño de programas, criterios y estructuras que permitan este tipo de instrucción con el 100% de seguridad de los instruidos.

• Cargar el mismo equipo durante la instrucción. Normalmente, en la instrucción diaria no se suele portar todo el equipo que se llevaría en combate, unas veces por no disponer de el, otras por no correr el riesgo de “estropearlo”, otras (las más) por que “para que si no lo voy a utilizar”, y algunas (me gustaría que las menos) por un simple “voy más cómodo así”.
Nos encontramos que ese combatiente que en el cuartel era un gamo, corriendo, saltando, trepando; en el momento que se le coloca un chaleco de protección (del tipo que sea), casco, un correaje completo con todos los cargadores llenos, granadas, botes de humo, radios, agua, equipo e combate general, gafas de visión nocturna, prismáticos, etc., apenas puede hacer algo más que trotar.

Considero fundamental una frase que empleo mucho en mis clases “entrena como trabajas, trabaja como entrenas”.

Algunas unidades dotan a sus hombres con cargadores lastrados, lanzagranadas inertes lastrados, botes de arena simulando botes de humo o granadas, etc. Siempre con el mismo peso y volumen que los objetos reales. Todo ello con vistas a que aprenda a colocar, transportar, en definitiva, a combatir como lo hará en la realidad.
Si ello no es así, la eficacia y rendimiento de estos hombres puede descender a niveles totalmente inadmisibles para la supervivencia en combate.

• Instrucción del idioma. Siempre se suele dar a cada combatiente un manual de zona con frases tipo. Pero muchas veces todo queda en un “léetelo”. Además suelen ser frases de situaciones pacíficas, “hola”, “¿cómo está Ud.?”, “¿cuánto cuesta?”, etc., y como mucho alguna como “¡Alto!”, “No se mueva”, “arriba las manos”, etc. Pero se echan en falta frases de las comúnmente empleadas en combate, no tanto por comunicarnos con el enemigo, como por saber que pueden estar diciéndose. Frases como “no tengo munición”, “estoy herido”, “granada”, “lanzo”, etc., oídas desde el lado el enemigo pueden ayudar muchas veces a saber cuando podemos hacer o no algo.
Amen por supuesto poder pronunciar frases para conminarlo a rendirse, entregar sus armas, explicarle que debe hacer cuando se ha rendido (manos arriba, tire sus armas, quietes el chaleco, desde la vuelta, etc.), etc.

• La integración Carros / Ingenieros requiere instrucción previa.
Los presupuestos no suelen ser muy holgados por lo que las maniobras conjuntas suelen ser raras e incompletas. Quizás algo tan simple como la coordinación de fechas y lugares, a la hora de planear el programa anual sería rentable, eficaz y muy necesario.

• Simunition añade realismo a la instrucción. La mayoría de los combatientes entrevistados y que habían sido entrenados con simunition, comentaban que apenas dudaron en su reacción ante la boca de fuego de un arma enemiga.

No existen datos numéricos para contrastar índices de supervivencia respecto a personal entrenado con simunition o sin ella. Pero si testimoniales respecto a que el hecho de que haberse encontrado ya delante de un arma de fuego, haber visto y oído su estampido, recibir un impacto (más o menos doloroso, según individuo y lugar alcanzado), y analizar el por que de haber sido tocado, les ha hecho encontrarse menos bloqueado y paralizado ante su primer tiroteo.
Es un comentario personal de los implicados, pero, pienso, muy a tener en cuenta.

• Instrucción en Zonas Urbanas. Este punto es muy evidente. Pero no por ello es mejor aplicado. Por desgracia sigue existiendo mucha gente que piensa que no es necesaria una instrucción tan especializada para este combate, bastando cursillos y fases más o menos cortas de instrucción programada.

En esto si hay datos, tanto norteamericanos como británicos. Ambos coinciden en un dato principalmente. Las unidades que han recibido una instrucción general y limitada, han sufrido un 41% en el caso USA, y un 37%, más de bajas que las unidades que habían recibido por otro lado, una instrucción más especifica y especializada.
En este porcentaje se incluyen no solo unidades de infantería, si no también unidades blindado-acorazadas.

No se trata de formar maestros, pero si especialistas, por suerte o por desgracia la especialización se está imponiendo en todos los campos humanos, y la guerra no es menos.

• Hora y media para limpiar una casa ocupada sin hacer fuego. En instrucción se tardaba menos de quince minutos en limpiar una edificación de tres plantas de tipo estándar. En combate llego a alargarse hasta horas. Los motivos son muchos, falta de instrucción, falta de medios, de apoyos, baja moral, etc.

Es por lo que deben incluirse los factores estrés e imponderables en toda instrucción de combate, hay que idear medios para intentar simular esos factores.
La máxima “instrucción dura, guerra fácil” cobra total y completa vigencia.

Durante cientos de años la naturaleza humana ha tenido grabado en su código genético la reacción de pelea o escape. El mismo es el cambio que el cuerpo humano tiene en momentos de peligro donde el cuerpo envía un cóctel químico el cual prepara el cuerpo para pelar o escapar, el mismo es iniciado por el hipotálamo una parte de nuestro cerebro que inicia el cóctel de epinefrina, cortisona y adrenalina entre otros químicos de manera de preparar nuestro cuerpo para la situación de peligro que se avecina. Esta reacción in nata que compartimos con animales fue estudiada por Walter Cannon en 1915. Los cambios corporales percibidos son:

· Movimiento de la sangre oxigenada del abdomen a las extremidades para su uso para combate o para escapar el peligro.
· Dilatación de los vasos sanguíneos de las extremidades para la llegada más rápida de sangre oxigenada.
· Nuestras pupilas se dilatan trayendo mas luz dentro de los ojos de manera deponer identificar mucho mas rápido el peligro que percibimos.
· Dilatamos las entradas de la nariz y abrimos la boca un poco para poder respirar más profundo y llevar mas oxigeno, as su vez aumentamos nuestra respiración.
· Nuestro cuerpo trata de salir de todo desperdicio dentro del mismo para poder aligerar su carga para el escape.
· Nuestras glándulas de saliva y de lágrimas para conservar líquidos.
· Nuestras acciones tienden a ser mas reflexivas que consientes

Estos son solo algunos de los cambios que experimentamos en nuestro cuerpo los cuales son la manera de la madre naturaleza nos prepara para sobrevivir.

Nuestro pensamiento racional es disminuido y nuestra reacción de pelea y reflejo son agudizadas de manera de poder ganar tiempo a que nuestro cerebro pueda manejar la gran cantidad de información que está recibiendo y desarrollar un plan de acción a seguir según nuestras experiencias y conocimientos.

Si nuestro cuerpo percibe que el peligro es uno de tal nivel en el cual la lucha o escape no son posibles entonces nuestra reacción tiende a ser una contraria, nuestra respiración y latidos disminuyen y nos congelamos o en algunos casos podemos desmayarnos. Este es el tipo de reacción que queremos evitar en un momento de peligro.

Como siempre se tiende a comparar francotiradores militares y policiales voy a comenzar una serie de articulos separados, para que si os interesa podais discutirlos. Basicamente intentaré explicar lo que yo considero como diferencias dentro de estos dos colectivos de francotiradores.

Uno de los mayores errores tácticos, y quizás de más trágicas consecuencias, es el de pensar que un francotirador policial, entrenado como tal puede actuar directamente en una acción militar. En el caso contrario, un francotirador militar interviniendo en una acción policial, la situación puede ser aun peor si cabe.

Las diferencias son grandes. Tanto desde el punto de vista técnico como del procesal. Tácticas, organización, equipo y planeamiento, en todo su conjunto sufren enormes modificaciones. Si bien las técnicas de tiro, tácticas de campo y conocimientos generales son en principio idénticas, los conceptos de aplicación varían sustancialmente.

Vayamos por partes.

Algo con lo que debe convivir el francotirador, el estrés.

Tanto si es un francotirador militar, como si lo es policial, el estrés forma parte de su mundo y sus vivencias. Como se reproduce este estrés, así como afecta a cada tirador, no solo es consecuencia del individuo, si no también de las distintas misiones de ambos colectivos.

Normalmente el francotirador militar opera tras las líneas, debe moverse de una forma calculada, atenta, alerta y minuciosamente segura, ya que en su invisibilidad e indetectabilidad está su supervivencia. Un mal paso, un gesto a destiempo, una falta de atención, pueden atraer (y seguro que lo harán) un diluvio de fuego sobre el. Tras cada disparo debe desaparecer. La relajación no existe mientras permanezca de “caza”, y no regrese a su “casa”, a sus líneas.

Todos sabemos que el estrés llega a incapacitar totalmente para el combate. Tras cuatro o cinco días, de 24 horas de estrés continuo, la capacidad de combate desciende hasta mínimos inadmisibles. Raramente se puede permanecer más de un semana soportando este tipo de “bombardeos”.

Un francotirador policial puede encontrarse en su casa, en zapatillas, viendo esa película que llevaba tanto tiempo esperando, con su esposa e hijo al lado, y quince minutos más tarde estar en un tercer piso frente a un colegio en una situación con rehenes.

Pero, tras esa salida intempestiva y entrada en posición, listo, alerta y preparado, seguramente (casi al 100%) estará ahí varios días hasta que pueda hacer (o mejor dicho, deba hacer) su disparo. Disparo que al final es más que probable que no realice, y así durante años, siendo muy posible que llegue a jubilarse sin haber tenido que abrir fuego letal jamás. Pero aun así debe estar dispuesto y capaz cada día de su carrera como francotirador.

Las operaciones militares con francotiradores (normalmente y salvo incidencias) llevan una preparación, una duración más o menos definida y unos marcos horarios claros y precisos. Un francotirador policial desgraciadamente no sabe ni el cuando, ni el como, ni el donde, ni siquiera sabe de que forma, los “malos” no avisan de sus acciones.

Permanencia en acción.

El límite temporal de francotirador militar en el campo viene marcado tanto por la cantidad de agua y alimentos que puede transportar, normalmente no más de cinco o seis días. Este periodo de tiempo puede en teoría alargarse si el francotirador recibe suministros de alguna forma (helicóptero, paracaídas, patrullas, zulos, etc.), pero esto no es realmente así. En realidad existe un límite psicológico muy difícil de superar, el que marca el tiempo que una mente y un organismo puede permanecer atento y enfocado dentro de un entorno hostil y de máximo estrés, que no suele ser nunca mayor de cuatro o cinco días.

Un francotirador policial debe llegar a su puesto con capacidad de permanecer en el mismo durante un mínimo de ocho horas sin recibir apoyo, suministros o incluso un relevo. Ahora bien, más de cuatro o cinco horas de vigilancia continua merman (normalmente) tanto sus capacidades, físicas y mentales, que muy difícilmente podrán seguir cumpliendo su misión de una forma efectiva, e incluso, si me apuran, segura. Si tras ese periodo es relevado durante un par de horas antes de regresar a su puesto, podrá continuar otras tres o cuatro horas, pero acabará sucumbiendo al agotamiento. Tras esto es aconsejable un periodo de descanso y de alejamiento del entorno operativo. El hecho de tener que estar un día o más en posición no puede entenderse que esto sea sin periodos de descanso y “desconexión”.

Si, en el peor de los casos, debemos esperar dos o tres días, antes de la resolución (el disparo) de la situación, y no hemos marcado y realizado periodos de descanso, desconexión y sueño, nos encontraremos con muy pocas posibilidades de realizarlo eficazmente. Con las posibles consecuencias que ese disparo errado conlleven o generen.

Ser consecuente de las propias capacidades.

Es evidente para todo tirador, del tipo que sea, que la diferencia entre un disparo preciso y uno errado, puede ser por causas muy variadas. Viento, error de cálculo de distancias, de velocidad del blanco, frío, cansancio, estrés, etc., etc., pueden ser algunos de los motivos de estos fallos, entre otros muchos.

Para todos está claro que un francotirador policial no puede fallar un disparo jamás, mientras que su colega militar puede permitirse “probar suerte”, ya que aun así, es más que probable que logre sacar beneficios de su actuación sobre el enemigo.

La mayoría de los objetivos que un francotirador militar tenga bajo su mira serán fugaces y repentinos, bajo condiciones climáticas variables de un instante al siguiente. Luz, humedad, viento, ángulo de situación no siempre podrán corregirse eficazmente. Así mismo, la distancia puede ser tal que multiplique tanto estos factores que el disparo solo pueda considerarse desde el punto de vista de “intentarlo al menos”. Ya que muy probablemente no tendrá otra ocasión mejor.

De esta acción, de resultar fallida, pueden sacarse dos cuestiones positivas a considerar principalmente. El enemigo tendrá que trabajar bajo la estresante condición de sentirse bajo un ojo vigilante y potencialmente letal, ralentizando sus operaciones. Por otro lado ese disparo enseñara muy buenas lecciones que mejoraran el rendimiento del equipo de francotiradores en acciones similares futuras.

El francotirador policial, por el contrario, jamás podrá tentar a la suerte, su blanco debe ser siempre 100% seguro. Un disparo errado significa un compañero, un civil o un rehén muerto, eso está claro. Esa enorme responsabilidad le obliga a estar muy seguro de su capacidad como francotirador. Le obliga también a soportar una carga emocional enorme, convirtiendo su puesto en el “más solitario del mundo”. Todo para lo que como profesional y como ser humano ha trabajado, y se ha esforzado, puede estar en la balanza de un disparo fallado o un disparo preciso.
Todo esto obliga al francotirador policial a ser el profesional más honrado del mundo también, debe ser capaz de reconocer su incapacidad de realizar un determinado disparo en un determinado momento, si ello fuera así. No debe dejarse llevar por el mando, que normalmente desconoce la capacidad y características reales y completas del trabajo de su francotirador.

Ello no implica que alguna vez no tenga que realizar un disparo muy arriesgado. Si tras dejar claro el riesgo que se corre, que el hecho de no realizarlo puede significar un daño mayor y que no queda ninguna otra vía de actuación, se realiza ese disparo, y resulta desgraciadamente un disparo errado, nadie, ni moral, ni ética, ni legalmente podrá reprochar nada a ese francotirador, ni siquiera su propia conciencia. Aunque esta última es más difícil de controlar.

Una cuestión, económica o logística si cabe, que puede afectar al trabajo de uno u otro tipo de francotiradores, en esta cuestión de confianza en si mismo y sus capacidades, es el conocimiento de su arma.

Mientras que las misiones del francotirador militar, aconsejan y en muchos casos obligan a intercambiar las armas entre los dos componentes del equipo, en el caso policial, no solo no es aconsejable si no que debe ser normalmente desautorizado. El nivel de precisión exigido en uno y otro caso, obliga al francotirador policial a conocer su arma hasta un punto que la hace exclusivamente suya, si no en propiedad si en empleo y uso. Si desconfía del trato que puede haber recibido su arma, de que puedan haber “tocado” de su homogenización, si tiene la más mínima duda sobre ella, su disparo como poco será inseguro, corriendo un riesgo muy alto de fallar el disparo.

Distancias de empleo.

Del punto anterior sacamos la conclusión de que el francotirador policial debe asegurar su disparo por todos los medios posibles. La primera y casi principal cuestión es la distancia, siempre procurando que no sea mayor de 100 m.
Evidentemente hay situaciones extraordinarias, aeropuertos, grandes estadios, misiones en ambiente rural, etc., pero que normalmente no significaran más de 200 m. de distancia de tiro. Mayores distancias deben implicar que el mando conoce los riesgos que implican este tipo de disparos.

De todos es conocido el caso que dio origen al GSG9 alemán, en las trágicas olimpiadas de Munich en 1972, muriendo todos los deportistas israelíes retenidos por terroristas palestinos, por la incapacidad de los francotiradores para neutralizar a estos terroristas. Ello no fue culpa de los francotiradores, ya que se encontraron enfrentados a una situación de características ajenas a todo su entrenamiento recibido, actuaron profesional y al máximo de sus capacidades, y nadie les puede reprochar nada.

Hoy en día este caso extremo es muy difícil que vuelva a repetirse, por lo menos con un nivel de bajas civiles tan alto.

Mientras el francotirador policial, como hemos visto, intenta acercarse al objetivo, el militar, al contrario, desea mantenerlo a la máxima distancia posible.

Ello supone que el primero puede acabar dentro del alcance eficaz de las armas del adversario, mientras que el militar, siempre se mantendrá lejos del radio de acción eficaz de las armas del enemigo, normalmente no mayor de 400 m., aprovechándose de esta “ventaja balística” gracias al mayor alcance y precisión de su arma y munición.

Autor:Cecilio Andrade