lunes, 5 de enero de 2009

TIROTEOS EN LA CIUDAD, COMO SALIR ILESO


Un solo ejemplo y reciente de cientos.


El 2 de Enero del corriente, un delincuente murió al tirotearse con la Policía tras robar un comercio de ropa en el barrio porteño de Recoleta, donde un joven resultó herido y fue imputado en la causa ante la sospecha que se sería un cómplice.

El hecho se inició esta mañana cuando un delincuente armado ingresó a un comercio de venta de ropa ubicado en Juncal 1.975, donde se apoderó de dinero y objetos de valor y huyó por la calle Arenales. En Arenales al 1.800, a metros del cruce con la avenida Callao, el delincuente intentó asaltar una veterinaria pero fue observado por personal de la seccional 17 que patrullaba la zona en prevención de delitos. Ante la presencia policial el delincuente se resistió a ser detenido y trató de huir efectuando disparos contra los efectivos, que repelieron la agresión.

El ladrón murió en el lugar por los balazos. También resultó herido en una pierna un joven de unos 25 años cuando trató de abordar una motocicleta, por lo que fue trasladado al hospital Fernández. Fuentes policiales señalaron que el delincuente muerto es un hombre de unos 40 años, en cuyo poder se secuestró una pistola calibre 9 milímetros y parte de los objetos que sacó del comercio de ropa. Según aclararon las fuentes, el joven herido fue imputado en la causa ya que, por declaraciones de algunos vecinos que observaron el robo, se trataría de un cómplice del sujeto abatido.


Lamentablemente, con el incremento de los hechos delictivos violentos se han elevado – también - los enfrentamientos armados.


Frecuentemente alguien no relacionado con el hecho queda atrapado en medio de un intercambio de disparos. Este tema es muy pocas veces tratado por las mismas autoridades, menos por responsables del orden público.

A ud. tambien le puede suceder.


Los disparos descontrolados, año tras año generan un sin número de heridos y también víctimas fatales.

Es importante que entienda que es sumamente peligroso descuidarse mientras se desarrolla un enfrentamiento armado.
Ni los ladrones, ni los ciudadanos honestos, tampoco los uniformados en un momento de crisis, colocan sus proyectiles donde deben, por lo tanto corre el grave riesgo de ser herido.


¿ Irracionalidad por parte de los delincuentes?.


¿ Negligencia del lado del ciudadano común?.


¿ Falta de entrenamiento de funcionarios policiales?.

Sugerencias para salir ileso

- Si repentinamente se encuentra en medio de un tiroteo. ¡Arrójese de cabeza al suelo sin pérdida de tiempo!

- En la calle - y de poder llegar - el lugar más recomendable es arrojarse a lo largo del cordón de la vereda, con el rostro lo más posible adherido al suelo, aunque corra agua servida.

- Otro lugar aconsejable es arrojarse debajo de cualquier vehículo estacionado en la calle.

- Si se le escapa el perro, no salga corriendo a buscarlo. Hay antecedentes recientes donde la mascota ha salido a ladrar a los contrincantes. El can ha regresado ileso del incidente, pero el dueño herido o muerto
- Si está comiendo en un restaurante o en la cola en algún banco y el lugar fuere asaltado, busque (visualmente) un lugar propicio para tirarse al suelo - en el caso que le fuere exigido por los delincuentes - o que el incidente sea alertado y se produzca un tiroteo.

- En su hogar busque un lugar en el piso junto a alguna pared y quédese allí mientras se desarrollan los acontecimientos.

- No cometa la imprudencia de ir a observar al lugar lo que está sucediendo, aléjese del escenario de los hechos. Jamás intente correr en medio de un intercambio de disparos; tampoco procure buscar algún lugar que considere seguro con destino a observar los sucesos".
"Su vida no tiene repuesto". Si Ud. se conduce negligentemente en un tiroteo y sale herido no será por desgracia sino por negligencia.

- Estas recomendaciones son extensivas a cualquier comercio grande o reducido. Tenga presente que ya no existen delincuentes perdedores. Si están cometiendo un asalto y alguien alerta a la policía, seguramente se van a tirotear con ella. Si se tiene que morir alguien ajeno al hecho para que ellos se salgan ilesos, no tendrán ningún reparo de así sea.