lunes, 30 de marzo de 2009

EL QUE MATA DEBE MORIR

Pronostico la Diva de los Teléfonos Susana Gimenez. Al comentario de la Su se sumaron actores, cantantes y “mediáticos” dando una respuesta parecida para los delincuentes y asesinos.
Las encuestas populares no fueron diferentes. Una “gran mayoría” de ciudadanos comunes opino lo mismo.
Un par de días después, dos delincuentes, en diferentes hechos delictivos, morían a manos de sus victimas.

Evidentemente, la violencia irracional por parte de los delincuentes ha hecho perder a la sociedad la virtud de manejarse o depender de sus instituciones, modificando incluso su conducta que, en circunstancias normales, se hubiera ajustado a los usos y costumbres habituales.

A los asesinatos en ocasión de robo, debemos sumarle otros hechos violentos como la quema del Edificio del Ejercito Argentino en Neuquén el 24 de marzo del corriente al cumplirse un nuevo aniversario del último golpe militar

La historia se repite.

Este brote de violencia tuvo un antecedente no muy lejano en los tristes años setenta, en los que, por motivos políticos, se enfrentaban dos grupos aparentemente bien definidos aunque el resto de la población, si bien vivía cierta paradójica seguridad, no sabia a ciencia cierta cuando se verían involucrados.

En esos tiempos, salvo aquellos espectadores inocentes que se vieron involucrados, (la mayoría por cuestiones de azar) los demás volvían a sus casas sin temor a un asalto y / o a perder la vida.

Sin embargo, hoy la sociedad toda esta alterada ante la actual ola de violencia.
La enorme diferencia es que el accionar violento de estos días no responde a una ideología determinada, ni ofrecen un patrón claro. Por consiguiente es también bastante más engorroso encontrar soluciones.

En el nuevo escenario de la violencia, la delincuencia, la corrupción, etc., “si” podemos observar un patrón común, que se relaciona con la falta de valores morales o quizás sea mas preciso decir, la perdida de dichos valores al no estar en contacto directo con el ejemplo, con el modelo.
En esta realidad tiene una gran influencia la lucha casi incoherente entablada entre el partido gobernante y los opositores, que se baten en duelos permanentes, ignorando a la comunidad y a la verdadera misión que tienen.

Hace 30 años que el delito esta en crecimiento, hace unos diez que la violencia irracional lo acompaña. Quienes vienen dirigiendo las instituciones encargadas de llevar este flagelo a limites aceptables, tampoco han percibido “aun” que el tema de la criminalidad ha sobrepasado el punto de vista policial, y requiere una visión mas amplia de la que observa la ley penal reclamando la consideración de los hechos, no solo de las normas.


El límite es hoy infinitamente más delgado. Cada vez es más la cantidad de ciudadanos que tienen un arma en su casa para intentar defenderse, y lo más probable que en algun momento tengan que usarla.

Se ha hablado demasiado sobre la calidad de la criminalidad actual, en infinidad de artículos, aun firmados por prestigiosos profesionales y tambien de comunicadores sociales que han sabido interpretar el sentir de nuestra sociedad.
Se han resaltado infinidad de veces la diversidad de orígenes y problemas por los que un individuo / individuos llegan a delinquir. Las soluciones siguen sin apacer.

La imposición de un límite contra el delito ya no depende solo de las instituciones, es necesario aunar criterios y esfuerzos mancomunados entre los diferentes estamentos que componen el sistema de seguridad y la ciudadanía toda.

Decir no es hacer, hacer es hacer

Los discursos políticos de campaña son solo eso, y muy difícilmente sean practicables o peor aun, puestos en practica. Es por eso que las urgencias deben ser orientadas dentro de un plan estratégico a corto, mediano y largo plazo, comenzando “YA”, desechando de plano y desde el principio las visiones parciales y la simplificaciones peligrosas.

La honra de la vida y de los bienes de nuestra sociedad estan brutal y seriamente amenazados, cualquiera sea su situacion economica o social. De persistir esta situacion por mas tiempo indefectiblemente se terminara de degradar el pacto social y cada vez escucharemos mas seguido: "EL QUE MATA DEBE MORIR"






No hay comentarios: