lunes, 6 de abril de 2009

OTROS LUGARES DONDE DENUNCIAR EN LA CIUDAD DE BUENOS AIRES


Los centros de denuncias de la Ciudad, una opción más amigable que la comisaría.


A un reclamo hecho en la policía, cuyo trámite suele desalentar a quien desea formularlo, se suma una serie de canales alternativos que ofrecen un tratamiento profesional, tanto de la imputación como del denunciante. Las Unidades de Orientación y Denuncia y la Oficina Central Receptora de Denuncias logran que el fiscal acceda a la demanda del vecino en tiempo real. Las amenazas y el hostigamiento son los delitos y contravenciones más frecuentes.

Hace no mucho tiempo, realizar una denuncia policial –cualquiera sea el delito del que se haya sido víctima– sumaba tensión a la tensión: la clásica imagen del agente tomando los datos del denunciante, el tiempo que toma la recepción del trámite y la incertidumbre sobre su futuro seguimiento suelen, en muchos casos, desalentar a la víctima de un delito a concurrir a la seccional correspondiente.

De hecho, las cosas mejoraron y en gran parte de las seccionales de la Policía Federal la modalidad se agilizó, aunque parcialmente. Y lo que fundamentalmente subyace en el denunciante es que luego de atravesar la puerta de la comisaría, su reclamo “quedará en nada” (aunque esto no sea así necesariamente).

Respondiendo de alguna manera a esa percepción, el Ministerio Público Fiscal de la Ciudad, organizando su Secretaría General de Acceso a Justicia y Derechos Humanos relanzó la difusión de sus Unidades de Orientación y Denuncias (UOD) y la Oficina Central Receptora de Denuncias (esta última recibe los reclamos por diferentes vías, desde la telefónica hasta la de la Web). Salvando el acceso vía e-mail, en ambos lugares las víctimas de cualquier tipo de delito, contravención o falta realizan su denuncia del mismo modo que lo harían en cualquier comisaría de la Federal. Aunque aquí terminan las coincidencias entre ambos sistemas.


Contención y resultados. “La idea que motoriza el funcionamiento de las UOD es eliminar algunas de las barreras más importantes que son impeditivas del acceso de las personas al sistema de justicia”, explicó María Fernanda Rodríguez a Perfil, secretaria de Cámara y titular de la Oficina de Acceso a Justicia del Ministerio Público Fiscal porteño.


“Los dos obstáculos más importantes que debemos superar son, por un lado, la cercanía del lugar y, por otra parte, la falta de información de la existencia de estas vías alternativas de denuncia.”, completa Rodríguez, a cargo del funcionamiento de las UOD que ya están operando (ver infografía) y de la conformación progresiva de un total de 15 Unidades.

“La gente no sabe a dónde dirigirse, y generalmente cuando llega a los lugares recibe como única respuesta: ‘Acá no es’. Muchos vecinos tienen cierto temor a ir a las comisarías, no todo el mundo tiene un posicionamiento frente a la autoridad, para estas personas están especialmente dirigidas las Unidades de Orientación y denuncia”, explica la funcionaria.

La idea es que el servicio de justicia sea “amigable”, que “invite a entrar”, describe Rodríguez. Y de acuerdo a la progresión de cantidad de denuncias que se han verificado en las cinco UOD que funcionan hasta el momento –se pasó de 105 en enero de 2008 a 789 en diciembre de ese año, entre delitos, contravenciones y faltas– el sistema es más que exitoso.


Amenazas, a la cabeza. “Incluso cuando la persona se acerca a la UOD para denunciar un problema que ni se acerca a lo penal, lejano a nuestra competencia, como puede ser la no recepción de un subsidio a la salud, por ejemplo, nuestra tarea es orientarlo: le informamos dónde debe acudir, de acuerdo a un registro interno de instituciones, y le emitimos un ticket que dice que el Ministerio Público Fiscal le indica que tiene que concurrir a tal lugar, cuáles son los colectivos o subtes que debe tomar; y a la semana de esta derivación llamamos al denunciante y le preguntamos cómo le ha ido, eso nos permite a nosotros actualizar ese registro de instituciones y, lo que es clave, el denunciante siente que no fue derivado solo, sino que fue acompañado por ese ticket, que lo posiciona diferente frente a la autoridad, y por esa llamada posterior, que le hace sentir que hay un seguimiento de su problemática.”

¿Cómo funciona el sistema desde que se entra a la UOD? Quien recibe la denuncia es un prosecretario coadyuvante, es decir un funcionario judicial con experiencia (un diferencial importante respecto a la denuncia “clásica” en la comisaría). En el momento en que se toma la denuncia, entra al sistema y se le “dispara” un mail al dispositivo móvil del fiscal de turno, que lo compromete a actuar de acuerdo al tipo de problema: si es el caso de una amenaza, por ejemplo, puede ordenar la inmediata protección policial de la víctima, mientras ya inicia las gestiones de investigacion penal correspondientes.

Como se ve en las infografías, hostigamiento, amenaza, ruidos molestos y usurpación hacen punta en el ranking de denuncias vía UOD, y la resolución judicial no sólo llega, sino que es mucho más rápida que por la vía convencional.

“Sabemos que de la totalidad de los hechos, las estadísticas muestran que se denuncia uno de cada cuatro; los resultados muestran que con este sistema estamos haciendo que esta proporción cambie, en la medida en que la gente sepa de la existencia de este sistema”, explica María Fernanda Rodríguez.


Denuncias por Internet. Otro organismo que depende del Ministerio del Fiscal es la Oficina Central Receptora de Denuncias. Se trata de otra de las formas directas de acceso a la Justicia, y se accede a ella a través de un 0800 habilitado las 24 horas (0800-333-4725), la página web (www.denuncias.jusbaires.gov.ar), y mediante correo electrónico (denuncias@jusbaires.gov.ar).

Las denuncias bajo esta modalidad pueden hacerse por cualquiera de estas tres vías; se cargan en el sistema informático, que les asigna un número de caso. Después, y en forma automática, se envía un mail con la denuncia adjunta al móvil del fiscal correspondiente, quien de esa manera toma conocimiento de los hechos en forma inmediata.

Entre junio 2008 y enero de este año, la modalidad de contacto con el centro que domina las estadísticas es el 0800, con 1.209 denuncias, contra 90 del e-mail y 43 de Internet. Las amenazas constituyen el principal motivo de denuncia en lo que hace a delitos, seguido por daños a la propiedad y ruidos molestos en el rubro contravenciones.

Estas iniciativas, si se mantienen, apuntan a un objetivo que no debiera ser utópico: que las personas “comunes” comiencen a creer en la Justicia.


Fuente Diario Perfil

No hay comentarios: