sábado, 31 de julio de 2010

MOTOCHORROS, CUANDO LA JUSTICIA SE DIVORCIA DE LA POLICIA

PUBLICA: ANDRES PENACHINO

Sintesis de la noticia que motiva el titulo de la nota.


Policía vestido de mujer atrapo a un motochorro.

Son muchas las denuncias que se han realizado, por distintos vecinos de la comunidad, en sede de la Policía Comunal, dando cuenta de haber sufrido robos a mano de los denominados “motochorros”.

La policía, que sólo contaba con algunos datos brindados por las víctimas, tras armar un plan de investigación para dar con él o los delincuentes que estaban delinquiendo con esa modalidad de robo, anoche, minutos después de las 20 horas, pudo atrapar a uno de los “motochorros”.

La detención se logró tras una persecusión luego de un intento del malhechor para robarle la cartera a una supuesta mujer que circulaba en bicicleta. Al darse a la fuga el ladrón, que iba a bordo de una moto azul, tal como lo habían denunciado sus víctimas, policías que vigilaban de cerca el movimiento de la supuesta mujer, lo atraparon en calle Martín de Gainza a metros del bulevar Florentino Ameghino.

El detenido, identificado como Leonardo Maffioly, de 33 años de edad y oriundo de la vecina ciudad de Zárate, quien desde hace un tiempo estaba afincado en nuestra ciudad en una vivienda ubicada en calle Jorge Newbery. Maffioly cuenta con importantes antecedentes por robos y ha estado preso por esa causa.

Pensando

Un vecino, en el momento de la detención del delincuente decía: “Flor de motochorro, ojalá que la justicia tenga piedad por el pueblo y lo haga permanencer un buen tiempo tras la rejas, porque se supone que no saldrá inmediatamente por la otra puerta”, se planteaba una vecina que presenció el eficiente actuar de la policía durante la detención del malviviente.

LIBERARON AL MOTOCHORRO

En una entrevista concedida ayer a la mañana al programa “Periodismo y Punto”, de la radio local E99, el Fiscal a cargo de la Unidad Descentralizada de San Pedro, Dr. Marcelo Manso, explicó las razones por las que el supuesto motochorro detenido el jueves en un pintoresco procedimiento policial recuperó la libertad rápidamente.

En primer lugar señaló que, ante la negativa del Juzgado de Garantías interviniente de ordenar el allanamiento para intentar recolectar las pruebas materiales de los robos anteriores, sólo existe probada una tentativa de robo, delito que es excarcelable.

Textualmente el agente fiscal dijo: “Se acollararon las cinco causas con el mismo modus operandi y pedimos al Juez de Garantías el allanamiento, pero consideró que no había elementos suficientes y no lo concedió, con la cual me quedé sin pruebas para pedir la detención. No obstante, esta persona sigue imputada por el delito de tentativa de robo simple y la pena para este tipo de causas le permitió salir excarcelado. No lo pude involucrar al resto de los hechos, porque se cometieron con un casco y no puedo proceder al reconocimiento”.

Posteriormente siguió ampliando la explicación: “En el último hecho no robó nada, porque cuando quiso apoderarse de la cartera que llevaba el personal policial vestido con atuendo de mujer, fue aprehendido. La idea era secuestrar mediante los allanamientos los elementos que fueron robados en los hechos anteriores y así probar la vinculación. Sin el secuestro de los elementos no lo puedo vincular porque los delitos fueron cometidos con un casco y las victimas no lo van a poder reconocer. Además los testigos dan detalles distintos de la moto, cada uno tiene una apreciación personal: uno ve una moto roja, otro azul; y con el casco lo mismo, siempre me dan una descripción distinta del casco. La verdad que me quedé sin elementos. En las causas que tengo yo nadie le vio la cara, por eso, si alguien lo vio sin casco, le pido que se acerque a la fiscalía”.

Por otro lado ponderó de manera positiva el accionar de la policía comunal, al decir: “El procedimiento policial no tiene ninguna vinculación con la liberación de la persona, el procedimiento está bien, la policía trabajó como corresponde, después intervenimos nosotros, lo indagamos, preparamos los antecedentes, pedimos el allanamiento al Juez de Garantías de turno y dejamos la libertad o no supeditada al resultado del allanamiento”.

Cabe señalar que la Dra. Maria Eugenia Maiztegui está a cargo del Juzgado de Garantías Nº 3 de San Nicolás que interviene en esta causa y denegó el allanamiento, de todas maneras la investigación judicial, sigue abierta.


viernes, 30 de julio de 2010

SALIDERAS BANCARIAS & CO., ALGUNOS CONSEJOS PARA EVITAR ESTE TIPO DE DELITO

POR: ANDRES PENACHINO
La noticia que impulsa esta nota

Los motochorros no tuvieron piedad. No les importó que su víctima, una mujer de 34 años, estuviese embarazada y muy cerca de dar a luz. Querían a toda costa su botín de 10.000 dólares y 10.000 pesos que acababa de retirar de un banco. Ella no se resistió, pero la golpearon y le dispararon un tiro en la cara. Esta madrugada, la mujer y su bebe, que nació por una cesárea de urgencia a raíz del ataque, estaban en estado crítico internados en el hospital San Roque, de Gonnet, en las afueras de esta ciudad.

DOS EPISODIOS VIOLENTOS EN POCOS MINUTOS.

El joven de 18 años acusado de haber atacado a tiros a Carolina Piparo, la mujer embarazada a quien balearon en una salidera bancaria, será indagado desde el mediodía por la Justicia, al igual que las dos mujeres que fueron apresadas como presuntas encubridoras, informaron fuentes judiciales.

Los investigadores intentan determinar también si ese muchacho apresado, identificado por la policía como Carlos Bustos, es el mismo que minutos antes del ataque a Carolina concretó otro episodio de salidera bancaria en la ciudad de La Plata, donde la víctima fue una mujer a la que le robaron 18.750 pesos.

Según un versión difundida por un canal de televisión, Carolina Piparo habría sido "marcada" por un hombre que estaba en la fila de la caja del banco Santander Río de 7 y 42. En tanto, indagan a uno de los detenidos.

Los investigadores del ataque a tiros a Carolina Piparo en una salidera bancaria sospechan que el hombre que la "marcó" ayer dentro del banco Santander Río de La Plata es el mismo que participó en otro hecho del 12 de abril en un banco de la misma entidad en la localidad de La Tablada.

Fuentes judiciales dijeron que ese hombre ya está identificado y está siendo buscado intensamente por la policía, y destacaron que también se realizaron operativos de búsqueda del otro prófugo, que es el hombre que conducía la moto Yamaha 125cc color rojo con la que se movilizaban los delincuentes.

SUGERENCIAS

El robo de dinero en la modalidad de salideras no es nuevo, tienen muchisimos años.
Los motochorros comienzan a operar recién en los años 80 con la importación de motos de alta cilindrada.
Desde ese tiempo, es muy frecuente escuchar que alguien fue asaltado a la salida de algún banco.

¿Cómo se enteran los delincuentes que alguien ha extraído dinero?.

Es muy sencillo: hay un informante, marcador o guía, rondando dentro de la institución.


Es el que pasa el dato a un compinche a fin de que en la calle ejecute el hecho; no necesariamente debe ser un empleado de la institución. Están aquellos que haciéndose pasar por supuestos clientes, sutilmente verifican las cantidades extraídas y mediante señale imperceptibles, gestos, llamadas, comunicación por celulares, etc., indican a sus secuaces ubicados estratégicamente en el exterior de la entidad: “quién transporta la cifra, cuánto dinero lleva encima y donde lo ha guardado”.


Habrá Ud. observado los carteles prohibiendo el uso de teléfonos celulares dentro de las instituciones bancarias. Estos nuevos aparatos no solo interfieren las comunicaciones internas de la entidad, sino que también son de una valiosa ayuda para los que se dedican a la modalidad de "salideras".

Las famosas salideras también se efectúan con apoyo externo de:


Vehículos particulares, taxis, (motos de alta cilindrada) y de individuos de a pie con un excelente estado atlético.

Los últimos generalmente arrebatan las carteras de personas mayores que han salido de cobrar sus jubilaciones.


Una vez que los malvivientes eligen al damnificado (actúan de a dos o tres) y con una velocidad increíble cometen el despojo, frecuentemente distrayéndolo de alguna forma, agrediendo físicamente a la víctima o amenazándola con armas, ahora hiriéndolas con elementos punzantes o a tiros, para desaparecer súbitamente.

Recomendaciones

- Jamás haga comentarios cuando vaya a retirar cifras importantes de dinero, tampoco deambule con una valija llena de plata. Piense que lo pueden estar siguiendo y abordarlo cuando menos lo intuya.

- No use portafolios o carteras vistosas.

- Si va a cobrar una cifra importante y tiene tiempo, haga varios retiros de cifras inferiores. Si forzosamente debe retirar valores de una sola vez, requiera a algún conocido o dos para que lo acompañen.


Solicite al gerente del banco un lugar reservado para recibir el dinero, allí mismo divida la cifra con su acompañante.

Una vez efectuada la operación, no salga inmediatamente, demore un tiempo para retirarse de la entidad.

En la calle, haga que su amigo lo siga a corta distancia, transiten no muy juntos pero tampoco demasiado separados.

Otra opción interesante es que su amigo tome un taxímetro a dos o tres cuadras de la entidad bancaria, de algunas vueltas y lo alce en el momento que Ud. se retira de la institución. Una vez que haya ascendido, trabe todas las puertas del vehículo, incluyendo las de adelante.

- No suba a taxis estacionados en la puerta del banco o los que se arrimen presurosamente a ofrecer su servicio de traslado. De ser posible, camine una o dos cuadras antes de tomar alguno. Se han dado casos en que taxistas estaban en complicidad con informantes; despojaron del dinero a personas que han salido de las entidades con cifras importantes.

- Si la cifra de dinero a transportar es mas que importante, hable previamente con el gerente de la institución para que alquile un camión de caudales; el costo del alquiler es ínfimo comparado a la cifra transportada o el riesgo.

- Actuar con precaución si observa una disputa entre dos mujeres. Usualmente alguien lo llama indicándole algo, le arrojan algún líquido (mostaza, mayonesa o pintura) y le ensucian la ropa. Buscan distraerlo para hacerlo objeto de una sustracción.


No es nuestro deseo fomentar su paranoia, si Ud. no cree lo que exponemos aquí, verifique cuántos damnificados por día van a hacer denuncias por arrebatos y asaltos a la comisaría que corresponden a las zonas bancarias.

En lo posible lleve su dinero encima, "jamás dentro de un maletín o cartera".

Por: Andres Penachino



miércoles, 28 de julio de 2010

CUANDO LA TELEVISIÓN ES UN PELIGRO

PUBLICA: ANDRES PENACHINO

Foto del autor Marcelo Stiletano

En 1979, el laureado director francés Bertrand Tavernier jugó a ser visionario y se anticipó al menos dos décadas al surgimiento y la primera gran avanzada de los reality shows . Aquel ejercicio profético se llamóLa muerte en directo , título que con el tiempo dejó de aludir sólo a una obra cinematográfica para convertirse en emblema de potenciales situaciones extremas con las que jamás dejan de fantasear los arquitectos y modeladores de la televisión-verdad.

La película de Tavernier no se ocupó de una toma de rehenes como la que mantuvo en vilo a la opinión pública el jueves pasado. Narraba, con espíritu crítico y rechazo visceral hacia lo que más tarde bautizamos "televisión basura", el encuentro -alentado por un inescrupuloso productor- entre un hombre al que se le había implantado una cámara en su cerebro (Harvey Keitel) y una enferma terminal convertida, sin saberlo, en protagonista de un documental (Romy Schneider).

¿Alguien hubiese resistido la tentación de utilizar el título de este film si los hechos vividos en la sucursal Pilar del Banco Nación terminaban mal? Esas cuatro palabras (la muerte en directo) se habrían adueñado de todos los zócalos y videographs de los canales de noticias, en otra muestra de la misma cadena virtual que siguió el episodio sin pausas ni interrupciones, a lo largo de cinco horas.

Por fortuna, todo concluyó bien. Como sabemos, los rehenes regresaron a sus hogares sanos y salvos, y el asaltante se entregó a la policía. Pero en más de un momento de esas cinco horas cargadas de angustia e incertidumbre lo peor pudo ocurrir por culpa de la irreflexiva conducta de quienes reprodujeron, en vivo y en directo, buena parte de lo que ocurrió en otra película, estrenada en la Argentina como El cuarto poder (Mad City ) en 1997, mucho más cerca del apogeo de los reality shows .

Allí, un periodista resuelto a recuperar prestigio perdido (Dustin Hoffman) transforma en el centro de la atención nacional al ex guardia de un museo (John Travolta), que tras un accidente provocado por su torpeza termina, sin quererlo, atrincherado en el lugar con un grupo de niños como rehenes. Lo que hubiera podido arreglarse con prudencia y equilibrio comenzó a agravarse por el aliento al costado más morboso y sensacionalista de este tipo de episodios y la mezcla de irresponsabilidad e ingenuidad de sus protagonistas.

Los ecos de este argumento aparecieron el jueves en los informativos de la TV abierta y en algunos canales de noticias, pero más conectados con una historia televisiva que se inicia algunos años antes del estreno de El cuarto poder .

Por entonces, éramos testigos de permanentes revelaciones en los ciclos periodísticos de actualidad, algunos de ellos mediante cámaras ocultas, y el veredicto que acompañaba a esta conducta decía que la televisión no hacía de esta manera otra cosa que ocupar el papel que dejaban vacantes los organismos judiciales encargados de investigar hechos de corrupción que deliberadamente quedaban impunes.

La matriz no cambió en la última década, aunque el período dominado por el kirchnerismo determinó un cambio de roles en este gigantesco equívoco que lleva a la televisión a ocupar espacios ajenos a su esencia, a su función y a su comportamiento específico. Lo ocurrido el jueves en Pilar fue una de las manifestaciones más rotundas (y, muy probablemente, no la última) de la creencia errónea de que algunos de sus profesionales pueden desempeñar tareas propias de personal policial muy especializado, como si se tratara de reemplazos dispuestos por un entrenador durante algún partido de fútbol.

Esta conducta, rayana en el extremo de la banalidad, resulta natural y hasta casi inevitable dentro de un contexto en el cual la televisión privilegió los contactos casi amistosos con el mundo del hampa y la marginalidad, por un lado, y con los uniformados convertidos en protagonistas de reality shows de tipo documental, cuya referencia más conocida es el exitoso programa Policías en acción . De manera dramática o pintoresca, queda claro que no sólo los "especialistas" del floreciente espacio asignado en la TV a la crónica policial viven con los roles distorsionados. Planteadas así las cosas, hasta podría pensarse que el objetivo máximo de todos los involucrados pasa por estar lo más cerca posible de alguna cámara de televisión. Cuestiones tan elementales como la lucha contra el delito quedan confinadas a un dramático segundo plano.

Llevados por la temeridad y el cálculo (las imaginadas repercusiones del rating medido minuto a minuto, materia prima de infinidad de estrategias y decisiones desafortunadas), varios conductores promovieron a partir de iniciativas propias o ajenas el diálogo al aire y sin red con el secuestrador de Pilar. Quedó para ellos guardado y olvidado en un cajón el artículo 17 del Código de Etica del Foro de Periodismo Argentino: "Ninguna noticia justifica poner en riesgo una vida. En las coberturas periodísticas de tomas de rehenes, el periodista no obstaculizará la tarea policial y judicial, y dejará que exclusivamente los funcionarios públicos se ocupen de resolver la situación".

Para justificarse, el director de contenidos de Telefé Noticias, Francisco Mármol, dijo que "la labor de los periodistas en innumerables ocasiones sirve para tranquilizar los ánimos de secuestradores y delincuentes, ya que de esa manera saben que sus familiares los están viendo y siguiendo, con lo cual deponen su actitud". José Rodríguez Pagano, director periodístico de C5N, reconoció que una alta fuente policial le pidió que hablaran tranquilamente con los captores. "Apenas nos dijeron que entraban en negociación, nos pidieron que cortáramos la comunicación. Así se hizo", precisó.

"La clave es la responsabilidad y la experiencia del periodista para controlar una situación así", dijo el primero. "Los medios no ponen en peligro la vida de los rehenes", agregó el segundo.

¿Puede tener un cronista televisivo más experiencia que un curtido y capacitado negociador policial en el diálogo con un secuestrador que mantiene cautivos a 40 rehenes? ¿Corresponde que el mismísimo ministro de Justicia bonaerense, Ricardo Casal, haya avalado ese tipo de diálogos porque "sirvieron para bajar el pico de alteración que tenía" el asaltante?

En definitiva, unos y otros parecen atrapados por la atracción irresistible de las cámaras; dominados por el efecto seductor del reality show y sus cinco minutos de fama. Hasta que sea tarde para arrepentimientos y en vez de la sensación de alivio que tuvimos el último jueves aparezca en pantalla un informe urgente y especial titulado "La muerte en directo".

© LA NACION

martes, 27 de julio de 2010

HOMENAJE AL DOCTOR FAVALORO EN EL DÉCIMO ANIVERSARIO DE SU DESAPARICIÓN FISICA

Por: Andres Penachino

A Ud. Doctor Favaloro donde quiera que esté

No soy uno de los miles de pacientes que pasaron por La Fundación que monto con gran talento.
Tampoco soy uno de los pacientes que lo consultaba cuando todavía era medico rural, labor que supo llenarlo de orgullo y estimulo.

Nunca lo conocí personalmente.

No se nada de medicina, sin embargo se que, si Ud. no hubiera nacido, y si lo que usted descubrió y enseño no hubiera sido un rotundo y eficaz remedio, mucha pero mucha gente en este mundo, no hubiera podido ni podría sobrevivir a su deficiencia cardiaca.
Esas personas hoy estarían muertas, y le deben la vida Doctor, Y no es poco, porque después de la muerte no hay nada más, es lo último y definitivo.
¿No es cierto Doctor?.
Así de claro.
Así de simple Doctor.

Es por eso que estoy seguro que la vara de Dios ha sido blanda, me animaría a decir, bondadosa y cariñosa al medirlo, cuando Ud. Doctor tuvo que rendirle cuentas.

Y con respeto me animo a decirle algo más.
Cualquiera de estos días nos encontraremos en otro lado.... Allí donde florece el afecto, la tranquilidad y donde nuestro espíritu al fin puede encontrar la paz.
Acaso compartamos ese vaso de vino que Ud. aconsejaba a tomar todos los días para entonar el corazón, ¿Se acuerda?.
Que, por una perversa ironía, que me llena los ojos de lágrimas, Ud. tenía destrozado antes de pegarse el tiro.


Andrés Penachino
Homenaje en el mes de su nacimiento y fallecimiento

SANTIAGO URBANI, UN CRIMEN EVITABLE

Por: Andres Penachino
Foto de Oscar Perez Graham,

Oscar Pérez Graham, el delincuente, quien se encontraba prófugo de la Justicia acusado de participar en el asesinato de Urbani, fue detenido en la localidad bonaerense de Escobar tras enfrentarse con la Policía.
Se lo sindica como quien reclutaba a menores paracometer hechos delictivos en lugares ya marcados.
Se supone que el aprendido, tiene varias bandas de menores que ejecutan hechosdelictivos bajo su estricta saupervison.

De un tiempo a esta parte hay una tendencia alarmante de menores involucrados en hechos delictivos por demás variados. Van desde la búsqueda de blancos fáciles o vulnerables, haciendo inteligencia frente a: negocios, casas donde reside gente mayor, etc. a pedido de mayores, hasta aquellos que, en compañía de mayores o solos, roban, asaltan y a veces matan.
Los mayores, ya no manipulan las armas en los asaltos, esa es tarea de los menores. Porque además de manejarlas correctamente, pueden ejecutar cualquier tipo de acción sin mayores reparos y sin ningún tipo de remordimiento, aun actos de extrema violencia.

Actúan como informantes,

“Ahí vive un viejo solo”, “ese kiosco tiene muchos clientes a la mañana y el dueño sale recién al medio día al banco”.

Vendedores de elementos de limpieza

Es de público conocimiento que, personas mayores, llevan a diferentes barrios a adolescentes que, con la excusa de vender elementos de limpieza, ingresan a la casa de incautos y hurtan lo que pueden.
Se encuentran en una esquina predeterminada, cargan los elementos sustraídos en el vehiculo que los transporta (combis) y lo reducen en el barrio donde residen. Nunca ejecutan sus acciones en un mismo barrio, de modo que es muy difícil encontrarlos nuevamente.

Traslado de menores a otros barrios:

El de traslado de menores de un partido a otro para ejecutar delitos mayores como: asaltos a mano armada, o intrusión a viviendas con fines de robo, etc, no es nuevo. Vale como ejemplo el crimen de Santiago Urbani, o el del Ingeniero Barrenechea solo en la zona Norte

Aquellos que han crecido en un medio agresivo llegan a considerarlo como un modo permanente de vida. Los que han perdido a sus seres queridos en hechos violentos, o los que cuentan con familiares allegados que protagonizan hechos delictivos, con un adecuado entrenamiento pueden convertirse en prefectos criminales. Hace poco un empleado judicial comentaba como un pequeño de doce años con una facilidad increíble desarmaba y armaba una pistola en poco tiempo.
Los pequeños sueñan con la “Bersita”, pistola cal .22 LR, por ser manuables y fácil de manipular.
También buscan desesperadamente una carabina de fabricación nacional, calibre .22 LR, fácil de convertir en ametralladora. Los más grandes alquilan una pistola 9 MM o una escopeta recortada para salir a robar.

¿ Porque son buscados los chicos para cometer actos delictivos?.
La inimputabilidad y la impunidad son dos factores determinantes.

Fallas en el sistema judicial.

Volviendo al caso Urbani, estamos nuevamente ante a una falla gravísima en el sistema judicial. Todos los imputados (mayores y menores) habían estado presos en reiteradas veces por hechos graves, en dos casos, antes y después del asesinato de Urbani. Aun así fueron liberados una y otras ves.
Santiago Urbani, un crimen que podía haberse evitado,si hubiera primado el sentido común en los jueces intervinientes en las causas anteriores al hecho en cuestión. Pero parece ser que el sentido común en algunos magistrados, es el menos común de los sentidos.
Por: Andres Penachino

lunes, 26 de julio de 2010

UN NUEVO ANIVERSARIO DE LA MUERTE DE EVA DUARTE DE PERÓN

Publica: Andres Penachino

El rol de Eva Perón en la historia argentina despierta pasiones encontradas, pero nunca indiferencia. De reconocimiento mundial, su figura es casi un icono de la Argentina. Inventó una forma de relacionarse con el pueblo que combinó a la perfección su condición femenina y su militancia política, despertando amores incondicionales. Fue una pieza clave en la primera presidencia de Perón y en el desarrollo posterior del peronismo como movimiento. Su férrea preocupación y lucha por los derechos de los niños, los ancianos, las trabajadoras y amas de casa fue de avanzada para la época. Su corta pero intensa vida política fue interrumpida por un cáncer fulminante. El paradero de su cuerpo embalsamado fue durante años un misterio sobre el que todavía no existen versiones acabadas. Figura inabarcable, Evita, de actriz de radioteatro a Primera Dama, redefinió en pocos años las reglas de juego de una época, dejando una estampa indestructible.

Biografía

María Eva Duarte nació el 7 de mayo de 1919 en Los Toldos, provincia de Buenos Aires. En 1926 muere su padre y su madre debe hacerse cargo de ella y sus cuatro hermanos mayores. En 1935, con la decisión de convertirse en actriz, Eva decide mudarse a Buenos Aires para cumplir su sueño, de la mano del cantor Agustín Magaldi, conocido como “El Gardel del Interior”.

Al poco tiempo de llegar a Buenos Aires, se incorporó a la Compañía Argentina de Comedias. En los años siguientes llevó, paralelamente, su actividad en el teatro, el cine y la radio.

El 15 de enero de 1944 un terremoto asoló a la ciudad de San Juan, causando miles de víctimas fatales y heridos. Desde la Secretaría de Trabajo y Previsión, su titular Juan Domingo Perón organizó una movilización nacional a la que fueron invitados los artistas más populares, entre ellos Eva Duarte. El 22 de enero se realizó un gran festival a beneficio de las víctimas, donde ambos se conocieron, pero no fue hasta el 9 de julio que legitimaron su relación.

Luego del famoso 17 de octubre de 1945 y de la consagración de Perón como candidato presidencial, Evita comenzó a acompañarlo en sus actos de campaña y a tomar un protagonismo desconocido hasta entonces para una futura Primera Dama. Tras la asunción de Perón en 1946 como presidente, Evita inició su participación incansable en distintas secretarías del gobierno, atendiendo las necesidades de las delegaciones obreras, las trabajadoras, los niños y los ancianos. Tenía un vínculo directo con la gente, a través de la visita a fábricas, barrios pobres y escuelas.

En junio de 1947, invitada oficialmente por el Gobierno español, Evita emprendió una gira que la llevó por España, Italia, Portugal, Francia, Suiza, Mónaco, Brasil y Uruguay. A su regreso, retomó sus actividades, especialmente focalizada en la obtención del sufragio para las mujeres, el cual fue logrado con la promulgación de la Ley 13.010 en septiembre de ese año.

En este contexto, Eva fue gestionando la creación de un movimiento peronista femenino, concretado el 25 de julio de 1949 con la Primera Asamblea Nacional del Movimiento Peronista Femenino.

La obra social que Evita había comenzado en 1946 fue adquiriendo cada vez mayor extensión y envergadura, hasta que en junio de 1948 fundó la Fundación Ayuda Social María Eva Duarte de Perón desde donde trabajó en barrios de viviendas económicas; inauguró Hogares de Tránsito y comedores escolares; donó instrumental a hospitales; entregó artículos de primera necesidad a familias necesitadas y distribuyó de juguetes a niños humildes.

El primer signo de su enfermedad apareció el 9 de enero de 1950: Evita cayó desfallecida en un acto inaugural del sindicato de taxistas y a partir de allí su estado fue empeorando. En 1951, cuando Perón decide postularse nuevamente como presidente, la Confederación General de los Trabajadores (CGT) pidió, en un acto en el Cabildo, que Evita lo acompañara en la fórmula. Sin embargo, el 31 de agosto ella renunció por la cadena nacional. Ya estaba muy enferma y sus apariciones públicas, restringidas. El 1° de mayo de 1952 fue su anteúltima aparición: asistió al acto del Día del Trabajador junto a Perón. Con mucho esfuerzo pronunció un sentido discurso. Al terminar, cayó en brazos de Perón. El 7 de mayo cumplió años y recibió el título de Jefa Espiritual de la Nación.

El 4 de junio Perón asumió por segunda vez la presidencia. Con una masiva dosis de calmantes, Evita concurrió al acto de asunción. En la noche del 26 de julio murió. Luego del aviso por cadena nacional, un gran silencio comenzó a cancelar todas las actividades del país. La CGT decretó un duelo de 72 horas y en las plazas de todos los barrios porteños se erigieron pequeños altares con la imagen de Eva y un crespón negro. El 27 su cuerpo se trasladó al Ministerio de Trabajo y Previsión. El multitudinario velatorio se prolongó hasta el 9 de agosto. La cola era de aproximadamente 35 cuadras.

El 9 de agosto, los restos fueron trasladados al Congreso Nacional para rendirle los correspondientes honores. Al día siguiente, la mayor procesión nunca vista en Argentina, con 2 millones de personas a lo largo de Rivadavia, Avenida de Mayo, Hipólito Irigoyen y Paseo Colón. Esa tarde seis empleados de una empresa fúnebre introdujeron el ataúd en el segundo piso de la CGT, donde el Doctor Pedro Ara lo recibió para efectuar el embalsamamiento, que duraría hasta 1955.

La historia de su cadáver es una epopeya, plagada de mitos y leyendas, que merece un desarrollo aparte. Recién el 11 de noviembre de 1974 los restos de Eva Perón volvió a la Argentina y en 1976 fue llevado al Cementerio de la Recoleta, donde hoy puede visitarse.

domingo, 25 de julio de 2010

EL COMISARIO ABACA OPINA SOBRE LA TOMA DE REHENES DE PILAR, CUENTA ALGUNOS SECRETOS PROFESIONALES

Publica: Andres Penachino
En 15 a�os de carrera, el comisario retirado Daniel Abaca particip� de tres mil procedimientos. Fue quien resolvi� una crisis haci�ndose pasar por camar�grafo en General Rodr�guez. Extra�a la adrenalina. Y pide volver a la fuerza.
Comisario Daniel Abaca

Ex negociador del Grupo Halcon, opina sobre la toma de rehenes en Pilar y cuenta algunos secretos
Daniel Abaca tiene 51 años y vive en Gonnet. Hace cuatro años lo “retiraron” de la Bonaerense con la jerarquía de comisario, a pesar de haber sido un destacado integrante del Grupo Halcón que participó en más de 3 mil procedimientos y arriesgó su vida para resolver, hace poco más de 10 años, una violenta toma de rehenes en una estación de servicio de General Rodríguez.
Ahora, Abaca colabora con el Municipio de La Matanza en un programa de seguridad ciudadana, pero añora la adrenalina que le generaba ser un negociador en situaciones extremas, como una toma de rehenes, un intento de suicidio, o un conflicto en una fábrica.
Trama Urbana se encontró con él en un bar de camino Centenario y 504 para indagar sobre sus vivencias como negociador, a pocas horas del dramático golpe en el Banco Nación de Pilar, donde un joven de 20 años se atrincheró con 40 víctimas durante casi cinco horas. Con la cabeza rapada, como cuando estaba en actividad, y luciendo un anillo que le regalaron sus compañeros del Grupo Halcón, Daniel dio detalles del rol del negociador.
“La Policía debe prevenir los delitos, pero una vez que ocurren es mejor llegar a tiempo que tarde. Y, en ocasiones, cuando llega la fuerza de seguridad y los delincuentes se sienten atrapados, optan por tomar rehenes en busca de un escape, una ‘tregua’ para poder huir”, explicó.
Según las últimas estadísticas de organizaciones no gubernamentales, en todo el país se producen unas 730 tomas de rehenes por año. El 90 por ciento de los casos se resuelve por la vía de la persuasión, gracias a los mediadores policiales. Al respecto, Abaca indicó que nunca es reconocido en su dimensión el trabajo de lo que en los manuales policiales se conoce como “el primer respondedor”, que es aquel que arriba y se topa con las víctimas privadas de su libertad. “Es el que aísla y contiene la situación hasta que llega el apoyo, aunque después se lleva los laureles el mediador”, reflexionó.
¿Pero cómo debe ser un negociador? “Tiene que desarrollar empatía, ponerse en el lugar del otro. Tener buena dicción, saber escuchar, ser cerebral, controlar los impulsos e interpretar correctamente la comunicación no verbal”, enumeró Abaca, destacando que la integridad de los rehenes es el punto de partida, y resulta vital descifrar el perfil del criminal para saber qué decir y qué callar.
“El negociador puede ver un tatuaje en el captor que dice ‘María’, pero si le refiere ese nombre y es la mujer que lo dejó por otro la cosa se puede complicar. Por eso hay que estar muy atento a todo”, completó Abaca. Y sugirió:
“Nunca se le debe prometer al delincuente lo que no se pueda cumplir, porque si un mediador pierde credibilidad ya no sirve. Además, tiene que ostentar una jerarquía intermedia. Un rango que no sea tan bajo como para no poder tomar decisiones, ni tan alto como para que sus directivas sean las de máxima”.
También es clave tener en claro lo que nunca se debe conceder. Para el ex negociador, esto depende de la tecnología con que se cuente. “En Alemania -ejemplifica- cuando el delincuente pide un auto para escapar, la Policía se lo da de inmediato, pero ese vehículo está preparado: transita un kilómetro, se detiene solo, se traban las puertas y sale un gas que inmediatamente duerme a todos los que están adentro”.
“Hay dos asuntos que hay que tener en claro: la zona de conflicto no se debe ampliar jamás, por eso se instalan tres niveles de vallados alrededor del lugar del hecho; y no se le da nada al delincuente que aumente su poder, salvo que las circunstancias lo ameriten”, aseguró Abaca.
¿Cuáles serían los reclamos a desalentar? Según el ex comisario, “un auto, un chaleco antibalas, armas, un teléfono, acceso a la prensa o comunicación con las máximas autoridades”, mientras que sí se acceden a los pedidos de “comida, ansiolíticos o contactos familiares, aunque en este caso se corren riesgos”.
Abaca recordó el caso de una toma de rehenes en las cavas de San Isidro. “Uno de los delincuentes pidió que le llevaran a la madre. La mujer se acercó y lo abrazó, y el hijo aprovechó para ponerle en el bolsillo las joyas que había robado”.

Los ojos del captor
“La prensa juega un rol trascendental. Si Crónica TV pone una placa roja y dice que el captor tiene 16 años y hay cien policías rodeando la zona, la gente se pone del lado del delincuente, pero si en esa placa se afirma que el sujeto tiene antecedentes penales, que mató y violó, la opinión pública se inclina por la Policía”, opinó Abaca. No obstante, lo que más complica son los canales de televisión que transmiten en vivo. El captor mira la tele y al observar dónde están ubicados los francotiradores o cuál es la zona más reforzada puede ponerlo en ventaja o más nervioso. Y cualquiera de esas situaciones entorpecen la negociación.
“Los delincuentes piden cámaras de televisión por dos razones: para ganar cartel entre la población carcelaria, y también porque sienten que así preservan su integridad física”, detalló Daniel.
El negociador no está solo. “Recibe asistencia de un psicólogo, y de un planillero, que se dedica a anotar todos los detalles y cronometrar las distintas situaciones”.
El paso del tiempo siempre juega en contra de los captores: sirve para que se aplaquen, reflexionen, se cansen, y también para que los rehenes jueguen un rol importante. Comienzan a entablar una relación afectiva y le aconsejan que se entregue.
Esa rara afinidad que se entabla entre unos y otros puede rozar límites extremos con el llamado síndrome de Estocolmo.

El protocolo del mediador

* La crisis no se debe trasladar de lugar y el negociador está para movilizar demandas.
* A través de la escucha, el negociador es el “ojo” del equipo táctico.
* Jamás se le habla al delincuente de la posibilidad de matar ni se le pide que no asesine.
* Nunca se le dice que sus acciones no tendrán consecuencias.
* No se pone al teléfono a las autoridades de la mesa de crisis (fiscal y jefe policial).
* Autos, armas, drogas y alcohol no se negocian.
* Siempre se cumple con lo que se promete.

Aquel día que se camufló de camarógrafo

14 de junio de 2000. Tres delincuentes asaltaron una fábrica metalúrgica en Luján. Escaparon en un Duna. Los persiguió la Policía. Y dos de los ladrones se parapetaron en una estación de servicio EG3 de avenida Gaona y ruta 28, en General Rodríguez. Durante más de tres horas tomaron como rehenes a un empleado del minimercado, un camionero y un albañil. El camionero se descompensó y uno de los delincuentes pidió dos chalecos antibalas para liberarlo. Un fotógrafo acercó lo que querían. Y terminó cautivo. La televisión transmitió todo en vivo y desde muy cerca. Cámara en mano, Daniel Abaca se acercó lo más que pudo entre varios periodistas y apenas advirtió que uno de los cacos ya no tenía balas, lo agarró del chaleco y lo tiró al piso. De inmediato, sus compañeros del Grupo Halcón ingresaron y detuvieron al otro delincuente. Un policía fue baleado en una pierna.
Luego de varios años, Abaca visitó a Diego Guardo -el captor que él redujo- en la Unidad Penal 18 de Gorina. “Fue un encuentro positivo. Me agradeció que no lo hubiera lastimado, porque él pensaba que lo iban a matar. Le di algunos consejos para su nueva vida.
Me gustó haberlo visitado”, dijo Daniel.
Abaca, retirado desde 2006, quiere volver a la Policía. “Me siento muy preparado y no me utilizan. Soy un profesional de la seguridad y no estoy contaminado. Corro, nado y estudio todos los días. Si me llaman, me presento de inmediato”, explicó el héroe de aquel 14 de junio.
Fuente: Diario Hoy