jueves, 23 de junio de 2011

SEGURIDAD, CREARAN UN MANDO UNIFICADO

PUBLICA: ANDRES PENACHINO




Con la presencia de gendarmes y prefectos en el distrito, la Policía Federal compartirá el diseño de las acciones de seguridad callejera
El despliegue de gendarmes y prefectos en las calles porteñas, que ocuparán posiciones en ocho comisarías, al menos, desde el mes próximo, aparece como un paso clave para que la ministra de Seguridad, Nilda Garré, imponga en la práctica la coordinación de las fuerzas federales. Compartir un territorio con tres uniformes distintos llevará a la creación de un mando conjunto de seguridad, uno de los proyectos centrales de ese ministerio.

Ese esquema determina que jefes tácticos -los que siguen el día a día de las calles- de la Policía Federal, de la Gendarmería y la Prefectura tengan de forma obligada reuniones periódicas para formar un puesto de comando y control de operaciones.

De esa manera, Garré se apresta a trasladar a las fuerzas de seguridad el plan llevado adelante en las Fuerzas Armadas, en las cuales tomó protagonismo el Estado Mayor Conjunto, en especial su comando de operaciones, después de una reingeniería en la organización militar.

Más allá de eso, fuentes de las fuerzas de seguridad deslizaron ayer que los jefes principales comunicaron a los mandos medios que el proyecto del Ministerio de Seguridad implicará la presencia de al menos mil gendarmes y prefectos en las zonas hoy bajo jurisdicción de las comisarías 24a. (La Boca), 30a. (Barracas), 32a. (Parque Patricios), 34a. (Pompeya), 36a. (Floresta), 38a. (Flores), 22a. (Puerto Madero) y 46a. (Retiro).

Los cambios en las comisarías tendrán una profundidad mayor en los próximos meses. La intención es que esas dependencias queden identificadas con las comunas, para que los nuevos representantes políticos que serán elegidos por voto popular el 10 del mes próximo -los comuneros- tengan un vínculo formal con las comisarías. Eso implicará modificaciones de jurisdicciones y reubicación de las sedes policiales.

Sigue el jefe de la Federal
En la reunión que ayer sostuvieron los mandos en el departamento central de Policía, el comisario general Enrique Capdevila relató a sus subordinados el plan oficial. Garré rechazó anteayer la renuncia presentada por el jefe de la Policía Federal y éste no insistió con su dimisión. En ese tema, la ministra tiene experiencia. Ningún jefe militar renunció durante su gestión pese a las profundas modificaciones de las fuerzas.

Garré ya había mostrado a los policías que tenía intención de tomar el control hasta de la forma en que se establece la vigilancia diaria. La ministra pidió hace un mes la ubicación de cada puesto en las calles.

Envió funcionarios a verificar que en esos lugares estuviesen los policías asignados. Encontró a más del 80 por ciento. Pero también detectó que algunos barrios tenían más cantidad de "paradas" que otros. Preguntó por qué Recoleta tenía más puestos que calles de la zona sur. Sus interlocutores no pudieron darle una respuesta. Garré ordenó modificar esa relación de fuerzas entre los barrios de esos dos puntos cardinales.

Para el ministerio, esas modificaciones tienen que ver con la optimización de recursos humanos. La idea de la ministra es contar con más policías a la vista de los vecinos. Con reasignación de funciones -entre ellas la eliminación de la confección de pasaportes- la Policía Federal pudo contar con 2000 hombres más en las calles. Fueron considerados insuficientes y se recurrió así a las otras fuerzas, en una tarea similar a la que se desarrolla en el conurbano bonaerense.

fUENTE: DIARIO lA NNACION

No hay comentarios: