domingo, 3 de julio de 2011

¿FUERZAS ARMADAS PARA COMBATIR EL DELITO?



La noticia: La ministra Garre adelantó que se firmará un convenio "amplio" entre la cartera de Seguridad y el Ministerio de Defensa. Según la funcionaria, el despliegue territorial de la FFAA, las instalaciones y parte del equipamiento pueden asistir para combatir la delincuencia. Profesiones distintas.
NUEVAS ESTRATEGIAS CONTRA LA INSEGURIDAD.
Garré, ministra de Seguridad, ya tiene a los gendarmes y a la Prefectura Naval. NA

BUENOS AIRES.- El Gobierno nacional anunció ayer que se firmará "un amplio convenio de cooperación" entre los ministerios de Seguridad y de Defensa, en el que las Fuerzas Armadas podrán brindar asistencia en la lucha contra el delito.....
NUESTRA HUMILDE OPINION
Contenido de las leyes que regulan el accionar de las fuerzas armadas y de seguridad::

Las leyes 23.554 y 24059 fijan claramente las competencias e incluso el alcance de las tareas complementarias y subsidiarias.
La Ley de Seguridad Interior es la que limita las funciones de las fuerzas armadas, con reglamentaciones muy similares a las que hace mas de un siglo están en vigencia en los Estados Unidos, donde las policías y las fuerzas de seguridad controlan, salvo temas muy puntuales y extremadamente delimitados, las diversas circunstancias que pudieran alterar el orden publico y la seguridad interior del los Estados Unidos. En USA, la incorporación de las fuerzas armadas en el combate contra el naco trafico tiene como inicio la gestión Reagan cuando incluye a la lucha contra la droga dentro del concepto de Seguridad Nacional. De ese modo quedo planteado el uso de las fuerzas armadas en la lucha contra la droga.. Un verdadero desafió histórico ya que, hasta ese momento, la policía y las fuerzas militares tenían claramente delimitadas sus funciones y, a partir de allí se mezclan frecuentemente. Especialmente cuando es necesario el uso de tecnología superior para apoyar operaciones especificas, en general apoyo aéreo o naval.
Un poco de historia
En Argentina, los primeros conceptos de seguridad interior comienzan a vislumbrarse a partir de la intención política de separar este ámbito de la defensa nacional. Hecho que comienza a gestarse con el advenimiento de la democracia poniendo a nuestro país dentro de los países institucionalmente desarrollados en su pretensión de definir los roles de las policías como medios mas idóneos para enfrentar al delito y al desorden publico. Finalmente la ley de Seguridad interior es impuesta en el año 1991 con el numero 24.059, siendo en la región, la ley que mas limita la actuación de la FFAA en temas internos.
El primer concepto sobre seguridad nacional es acogido bajo la ley 16.970 promulgada en 1966, donde se define el concepto como “la situación en la cual los intereses vitales de la nación se hallan a cubierto de interferencias y perturbaciones sustanciales. Los intereses vitales a los que hace mención este concepto estaban vinculados con aquellos elementos esenciales para la existencia del estado tales como; la población, la soberanía, el poder o el derecho.
La seguridad nacional era así concebida, como una situación gradual en la cual los intereses vitales se hallan a cubierto de interferencias internas o externas, violentas o no violentas, abiertas o subrepticias, que pudieran neutralizar el normal desarrollo y, por ende, la existencia misma de la Nación o su soberanía.
Volviendo a la nueva ley de Seguridad Interior hoy vigente, en su articulo 2 especifica lo siguiente: Articulo2: A los fines de la presente ley se define como seguridad interior a la situación de hecho basada en el derecho en la cual se encuentran resguardadas la libertad, la vida y el patrimonio de los habitantes, sus derechos y garantías y la plena vigencia de las instituciones del sistema representativo, republicano y federal que establece la Constitución Nacional Articulo 4: La seguridad Interior tiene como ámbito espacial el territorio de la republica argentina, sus aguas jurisdiccionales y su espacio aéreo. Articulo 6.: El sistema de seguridad interior tiene como finalidad determinar las políticas de seguridad así como planificar, coordinar, dirigir controlar y apoyar el esfuerzo nacional de la política dirigido al cumplimiento de esas políticas. En el articulo 2 de la Ley 23.554 de Defensa Nacional se lee Art.2: La defensa nacional es la integración y la acción coordinada de todas las fuerzas de la Nación para la solución de aquellos conflictos que requieren el empleo de la Fuerzas Armadas en forma disuasiva o efectiva, para enfrentar las agresiones de origen externo. Tiene como finalidad garantizar de modo permanente la soberanía e independencia de la nación argentina, su integridad territorial y capacidad de autodeterminación, proteger la vida y la libertad de sus habitantes. Art4. Para dilucidar las cuestiones atinentes a la defensa nacional, se deberá tener permanentemente en cuenta la diferencia fundamental que separa a la Defensa Nacional de la Seguridad Interior. Llegando al tema que hoy nos ocupa, el empleo de las Fuerzas Armadas en misiones de seguridad Interior, la Ley es clara en los Artículos 27, 28, 29, 31 y 32, pero su redacción desde el punto de vista territorial, da la sensación de operaciones ejecutadas en una porción de territorio, ya que no explicita el empeñamiento en el ámbito prescripto en el articulo 4 de su propio texto. Art. 27: En particular el Ministerio de Defensa dispondrá - en caso de requerimiento del comité de crisis – que las fuerzas armadas apoyen en las operaciones de seguridad interior mediante la afectación, a solicitud del mismo, de sus servicios de arsenales, intendencia, sanidad, veterinaria, construcciones y transporte, así como también de elementos de ingenieros y comunicaciones, para lo cual se contara con un representante permanente del Estado Mayor Conjunto en el Centro de Planeamiento y Control de la Subsecretaria de Seguridad Interior. Art. 28: Todo atentado en tiempo de paz a la jurisdicción militar, independientemente de poner en forma primordial en peligro la aptitud defensiva de la nación, constituye en si mismo una vulneración a la seguridad interior. Art. 29.: En los casos previstos en el articulo 28 constituye una obligación primaria de la autoridad militar la preservación de la fuerza armada y el restablecimiento del orden dentro de la aludida jurisdicción, de conformidad con las disposiciones legales vigentes en la materia. Art. 31: Sin perjuicio del apoyo establecido en el articulo 27 las Fuerzas Armadas serán empleadas en el restablecimiento de la Seguridad Interior dentro del territorio nacional, en aquellos casos excepcionales en que el sistema de seguridad interior descrito en esta ley resulte insuficiente a criterio del Presidente de la Nación para el cumplimiento de los objetivos establecidos en el articulo 2. Art. 32: A los efectos del articulo anterior, el Presidente de la Nación en uso de las atribuciones contenidas en el articulo 86 inciso 17 de la Constitución Nacional, dispondrá del empleo de elementos de combate de la Fuerzas Armadas para el reestablecimiento de la normal situación de la seguridad interior previa declaración del Estado de Sitio. Casi podríamos decir que la limitación de la Fuerzas Armadas en la seguridad Interior no son mas que una expresión contingente, sin embargo en el inciso “C” del Articulo 32 de la Ley de Seguridad Interior se marca “a nuestro criterio” la dificultad de su empleo dado que se determina que: Tratándose la referida en el presente articulo de una forma de empleo excepcional, que será desarrollada únicamente en situaciones de extrema gravedad. La misma no incidirá en; la doctrina, organización, equipamiento y capacitación de las fuerzas Armadas, las que mantendrán las características derivadas de la aplicación de la ley 23.554.
Nuestra opinión.
Los elementos de la fuerzas armadas ejecutan como tarea principal operaciones militares, como tarea secundaria operaciones de seguridad. Ambas difieren en doctrina, procedimiento y equipamiento a lasa de las fuerzas de seguridad.
Si esta previsto que las FFAA actúen aun en forma excepcional bajo la ley de seguridad interior, lo expresado en el articulo 32 no se ajusta a la realidad. 
Si las FFAA desconocen o no están equipadas, aun con limitaciones para llevar a cabo operaciones de seguridad, cuando sean requeridas, aplicaran su poder en la gradación e intensidad propias de su misión principal, que es el aniquilamiento o, por lo menos la destrucción de un porcentaje elevado del enemigo que enfrentan.
Mientras que la policía posee la doctrina, el adiestramiento, el equipamiento, la organización, el despliegue, y el régimen jurídico para la prevención, investigación y represión del delito. Elementos específicos para combatir el crimen en todas sus formas y el desorden publico.
Corresponde a la policía emplear la mínima violencia imprescindible para controlar la situación mientras que se preserve la vida de las victimas, aun de los delincuentes, para poder someter a estos a la justicia. En la conducción de la operaciones policiales rigen los principios de racionalidad, gradualidad, adecuación de medios a fines y la preservación de la vida.
En las operaciones militares rige la lógica amigo – enemigo y la necesidad de imponer a este la propia voluntad, para salvar la existencia misma del país. En síntesis, el adiestramiento y el equipamiento militar esta orientado a la guerra, donde se aplica la máxima violencia con el propósito de aniquilar
Este concepto será aplicable en circunstancias particulares y de acuerdo con la amenaza que se oponga, pero, de generalizarse, será reprobado, no solo por la sociedad, sino también por entes gubernamentales, incluidos los responsables de haber ordenado la participación de la FFAA.
Intervenir militarmente en problemas internos del país no es tarea agradable a las instituciones armadas, ya que las disputas violentas entre argentinos generalmente dejan heridas muy profundas y difíciles de cerrar.
La apreciación del grado y origen de los desafíos o amenazas que exigen su participación, corresponde a los organismos que para ello ha previsto la Constitución Nacional y las legislación especifica.
En este sentido, es de destacar el carácter operativo y no estratégico de lo militar, siendo la estrategia a quien le compete fijar objetivos y emplear el instrumento militar. Notaba el ex Secretario de Defensa Norteamericano Les Aspin:
Si un soldado reacciona como un policía en una situación militar, esta muerto. Y si reacciona como un soldado en una situación policial, detona un incidente internacional. O no es así Soldado de reserva FAA Andres Penachino

No hay comentarios: