sábado, 16 de julio de 2011

LOS HIJOS DE NOBLE HERRERA NO SON HIJOS DE PERSONAS DESAPARECIDAS ¿Y AHORA QUE SIGUE?


PUBLICA: ANDRES PENACHINO

Concluyó ayer el segundo examen sobre la filiación de Marcela y Felipe Noble Herrera. Luego de cotejar el ADN de ambos jóvenes, la Justicia comprobó que no son hijos de personas desaparecidas en 1975 y 1976.

El estudio, realizado en el Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG), finalizado ayer, era el más relevante de los tres ordenados por la jueza federal Sandra Arroyo Salgado, porque se compararon los perfiles genéticos de Marcela y Felipe Noble Herrera con los de familiares de personas que desaparecieron en los 24 meses más próximos -antes y después- a las fechas del nacimiento de los hijos adoptivos de la directora de Clarín.

El alcance del estudio fue más amplio que el que había ordenado la Cámara de Casación, que había limitado la comparación al primer semestre de 1976. Los Noble Herrera consintieron en hacer un cotejo mayor, dijeron en un escrito, para poner fin a lo que calificaron de "persecución política".

El resultado del segundo examen, que se hizo por una doble vía -manual e informatizada-, se suma al que el lunes pasado arrojó el primer estudio, en el que la Justicia y los peritos arribaron a la conclusión de que los hijos de Ernestina Herrera de Noble no son descendientes de las dos familias querellantes, Miranda-Lanoscou y García-Gualdero. Estas dos familias y la agrupación Abuelas de Plaza de Mayo vienen impulsando la causa desde 2001. Desde entonces, varios jueces ordenaron distintos allanamientos y el secuestro de materiales genéticos, pero la ejecución de los estudios se aceleró en julio, cuando Marcela y Felipe consintieron entregar muestras de sangre y saliva en el BNDG, para un cotejo con todo el universo de muestras que allí están registradas.

Los resultados a los que arribó el BNDG con procedimientos científicos -que sólo permiten atribución la filiación de una persona cuando se llega al 99,99 por ciento de certeza- refutan fundamentos centrales de la acusación.

Los perfiles genéticos de Marcela y Felipe fueron comparados con los de 51 personas. Sólo no se pudo hacer el cotejo respecto de tres porque sus perfiles genéticos están incompletos. Anoche las Abuelas de Plaza de Mayo dijeron que esa situación impedía afirmar que el cotejo había dado negativo.

Los exámenes genéticos comenzaron el lunes. Ese día, la jueza Arroyo Salgado les exigió a los peritos que firmaran un acta de confidencialidad, pero apenas tres horas después de iniciados la agencia oficial Télam filtró que el primer cotejo de ADN había dado negativo, es decir, no satisfacía las expectativas de las Abuelas.

Ante el riesgo de que no se concluyeran los trabajos, el miércoles pasado, la fiscal Rita Molina había pedido la habilitación de la feria judicial. Ayer, los abogados de Marcela y Felipe Noble Herrera formularon un pedido similar. Pero la magistrada rechazó ambos requerimientos.

Horacio Silva, abogado de los hermanos Noble, impaciente por la demora en arribarse a los resultados, había dicho: "A esta altura de la semana ya deberíamos tener un resultado completo. Los propios querellantes dijeron que era algo que debía resolverse en pocas horas, a lo sumo 48, y ya llevamos cinco días".

La causa

La causa comenzó en 2001 y, luego de varios años de trámites judiciales, los jueces federales Conrado Bergesio y Sandra Arroyo Salgado ordenaron allanamientos y secuestros de prendas de los Noble. Finalmente, en diciembre pasado, la magistrada ordenó la extracción compulsiva de sangre y saliva.

El 17 de junio, los hijos de la directora de Clarín aceptaron realizarse el estudio y pidieron que fuera realizado a la brevedad para "poner fin a la persecución política y mediática en su contra". Ambos solicitaron que sus perfiles genéticos se compararan con los de todas las familias que están registradas en el Banco Nacional de Datos Genéticos. El 24 de junio concurrieron al BNDG para extraerse sangre y saliva, y el 31 se concluyó el trazado de sus perfiles genéticos.

El lunes, tras la primera conclusión a la que arribó el organismo de datos genéticos, las Abuelas de Plaza de Mayo no hicieron declaraciones, pero luego dijeron que nunca habían asegurado que Marcela y Felipe fueran hijos de desaparecidos, sino que sólo plantearon esa posibilidad.

El paso concluido ayer es el segundo: la comparación de los perfiles genéticos de Marcela y de Felipe con el de todas las personas nacidas en 1975 y 1976 cuyos datos estén en el Banco de Datos Genéticos. Pero es el estudio más significativo, porque descartaría cualquier vinculación genética de Marcela y Felipe con personas que pudieron haber nacido o vivido en fechas próximas a las de sus nacimientos.

Ahora sólo falta realizar la tercera etapa, que se ejecutará luego de finalizada la feria judicial de invierno.

El estudio consistirá en comparar los perfiles genéticos de Marcela y Felipe con el de todas las personas cuyos datos genéticos están asentados en el BNDG.

Pero fuentes de la investigación consideran que es muy improbable que arrojen un resultado distinto, porque se trata de perfiles de personas que nacieron o desaparecieron en fechas muy distantes de los meses en los que, según comprobó la Justicia, han nacido Marcela y Felipe Noble Herrera.

TRES ESTUDIOS

  • Los querellantes . El lunes se conoció que daba negativo el cotejo del ADN de Marcela y Felipe Noble con los de las familias querellantes en el caso.
Los años clave . Ayer se descartó que fueran hijos de desaparecidos durante 1975 y 1976, en el período en que nacieron.

  • El resto del banco . Restaría cotejarlo con el ADN de desaparecidos en años posteriores a su nacimiento.
  • FUENTE: DIARIO LANACION.COM

No hay comentarios: