martes, 9 de agosto de 2011

EN EL CRIMEN DE LAS TURISTAS FRANCESAS LOS DETENIDOS HABRIAN PLANTADO PRUEBAS

PUBLICA: ANDRES PENACHINO

Dias atras hablamaos en este mismo blog sobre el valor de las pruebas en el analisis criminal. Este es un claro ejemplo de aquella nota.
Guiaron a la Policía en los rastrillajes por la zona. Estuvieron presentes cuando se hallaron los cuerpos y luego condujeron hacia pistas de las que ahora se duda. También orientaron a Clarín y a otros medios en recorridas por la escena del doble crimen.Tres de los siete detenidos por el crimen de las turistas francesas son baqueanos que, la noche en que aparecieron los cuerpos, acompañaron a la Policía a la escena del crimen. También simularon colaborar en los rastrillajes que hicieron los investigadores en la zona –por lo que se sospecha que los desviaron y plantaron pruebas –y hasta hicieron de guías para varios medios, incluido Clarín , en el lugar.

Santos Clemente Vera (32), Omar Darío Ramos (47) y Walter Orlando Lasi (54) nacieron en la localidad de San Lorenzo, junto a la quebrada donde ocurrieron los crímenes de Houria Moumni (23) y Cassandre Bouvier (29), yconocen la zona a la perfección .

Vera es jardinero de un barrio privado que está en la base del paseo turístico de la Quebrada y es la persona que, el viernes último, acompañó a Clarín a recorrer la zona. Está sospechado de ser uno de quienes cometieron el doble crimen . Ramos, en tanto, hace excursiones por la zona de la montaña yactuó como guía para el enviado de la agencia Reuters . Ayer fue indagado y dijo que enterró una carabina calibre 22 –se cree que es el arma de los asesinatos– en el patio de su patrón a pedido de Lasi. Este último es el jefe de mantenimiento de “Puma Expeditions”, la empresa que explota el recorrido donde mataron a las chicas.

“Lasi fue el primero por el que vino a preguntar la Brigada. A mí me intentaron hacer decir que él tenía algo que ver con el crimen, pero yo lo veo incapaz de eso”, contó la empleada de un puesto de artesanías de la Quebrada apenas trascendió su detención. “El nació en el cerro, si quisiera haberse escapado no lo encontraban más ”.

El 29 de julio, cuando un turista halló los cuerpos, Lasi fue uno de los primeros en enterarse y acompañó a la Policía al lugar. Una fuente judicial señaló que él habría sido quien desvió la investigación hacia los cuatro cordobeses que supuestamente habían subido al mirador después de las francesas y que jamás fueron ubicados .

Los investigadores apuntan a su hijo como uno de los autores materiales del crimen (ver Indagaron...

) y creen que él habría inventado a los cuatro cordobeses de forma sencilla: los anotó en el registro de visitantes que lleva la empresa en la que trabaja . También lo acusan de haberle dado el arma a Ramos para que éste la ocultara.

Ramos trabaja como guía turístico y no sólo subió con los policías a la escena del crimen la noche en que aparecieron los cuerpos sino que participó activamente de los rastrillajes posteriores. Una fuente judicial contó que los investigadores sospecharon de él desde el principio. “Dio varios rodeos antes de conducirlos hasta el lugar donde estaban los cuerpos y luego parecía buscar que se pierdan”. Ahorabuscan saber si plantó pruebas , como los restos de una carpa, ropa y una nota escrita en francés que hicieron creer a la Policía que las chicas habían estado cautivas.

Pero el baqueano más comprometido en la ejecución del crimen parece ser Santos Vera, quien subió al mirador con la Policía la noche del crimen y luego guió aClarín hasta ese lugar.

El primer encuentro con él fue a mitad de la semana pasada. El hombre, al que en la zona conocen como “el milico” porque a veces lleva una boina verde, era señalado por los vecinos como quien guiaba a los policías en los rastrillajes. “Es verdad, yo los fui a buscar a los de la Brigada un día que se perdieron”, le contó aClarín .

Vera vive en una casa ubicada en el filo del cerro donde está el mirador junto a sus padres y unos sobrinos. “Hay un camino que sale desde acá atrás de mi casa”, explicó a Clarín . La conversación fue relajada. Preguntó a estos enviados qué opinaban sobre el caso y asintió cuando se le dijo que parecía difícil creer que el autor fuera de la zona. “Ya detuvieron a un chico que nació acá al lado”, apuntó en referencia a Daniel Vilte, el primer detenido de la causa.

“Lo más raro es que justo van y lo arrestan a él, que casi ni conoce la montaña y se fue a vivir a la ciudad porque esto no le gustaba”.

El encuentro para subir al mirador se concretó tres días después, 24 horas antes de que lo detuvieran. Subió al auto de estos enviados, los guió hasta los fondos del barrio donde trabaja y ahí comenzó una caminata. Tras unos 20 minutos de marcha por un camino alternativo al que hacen los turistas , señaló el mirador donde aparecieron los cuerpos.

“Estaban tiradas ahí, tapadas con unas ramas” , dijo, mientras señalaba dos rectángulos marcados con cintas policiales. Se le comentó que sorprendía que los cadáveres hubieran estado ahí, tan a la vista. El aclaró: “Los policías lo despejaron un poco, no se veía tan bien desde acá” .

Vera no parecía nervioso, aunque en algún momento preguntó si podía llegar a haber problemas “si nos cruzamos con los de la Brigada”. En la bajada, dos pájaros negros con las puntas de las alas blancas sobrevolaban el valle.

–Son cuervos, debe haber un animal muerto–, explicó.

–Qué raro, tienen las puntas de las alas blancas, ¿no? -No, son todos negros. Son cuervos–insistió, enigmático.

Fuente: Diario Clarin.com


No hay comentarios: