domingo, 28 de agosto de 2011

Narcotráfico / Cómo funciona el enjuague de activos financieros ilegales en Argentina

Publica: Andrés Penachino

La Argentina, escala logística del lavado

El hombre venido de Estados Unidos pidió hablar cinco minutos con el detenido. A solas. Resultó decisivo.

Nadie sabe qué le dijo el emisario, si negoció algo, ni mucho menos si arribó a un acuerdo con el detenido. Pero en cuanto terminó el cónclave, el guatemalteco Carlos José Martínez Castañeda admitió lo que hasta entonces negaba ante la justicia argentina. Es decir, que era colombiano, que su verdadero nombre era Luis Agustín Caicedo Velandia, líder de uno de los carteles más poderosos del mundo, El Dorado, y que aceptaba su extradición a Estados Unidos.

"Don Lucho" voló a Nueva York a fines de junio de 2010, acusado de lavar US$ 176,5 millones sólo dentro de Estados Unidos, aunque el cálculo global de sus tropelías trepa a US$ 1500 millones entre 2005 y 2009. Pero lo que no quedó claro en Buenos Aires sí resultó evidente en Manhattan. Delató a sus socios y la metodología usada para lavar montañas de dinero negro.

Poco después, en España, cayeron su pareja y ocho colaboradores acusados de lavado en el mercado de oro y joyas. En Colombia avanzaron sobre sus inversiones en esmeraldas y en el Club Deportivo Independiente de Santa Fe. En Marruecos decomisaron dinero en efectivo. Y en Buenos Aires arrestaron en abril al capo del Cartel del Valle colombiano, Ignacio Alvarez Meyendorff, quien continúa detenido a disposición de la justicia argentina y con extradición pendiente a Estados Unidos, como presunto cerebro detrás del contrabando de cocaína, por las costas de México, con submarinos.

México es mucho más que una mera escala de los narcos colombianos. Con carteles propios, comenzó a competirles por el tráfico y los canales internacionales del lavado. A tal punto que, según el profesor del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), Edgardo Buscaglia, los carteles de Sinaloa y de Tijuana se desplegaron en al menos 52 países. En la Argentina, alertó en junio, el capo Joaquín Guzmán ("el Chapo") ubicó centros de producción en la zona norte, aunque precisó que "su manejo patrimonial y de inversiones está muy focalizado en Buenos Aires y en provincias como Córdoba y Santa Fe".

BACK TO BACK

La DEA, no obstante, no registra a la Argentina como escala mayor para el transporte o triangulación de la droga, ni como plaza principal para el lavado. Pero sí como centro logístico de operaciones. Es decir, un lugar seguro para reunirse y coordinar los pasos por seguir. Y, en esa línea, la caída de Caicedo Velandia y Alvarez Meyendorff, expuso cómo se mueven y lavan sus narcodólares en el país.

La Argentina ofrece un atractivo específico. Se trata de uno de los 30 países más grandes del mundo por su PBI, con una economía relativamente diversificada, pero con serias deficiencias estratégicas en su sistema antilavado, según concluyó el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) en su reunión plenaria de junio pasado. Es decir, una valiosa puerta de ingreso en el sistema financiero internacional, ya que es posible invertir millones por debajo de los radares. A tal punto resulta una nebulosa que es imposible cuantificar cuánto dinero se lava cada año en el país, según coincidieron la ex titular de la unidad antilavado (UIF), Alicia López, y el ex coordinador nacional del área, Juan Félix Marteau.

"Los countries, las inversiones inmobiliarias en general y los autopréstamos o back to back , son las actividades más usuales en el país", según resumió a LA NACION un juez a cargo de investigaciones sobre narcolavado. "Los colombianos suelen aparecer como segundos o terceros eslabones, detrás de los rostros locales", estimó.

Alvarez Meyendorff, Caicedo Velandia, sus familiares y algunos colaboradores se instalaron en los countries Nordelta, Abril y Grand Bell, y en departamentos en Puerto Madero -entre ellos, uno en el que también figura un ex director de Informática de la AFIP-. También registraron sociedades ante la Inspección General de Justicia y abrieron múltiples cuentas bancarias, según el relevamiento que completó La Nacion durante los últimos meses.

La apertura de una de esas cuentas, sin embargo, disparó la primera alarma. Fue en el Banco Río, el 7 de febrero de 2006, cuando Alvarez Meyendorff depositó en una sucursal del microcentro $ 20.000 por ventanilla a su nombre y otros $ 250.000 en la cuenta de Cattle de Argentina SA, que él mismo presidía. El jueves 23 repitió la operatoria: otros $ 100.000. Y el 24, $ 108.000 más. Casi medio millón cash, en dos semanas, según los registros de movimientos bancarios que obtuvo LA NACION.

Alvarez Meyendorff, su madre, su mujer, su hermano Juan Fernando -prófugo- y sus hijos figuran en numerosas sociedades. En algunas, Alvarez Meyendorff aparece con CUIT distintos; en otras, aparecen belgas, colombianos y argentinos como socios, directores o apoderados cruzados. Todas, con domicilio legal en Buenos Aires.

Los colaboradores del "Chapo" Guzmán, según Buscaglia, concentraron, en cambio, sus esfuerzos en Chaco, Formosa y Misiones. Para eso se apoyaron y financiaron la expansión de ciertas iglesias evangélicas, de las que el investigador del ITAM concluyó que los narcos reciben protección social -tan valiosa o más, señaló, que la protección política- y, a veces, cobertura para lavar activos.

APORTES DE FIELES

"El pastor va al banco con dinero físico y dice que es la colecta de la semana. ¿Y cómo se sabe si es así? Lo depositan, luego lo transfieren a otro banco y lo invierten ya legalizado en cualquier otra cosa", resumió un ex alto funcionario de la UIF, que recordó un caso así cerca de la Triple Frontera, ante la consulta de LA NACION.

Alvarez Meyendorff, en tanto, centró sus operaciones en una oficina porteña de Florida 142. Ese es el domicilio de Cattle de Argentina, San Judas, Estilo Pietra y Fara, según los registros que verificó LA NACION. Pero concentró su dinero en tierras. Aparece vinculado a una tal Cabaña San Valentín y al campo Ana José, en San Vicente, sobre la ruta 210. También, a una estancia Santa Clara, de Chivilcoy, dos predios de 97 y 210 hectáreas.

En otro campo, habría sellado el acuerdo que relató en Nueva York otro testigo de identidad reservada. Contó que en 2006, se presentó en una chacra de Caicedo Velandia y acordaron cuánto dinero le devolvería de un envío frustrado de 3 toneladas de cocaína a Estados Unidos.

Mera coincidencia, acaso, cuando Caicedo Velandia fue detenido al salir del Alto Palermo; lo acompañaba otro colombiano. También fue demorado por el juez Julián Ercolini, pero como Estados Unidos no pidió su extradición, se lo excarceló. Antes, dijo dedicarse al ganado Angus. Los investigadores creen que podría ser el hermano prófugo de Alvarez Meyendorff.

TRES CASOS

COLOMBIA
"Lucho" y sus dos nombres
Oculto detrás de un nombre falso y un pasaporte guatemalteco, el jefe colombiano del cartel "El Dorado", Luis Caicedo Velandia, fue arrestado en abril de 2010 al salir del shopping Alto Palermo; meses después fue extraditado a Estados Unidos, donde delató negocios y socios.

MÉXICO
"El Chapo" y sus iglesias
El capo del Cartel de Sinaloa, Joaquín "el Chapo" Guzmán, desplegó su producción en el norte de la Argentina, con la protección de algunas iglesias evangélicas, pero su manejo financiero lo centró en Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe.

DETENIDO
El cerebro de los submarinos
Considerado la llave de los submarinos que transportan la droga colombiana hasta Estados Unidos, fue detenido en Buenos Aires en abril último.

Fuente: Hugo Alconada Mon | LA NACION

No hay comentarios: