lunes, 14 de noviembre de 2011

PIRATAS DEL ASFALTO

PUBLICA: ANDRES PENACHINO
En la modalidad "piratas del Asfalto" se roban al menos tres camiones por día en Capital Federal y en el conurbano bonaerense, según las estadísticas que maneja la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac), que nuclea al 80% de las empresas del sector. Eso quiere decir que se comete un golpe cada ocho horas. En lo que va de 2011 hubo unos 220 robos. Se estima que la ganancia anual de los grupos criminales supera los 150 millones de dólares.
“Se estima que al menos hay unas diez bandas "profesionales" que están actuando. La mayoría son robos planificados o por demanda. 
El entregador les da el dato y los llamados gatilleros roban la carga a punta de pistola. La tienen vendida antes de dar el golpe. Casi no hay hechos al voleo: los delincuentes apuntan a robar camiones cuya mercadería esté valuada en más de 200 mil pesos”, reveló a Crimen y Razón el coordinador de seguridad de Fadeeac, Oscar Farinelli.

SUPPLY CHAIN

La cadena de suministros (supply chain) de cualquier empresa importa a la misma la continuidad de negocios, seguimiento de los tiempos de producción, cumplimiento con el cliente, etc. 
Cuando la misma se ve alterada, todos estos factores confluyen de manera negativa, repercutiendo en el negocio. Si bien pueden haber varias adversidades arbitrarias que puedan demorar o impedir una entrega a tiempo, la problemática de la piratería del asfalto ha significado un flagelo constante como delito económico complejo que atenta contra la logística de las industrias y comercios que, tercerizada o no, resulta fundamental a los intereses de los mismos.



Justamente, dada su complejidad, no se habla de un delito cuyos perpetradores seleccionan al azar, pues la naturaleza del botín implica su rápida reducción, siendo necesaria una inteligencia previa que así lo permita. La relación "entregador / reductor" es cada vez más estrecha. los productos son vendidos hasta un 40% más baratos en el mercado negro. “Pero es probable que también vuelvan al circuito legal. Hay comercios que compran esta mercadería y no tienen ningún tipo de documentación que la avale”.
La piratería genera una pérdida estimada en los 400 millones de pesos en mercadería y, a lo largo de la última década, y en especial en los últimos dos años, he podido apreciar la tendencia a abandonar los productos de consumo como target (mayoritariamente comestibles, secundados por electrodomésticos), pues los "piratas" se han volcado más hacia materias primas, en particular inherentes a la construcción y plásticos (polietileno base en su mayoría, dada su versatilidad en la industria, no así con el refinado).

Abastecimiento análogo al Just in Time, bandas claramente organizadas y cuyos "precios" parecieran ser estables y proporcionales a los riesgos inherentes de cada hecho; hablamos de una cadena de suministro informal en el sentido legal e impositivo, la cual obliga a la empresa a competir contra sus propios productos.

El incremento de la piratería del asfalto no sólo es cuantitativo, sino también cualitativo, denotándose un grado de violencia más elevado en la actualidad que en hechos precedentes, así como también en el aprovechamiento de los bienes sustraídos.

Normalmente, un atraco de este tipo se caracterizaba por la reducción del personal de transporte, su privación de libertad por un lapso promedio de tres a cinco horas, tiempo durante el cual se procedía a la descarga. 
Acto seguido se descartaba el camión y el chofer por separado en las periferias de la localidad en la que se perpetró el hecho.

En la actualidad, la reducción del personal implica violencia, incluso el deceso del mismo e incluso tormentos infligidos a los efectos de obtener información sobre sistemas de seguridad aplicados a la carga (posición del equipo GSM, si la carga tiene "bicho", etc.). 
Amén de la afectación a la integridad física del chofer, el destino del camión reducido difiere de siniestros pasados, pues hoy por hoy más del 50% de los mismos terminan en desarmaderos.

Por otro lado, a partir del 2006 comenzó a ser frecuente la modalidad de copamiento, modus operandi ya común en bandas cuyo target es el transporte de caudales, ahora extendido a fábricas, depósitos, oficinas, etc.

A nivel costos, actualmente una cobertura y medidas de seguridad contra este tipo de siniestro efectivas, oscila entre el 10% y 12% de la facturación de una compañía.

EL MAPA

El mapa siniestral está dado por varios factores, siendo los dos más importantes la geografía propicia para la comisión del hecho y la naturaleza de la mercadería.

Por ejemplo, mercadería saliente de Olavarría, vinculada a la construcción, es sustraída antes de Lomas de Zamora o Lanús. 
En la Panamericana a la altura de Zárate y Campana recaen, en su mayoría, sobre el rubro alimenticio (productos provenientes de zona Norte). 

A la altura de Monte y Las Flores el objetivo de los piratas son los electrodomésticos.

En Capital Federal, barrios como La Boca, Barracas, Pompeya y Villa Soldati se convirtieron en zonas calientes. Habiendo consultado a empresas privadas de seguridad proveedoras de servicios de custodia, ocurren entre 20 y 30 atracos por mes en la Ciudad Autónoma de Bs. As.


ASEGURAMIENTO DE LA CARGA

Los lineamientos básicos sobre los cuales opera un seguro de mercadería en tránsito varían dependiendo si el transporte es propio o tercerizado; los más destacados son:

Logística de la empresa: La mercadería comienza a ser cubierta al momento en que el vehículo comienza su marcha, desestimando siniestro acontecido durante la carga o antes y se mantiene durante el recorrido del mismo hasta el destino, incluyendo detenciones y estadías, así como en algunos casos también se incluyen ciertos tipos de trasbordos.

Servicio tercerizado: La cobertura se inicia una vez recibida la mercadería asegurada por el transporte y se mantiene durante el recorrido del mismo hasta el destino, incluyendo detenciones y estadías, así como en algunos casos también se incluyen ciertos tipos de trasbordos.

Una opción más es una póliza de transporte colectiva con declaración por cada viaje, cuya vigencia suele ser acordada en una cantidad de meses determinado, comúnmente en un año. 

La cotización de esta cobertura es en función de la cantidad de viajes a realizar durante la vigencia de la misma y la suma asegurada por cada uno de los viajes tentativos. Lo normal es que se emplee un sistema Nota de Crédito/Nota de Débito según la cantidad de viajes que se hayan realizado durante la póliza.

Una empresa de seguros seria, exigirá al transportista determinadas medidas de seguridad enumeradas a continuación:

- GPS, AVL GPS, Geolocalización por radiofrecuencia.
- Botón de pánico.
- Traba mecánica de desenganche del remolque.
- Sensor de desenganche.
- Sensor apertura puerta cabina/carga.
- Control de paradas.
- Cerradura de peso puerta de carga.
- Alarma desvío de ruta.

MEDIDAS DE SEGURIDAD

Amén de las medidas básicas enumeradas previamente como requisito frecuente de aseguradoras, existe una tendencia al empleo de custodia móvil ("culata") o embarcada, la cual no considero oportuna, pues sólo se ponen más vidas en riesgo, se incrementa la posibilidad enfrentamiento armado atentando contra la integridad de la carga. Aún así, no podemos dejar de reconocer el poder disuasivo que la mera presencia de la custodia ofrece, y entiendo se algún colega que opere en ese rubro difiere de la primer apreciación presentada sobre este tipo de servicio.

Por otro lado, la tecnología actual ofrece medidas orientadas a la detección de un asalto en proceso, a la ubicación de la unidad y potencial recupero de la mercadería y, a su vez, ofrece información útil a los operadores logísticos, siendo de esta manera no sólo una inversión en seguridad, sino también una mejoría del proceso logístico.

Siendo durante mucho tiempo la más empleada de ellas la radiofrecuencia, hoy día el AVL GPS está ganando terreno y adeptos en el ámbito logístico.

Mientras el sistema GPS utiliza un conjunto de 24 satélites que transmiten constantemente información de posicionamiento mientras giran en órbita geoestacionaria (36000 Km de altura), diseñados para que los datos estén disponibles en cualquier parte del mundo durante las 24 horas ofreciendo tiempos de transmisión expresados en nanosegundos (millonésimas de segundos), el sistema AVL GPS sustenta su funcionamiento en el empleo de telefonía celular, más precisamente en SMS que brinda al operador información útil, que va más allá de las ventajas ofrecidas en materia de loss control.

Lamentablemente, este sistema ha sido vulnerado por una minoría de piratas, a través de un jammer, análogo a los inhibidores de señal empleados en bancos y establecimientos similares, en cuyos recintos esta prohibido el uso de celulares. A pocos metros del camión y desde un automóvil la señal AVL GPS es interrumpida y el atraco es efectuado.

Como contramedida, es recomendable el empleo de sistemas de seguimiento redundantes, siendo lo más frecuente la suma al AVL GPS de dispositivos de radiofrecuencia que no se ven afectados por tales elementos. En el lenguaje corriente de piratas se ha denominado "bicho" al dispositivo de radiofrecuencia oculto en la mercadería.

ASPECTOS LEGALES

Si bien ha sido expuesta la problemática, no se han considerado más que meras cuestiones de forma orientadas a la prevención de este tipo de delitos, y no se puede dejar de mencionar una cuestión de fondo abocada a lucha institucionalizada contra el mismo. Desde fines del 2003 existen dos normativas concebidas con el fin de disuadir el comercio de mercadería robada.
.
Una de ellas es la Ley Nacional de Decomiso Nº25.815, que modifica el Código Penal y permite que si a un comerciante, distribuidor o transportista se le encontrara mercadería robada, el fondo de comercio y demás propiedades de éste podrían serle decomisadas por la justicia. Es decir que no sólo le sería retenida la mercadería por él reducida sino toda la mercadería, vehículos y edificios que sean de propiedad del que se habría beneficiado con el ilícito.

La otra normativa es la ley de la Provincia de Buenos Aires Nº 13145/2003 que establece que los bienes cuyo traslado o transporte dentro del territorio de la provincia se realicen sin documentación respaldatoria que exige la Dirección Provincial de Rentas, serán sujetos a Incautación y Decomiso por la justicia de ese distrito.

CONSIDERACIONES FINALES

Cómo he señalado al principio, la relación "reductor / entregador" es cada vez menor, siendo ambos el principio y fin del robo de mercadería en tránsito. Esto es una lisa y llana fuga de información.

En una entrevista informal que mantuve con un chofer cuya carga estaba compuesta por poliuretano, me comentaba que tras un atraco, el chofer es responsabilizado prácticamente de inmediato por la empresa, y más allá de los avances sindicales que ese gremio ha alcanzado, es en la mayoría de los casos despedido con la misma premura.

Esto puede ser una maniobra apresurada e imprudente, pues la connivencia con la delincuencia puede estar dada en estratos superiores de la empresa.

La prevención del delito no empieza en la ruta, ni siquiera en el almacén de expedición, sino en el momento en que el despacho de la mercadería ha sido decidido.


Fuente: Crimen y razon.
            Retail Loss Control. 
            Lic. Victor Lopez.
            Otros