sábado, 3 de diciembre de 2011

EL PROCESO DE PRODUCCION / FABRICACION DE ESTUPEFACIENTES (PARTE II)

Publica: Andrés Penachino


En el caso de la fabricación de las denominadas drogas de síntesis, el principio activo debe ser sintetizado químicamente a partir de otras sustancias, para luego ser cristalizado. Generalmente se realiza en dos etapas, sin embargo, una misma sustancia puede ser fabricada por distintos procedimientos y empleando precursores químicos diferentes.  

A diferencia de los estupefacientes de origen natural, que exigen el cultivo y la producción de las materias primas, la fabricación de estas drogas suele llevarse a cabo mediante procedimientos sencillos requiriendo infraestructuras, productos químicos y equipamientos poco complejos y de fácil obtención. 


Sin embargo, los establecimientos para la elaboración de las denominadas drogas de síntesis pueden variar desde centros de fabricación “caseros” (con instrumental básico y escasa producción final) hasta laboratorios de “escala industrial” (que tienen equipamiento de mayor tamaño y permiten producir mayor cantidad de estimulantes de tipo anfetamínico en cada ciclo).  


La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito realiza una clasificación de centros de fabricación a partir de sus características: “En los laboratorios „caseros‟ solo se utiliza equipo básico y procedimientos sencillos. 
En el caso típico, los que trabajan en estos laboratorios tienen conocimientos químicos limitados o nulos y se limitan a seguir instrucciones. Por lo general no se almacenan grandes existencias de precursores y las cantidades de drogas u otras sustancias fabricadas son las típicas del consumo personal (el ciclo normal de fabricación de estimulantes de tipo anfetamínico permitiría obtener menos de 50 g). 

Las personas que trabajan en otros laboratorios en pequeña escala tienen conocimientos de química avanzados. 


En estos laboratorios, se fabrican estimulantes de tipo anfetamínico más complejos. En sus dimensiones, estos laboratorios pueden parecerse a los „caseros, pero con frecuencia el equipo que usan no es improvisado. Entre ellos también puede haber laboratorios experimentales. 


Las cantidades fabricadas son, normalmente, las típicas para uso personal o para uso por un círculo limitado de conocidos cercanos (un ciclo de fabricación típico de estimulantes de tipo anfetamínico produce menos de 500 g de la sustancia).   


En los laboratorios de escala media y grande, que pueden operar durante períodos prolongados, se utiliza equipo y envases de laboratorio estándar (en algunos casos, equipo personalizado). Estos laboratorios tienen escasa movilidad, lo cual permite recuperar en muchos casos los precursores y equipo (son estos laboratorios los que permiten hacer las estimaciones de producción más viables y fiables). Las cantidades fabricadas en estos locales responden sobre todo al deseo de obtener una ganancia económica ilícita (el ciclo normal de fabricación de estimulantes de tipo anfetamínico permite obtener entre 500 g y 50 kg de la sustancia). 
  
En los laboratorios de „escala industrial‟ se utilizan equipos y envases de vidrio de gran tamaño (ya sea hechos de encargo, o a veces comprados de proveedores de procesos industriales). Estos laboratorios industriales producen cantidades importantes de estimulantes de tipo anfetamínico en períodos muy cortos y solo están limitados por la disponibilidad de precursores, reactivos y otros insumos en cantidad suficiente y por la logística y la mano de obra que se necesita para manipular grandes cantidades de drogas o productos químicos y llevarlos a la siguiente etapa del ciclo de fabricación (el ciclo normal de fabricación de estimulantes de tipo anfetamínico permitiría obtener 50 kg o más).

A continuación, y a modo de ejemplo, desarrollaremos el proceso de elaboración de metanfetaminas. Generalmente, “la efedrina o pseudoefedrina o la 1-fenil-2- propanona son las materias primas principales en la síntesis de la metanfetamina. 


La 1-fenil-2-propanona, si bien se puede adquirir comercialmente, con frecuencia se elabora en los laboratorios clandestinos a partir del ácido fenilacético, el cianuro de benzilo o aldehido benzoico y el nitroetano.

En el procedimiento elemental, se reducen la efedrina o pseudosefedrina al calentarlas en ácido yodhídrico y fósforo rojo, que son los principales agentes 
reductores utilizados para obtener el aceite de metanfetamina (base), que se logra filtrando la mezcla, tras enfriarla y adicionando para su purificación y conversión disolventes orgánicos (por ejemplo, éter etílico, acetona, metiletilcetona, tolueno, etc) y sustancias alcalinas (por ejemplo, hidróxido sódico, carbonato sódico, etc). 

La cristalización se realiza disolviendo la metanfetamina básica en éter, acetona o freón y agregando el “ácido correspondiente (por ejemplo, ácido clorhídrico o 
cloruro de hidrógeno gaseoso para el clorhídrato o el ácido sulfúrico para el sulfato)” 10. Una vez que se filtra y se seca se obtienen el Clorhidrato o el Sulfato de Metanfetamina como droga final. 

Otra modalidad de síntesis de metanfetaminas, es usando la reacción del Leuckart a partir de la 1-fenil-2-propanona, que es un procedimiento más complejo, ya que, la sustancia debe calentarse, inicialmente, en N-metilformamida durante varias horas. Posteriormente, se añade ácido clorhídrico y se sigue calentando para obtener la metanfetamina básica. La cristalización se realiza del mismo modo que en el procedimiento que usa efedrina. 

Sin embargo, se pueden utilizar otros procedimientos para la obtención de metanfetaminas y otras drogas de origen sintético, variando los precursores utilizados, pudiendo obtener sustancias estimulantes o alucinógenas análogas a la metanfetamina. 

Fuente: Sedronar de Argentina; biblioteca del Programa Comunidades Seguras

Las Sustancias Químicas y el Tráfico de Estupefacientes”, Héctor H. Bernal Contreras, Dirección Nacional de Estupefacientes, República de Colombia, 2003. 

No hay comentarios: