domingo, 29 de enero de 2012

"LO VOY A ESPERAR TODOS LOS DIAS, PERO MI PAPA NUNCA VA A VOLVER"


PUBLICA: ANDRES PENACHINO


"Lo voy a esperar todos los días, pero mi papá nunca va a volver." Con la voz quebrada, estas fueron las primeras palabras que logró pronunciar ayer Jessica, la joven de 21 años, y la mayor de los siete hijos de Néstor Aranda, el teniente primero asesinado anteayer al tratar de evitar una toma de rehenes en Lomas de Zamora. "Ojalá se haga justicia. Si yo lo veo [al asesino] lo voy a matar", agregó en declaraciones radiales, en un rapto de impotencia y bronca.
En una sala velatoria ubicada en pleno corazón de Lomas de Zamora, cientos de personas concurrieron desde anteayer a despedir los restos del policía de 48 años que pasó la mitad de su vida prestando servicio en la fuerza de seguridad. Allí, en Hipólito Irigoyen 8762, patrulleros, motos y camionetas de la policía bonaerense colmaron la plaza Grigera, rodeada por la Catedral Nuestra Señora de la Paz y la Municipalidad de Lomas de Zamora. Hasta las 13, la familia Aranda estuvo rodeada de amigos, allegados y uniformados de distintos distritos policiales, para acompañarlos en el último adiós al teniente.
"Desde "bonachón", "excelente camarada", "un compañero que no tenía enemigos", y hasta "que los presos de la octava [por la comisaría] pedían por él". Así los compañeros de Aranda describieron a LA NACION a la víctima. "Hay policías corruptos, pero él no; mi viejo era un policía de verdad", agregó Jessica con profundo dolor.
los asesinos de Aranda poseen frondosos antecedentes, pero igual algún iluminado los largo a la calle 
Los dos delincuentes que fueron apresados por haber matado al oficial Néstor Aranda(foto) ya contaban con antecedentes en causas por robo calificado, amenazas agravadas, lesiones y hasta por secuestros. El autor material del disparo había sido liberado seis meses atrás.



Los imputados son Pablo Ezequiel Jiménez, de 26 años, y Eduardo Luis Mora, de 19. Este último es apuntado como el presunto autor material del asesinato del teniente primero que trabajaba en la comisaría de Villa Galicia, partido de Lomas de Zamora.
Según las fuentes, Jiménez salió de la cárcel hace casi dos años, el 11 de febrero de 2010, y tuvo varias causas: en 2004, una por secuestro extorsivo y otra por robo agravado por el uso de arma de fuego, en poblado y en banda; mientras que en 2010 fue detenido por un secuestro exprés.
Mora, señalado por los investigadores como el supuesto autor del disparo que mató al suboficial, estaba excarcelado desde julio pasado, pese a tener tres causas. En 2010, Mora fue detenido por un robo calificado por el uso de arma de fuego, en poblado y en banda y, el año pasado, sumó dos causas, una por amenazas agravadaslesiones y portación ilegal de arma de guerra, y la otra por otro robo calificado.
Los restos de Aranda, quien se desempeñaba hace 24 años en la fuerza, estaba casado y tenía 7 hijos, eran inhumados esta tarde en el panteón policial del cementerio de Avellaneda.
El suboficial fue ayer por la mañana el primer policía en llegar por un llamado al 911 a un robo que se estaba cometiendo en un PH de la calle Miguel Cané al 800 de Banfield, donde dos delincuentes tenían capturado a un matrimonio y sus dos hijos, una chica de 15 años y un nene de 11.
Cuando Aranda se acercó al pasillo del PH, los ladrones salieron con la mujer y el nene tomados como escudos humanos y, pese a que el policía no lo amenazó con el arma, recibió un disparo en la cabeza y murió en el acto.


FUENTE: DIARIO VARIOS

No hay comentarios: