viernes, 13 de enero de 2012

MATAN A POLICIA FEDERAL AL INTENTAR EVITAR UN ROBO

PUBLICA: ANDRES PENACHINO

El suboficial recibió tres balazos y murió en el acto. Lo abordaron 4 delincuentes cuando llegaba a la casa de su ex mujer, ayer a la madrugada. Le querían robar el auto. Hubo más de 20 disparos. Uno de los ladrones fue herido y lo detuvieron en un hospital.

El cabo primero de la Policía Federal Cristian Roberto Chávez (37) empezaba ayer su franco. Había trabajado toda la madrugada y un rato antes de las cinco de la mañana llegaba a la casa de su ex mujer en Lanús.
Estaba bajando de su auto cuando otro coche con cuatro hombres lo interceptó.
Chávez se dio cuenta que lo querían asaltar, dio la voz de alto y empezó un tiroteo.
Hubo más de 20 disparos . Tres de ellos alcanzaron a Chávez: dos en el pecho y uno en una mano. El policía cayó en la vereda y murió antes de que llegara la ambulancia.
Los ladrones huyeron corriendo. Uno de ellos resultó herido de un disparo. Más tarde fue hallado en un hospital zonal: es un menor, que debió ser operado y quedó bajo custodia policial.
Chávez estaba separado de su esposa, con quien tiene una hija de 15 años. El hecho ocurrió en la puerta de la casa que la mujer alquila en Rangugni al 3600, Lanús Este, donde el agente iba cada vez que tenía franco para pasar el día con su hija. La mujer ayer a la madrugada vio cómo asesinaban a su ex esposo desde la mirilla de la puerta de calle.
“Estoy muy dolida y shockeada”, le dijo a Clarín.
Su hija se enteró recién a la mañana lo que había pasado con su papá, porque al momento del hecho estaba dormida. Le avisaron recién cuando los psicólogos de la Policía llegaron a su casa para contener a la familia. La madre del agente tiene más de 70 años y ayer debió ser asistida por los médicos cuando se enteró de lo ocurrido.
El policía trabajaba hacía más de cinco años en la Dirección General de Seguridad Interior de Policía Federal. Chávez, que estaba vestido de civil, llegó a la casa de su ex mujer manejando una Renault Sandero Speedway por la calle Rangugni, a seis cuadras de la avenida Hipólito Yrigoyen, de Lanús.
Al estacionar, fue sorprendido por cuatro delincuentes que le cruzaron un Peugeot 207 rojo.
Al verse amenazado, el policía se identificó. Enseguida empezó el tiroteo. Ayer todavía quedaban rastros de los disparos en autos y casas linderas.
“Fue infernal. No sabíamos qué pasaba, parecían explosiones. El auto de Cristian quedó destrozado, tiene tiros en todo el parabrisas. La familia está destruida”, le comentó a Clarín Loly, una vecina.
Chávez recibió tres disparos y murió en el lugar, antes de llegar a ser asistido por un equipo de emergencias, pese a que su mujer avisó rápidamente al 911.
Los delincuentes no llegaron a robar nada, abandonaron el auto en el que se desplazaban y escaparon corriendo.
En el lugar del tiroteo quedaron los dos vehículos: el de los ladrones y el del agente.
Los investigadores descartan que los delincuentes hayan estado siguiendo a la víctima, sino que sostienen que fue un intento de robo al voleo . El objetivo de los ladrones era la Sandero Speedway del agente. Sin embargo, fuentes del caso no descartan que el policía haya reaccionado por temor a que los ladrones también quisieran entrar a la casa de su ex esposa.
“Estos delincuentes habían escapado de un control de tránsito en Wilde , cuando se los pretendió identificar. Entonces se pasó un alerta, y un móvil policial los siguió pero lograron huir. Como se los venía siguiendo, seguramente se apresuraron a cambiar de auto para pasar desapercibidos . Vieron la oportunidad de la camionetita de Chávez e intentaron asaltarlo”, relató a Clarín una fuente policial. También confirmó que el auto Peugeot 207 de los ladrones tenía pedido de secuestro.

No hay comentarios: