domingo, 22 de enero de 2012

¿UD. LO VIO?, HAY UNA RECOMPENSA DE USD 100.000 POR EL

PUBLICA: ANDRES PENACHINO

Ofrecen una recompensa récord por él: 100 mil dólares. Se inició como cuatrero, pero se convirtió en especialista en asaltos a bancos y secuestros extorsivos. Dicen que se hizo una cirugía estética para cambiar su rostro.

Cuentan que en 2007 logró escaparse a caballo de la Policía, que lo había ido a buscar a un campo de Chascomús donde se escondía. Unos creen que está muerto, que lo mató su adicción a la cocaína y lo enterraron en Paraguay o en Brasil bajo alguna de las seis identidades falsas que se le conocieron; otros sostienen que fue el cerebro detrás del sangriento golpe al blindado del Banco Provincia en Garín, en noviembre de 2010 ..). 
Hasta existen rumores de que se hizo una cirugía estética para cambiar su fisonomía y de que bailó vestido de mujer en una comparsa en Corrientes. Y afirman que alguien creyó reconocerlo en un video musical filmado en un recital en la ciudad inglesa de Liverpool en 2005 y que las pericias posteriores dieron un 99% de coincidencia.
Todo es confuso, misterioso y contradictorio cuando se habla de Rodolfo José “El Ruso” Lohrman (46), secuestrador, pirata del asfalto, ladrón de bancos y, sobre todo (desde ya hace ocho años), el prófugo número uno del país. Está acusado, entre otras cosas, de secuestrar y matar al joven Cristian Schaerer en 2003. Por su captura se ofrece una recompensa récord: 100.000 dólares.
No es que sea un hombre difícil de distinguir: mide casi dos metros, existe una colección de fotos suyas obtenidas en distintos allanamientos y tiene el torso cruzado por una cicatriz de 20 centímetros que le quedó de un escopetazo recibido durante el asalto a un blindado en los 90. Suele andar con gorrita con visera, un collar umbanda al cuello y, además de la cocaína, adora los fusiles FAL y las pistolas 45. Sus alias también son conocidos: Carlos Basualdo, Fernando Pablo Pitari, Pablo Vitari, Pedro Silva, Maximiliano Quispe y José Luis González, entre otros.
Con una de estas identidades falsas fue detenido en marzo de 2002 en Posadas, Misiones. El y cuatro hombres de su banda se movían en un auto con pedido de secuestro. Por entonces, en Morón estaba siendo investigado por el secuestro de un remisero. Pero “El Ruso” recuperó rápidamente la libertad porque, según se dijo, nadie se dio cuenta de que era él.
Episodios como éste son los que sustentan las sospechas de que, al “hombre más buscado”, en realidad no lo busca nadie. O que, al menos, cuenta con la protección de algunos policías.
Pese a su prontuario, Lohrman –nacido en Concordia, Entre Ríos– pasó pocos años en prisión. Estuvo detenido brevemente a fines de los 80 por cuatrero, salió en libertad y cayó nuevamente en abril de 1995, acusado de robar el Banco Río de San Nicolás. En los cuatro años que siguieron pasó por los penales de Sierra Chica, San Nicolás y Olmos. Al recuperar su libertad, en febrero de 1999, hizo lo mismo que muchas bandas tipo comando: incluyó a los secuestros en su negocio. A esto se dedicó con bastante éxito. En Argentina, además del de Cristian Schaerer, se le atribuyen –entre otros– el de Claudio Stefanich, por el que se cobró un rescate de unos 30.000 dólares en mayo de 2002.
Pero el verdadero éxito comercial de Lohrman fue en el extranjero. Siempre moviéndose en la zona de la Triple Frontera, comandó media docena de secuestros en el Paraguay, incluido el de Cecilia Cubas, la hija del ex presidente paraguayo Raúl Cubas, en 2004.
“Esos fueron secuestros de un millón de dólares cada uno”, aseguró a Clarín una fuente policial. “Mire si será temerario este tipo que, en esos años, cuando era más buscado, se sentaba a tomar tereré en la Plaza Uruguaya, una de las principales plazas de Asunción. Eso lo contó su última mujer, cuando fue detenida en Paraguay a fines del 2003”, agregó la fuente.
A Lohrman se le conocen tres parejas: su primera novia, con la que se casó; una segunda mujer, que murió de cancer; y su actual pareja, con la que tiene un hijo chiquito. Su madre vive en Lima (su línea telefónica estuvo intervenida durante años), donde también están una hermana y su hijo mayor, ya adolescente. Cuando murió su padre, hace algunos años, la Policía esperaba que apareciera por allí. Pero no. Se le hicieron seguimientos, pero por razones siempre complejas o misteriosas nunca se produjo su detención.
Gran parte de su carrera delictiva la hizo en el litoral junto a Cristian Carro Córdoba (de 38 años, detenido en octubre de 2004 por unos bicipolicías que le pidieron documentos en el conurbano) y José Horacio “Potrillo” Maidana (51, aún prófugo). Para muchos, este último es el verdadero cerebro de la organización.
En Corrientes, Lohrman está considerado como un hábil planificador de todo tipo de golpes, pero a la vez demasiado impulsivo. En Paraguay, donde tiene numerosos hechos en su haber, se cree que preparó (aunque no participó activamente) en un secuestro concretado hace apenas tres meses.

“Es un tipo peligroso, sin escrúpulos, pero arrebatado, y eso lo va a llevar a cometer algún error en algún momento. No es tan inteligente como Maidana”, sostuvo a Clarín un alto oficial de la Policía correntina que persiguió sin éxito a Lohrman hasta su retiro.
En esa provincia, su banda protagonizó un asalto a un camión de caudales en la sede de una cadena de supermercados, un hecho en el que, además de llevarse más de 1 millón de pesos, hirieron a un policía. Tiempo después, en diciembre de 2000, con los mismos socios protagonizó el espectacular asalto a la Caja Municipal de Préstamos de Corrientes, en pleno microcentro correntino, de donde se llevaron casi 5 millones de pesos.
Lohrman también está acusado, junto a Maidana, de ser el autor de dos golpes tipo comando en 2001: el asalto al Banco de Chaco en Resistencia, donde asesinaron a un policía, y el asalto al Banco Macro en Posadas, Misiones.
“Agarrar a Lohrman es como atajarle un penal a Maradona. ¿Quién no querría lograrlo?”, graficó a Clarín un jefe de la Bonaerense, para desacreditar los rumores de protección policial.
Por lo pronto, el paso del tiempo va empujando su nombre a un conveniente olvido. Hoy, para encontrar su ficha hay que llegar al lugar 217 (de un total de 268) en la lista de prófugos del Ministerio de Seguridad Bonaerense.
FUENTE:DIARIOCLARIN.COM

No hay comentarios: