domingo, 1 de enero de 2012

VACACIONES, PREVENIR PARA NO TENER QUE LAMENTAR


POR ANDRES PENACHINO

UN SOLO EJEMPLO 
Patricio Pereira y su familia, decidieron ir de vacaciones de invierno al Noroeste Argentino.
Entre todos aprestaron los elementos que usarían en el descanso, los guardaron en el auto y partieron hacia la ciudad turística.
Cuando llegaron al hotel, el Sr. Pereira llamo al cuñado que vive frente a su casa para avisarle que habían llegado bien.
El cuñado le agradeció el llamado porque, debía contarle que la casa de Patricio había sido literalmente saqueada por varios individuos.
Días antes, a la señora Pereyra se le habían perdido las llaves de su casa. Sin dudas, alguien sabia que puerta abrían las llaves extraviadas..

Consejos:

Cuando sale de vacaciones, Ud. adopta medidas precautorias, como: cerrar bien las puertas y ventanas de su casa, pero eso ya no alcanza.
Atendiendo la inmensa cantidad de sustracciones ocurridas a casas cuyos dueños están ausentes, sugerimos aplicar las siguientes indicaciones:

- La menor cantidad de gente debe enterarse que Ud. viajará. Instruya al resto de la familia para que no hagan comentarios del evento, ya sea dentro de los comercios del barrio, con el canillita, u otros prestadores de servicios. Solo hable del tema con su vecino de confianza y algún parientes.

- Deje un juego de llaves a su vecino de confianza. Si posee una alarma con sonido “no monitoreada”, indíquele como se activa y desactiva (Ud. luego podrá cambiar la clave de acceso cuantas veces desee).

- Dispare la alarma en su presencia para hacerle escuchar su sonido, una vez cumplida esta tarea, su vecino sabrá cuál es el ruido que la caracteriza y se pondrá alerta en el momento que esta suene.

- Las alarmas suenan cuando alguien o algo las activa. Un truco muy viejo de la delincuencia, sabiendo que los dueños de la casa están ausentes, es activar una alarma de alguna forma para observar la reacción de los vecinos, la vigilancia del lugar, la policía, etc..

- Coméntele a su vecino, que no ha comprado ni vendido nada, incluyendo su mobiliario. Por lo tanto si ve a alguien salir de su casa cargando algo es que le están robando.

- Solicite a su vecino que: también abra y cierre las ventanas que dan a la calle en horas diurnas, figurando un movimiento normal dentro de su casa.

- Que encienda algún aparato de música o el televisor, de modo de que el sonido se perciba desde el exterior, apagándolos mas o menos a la hora que Ud. habitualmente lo hace. Encienda las luces internas y también las lámparas perimetrales al caer el día. Las luces del perímetro deberán ser apagadas invariablemente por la mañana. Que riegue su jardín y mantenga limpia la entrada de su casa.

- Que su vecino deje parte de los residuos que arroja diariamente en el cesto de depósito de la basura que pertenece a su casa.

- Que cuelgue en el tendedero algo de ropa en desuso, repasadores y servilletas.

- Que siga recibiendo el diario. Que retire día a día la correspondencia del buzón.

- Al partir de viaje - cierre las llaves de gas - con ello se apagará el calefón, termo, cocina y estufas en el caso que estén encendidas.

- Desconecte: los equipos eléctricos no destinados a la disuasión de intrusos, terceros televisores, equipos de audio y computadoras; el timbre de la puerta de entrada. Reduzca el sonido de la campanilla de su teléfono y conecte el contestador telefónico. Los de última generación se pueden chequear desde otro teléfono aún desde el exterior.

- De ser posible, traiga un vehículo de algún amigo o pariente y estaciónelo dentro de su garaje, con ello reafirmará la idea de que hay alguien en la casa.

- Desde sus vacaciones llame al vecino para agradecerle y de paso para hacerle recordar que esté alerta. Algún pariente, vecino o amigo tendrá que estar al tanto de su itinerario, de sus arribos y partidas. Concrete horas para hablar por teléfono e indicarles su posición.

Con su auto


- Si sale de vacaciones con su vehículo cargue todo el equipaje que pueda en el baúl de su auto dentro de “su casa”, de modo de que nadie vea que se está ausentando por un tiempo prolongado.

- Programe la salida de su domicilio en horas nocturnas, de madrugada o a la hora de la siesta, de tal forma que su partida pase desapercibida.

- Las medidas de seguridad incluyen el estado de su vehículo, un control estricto de su funcionamiento, un juego de balizas, una caja de herramientas y también los repuestos mínimos e indispensables para un viaje (correas, bujías etc.).

- Nunca deje de cargar nafta cuando el medidor marca no menos de un cuarto de tanque.

- Las cubiertas deberán estar infladas convenientemente para ruta (consultar el manual del usuario), de esa forma tendrá menos posibilidades de que se desarmen en un viraje brusco.

Si bien algunas cubiertas estas condicionadas para evitar el efecto de hidro planeo - en mayor o menor medida - todas bien infladas cumplen el objetivo.

Lleve dentro de su baúl un aerosol para inflar ruedas pinchadas, procurando llegar a una estación de servicio para cambiar la goma, cuando haga reparar la rueda avise al gomero que tiene tapa pinchaduras instalado.

Cumpla con las normas de seguridad guardando distancia entre su vehículo y el de adelante, de ese modo tendrá menos posibilidades de ser “encerrado” en emboscada.

- Cada tanto verifique si está siendo seguido por un vehículo o moto.

Los espejos retrovisores tienen que ser de buena calidad y estar correctamente orientados. Cerciórese si alguien lo sigue observándolos frecuentemente; de ser así o al menos lo presume, muy poco antes de una estación de servicio, coloque la luz de giro e ingrese, tome algo sin alcohol, llene el tanque de nafta, revise alguna posible pérdida de fluido en el motor y siga. Si al regresar a la ruta se encuentra con el vehículo de nuevo, deténgase en un puesto policial y denúncielo.

Estudie perfectamente las rutas que frecuentará, no es la primera vez que un veraneante se extravía y recibe un disgusto al ingresar en un barrio de dudosa reputación a fin de preguntar por donde transita.

- Consulte los planos ruteros en el hotel y memorícelos; si se detiene a consultarlos en la ruta, alguien puede estar observándolos y advertir que es un visitante.

Transite de día las rutas desoladas - evite pasar por zonas peligrosas - estudiando previamente el trayecto a seguir. No ingrese en medio de tumultos o manifestaciones.

- Si realiza un viaje por varias provincias, estudiará convenientemente su trayecto y programar sus paradas.

No deje su auto cargado en la calle, siempre que estacione hágalo dentro del hotel donde piensa pernoctar. En oportunidad de almorzar, organícese con el resto de los acompañantes a fin de controlar de que no sea visitado por malvivientes.

- Si lleva equipaje en el techo, cúbralo con una lona para que no se vea ni llame la atención.

- Ciérrelo con llaves en oportunidad de bajar del rodado; no interesa el tiempo que demore en la diligencia a realizar, conectando la alarma o instalando alguna protección.

- Si ha surgido un imprevisto y no puede llegar al hotel contratado, deténgase en un alojamiento seguro, aunque sea por unas horas. No se arriesgue a dormir dentro del auto.

- Si tiene que hacer un alto en un lugar desconocido, y solo en caso que no le quede otro recurso; verifique la seguridad del lugar solicitando que le muestren sus instalaciones previo a contratar la habitación.

- No deje las llaves de su vehículo dentro de su habitación, llévelas siempre encima.

En su destino

- No sea exhibicionista con el dinero.

No discuta con nadie, menos en otra provincia o país donde no conoce las costumbres y usanzas.

- Al registrarse en el hotel, mantenga a la vista su equipaje, es en ese momento o cuando Ud. se retira del establecimiento en que operan los descuidistas.

Los únicos que deben llevarle el equipaje son los empleados del hotel debidamente acreditados.
- Contrate una caja de seguridad para guardar sus valores.

- Cierre con llave la puerta de su habitación. Recomendamos llevar siempre una cuña de goma para trabar la puerta de acceso a su habitación, (la adquiere en cualquier ferretería, o en la calle).

Si bien Ud. tiene la llave de su cuarto, es probable que existan duplicados ( es lo más común ) puede ser sorprendido.

- No deje las llaves de la habitación sobre el mostrador de la recepción del hotel, entréguelas al conserje en mano.

- No se destaque; tenga un perfil bajo en todos lados y de ser posible no deambule por lugares que puedan ser inseguros. Se suman muchos casos de turistas burlados en su buena fe, heridos y muertos, por salir a pasear en horas y lugares poco recomendables.

No comente su situación económica a desconocidos, sea prudente no se arriesgue a ser víctima de delincuentes; no se destaque.

- Si alguien llama a su puerta diciendo que tiene un mensaje para Ud., pídale que lo pase por debajo de la misma, que ya atenderá el requerimiento. Si insiste, llame por el teléfono al conserje...

- Por último evite el síndrome de las prisas; en la actualidad se estila trabajar hasta último momento y llegar con el tiempo justo a sus embarques. En estas locas carreras, pierde o le desapoderan de alguna maleta o su porta traje.

Buen viaje y disfrute.

1 comentario:

TECNICA ENYCO dijo...

He leido su nota y me parece apropiada para reenviar si Ud. lo autoriza a mis familiares, amigos y clientes. Por supuesto nombrando al autor. Gracias Felipe Srnec por Enyco (www.enyco.com.ar)