martes, 14 de febrero de 2012

DROGA SINTETICA ¿QUIEN SOS?



Publica: Andrés Penachino


Las drogas sintéticas son aquellas que se fabrican a través de procesos químicos y que, a diferencia de la cocaína o la marihuana, no se obtienen de un vegetal sino a partir de cambios moleculares realizados en laboratorios para lograr resultados psicoactivos.

Médicos especialistas destacaron que lo que hacen es estimular la liberación de serotonina y/o dopamina, intensificando los sentidos, generando desinhibición y empatía con el entorno, y alentando la ganas de moverse desenfrenadamente. 


Quienes las consumen relativizan sus riesgos, pero los especialistas advierten las consecuencias para el organismo ‘son devastadoras‘. 

En especial, los expertos destacaron que este tipo de drogas, entre las que se destacan el éxtasis y la ketamina, afectan los sistemas neurológicos de manera aguda o crónica, como efecto residual por uso repetido. 

Además de deterioro intelectual, puede generar parkinsonismo, hemorragia o infarto cerebral, trastornos del habla y hemiplejias. 

Puntualmente, el éxtasis aumenta la temperatura corporal (puede llegar a extremos letales de 42 grados) y estimula la sudoración, lo que puede generar deshidratación y cuadros de insuficiencia renal agudos. 

Además, el cuerpo desarrolla tolerancia y pide más, con un consecuente y riesgoso aumento de la dosis. 

Preocupación por el incremento en el consumo de las drogas "sintéticas" o "de diseño"

El incremento en el consumo de las denominadas drogas ‘sintéticas‘ o de ‘diseño‘, como el éxtasis, encendieron una luz de alerta en las autoridades dado que se trata de sustancias difíciles de controlar que desplazaron a la marihuana y la cocaína. 

Este incremento en el consumo se viene experimentando en los últimos años y coincide con el creciente tráfico de efedrina -que se utiliza para elaborar las drogas sintéticas-, que es investigado y combatido por la Justicia argentina y en el que estarían involucrados grandes carteles mexicanos de droga. 

Una encuesta realizada en 2006 por la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (SEDRONAR) en en hogares de todo el país destacó que el 0,5 por ciento de la población entrevistada, unas 80 mil personas, reconoció haber consumido éxtasis y metanfetaminas en el período del ‘último año‘. 

Posteriormente, otro trabajo realizado en 2007 con estudiantes secundarios demostró una suba del 0,5 a 0,8 por ciento en consumidores experimentales, ocasionales o adictos. 

En los últimos días, el titular del SEDRONAR, (2008) José Granero, explicó que ‘el incremento de drogas sintéticas se debe a la facilidad de consumo y a un desplazamiento de la cocaína y la marihuana, que se da en la clase media y media alta, que no es consumidora de ‘paco‘‘. 

Se llama drogas sintéticas a aquellas que se fabrican en laboratorios a través de procesos químicos que persiguen efectos psicoactivos como euforia y deshinibición. 
En Argentina, las que más se consumen son éxtasis, ketamina, popper y GHB y si bien no generan una adicción física importante provocan una fuerte dependencia psicológica y pueden generar cuadros clínicos muy graves tras su ingesta. 

Los especialistas consideraron que el consumo de este tipo de narcótico seguirá creciendo por varios motivos, entre los que se destacan que son fáciles de fabricar y de traficar, no tienen mucho costo y, sobre todo, porque se expande en el país el circuito de las fiestas electrónicas, el contexto en el cual las ‘smart drugs‘ ganaron fama. 

Otra de las preocupaciones que presentan las autoridades es que cada vez es mayor la facilidad con que se venden por Internet, lo que hace que se convierta en otro escollo al momento de combatirlas. 

Si bien este tipo de drogas no disparan los disturbios y problemas que desata el alcohol ni degradan el cerebro y los reflejos al ritmo lento pero firme de la marihuana, sus efectos son tan riesgosos que pueden afectar el corazón y el cerebro y hasta resultar letales. 

En los últimos días, se generó una acalorada polémica por un proyecto presentado por la diputada bonaerense (UCR) Cecilia Moreau para ofrecer agua mineral gratis a los consumidores de éxtasis desató una serie de críticas en su contra, ya que especialistas en drogadicción y funcionarios consideraron que el mismo es una forma de ‘justificar el consumo‘. 

Así lo afirmó el titular de la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y Lucha contra el Narcotráfico quien calificó como una ‘barbaridad‘ al proyecto de la diputada de colocar bidones de agua en los boliches bailables. 

Por su parte, la autora del proyecto defendió la iniciativa yjustificó que ‘la idea es trata de cuidar la salud de las personas que ya decidieron tomar drogas sintéticas‘. 

Moreau consideró que en la venta de botellas de agua mineral está el negocio entre los dueños de los locales bailables y los ‘dealers‘, ya que ‘la venden a 50 pesos pero la compran por 2 pesos‘. 


Fuente: Diario el Norte, biblioteca del Programa Comunidades Seguras


www.prevenir.org.ar mismo autor

No hay comentarios: