martes, 27 de marzo de 2012

EL SISTEMA DE SEGURIDAD EN CRISIS TERMINAL


POR ANDRES PENACHINO
Las razones son variadas, pero fundamentalmente, lo que ha entrado en crisis Terminal es el sistema de seguridad.
En términos de percepción social, el sistema de seguridad se lo puede reducir a un solo problema, (la policía) pero, en realidad, se trata de varios problemas vinculados entre si.
Es por eso que las medidas puntuales tomadas a lo largo del tiempo, no han tenido los resultados esperados porque el problema no es unitario. La seguridad de los ciudadanos, su patrimonio y al medio ambiente, es el resultado de multitud de variables que interactúan de forma muy dinámica, y no dependen de un solo organismo, por caso de las policías.



Veamos:
1-  “no es la policía en particular” pese a todos los elementos propios que tornan mas profunda y dramática la situación, sino el modelo actual de seguridad e investigación que ya no responde a las necesidades de seguridad y demanda de las sociedades actuales, y las exigencias que las nuevas formas de ilegalidad plantean a estos sistemas.
Si bien se han adoptado métodos drásticos como los referidos a la depuración de las fuerzas de seguridad, no han demostrado cambio alguno en la seguridad.
2- El pésimo funcionamientos de la justicia penal, ha degenerado en; desconcierto, descrédito, desaliento e impunidad, dado que, los jueces aparecen como una parte importante del sistema ineficiente y corrupto, que dictan fallos condenatorios y excarcelaciones totalmente arbitrarios y fuera de todo sentido común.
3- El sistema penitenciario se halla totalmente colapsado. Dada la inmensa población carcelaria que esta intentando contener, hecho que ha degenerado en el hacinamiento de reclusos, mezclándose en el mismo pabellón; ladrones de gallinas con asesinos seriales y asaltantes de bancos.
Esta situación desesperante ha desvirtuado el concepto  primario de mantener al reo encarcelado para reencauzarlo,  convirtiendo a los establecimientos carcelarios en verdaderas universidades del delito, donde los internos no solo perfeccionan sus modalidades delictivas, sino que aprenden una variada gama de fechorías convirtiéndolos en perfectos especialistas en el accionar criminal.
4- La relación casi perdida de los entes citados anteriormente con el ciudadano común, quien demanda seguridad pero no participa en las soluciones, también genera un grave inconveniente a la hora de sumarlo a un plan concreto de seguridad sustentable.
Es por estas razones y no otras, que tratar de imponer soluciones unitarias conducen irremediablemente al fracaso y a un mayor deterioro del sistema de seguridad.
Entendido esto, todos los actores citados son parte de la crisis de seguridad actual, no solo la policía, sino todos aquellos vinculados a los segmentos de seguridad, como así también su destinatario, el ciudadano común.
Solo que la policía por su inmediatez con el ciudadano es la única demandada y al imaginario colectivo, responsable de todos los problemas de seguridad.
Volviendo a los tres primeros, (policía, justicia, servicio penitenciario), pretender hallar sectores puntuales dentro de sus organizaciones que no estén afectados por esta crisis, es al menos ingenuo, mas aun pretender que un sector del personal pueda tener capacidad de modificar a toda la organización es mas ingenuo aun.
ANDRES PENACHINO

No hay comentarios: