martes, 22 de mayo de 2012

LOS QUE VIVEN EN UNA VILLA ¿SON TODOS MALOS?, LOS QUE VIVEN EN UN BARRIO PRIVADO ¿SON TODOS BUENOS?


Publica: Andrés Penachino


Ni una cosa ni la otra. Hay personas que delinquen y que viven del delito que viven en las villas y también en los barrios privados. 

La noticia del día es un ejemplo: Desde su casa en un country dirigía 4 “cocinas” de cocaína.

Fue detenido junto a seis miembros de su banda. Hallaron más de 100 kilos de droga.

En 16 allanamientos simultáneos, la Policía Federal desarticuló ayer una banda de narcotraficantes. Además de secuestrar más de 100 kilos de cocaína y pasta base, detuvo a su líder: un hombre de 37 años que manejaba cuatro “cocinas” de droga desde su casa del barrio privado Los Robles, en Burzaco .
Segun fuentes judiciales consultadas por Clarín, el hombre –de nacionalidad argentina– era uno de los principales distribuidores de cocaína de la zona Sur y Oeste del conurbano, y complementaba su negocio en el narcotráfico con la venta de autos de alta gama.
En el operativo se detuvo a un total de 7 personas, que quedaron a disposición de la jueza federal N°2 de San Martín, Alicia Vence, y el fiscal Paul Starc. Cinco son argentinos y dos colombianos, entre ellos una mujer de 42 años, pareja del jefe de la banda y quien manejaba la red en la zona Sur.
De acuerdo a los investigadores, esta colombiana es hija de un conocido narcotraficante relacionado a su vez con uno de los condenados por el operativo “Café Blanco”, realizado en 1997.
La causa, que ayer terminó con el secuestro de 74 kilos de cocaína colombiana, 22 kilos de pasta base boliviana y unos 85 litros de droga diluida en bidones, se inició en el año 2009. En principio la investigación estuvo a cargo de la División Drogas Ilícitas de la Policía bonaerense, pero a fines del año pasado la jueza decidió apartar a esa fuerza y darle intervención a la Superintendecia de Drogas peligrosas de la Federal.
Durante los procedimientos de ayer se encontraron cuatro “cocinas” de droga: una en la localidad de Open Door, otra en Garín (donde se hallaron enterrados 40 kilos de cocaína), una tercera en Burzaco y otra en la Capital Federal, en la calle Valparaíso al 3400, en el barrio porteño de Villa Soldati.
Por los elementos encontrados en estos lugares –precursores químicos y sustancias de corte– los investigadores creen que la banda se dedicaba tanto a cocinar la pasta base para convertirla en cocaína, como a rebajar la calidad de la droga para la venta al menudeo .
Entre los materiales secuestrados hay 150 kilos de cafeína y 30 kilos de lactosa. También, 5 kilos de manitol, todas sustancias que son usadas por los narcos para “cortar” la pureza de las dosis. Además, se encontraron grandes cantidades de acetona y alcohol etílico, precursores necesarios para “cocinar” la droga.
“No descartamos que la banda también enviara cocaína al exterior, dado que encontramos droga diluída en líquido. Sin embargo, el fuerte de la organización era el suministro para el consumo interno”, explicaron a Clarín fuentes del caso.
Fuente: diarioclarin.com

No hay comentarios: