martes, 29 de mayo de 2012

MATAN A OTRO POLICIA DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES, YA SON 17 LOS UNIFORMADOS ASESINADOS EN LO QUE VA DEL AÑO

Publica: Andres Penachino
 LA PLATA.- Eran las 20.30 cuando el subteniente Saúl Arturo Reyes Muñoz atendió el teléfono del destacamento del balneario La Salada, en la sureña Pedro Luro. La llamada alertaba sobre un supuesto problema generado por un hombre alcoholizado en uno de los muelles de la laguna La Salada, en aquella localidad del partido de Villarino. El uniformado salió de inmediato, pero al llegar al lugar fue emboscado por al menos una persona que lo sorprendió por la espalda.
Cuatro horas más tarde, cerca de la medianoche de anteayer, el cadáver de Reyes Muñoz fue encontrado por un vecino. Tenía dos tiros en la nuca y otros tres en el cuerpo. Le habían robado la pistola reglamentaria y la camioneta Toyota policial en la que había llegado al lugar, contaron a LA NACION los investigadores del caso.
Reyes Muñoz se convirtió en el decimoséptimo policía asesinado en lo que va del año, a un promedio de uno cada casi nueve días: integran esa trágica lista ocho bonaerenses, siete federales y dos metropolitanos. El último caso había sido el del suboficial Eduardo Alberto Salvatierra, que murió anteayer luego de haber sido baleado el viernes pasado cuando prestaba servicio en una comisaría móvil instalada a metros de la llamada villa 18, en la localidad de Billinghurst, partido de San Martín.
Reyes Muñoz tenía 43 años, seis hijos y era el encargado del destacamento del balneario La Salada, cerca de Bahía Blanca, de donde era oriundo. Un compañero de la víctima confió a LA NACION que el subteniente había llegado a ese destino hacía un año, procedente de Bahía Blanca. "Había pedido el traslado porque éste era un lugar tranquilo", dijo, aún conmocionado y sin poder entender qué había pasado.
El subsecretario de Seguridad de Villarino, Darío Bruno, dijo que "Reyes cumplía muy bien sus funciones y permanentemente estaba recorriendo con el patrullero".

ATAQUE POR SORPRESA

Un vocero de la jefatura Departamental de Bahía Blanca contó a La Nacion que Reyes Muñoz presentaba dos orificios de entrada en la región occipital, en la nuca.
"Fue sorprendido y atacado vilmente por la espalda, de hecho, los disparos en la nuca nos hablan de que el efectivo fue cobardemente atacado. En la escena del crimen se encontraron cinco vainas servidas de calibre 9 milímetros y un cartucho de una escopeta calibre 12/70. Este último, en principio, no tendría relación con lo ocurrido, pues presentaba signos de haber sido disparado hacía mucho tiempo, quizás por un cazador", dijo la fuente policial consultada.
Los investigadores intentan dilucidar si Reyes Muñoz fue víctima de una emboscada o simplemente fue sorprendido por un delincuente, ya que el crimen fue cometido instantes después de que recibió la llamada por una supuesta emergencia.
"El subteniente asesinado no tiene ningún antecedente o litigio, tanto en su vida privada como en la fuerza, como para que alguien lo quisiera matar. Incluso se investiga si en verdad no fue asesinado con su propia arma", dijo una fuente de la investigación.

BÚSQUEDA FRENÉTICA

Al no responder a las llamadas de sus compañeros, y como Reyes Muñoz era el único uniformado que tenía el destacamento del balneario La Salada, la policía inició una búsqueda "frenética" para encontrarlo, según la calificaron las fuentes consultadas. De ella también participaron vecinos; precisamente uno de ellos (un policía retirado) encontró el cadáver.
Los investigadores desplegaron un operativo y en la zona, a dos kilómetros del lugar del hecho, fue encontrada la camioneta. "Había sido abandonada en una calle de tierra y los peritos ya levantaron huellas y rastros. Estamos esperando el resultado para poder avanzar en el caso", dijo una fuente del caso.
Entre otras medidas, también se analizan las llamadas recibidas en el teléfono celular corporativo que funciona en el puesto de vigilancia del balneario La Salada.
Investiga el caso la fiscalía descentralizada de Villarino, con auxilio de la policía de Pedro Luro y la Departamental de Bahía Blanca.

ASESINAN A UN PENITENCIARIO EN LAFERRÈRE

Un agente penitenciario identificado como Miguel Angel Suárez fue asesinado de un tiro luego de una pelea con un grupo de jóvenes en la puerta de su casa, situada en Loreto y Tarija, en Laferrère. El hecho ocurrió anteayer, a la madrugada, cuando "los jóvenes comenzaron a pelearse", según contó su cuñada al sitio de noticias Online-911 . Suárez les pidió que se calmaran y entró en su casa. Pero las riñas continuaron y la víctima salió otra vez con su pistola. Un joven lo invitó a pelear a mano limpia y Suárez accedió, pero el otro sacó un arma y le disparó un tiro en el pecho, provocándole la muerte en el acto..

No hay comentarios: