sábado, 9 de junio de 2012

EVACUACION DE GERIATRICOS


POR: ANDRES PENACHINO


LA NOTICIA QUE DA PIE A ESTA NOTA: Al menos dos ancianos murieron y otros 22 sufrieron heridos producto del incendio declarado en un geriátrico del barrio porteño de Floresta, dijeron aDyN fuentes oficiales.


Una de las víctimas fatales es una mujer y la otra no pudo reconocerse porque "el cuerpo estaba irreconocible", indicó el titular de Same, Alberto Crescenti. Los heridos, por inhalación de humo, fueron trasladados a los hospitales Santojanni, Penna, Piñero, Durand y Álvarez.
FUENTE: DIARIOPERFIL.COM

 SUGERENCIAS PARA EVACUACION:

Dada la escasa o nula capacidad de los ancianos para trasladarse, quienes además, en su gran mayoría no están preparados ni organizados para un evento distinto a los que realizan cotidianamente, la evacuación del edificio donde se alojan constituye una practica de particular importancia.
Cuando se plantea la posibilidad de elaborar un plan de evacuación se comienza a planificar una actividad posible.

Las primeras preguntas a responder son: como y adonde alojar a los residentes? .
Uno de los principios a destacar es realzar el principio de solidaridad. Para ello es preciso recurrir en primera instancia a entidades similares y establecer acuerdos de mutua asistencia.

Fijar, localizar y establecer contactos con los centros asistenciales más cercanos, para posibles internaciones o asistencia.

Igualmente es interesante mantener contacto con establecimientos educativos de nivel medio, y requerir del voluntariado, jóvenes que deseen participar en simulacros para que en caso de necesidad se pueda contar con personal adecuado que participe activamente y en forma útil.

Tareas previas preemergentes.

El relevamiento de las personas a evacuar nos arrojará resultados tales como, existen personas con capacidad ambulatoria y otras imposibilitadas.
Algunas requieren atención médica y otras mantienen un estado casi de internación.
Las autoridades del establecimiento deberán planificar la evacuación, de modo de que ocurrido un evento que amerite desalojar el edificio, no les quede dudas sobre el roll que les corresponde a cada uno. Como, cuando y de que forma efectuarlo.

Deberá siempre quedar establecido, un comité de crisis, dentro del establecimiento, con el personal de guardia. Director de evacuación; es la persona que debe asumir la responsabilidad máxima y será el de mayor jerarquía o capacitación ejercerá el rol de director de evacuación.

El asistente del director; cuya misión será de asistir al director de evacuación y actuar como nexo entre las autoridades y los servicios públicos que arriben al lugar.

Ayudantes; este roll será cubierto por enfermeros, administrativos y personal de tareas varias cuyo trabajo habitual se encuentre dentro del establecimiento.

Voluntarios; El personal voluntario será cubierto por alumnos de escuelas cercanas, socios de clubes del barrio, hasta los mismos vecinos debidamente entrenados y decididos a colaborar. Ellos pueden efectuar tareas pasivas, tales como fijar cordones de contención de curiosos y amigos o familiares cercanos.

Efectuar tareas de relevamiento, con el destino inmediato de las personas evacuadas.

Mantener expeditas las vías de evacuación libres cortando el tránsito en forma prevista con anterioridad.

En forma activa, asistiendo al traslado de las personas con capacidad ambulatoria o con sillas de ruedas hasta el refugio primario.

En algunos casos y tratándose de muchas personas a evacuar, puede ser de utilidad el contar con albergue temporario y cercano (una escuela), para efectuar la derivación con tiempo y en forma adecuada.

Evacuación del material

Los registros, las fichas medicas y todo material critico que sea considerado importante., El mismo será mantenido en un solo sitio. En el caso de siniestro los ayudantes serán los encargados de retirar este material.

Resulta conveniente, mantener un sobre plástico porta tarjetas con dos de ellas con el nombre, edad, requerimientos de medicamentos u otra anotación importante, de cada persona internada, con un renglón en blanco destinado al destino.

En caso de evacuación, el personal que efectúa el traslado, dejará una con el trasladado y en la segunda anotará donde efectuó el traslado.
Dicha tarjeta, será entregada al encargado del relevamiento y difusión de noticias, que siempre será una sola persona, en este caso el asistente del director, afín de evitar rumores e interpretaciones que promuevan pánico o situaciones de incertidumbre.

El listado del personal a ser evacuado, deberá mantenerse con varios ejemplares, no más de tres, en lugares estratégicos, tales como la recepción, dirección y sala de guardia.
Debe ser actualizada a fin de saber con exactitud, cuantas personas y condiciones de evacuación están presentes en cada momento.
Mantener en condiciones de inmediata utilización, camillas de traslado y sillas de ruedas.

Fijar en paredes y muy visibles carteles con flechas las vías de salida de emergencia.
En el caso de siniestro estas vías deberán ser utilizadas exclusivamente para la evacuación.
En el caso que el edificio tenga solo una vía de escape, se debe buscar otra vía de evacuación de fácil acceso a través de edificios linderos..

Utilizar luces de emergencia, autónomas, mantener en condiciones de uso, linternas en lugares de fácil acceso, colgadas con soportes en esquinas de pasillos.
Fijar pautas de alerta, con reiteraciones de aprendizaje, con el objeto de que cada persona a evacuar sepa que se trata la emergencia.
Establecer escalones de alerta, y aún tratándose del más grave, comenzar por el inferior con el propósito de no crear pánico.
Mantener el principio de solidaridad, entre aquellos que pueden ayudar, y facilitar la preparación de los que deberán ser trasladados.

Establecer a aquellos que pueden ayudar, una sola persona a su cargo.
En casos de extrema gravedad, se pueden improvisar camillas, teniendo en cuenta por ejemplo que la puerta de los baños, son las de menores dimensiones  y pasan por cualquier otra.

Recordar que una frazada puede sofocar un principio de incendio o mojada permite evitar quemaduras durante el escape al pasar por zonas incendiadas.

La improvisación suele generar desconcierto, accidentes o demoras innecesarias.
Deberá comenzar la evacuación con las personas de menor capacidad ambulatoria, siguiendo el listado de prioridades establecido anteriormente.
Confiándose a las personas con capacidad de traslado al voluntariado con asistente.

La asistencia  del personal especializado, deberá ser reclamada de acuerdo a la circunstancia y en el orden adecuado. Si se trata de un incendio, primero a Bomberos, ellos se encargaran de llamar a la policía. Luego al servicio de ambulancias contratadas por el establecimiento

Si el problema es de servicios, tales como escapes de gas o inundaciones, se reclamará a los servicios de Gas o Aguas en primera instancia e inmediatamente a la policía.
La persona que efectúa el alerta, se deberá dar a conocer, como cortesía en primer grado y luego para requerir que se identifique la persona que lo atienda, tomando nota de esto y la hora de la comunicación.

Una sola persona, y esto es muy importante, será la encargada de recopilar la información de evacuación y efectuará las declaraciones o informes a la prensa o familiares que lo requieran

Prueba; Una vez al año, se debe citar a todos los empleados y voluntarios, quienes con una charla explicativa previa, se proceda a evacuar el edificio.
Los familiares de las personas allí alojadas deberán ser puestas al tanto del evento, como así también las autoridades del lugar.

Andres Penachino
FUENTE: MATERIAL DEL Programa Comunidades Seguras.