miércoles, 4 de julio de 2012

INHALANTES, ¿QUE SON? CONSECUENCIAS DEL CONSUMO


POR ANDRES PENACHINO
¿Qué son los inhalables?

Son vapores, líquidos volátiles, productos en aerosol o gases que pueden ser inhalados y que al ser introducidos por las vías respiratorias producen alteración de las funciones mentales y adicción.
Otras sustancias inhalables son los anestésicos en forma de gases, como el óxido nitroso y el etileno; y líquidos volátiles, como el cloroformo, éter, fluroxeno y halotano, que provocan relajación y dilatan los vasos sanguíneos.  Se usan en medicina para aliviar dolores o provocar la pérdida de la conciencia; son usados por su alteración mental debido a que pueden generar euforia y confusión.

Su origen (como inhalante) es chileno. En algunas zonas de nuestra geografía comenzó a darse en forma realmente alarmante. 
Todos los inhalantes contienen sustancias volátiles que son depresoras del sistema nervioso central (SNC). Los solventes utilizados normalmente en los adhesivos de neoprene son el Tolueno y el Hexano.
Los utilizados con mayor frecuencia en México son los solventes orgánicos, compuestos derivados del carbón o del petróleo, cuyo propósito es dar apoyo a la actividad diaria en la industria y en el hogar.  Con fines de alteración mental se utilizan distintos productos combustibles como gasolina y líquido de encendedores, aerosoles, pegamentos, removedores de pintura, esmaltes y quitamanchas.
La aspiración de cemento de contacto se puede observar cerca de alguna estación ferroviaria. Siendo la droga de los más pobres y del hambre, nos demuestra que en este país, algunos sufren hambre.
Los niños que inhalan pegamento son de clase baja y justamente el inhalante les deja una sensación de haber comido.

Reacciones inmediatas de los solventes

Este estimulante produce sintamos de mareo, sensación de flotar y desinhibición es similar a los que produce la ingestión alcohólica, pero el grado de euforia y las distorsiones de la percepción son mucho más pronunciadas, especialmente con el tolueno.
Los síntomas inmediatos se mantienen después de la inhalación  por 15 o 20 minutos. Siguen luego un periodo de mareo y variados grados de estupor.
Los efectos depresivos van desapareciendo gradualmente para volverse al estado normal en una o dos horas.
Se produce en consecuencia un numero inmediato y transitorios de efectos, estos van desde el mareo, la simple somnolencia, hasta la alucinación franca con sensaciones de volar y una serie de alteraciones visuales similares a las producidas por agentes psicodélicos.
Al contrario de otras drogas que requieren un cierto periodo de aprendizaje, es posible alcanzar un marcado sentido de euforia con la primera experiencia.
Las sensaciones que se perciben son semejantes a las de una borrachera: la coordinación física y el discernimiento se debilitan, por lo que los consumidores sufren con frecuencia caídas y accidentes; y su comportamiento puede ser violento.
Los inhalables inhiben la actividad del sistema nervioso central que controla la respiración y por la falta de oxígeno en los pulmones se pueden provocar desmayos, estado de coma o la muerte por asfixia.  El peligro aumenta si se combina la inhalación con la ingestión de bebidas alcohólicas u otras drogas.
El peligro de muerte existe desde la primera vez que se consume, por los efectos en el corazón, que propician un paro cardiaco, y en el aparato respiratorio.

Consecuencias del consumo crónico de solventes

El uso frecuente aumenta la tolerancia, lo que hace necesario usar cantidades mayores para obtener los efectos esperados.  Al aumentar la dosis se incremento el riesgo de daño cerebral permanente, cambios de humor extremos, temblores y convulsiones. También se incremento el riesgo de arritmia y depresión respiratoria.
}El uso prolongado, además, provoca trastornos en todo el sistema nervioso y causa daños irreversibles en el hígado y los riñones, debido a que en ellos se acumula el efecto de los compuestos, ya que son los órganos encargados de procesarlos y eliminarlos.

¿Cuáles son las señales de la inhalación?  

Los niños de pequeños son los consumidores frecuentes. Inmediatamente después de inhalar pegamento se les observa un circulo blanco alrededor de la boca.
Olor a solventes en la ropa y el cuerpo.
Inflamación e irritación de la nariz, hemorragias y salpullido de la nariz y la boca.  Pérdida de apetito y de peso.
Rostro pálido y azulado.
Ojos vidriosos, enrojecidos y pupilas dilatadas.  Problemas para hablar, lentitud y mala dicción.  Actitud semejante a la de un borracho.
Pérdida de la memoria del pasado lejano.

Consecuencias en la comunidad.

El grupo social también se ve afectado por la inhalación, ya que impacta en la seguridad y el bienestar, porque se presentan más accidentes de tránsito, actos de violencia o vandalismo y riñas callejeras.  Además, en México está prohibida la venta a menores de cualquier tipo de estas sustancias, pero resulta difícil controlar la aplicación de esta reglamentación, ya que los puntos de venta son muy numerosos: kioscos, ferreterías y comercios de todo tipo.
Adicionalmente, la situación de bienestar de la familia y la comunidad puede alterarse, debido a que los inhaladores crónicos, sobre todo aquellos que iniciaron su consumo en la niñez y la adolescencia, sufren daños irreversibles a su salud y no alcanzan la posibilidad de un desarrollo pleno.
¿Cuál es el peligro de utilizar los aerosoles o sustancias que emitan gas? Todo lo que emita gas o se presente en aerosol puede ser inhalado para obtener un estado de euforia, como la pintura en aerosol, pegamento para modelismo, quita esmalte para uñas y envases de crema batida, etc.

FUENTE. www.prevenir.org.ar mismo autor.

No hay comentarios: