jueves, 29 de noviembre de 2012

ALCOHOLISMO ¿UN VICIO O UNA ENFERMEDAD PROGRESIVA?


POR ANDRES PENACHINO

El alcoholismo no es un vicio, es una enfermedad progresiva.

El consumo de estimulantes llega después de la ingesta en grandes cantidades de alcohol. 

El alcohol, es el narcótico de mayor consumo mundial, es un estimulante reconocido, controlado, de fácil acceso, se vende sin receta alguna y por si esto fuera poco, está aceptado por la sociedad. Es mas, grandes grupos económicos gastan fortunas en publicidad de bebidas, incitando al consumo de una u otra marca de bebida. 
¿Que diferencia hay entre el tabaco o el alcohol?, ¿Cuál de los dos es más pernicioso?, ¿Porque se restringe la publicidad de uno y no de otro?. Recordemos que hoy los jóvenes ingresan al alcohol a través de las cervezas y del vino.

La triste cultura del after.... (antes de entrar a los boliches) muchas veces propiciadas por los propios progenitores, la jarra loca o el tetra brik, antes y después de: los boliches, los recitales y partidos, después de la escuela, etc.

Incluso los jóvenes prefieren el envase de tetra brick para mezclar el vino con pastillas pues, de esa forma a simple vista no se nota si tardan en disolverse.
 Todo lo contrario ocurre con las botellas transparentes.

Flagelo sumamente adictivo, de características endémicas y extremadamente pernicioso. Si bien se persigue a los traficantes de drogas, nada se dice o se hace sobre el consumo indiscriminado de alcohol, que en algunos casos es tan destructivo como cualquier otra droga dura, también es el  trampolín a otros estimulantes más fuertes. Este flagelo ha arruinado las vidas de millones de personas en el mundo y también la de sus familias. Grandes cantidades de jóvenes están arruinados físicamente por el alcohol, sin posibilidad de ejercer tareas aun las más sencillas por esta calamidad, la que por rédito económico o por negligencia o inoperancia nadie controla. 
De las drogas de uso común, el alcohol es el que arroja las peores estadísticas en cuanto a daños físicos y  mentales. En  las estadísticas observamos que, los delitos que se cometen bajo los efectos del alcohol son innumerables y llegan frecuentemente al asesinato.

Los alcohólicos crónicos solo pueden sentirse bien cuando se emborrachan, a costa del deterioro de sus organismos. 
Este estimulante, crea habito, embota la mente, destruye las células cerebrales, engendra violencia y brutalidad. 

Definición de alcoholismo

LA ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD que tiene catalogada la ENFERMEDAD ALCOHÓLICA en el epígrafe 303 del glosario de enfermedades, entre las NO TRANSMISIBLES, ha sustituido el término ALCOHOLISMO por el de SÍNDROME DE DEPENDENCIA DEL ALCOHOL, en la novena revisión de la Clasificación Internacional de Enfermedades y lo define como un estado de cambio en el comportamiento de un individuo, que incluye, además de una alteración que se manifiesta por el consumo franco de bebidas alcohólicas una continuidad de este consumo de manera no aprobada en su ambiente socio-cultural, a pesar de las dolorosas consecuencias directas que puede sufrir como enfermedades físicas, rechazo por parte de la familia, perjuicios económicos, y sanciones penales... un estado de alteración subjetiva, en el que se deteriora el dominio de la persona dependiente, sobre su forma de beber, existe la urgencia de ingerir alcohol y se pone de manifiesto una IMPORTANCIA FUNDAMENTAL DEL ALCOHOL, en que el planteamiento de las ocasiones de beber, puede tener preferencia sobre resto de sus actividades.  Además de estos cambios, se observa un estado de alteración psicobiológica, con signos y síntomas a la privación del alcohol.  Ingestión de bebidas alcohólicas para lograr su alivio y aumento de la tolerancia..."

Para la mayoría de las personas, el alcohol es un acompañamiento placentero para las actividades sociales.  El uso moderado del alcohol--hasta dos tragos por día para los hombres y hasta un trago por día para las mujeres y personas mayores (La medida normal de un trago es una botella de 12 onzas de cerveza o bebida a base de vino (wine cooler), un vaso de 5 onzas de vino o 1.5 onzas de licor de 80' prueba) -- no es dañino para la mayoría de los adultos.  Sin embargo, un gran número de personas tiene problemas serios con sus hábitos de consumo de alcohol.  En estos momentos, cerca de 14 millones de americanos, 1 de cada 13 adultos, abusa del uso del alcohol o son alcohólicos.  Además, varios millones de adultos tienen patrones o hábitos de consumir bebidas alcohólicas que los pueden conducir a problemas de alcohol.  Aproximadamente 53 % de los hombres y mujeres en los Estados Unidos reportan que uno o más de sus familiares tienen problemas de alcohol.

Las consecuencias del abuso del alcohol son serias, en muchos casos, de amenaza o peligro a la vida.  Las personas que beben mucho alcohol pueden aumentar el riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer, especialmente del hígado, el esófago, la garganta, y la laringe caja de la voz.  El abuso del alcohol también puede causar cirrosis del hígado, problemas en el sistema de inmunidad, daño cerebral, y hasta puede dañar el feto durante el embarazo.  El beber alcohol aumenta los riesgos de muertes por accidentes automovilísticos, accidentes durante actividades recreativas, accidentes en el trabajo, y la probabilidad de que ocurran homicidios y suicidios.  En términos estrictamente económicos, los problemas relacionados con el uso del alcohol le cuestan a la sociedad aproximadamente 1 00 billones de dólares por año.  En términos de vida humana, el costo es incalculable.

¿Qué es alcoholismo?

El alcoholismo, también conocido como "síndrome de dependencia al alcohol," es una enfermedad que se caracteriza por los siguientes elementos:
Deseo insaciable: el deseo o necesidad fuerte y compulsivo de beber alcohol.
Pérdida de control: la inhabilidad frecuenté de parar de beber alcohol una vez la persona ha comenzado.

Dependencia física: la ocurrencia de síntomas después de abstinencia tales como vómitos, sudor, temblores, y ansiedad cuando se deja de beber después de un período de consumo de alcohol en grandes cantidades.  Estos síntomas son usualmente aliviados cuando se vuelve a beber alcohol o se toma alguna otra droga sedante.
Tolerancia:la necesidad de aumentar la cantidad de alcohol ingerida para sentirse endrogado o intoxicado ("high".
El alcoholismo es un problema que tiene poco que ver con el tipo de alcohol que se consume, cuanto tiempo se ha estado bebiendo, o la cantidad exacta de alcohol que se consume.  Sin embargo, el alcoholismo tiene mucho que ver con la necesidad incontrolable de beber de la persona.  Esta definición de alcoholismo nos ayuda a entender porque para la mayoría de los alcohólicos un "poco de fuerza de voluntad" no es suficiente para dejar de beber.  El alcohólico o la alcohólica se encuentra frecuentemente bajo el control de un deseo poderoso o necesidad de ingerir alcohol, una necesidad que puede sentirse tan fuerte como la necesidad de agua o comida.  A pesar de que algunas personas se pueden recuperar sin ayuda, la mayoría de las personas alcohólicas necesitan ayuda externa para recuperarse de esta enfermedad.

Investigaciones recientes costeadas con fondos de NIAAA han demostrado que para muchas personas la vulnerabilidad al alcoholismo es heredada.  Sin embargo, es importante reconocer que los factores en el ambiente de la persona tales como las influencias de los compañeros y la disponibilidad de alcohol influyen significativamente.  Ambos factores, los heredados y los del ambiente, son llamados "factores de riesgo." A pesar de estos factores, el riesgo no determina el destino.  El hecho de que el alcoholismo tiende a ser común en algunas familias no significa que el hijo o la hija de un padre o una madre alcohólica automáticamente desarrollará alcoholismo.

¿Qué es el abuso de alcohol?

El abuso de alcohol se diferencia del alcoholismo en que éste no incluye el deseo o la necesidad compulsiva de beber alcohol, la pérdida de control o la dependencia física.  Además, el abuso de alcohol es menos probable que incluya síntomas de tolerancia (la necesidad de aumentar la cantidad de alcohol ingerida para sentirse drogado o intoxicado) ("high").

El abuso de alcohol es definido como un patrón de consumo de bebidas alcohólicas que son acompañadas por una o más de las siguientes situaciones en un período de 12 meses:

No cumplir con responsabilidades mayores del trabajo, de la escuela o del hogar;

Beber alcohol durante actividades que son físicamente peligrosas tales como operar maquinarias o manejar un coche;

Tener problemas frecuentemente relacionados con el alcohol tales como ser arrestado por guiar bajo la influencia de alcohol o por lastimar físicamente a alguien mientras está borracho (embriagado);

Continuar bebiendo a pesar de tener problemas constantemente al relacionarse con otras personas que son causados o empeorados por los efectos del alcohol.

Conclusiones de este punto

El alcoholismo como tal es la ingestión de bebidas alcohólicas en forma desmedida.  Existen dos tipos de alcohólicos:
Los llamados alcohólicos sociales y los dependientes o enfermos.
Los primeros solo beben en ocasiones sociales hasta llegar al estado de enfermedad producto de la intoxicación.  Estas son en orden creciente, dificultades en la visión producto de la anestesia que produce el alcohol sobre el sistema nervioso, Que afecta el nervio óptico privando al individuo de la sensación de tercera dimensión, Euforia, como producto del aumento de la tensión arterial, Perdida del equilibrio, como resultado de la anestesia del sistema proveniente del cerebelo y que afecta al oído, Liberación de las inhibiciones controladas por él consiente.  Y finalmente la afección sobre el sistema digestivo por la imposibilidad del hígado de degradar gran cantidad de alcohol que finaliza con vómitos diarreas y decaimiento general.
El alcohólico social, siente al día siguiente los trastornos producidos en su organismo y muy difícilmente haga la reconstrucción del hecho.

El alcohólico dependiente, es en suma un alérgico, para definirlo de una manera sencilla.  Jamás llega al extremo de un alcohólico social.  Es una dependencia tal de disponer de un nivel de alcohol en sangre, que le permita sentir la euforia necesaria para acometer aquellas tareas o proyectos diarios que de otra manera no podría encarar.  Una vez logrado, deja inmediatamente de beber.  Solo que esa sensación es muy efímera, Y debe recurrir numerosas veces durante la jornada a su ingestión.  Esconde su defecto, realmente físico, y lo lleva a cabo a escondidas negando a todas luces su necesidad, es muy probable que en una reunión se niegue rotundamente a beber.  Lo hará previamente o al retorno a su casa.
Suele esconder botellas en cercos, pozos etc.  Jamás se verá una botella a la vista.
La dependencia va creciendo dado que la suma de "tomas" cada vez se hace más frecuente.
Es notorio ver bebedores, que lo hacen a horas inusuales, muy temprano a la mañana, antes de ir a trabajar.  Escaparse del trabajo, con excusas, no almorzar o merendar junto a sus compañeros etc.
La ingestión es cada vez más cercana en el tiempo, la necesidad de disponer de alcohol en sangre, en escaso tiempo, lo lleva a tomar bebidas espirituosas de alto grado.  En muchos casos prefieren bebidas no tradicionales como el Fernet, la de más alta graduación alcohólica en el mercado, con la excusa que es un buen digestivo.  Existen casos y en esto no hay diferencias de sexo, en que para evitar el aliento alcohólico, beben perfumes.  Otra forma de disfrazar la ingestión son las ensaladas con gran cantidad de vinagre.  En las cárceles, una bebida conocida como "pajarito" es la inclusión en el mate de desodorante en barra dado que la base es alcohol sólido.  El deterioro es más creciente en el alcohólico dependiente, dado que la sumatoria de "tomas" supera en promedio diario al del alcohólico social.

Su fin pasa por la destrucción de su aparato digestivo, conocido como cirrosis.
La dualidad de conductas, lo lleva a graves conflictos sociales y familiares.  Por un lado sabe su enfermedad que trata de ocultar, y por la otra el desenfreno que significa su dependencia.
El conflicto es inevitable.  No puede mostrarse como es, y debe simular.  A solas puede verse como alguien aprisionado en su compulsión y se desprecia.

Dado que la mayoría de las veces debe abandonar la botella antes de su finalización le resulta una adicción muy cara.  Lo que lo lleva a conflictos económicos que debe solucionar de cualquier manera desde el hurto familiar a la prostitución.
Recuerde que también es un delito manejar ebrio.

FUENTE: MATERIAL DEL PROGRAMA COMUNIDADES SEGURAS

miércoles, 28 de noviembre de 2012

¿QUIERE UD. SABER SI SU HIJO TOMA DROGAS?



POR ANDRES PENACHINO


Lea detenidamente este cuestionario

1) ¿Su hijo parece retraído, deprimido, cansado y descuidado en su aspecto personal?
2) ¿Lo nota hostil y falto de cooperación?
3) ¿Se han deteriorado las relaciones de su hijo con otros miembros de la familia?
4) ¿Ha dejado a sus antiguos amigos?
5) ¿No le va bien en la escuela? ¿Ha empeorado las notas o la asistencia es irregular?
6) ¿Ha perdido interés por los pasatiempos, los deportes u otras actividades?
7) ¿Han cambiado sus hábitos de comer o de dormir?
8) ¿Usa desodorantes o perfumes para tapar algún olor?
9) ¿Tiene actitudes beligerantes ante sus preguntas o reclamos?
10) ¿Tiene las pupilas dilatadas? ¿Tiene los ojos colorados?
11) ¿Tiene conversaciones telefónicas o encuentros con desconocidos?
12) ¿En su casa faltan objetos de valor? ¿Tiene su hijo una necesidad creciente de dinero?
13) ¿Está más pálido de lo habitual? ¿Se dejó el pelo descuidado?
14) ¿Encuentra usted cajitas de fósforos agujereadas en el centro del lomo del envase o cualquier otro artefacto (biromes, llaves o tubitos) que servirían para fumar la colilla de un cigarrillo sin filtro hasta el final sin quemarse?
15) ¿Tiene su hijo papel para armar cigarrillos (en cajita o sueltos)?
16) ¿Utiliza colirios? ( Medicamento líquido para los ojos ).
17) ¿Tiene manchas de cigarrillos en los dedos?
18) ¿Tiene feo olor, incluso en la vestimenta y en las sábanas?
19) ¿Tiene elementos que permitan picar la droga como, por ejemplo, hojas de afeitar, tarjetas duras o cuchillos?
20) ¿Tiene elementos que permitan aspirar la droga como, por ejemplo, bolígrafos sin tapas ni tanque, tubitos, pajitas o billetes enrollados?
21) Si su hijo se estuviera inyectando posiblemente se detecten cigarrillos de tabaco desarmados dado que se utilizan el filtro, jeringas y algún recipiente pequeño, como cucharas o tapitas de bebidas, para preparar la droga.
22) ¿La nariz le sangra o gotea a menudo? 
23) ¿Tiene dificultad para hablar?
24) ¿Tiene marcas de pinchazos en brazos o piernas?

Atención:

 Debe tenerse en cuenta que algunos de estos síntomas pueden aparecer en jóvenes que no se droguen. No por usar un arito o dejarse el cabello largo, un joven utiliza drogas. 
Se trata de síntomas a tener en cuenta que deben sumarse a los otros según la siguiente tabla:
De 0 a 3 respuestas positivas: No hay problema a la vista.
De 3 a 10 respuestas positivas: Esté atento a la conducta de su hijo y controle sus pertenencias. Consulte si cree necesario con un centro especializado.
De 10 a 14: Consulte con un centro especializado. Es probable que su hijo necesite ayuda.
15 o más respuestas positivas: Seguramente su hijo tiene un problema con las drogas y necesita un tratamiento.

Recomendaciones:

Esté alerta a indicios de uso de drogas y a la presencia de los artefactos utilizados para ingerirlas como papeles para armar cigarrillos, balanzas, biromes sin tapita y sin tanque, cucharitas, jeringas, tubitos que puedan servir de inhalador, tarjetas o billetes con un sabor amargo y anestesiante, espejos. Estos elementos pueden ser indicios del uso de drogas y cuanto antes detecte el problema, más fácil será ayudar a su hijo.
No enfrente a un joven que se halle bajo los efectos del alcohol o de las drogas. Espere a que esté sobrio para hablar con él. Entonces explíquele sus sospechas con calma y objetividad, y busque la ayuda de otros miembros de la familia para respaldar sus observaciones.
Generalmente, los jóvenes que se drogan no son honestos y niegan la adicción. Si usted cree que su hijo no está diciendo la verdad, y las pruebas de que padece una adicción son evidentes, hágalo evaluar por un profesional especializado. Muchas veces el adicto termina aceptando que se droga y para conformar a los padres promete no volver a hacerlo. Pero en un altísimo porcentaje de jóvenes adictos esta promesa sólo queda en el intento y la persona continúa drogándose solapadamente.
Si su hijo está tomando drogas, no se eche culpas ni pierda tiempo esperando que el problema se solucione por sí solo. Lleve de inmediato a su hijo a una consulta con profesionales especializados y en caso de que él se niegue, concurra usted y pida asesoramiento.
FUENTE: MATERIAL DEL PROGRAMA COMUNIDADES SEGURAS.

lunes, 26 de noviembre de 2012

LAS ONCE COSAS QUE LOS ESTUDIANTES NO APRENDEN EN LA ESCUELA.


publica: Andres Penachino

BILL GATES, recientemente dictó en una conferencia en una escuela secundaria sobre “Las 11 cosas que los estudiantes no aprenden en la escuela”. Muy conciso, todos esperaban que fuera a hacer un discurso de una hora o más, habló menos de 5 minutos, le aplaudieron más de 10 minutos sin parar, dio las gracias y se fue enseguida en su helicóptero. Hablo de cómo la "política educativa de vida fácil para los niños" ha originado una generación sin concepto de la realidad, y cómo esta política ha llevado a las personas a fallar en sus vidas después de la escuela. 

Regla 1: La vida no es fácil, acostúmbrate a ello. 

Regla 2: El mundo no está preocupado por tu autoestima. El mundo espera que hagas algo útil por él ANTES de sentirte bien contigo mismo. 

Regla 3: No ganarás 20.000 $ al mes nada más por salir de la escuela. No serás vicepresidente de una empresa con coche y teléfono a tu disposición hasta que con tu esfuerzo hayas conseguido comprar tu propio coche y teléfono. 

Regla 4: Si crees que tu profesor es duro, espera a tener un Jefe. Ese sí que no tendrá vocación de enseñanza ni la paciencia requerida. 

Regla 5: Vender papel usado o trabajar los días festivos no es ser lo último en la escala social. Tus abuelos tenían una palabra diferente para eso: lo llamaban oportunidad. 

Regla 6: Si te equivocas, no le eches la culpa a tus padres o a la mala suerte. Por lo tanto no llorisquees por tus errores, aprende de ellos. 

Regla 7: Antes de nacer tú, tus padres no eran tan críticos como ahora. Ellos se volvieron así por pagar tus cuentas, lavar tus ropas y oírte decir que son “ridículos”. Por tanto, antes de salvar el planeta para la próxima generación, queriendo remediar los errores de la generación de tus padres, comienza limpiando las cosas de tu propia vida, empezando por tu habitación 

Regla 8: La escuela puede haber eliminado la distinción entre excelentes, buenos y regulares, pero la vida no es así. En muchas escuelas hoy no repites el curso, hacen que tus tareas sean cada vez más fáciles y tienes las oportunidades que necesites hasta aprobar. Esto no se parece en nada a la vida real. Si fallas, estás despedido. Así que acierta a la primera. 

Regla 9: La vida no está dividida en bimestres. Tú no tendrás largas vacaciones de verano y no encontrarás quien te ayude a cumplir con tus tareas, ni jefes que se interesen en ayudarte para que te encuentres a ti mismo. Todo esto y mucho más, tendrás que hacerlo en tu tiempo libre. 

Regla 10. La televisión NO es la vida real. En la vida real, las personas tienen que dejar los juegos, el bar, los bailes o los amigos, para irse a trabajar. 

Regla 11: Sé amable con los estudiosos (aquellos estudiantes que tú y muchos otros juzgan que son sonsos); existen muchas probabilidades de que termines trabajando PARA uno de ellos. 

Imprime, relee, repasa y muéstraselo a todos los que sinceramente creas que puedan ser tus amigos, o que merezcan una clase, muy particular, dada por quien entiende del asunto. Y si tienes la suerte de tenerlos cerca y el coraje para hacerlo, enséñaselo a tus padres y a tus hijos.

fuente: Concienciajuridica Mexico

domingo, 25 de noviembre de 2012

EL ROBO DE NEUMATICOS SE ACRECIENTA EN ESTOS MESES


PUBLICA: ANDRES PENACHINO

Boom del robo de neumáticos y del mercado negro de autopartes

En el 70% de los robos parciales de vehículos, los ladrones se llevan al menos una rueda. En cifras oficiales, con denuncia, significa que se roba una rueda cada 5 minutos en el país. En tanto, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) afirma que el circuito de ferias ilegales. En ferias de La Matanza, Lomas de Zamora y en Parque Centenario y en Parque Chacabuco, en la capital federal, ya se venden repuestas que no se puede acreditar su origen: no figuran en el Registro Nacional de Autopartes por lo que pueden haber sido obtenidas en algún robo
 
“En octubre, noviembre y diciembre, la modalidad del robo de ruedas pega un salto porque la gente necesita comprar neumáticos para irse de vacaciones. Acá también está el problema de la restricción a las importaciones, entonces cuando se requieren de ruedas fabricadas afuera no se encuentran. No pasa tanto por el precio, es decir, muchos usuarios pagarían el valor de mercado, pero al no haber en stock buscan en otros espacios, y se alimenta el circuito delictivo”, dijo Fabián Pons, del Centro de Experimentación y Seguridad Vial (CESVI), a Diario Popular.
 
El especialista en seguridad Luis Vicat, agregó: “Hay bandas altamente organizadas, que se dedican exclusivamente a robar ruedas, utilizando camionetas utilitarias con puertas en un costado, y abordan los autos cuando sus propietarios no están en el lugar, manipulando destornilladores hidráulicos que permiten retirar dos ruedas en 40 segundos, así que la rapidez del hecho les otorga absoluta impunidad”. Asimismo, comentó que “en el mercado negro, las gomas se venden a un 25% del valor real en los locales”.
 
“Hay que repetirlo las veces que haga falta. Somos una sociedad absolutamente hipócrita, que reclama mayor seguridad, pero al mismo tiempo no tiene escrúpulos al comprar autopartes de dudoso origen o con la plena conciencia de que fueron robadas. El ciudadano que compra ilegal tiene claro que probablemente la rueda u otra autoparte que pagó a menor precio provenga de un hecho de extrema violencia, que le puede pasar a él mismo en algún momento. Tenemos que reflexionar, porque sufrimos la inseguridad, pero también la generamos y alimentamos con estas actitudes incoherentes”, señaló Pons. 
 

Coincidiendo con ese dato, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) afirma que relevó 160 localidades argentinas, en las que constató que 79 tienen mercados clandestinos que en octubre pasado llegaron a facturar $ 1.219 millones en 39.121 puestos ilegales "operando tanto en Saladitas como en la modalidad ‘manteros’ o ‘mesiteros’ en la vía pública. Esto significa que, en promedio, en las ciudades con Saladitas hay 1 puesto de venta ilegal cada 445 habitantes”.
 
Lomas de Zamora y Ciudad de Buenos Aires son los distritos más golpeados por la informalidad en la Argentina. “Reúnen entre las dos 20.312 vendedores ilegales, el 51,8% de los puestos ilegales detectados en las 79 ciudades con saladitas relevadas”, de acuerdo a Vicente Lourenzo, vocero de CAME. 
 
"Venden pirotecnia ilegal, entre la capital y GBA habrá unas 100 Saladitas en funcionamiento, polvorines en potencia. Y este año se agregó el negocio de las autopartes. En ferias de La Matanza, Lomas de Zamora y en Parque Centenario y en Parque Chacabuco, en la capital federal, ya se venden repuestas que no se puede acreditar su origen: no figuran en el Registro Nacional de Autopartes por lo que pueden haber sido obtenidas en algún robo. Por ejemplo, faros de autos importados y llantas de aleación de aluminio se ofrecen a $ 1.000, cuando valen $ 6.000”, dijo Javier Miglino, titular de la organización no gubernamental Defendamos Buenos Aires.
 
"En octubre hubo una tendencia alcista. La capital federal tenía en 2010 unas 22 saladitas y el mes pasado contabilizamos 95. Son ferias que están enquistadas en distintos barrios y que van ampliando la gama de productos”, explicó Lourenzo.
 
Lourenzo dijo que las ferias ubicas “en la avenida Pueyrredón, en Once; y Avellaneda, en Floresta, son las de mayor facturación y cantidad de puestos. El fin de semana previo al Día de la Madre habían ocupado un carril de Avellaneda. Y, además, ocupan las veredas de las calles transversales de esa avenida. El 70% de los que comercian es indumentaria pero hay de todo”.
 
Javier Miglino, titular de la organización no gubernamental Defendamos Buenos Aires, la instalación de Saladitas en la Ciudad “es imparable. Se estima que hay unas 80”. En el Gran Buenos Aires, las mayores expansiones ocurre en La Matanza -San Justo e Isidro Casanova-, Morón y Lomas de Zamora.
 
“No se entiende cómo las autoridades no las clausuran: han aparecido zapatillas de marcas líderes que se pudieron verificar con el seguimiento del código de barras que habían sido robadas”, agregó Miglino.
 
“Hasta se venden zapatos y zapatillas truchos que pueden ocasionar daños en la salud, como deformaciones en los pies de los chicos”, también dijo Miglino.
 
“Evidentemente en estos negocios actúan mafias que instalan los puestos, contratan gente y consiguen la mercadería. Pero, además, cuentan con el amparo de algunos funcionarios porque terminan siendo cajas políticas”, concluyó Miglino.

FUENTE: URGENTE 24
PORTAL LUIS VICAT

sábado, 24 de noviembre de 2012

EL 22 DE NOVIEMBRE SE CONMEMORA UNA NUEVA FECHA DE LA BATALLA DE LA VUELTA DE OBLIGADO





PUBLICA: ANDRES PENACHINO
La Batalla de la Vuelta de Obligado se produjo el 20 de noviembre de 1845, en aguas del río Paraná, sobre su margen derecha y al norte de la provincia de Buenos Aires, en un recodo donde el cauce se angosta y gira, conocido como Vuelta de Obligado, en lo que hoy es la localidad de Obligado (partido de San Pedro
).
Enfrentó a la Confederación Argentina liderada por el brigadier Juan Manuel de Rosas (1793-1877), quien nombró comandante de las fuerzas defensoras al general Lucio Mansilla (1792-1871) y a la escuadra anglo-francesa, cuya intervención se realizó bajo el pretexto de lograr la pacificación ante los problemas existentes entre Buenos Aires y Montevideo.
En 1845, el general Juan Manuel de Rosas gobernaba por segunda vez la provincia de Buenos Aires, mientras que Uruguay se encontraba en medio de una guerra civil entre los caudillos Manuel Oribe y Fructuoso Rivera. Oribe acudió a Rosas, buscando apoyo para recuperar el gobierno que había perdido ante Rivera quien era ayudado por Brasil; a lo demandado por el nacional Oribe, Rosas accedió con aporte de tropas y armamento. Con esta ayuda, Oribe invadió el Uruguay y sitió la ciudad de Montevideo.
La intervención de fuerzas extranjeras exaltó los ánimos, y motivó que Gran Bretaña y Francia intervinieran en el conflicto, apoyando al autodenominado "Gobierno de la Defensa" protegido de Brasil y de Inglaterra y Francia, autoconvocándose como mediadores en el conflicto. Rosas fue intimado a retirar sus tropas, pero rechazó la intimación. Inmediatamente, la escuadra porteña que bloqueaba Montevideo fue capturada por la flota combinada.
Con el desarrollo de la navegación a vapor ―desarrollo efectuado principalmente en Inglaterra, Francia y Estados Unidos― ocurrido en la tercera década del siglo XIX, grandes navíos mercantes y militares podían remontar en tiempos relativamente breves los ríos en contra de la corriente, y con una buena relación de carga útil.
Este avance tecnológico acicateó a los gobiernos británicos y franceses que, desde entonces, siendo las superpotencias de esa época, pretendían lograr garantías que permitieran el comercio y el libre tránsito de sus naves por el estuario del Río de la Plata y todos los ríos interiores pertenecientes a la cuenca del mismo.
En el año 1811, poco después de la Revolución de Mayo de 1810 (en que Argentina comenzó su proceso de independencia de España), Hipólito Vieytes recorrió la costa del río Paraná buscando un sitio ideal en donde poder montar una defensa contra un hipotético ataque de naves españolas. Para este propósito consideró al recodo de la Vuelta de Obligado como el sitio ideal, por sus altas barrancas y la curva pronunciada que obligaba a las naves a recostarse para pasar por allí. Rosas estaba al tanto de sus anotaciones, y es por ello que decidió preparar las defensas en dicho sitio.
En su nota sobre este combate, al explicar el interés que movía a Rosas, opina el historiador Felipe Pigna que Rosas:
Compartía con los terratenientes bonaerenses la seguridad de que el Estado no podía entregarse a ninguna potencia extranjera. No había tanto en Rosas y sus socios políticos y económicos una actitud fanática que se transformara en xenofobia ni mucho menos, sino una política nacionalista pragmática que entendía como deseable que los ingleses manejasen nuestro comercio exterior, pero que no admitía que se apropiaran de un solo palmo de territorio nacional que les diera ulteriores derechos a copar el Estado, fuente de todos los negocios y privilegios de nuestra burguesía terrateniente.1
[editar]Preparativos

De acuerdo con análisis arqueológicos realizados en el año 2000, en este sitio vivían numerosas familias indígenas, que fueron expulsadas para construir las defensas.2 El 13 de agosto de 1845 se le dieron instrucciones a Lucio Norberto Mansilla (padre del destacado escritor argentino Lucio V. Mansilla) para construir baterías costeras artilladas. Mansilla solicitó al juez de paz sanpedrino Benito Urraco que le informase sobre el armamento existente y la población de entre 15 y 70 años, y que pusiera en estado de asamblea a la milicia activa. El día 22 de agosto pedía el envío de 30 tirantes de madera para la construcción de las baterías, y el 12 de noviembre envió a San Pedro al sargento mayor Julián Bendim, al mando de «ciento setenta y tantos» soldados de caballería e infantería, para proteger a la ciudad de un posible desembarco anglofrancés.

Hechos 
En el marco de la Guerra Grande, una flota anglo-francesa – integrada por 22 barcos de guerra y 92 buques mercantes – fue interceptada por tropas argentinas, al mando del general Lucio Norberto Mansilla. Los europeos disponían de 418 cañones y 880 soldados, contra seis barcos mercantes y 60 cañones de escaso calibre que les opuso Rosas.
Once buques de combate de la escuadra anglo-francesa navegaban por el río Paraná desde los primeros días de noviembre; estos navíos poseían la tecnología más avanzada en maquinaria militar de la época, impulsados tanto a vela como con motores a vapor. Una parte de ellos estaban parcialmente blindados, y todos dotados de grandes piezas de artillería forjadas en hierro, y de rápida recarga, granadas de acción retardada, Shrapnels (las primeras bombas-proyectiles de fragmentación antipersonales) y cohetes Congreve.
La principal fortificación argentina se encontraba en la Vuelta de Obligado, donde el río tiene 700 m de ancho, y un recodo pronunciado dificultaba la navegación a vela.
El general Mansilla hizo tender tres gruesas cadenas de costa a costa, sobre 24 lanchones. La operación estuvo a cargo, principalmente, de un italiano inmigrado a la Argentina, de apellido Aliverti.
En la ribera derecha del río montó 4 baterías artilladas con 30 cañones, muchos de ellos de bronce, con calibres de 8, 10 y 12, siendo el mayor de 20, los que eran servidos por una dotación de 160 artilleros.
La primera, denominada Restaurador Rosas, estaba al mando de Álvaro José de Alzogaray;3 la segunda, General Brown, al mando del teniente de marina Eduardo Brown, hijo del almirante; la tercera era la General Mansilla, comandada por el teniente de artillería Felipe Palacios; y la cuarta, de reserva y aguas arriba de las cadenas, se denominó Manuelita y estuvo al mando del teniente coronel Juan Bautista Thorne.4
Además, en las trincheras había 2000 hombres, la mayor parte gauchos asignados a la caballería, al mando del coronel Ramón Rodríguez, jefe del Regimiento de Patricios. También participaron tropas del 2.º batallón de Patricios. En el río estaba estacionado un único buque de guerra, el Republicano, que ―al mando de Tomás Craig (irlandés nacionalizado argentino)― tenía como misión cuidar las cadenas que cruzaban el río.
En las filas argentinas revistaban voluntariamente algunos soldados nacidos en las Islas Británicas; alegaban no estar cometiendo traición alguna, ya que el Reino Unido no había declarado formalmente la guerra a la Confederación Argentina.
Aprovechando el relieve de la costa del río Paraná en ese lugar, Mansilla dispuso a gran parte de su tropa en la especie de playa baja ubicada antes de las barrancas que en ese punto tienen casi 20 metros de altura; considerando acertadamente que los invasores anglofranceses atacarían con su artillería primeramente a las baterías argentinas ubicadas en lo alto de tales barrancas, de este modo las tropas argentinas ubicadas en la parte baja podían hostigar la aproximación a las costas de los navíos y hacer frente con mayor eficacia a los desembarcos invasores.

El combate se inició al amanecer del día 20 de noviembre, primeramente con una escaramuza unos pocos kilómetros aguas abajo del río Paraná cuando tres lanchones argentinos que patrullaban al río fueron atacados por la artillería de la flota anglofrancesa; a las 8:00 de la mañana el vapor inglés al mando de Charles Otham comenzó a cañonear las posiciones argentinas sin mucho efecto pero a las 10:30, la flota invasora reunida, con su diluvio de proyectiles comenzó a tener eficacia: con un intenso cañoneo y fuertes descargas de cohetes Congreve sobre las baterías argentinas. Estas respondieron de inmediato, pero estaban en inferioridad de condiciones, ya que contaban con cañones de mucho menor alcance, mucho menor precisión y notable lentitud de recarga, en comparación con las piezas que poseían los invasores.
Las tropas defensoras los recibieron con un «¡Viva la Patria!» y los sones del Himno Nacional. Al encontrarse la nave capitana francesa de frente a las baterías defensoras, estas abren fuego matando en el acto a 28 hombres de dicho buque y dañando seriamente su arboladura (se contabilizaron 11 disparos solo en el palo mayor), independientemente del gran ímpetu de las fuerzas defensoras, el intercambio de disparos causó desde un primer momento múltiples bajas en el bando argentino.
Sin perjuicio de la desigualdad de fuerzas, las baterías argentinas logran dejar fuera de combate a los bergantines Dolphin y Pandour, obligando a retroceder al Comus, silenciando el poderoso «cañón de a 80» del Fulton y cortando el ancla de la nave capitana (la cual dejó de batallar y se alejó a la deriva, aguas abajo).
Era tal el escarnio con que ambas fuerzas se batían, que en un momento dado Mansilla (sin perder su acostumbrada serenidad) le preguntó a su amigo italiano: «Che, Alberti, ¿qué es eso que echan al agua, de aquel barco?», a lo cual el italiano (luego de mirar a través de su catalejo) contestó: «¡Son corpos [‘cuerpos’], usía!».
Luego de más de dos horas de combate, las fuerzas defensoras habían agotado gran parte de sus municiones, por lo que su capacidad de respuesta disminuyó considerablemente. Ante el vuelco de las circunstancias, el comandante Sullivan ordenó el desembarco de dos batallones que avanzaron contra la batería sur. El general Mansilla ordenó la carga a bayoneta. Mientras encabezaba la carga, fue herido de gravedad en el pecho por una salva de metralla. El coronel Juan Bautista Thorne lo reemplaza en el comando de la artillería, mientras que Rodríguez asumió el mando autónomo de sus fuerzas de caballería. Thorne perdió casi por completo la audición por una explosión de granada muy cercana. .


Corte de las cadenas por parte del Firebrand.
Con la considerable disminución en los disparos de la escuadra defensora, los atacantes vuelven sobre las cadenas, encabezados por el buque Firebrand y, a martillazos sobre un yunque, logran cortarlas.
Tras varias horas de combate, fuerzas de infantería ―principalmente francesas― desembarcaron en la costa, atacando la batería argentina, que perdió 21 cañones en poder del enemigo. Al no poder transportarlos, los invasores los inutilizaron. Pero cuando pretendieron sostener su posición, las fuerzas desembarcadas fueron atacadas por la caballería del coronel Ramón Rodríguez, que las obligó a reembarcarse en forma temporal, cediendo ante un segundo ataque ―esta vez de marinos franceses e infantes de marina británicos― que fue más eficaz.
Aprovechando la defensa que los argentinos debían hacer de sus piezas de artillería durante el desembarco, las fuerzas atacantes incendiaron los lanchones que sostenían las cadenas. También se perdió el buque Republicano, que fue volado por su propio comandante ante la imposibilidad de defenderlo.
Las fuerzas defensoras tuvieron 250 muertos y 400 heridos. Los agresores, por su parte, tuvieron 26 muertos y 86 heridos y sufrieron grandes averías en sus naves que obligaron a la escuadra a permanecer casi inmóvil en distintos puntos del Delta del Paraná, para reparaciones de urgencia.
Finalmente, los anglo-franceses consiguieron forzar el paso y continuar hacia el norte, atribuyéndose la victoria.

FUENTE: WICKIPEDIA