martes, 24 de junio de 2014

USTED INSTALARIA UN COMERCIO EN EL BARRIO SAN LORENZO EN SANTA FE / OPINION


PUBLICA: ANDRES PENACHINO

LEA ESTA NOTICIA
Con la muerte de Franco Bello, de 18 años, suman 80 los homicidios ocurrido en Santa Fe en lo que va del año.
Bello había recibido varios disparos el domingo, uno de los cuales le impactó en la cabeza, durante un tiroteo en el barrio San Lorenzo. 
El joven estaba internado en grave estado en el hospital Cullen, donde falleció hoy.
En ese episodio también fue asesinado otro joven de 20 años llamado José Luis Benítez, quien recibió once disparos en distintas partes del cuerpo.
Con la muerte de Bello, además de elevar a 80 los homicidios durante el 2014, ya son seis los crímenes ocurridos este último fin de semana en Santa Fe

OPINION

Como hemos expresado en notas anteriores, cuando en los organismos Internacionales se trata la lucha para recuperar los distritos azotados por las dificultades económicas y la violencia delictiva no deja de mencionarse el "Capital Social".

Definiendo al Capital Social como la reciprocidad entre las comunidades y sus hogares basados en los lazos de confianza derivados de interacciones sociales, los países desarrollados tienen innumerables ejemplos en el tema que acabamos de exponer, tanto internas como en la ayuda externa, donde la policía es una útil herramienta para la recapitalización a través de la reducción del delito y la violencia.

Cuando son reiterados los episodios de violencia, se resiente la sociedad toda, ademas; la endeble confianza en los inversores, sean estos pequeños, medianos o grandes, costos más altos de salud y seguridad, el desencanto y la migración de la clase media urbana, tasas de mortalidad alta, acceso reducido a otros servicios sociales, familias disfuncionales, y un clima de miedo que reemplaza el espíritu de cooperación y participación en la vida comunitaria.
Volviendo a la pregunta, los comerciantes locales al verse amenazados por los asaltos cierran sus negocios y despiden a los empleados generalmente residentes del lugar, etc., etc.

Queda claro que el narcotráfico y los delitos conexos afectan en mayor proporción a los ciudadanos más humildes y que en los barrios más relegados, concretamente en las villas, la droga es una compañía permanente y ha llegado a ser parte de la vida de todos los miembros de una familia, ya sea porque consumen o porque comercializan en los llamados quioscos de la droga.

Semejante estado de situación es el mejor resultado que podían esperar los grupos narcos en su constante tarea para adaptarse socialmente al terreno en que operan. Exactamente como lo hicieron en las favelas brasileñas.

Lo expuesto tiene varias causas, pero fundamentalmente una: la ausencia del Estado. La ausencia del Estado en primer lugar para contener el permanente florecimiento de villas y asentamientos ilegales en todo el país y, ante esa evidencia, para evitar que esos lugares se conviertan en tierra de nadie o, mejor dicho, en territorio narco. Intendentes y gobernadores son el primer eslabón de la cadena del Estado, pero es el gobierno nacional el máximo responsable de aplicar políticas para combatir este grave problema.

Mientras el Estado gasta enorme cantidad de fondos y energías para intervenir en numerosas áreas de la actividad privada, los sectores más necesitados a los que el Gobierno se ufana de defender y proteger de supuestos monstruos internos y externos están a la deriva. Los organismos encargados de llevar adelante políticas de prevención del narcotráfico, elaboración de estadísticas y tratamiento de adictos, en tanto, han venido padeciendo sistemáticamente la falta de recursos para concretar con éxito esas tareas.

El Gobierno debe hacerse cargo de su clamoroso fracaso, poner sus intereses político-partidarios a un costado e instrumentar estrategias que, al menos, permitan detener el avance de un mal que a diario se cobra vidas o las arruina definitivamente desde muy temprano.


FUENTE: DIARIO CLARIN, PASEMOS AL OTRO LADO

No hay comentarios: