lunes, 27 de abril de 2015

SALIDAS NOCTURNAS, BOLICHES Y BARES DE GRUPOS DE AFINIDAD


POR: ANDRES PENACHINO



De un tiempo a esta parte, además boliches bailables, bares nocturnos, de diversiones corrientes, se han agregado boliches para solteros,para grupos de afinidad, etc.
La mayoría de los concurrentes a todos esos lugares, lo hacen con la sana intención de divertirse. 


Lamentablemente también concurren personas con sus propias ideas a veces no santas.

Allí también se pueden observar a algunos "liberados", que hacen cosas realmente absurdas y dan pie a las actuaciones perversas de otros concurrentes. 

Consejos
Para prevenirse de estas personas disponemos una lista de 12 “no” y 1 “si”, que le ayudarán a pasar la noche divirtiéndose sin tener que lamentarlo al día siguiente.

- No concurra a los boliches con una pila de dinero y sea cuidadoso al extraer su billetera. Lleve el dinero necesario para pasar la noche, ni más ni menos.

- No permita que le paguen sus consumiciones. No beba mas de lo necesario, manténgase siempre lúcido.

- No acepte ningún tipo de bebida que no haya sido servida delante suyo, u otra cosa como: pastillas, elementos para inhalar, o cigarrillos de manos de  extraños.

- No porque frecuente el boliche, debe bajar sus antenas.

- No lleve sus tarjetas de crédito, pague en efectivo.

- No beba en demasía, manténgase sobrio.

- No se deje convencer de salir del lugar para terminar la noche en otro lado.

- No deje que lo trasladen en el auto de un desconocido. Llame un taxi, o coordine una hora con alguna empresa de remises para que lo pasen a buscar.

- No de demasiados datos: personales, de sus rutinas, de sus propiedades. Tampoco sobre sus labores, en síntesis dé la menor información posible. Si necesita dar un teléfono, que lo llamen a su trabajo o a su celular.

- No presente su balance económico al primero se siente delante suyo.

- No lleve su documento de identidad en un lugar visible o fácil de sacar, tampoco sus tarjetas personales, escóndalos en algún lugar dentro de su cartera, de ser posible dentro de sus ropas.

- No lleve armas a lugares públicos, aunque esté autorizado a portarlas. La portación civil no contempla esta alternativa, y, muy difícilmente pueda argumentar, en un  baile  que  está  cuidando algo. 
  
Además, los criminales también se divierten y, si lo ven armado, no perderán la oportunidad de pegarle un golpe y sacarle su arma o asesinarlo con ella. 

- Si es invitado a ir a un departamento, tenga especial cuidado pues puede que alguien esté dentro esperando su llegada.


Andres Penachino

domingo, 26 de abril de 2015

LAS MECHERAS ESTAN POR TODAS PARTES Y A TODA HORA


POR ANDRES PENACHINO

En estos días, un canal de televisión abierta, mostró un vídeo tomado de una cámara de seguridad una importantísima tienda local, donde se ve perfectamente como actúan las mecheras. En esta cinta se aprecia no solo a mujeres con elementos acondicionados para escabullir ropa, sino también niños apoyados por personas mayores que sustraen mercaderías.

El incremento de las acciones delictivas en la vía pública ha logrado modificar las costumbres de las personas, al punto que los paseos de compras tradicionales y los centros comerciales abiertos han sido reemplazados por los Shopping. Hasta los restaurantes más conocidos fueron sustituidos por los patios de comidas y los más famosos cines por los multicines ubicados en los mismos Shopping Centers.
Allí prácticamente no existen hechos violentos, sin embargo mezclados entre los visitantes hay otro tipo de delincuencia cuyos actos pasan desapercibidos entre la masa. Ellos son los famosos “descuidistas”, “levantadores” , “mecheros”, mecheras…..

UN POCO DE HISTORIA

En la década del 70 en Estados Unidos y en Francia se introdujo el sistema de venta de productos a través del autoservicio, comenzando así un sistema de comercialización que deriva en los supermercados y luego en los actuales hipermercados.
Este nuevo sistema de comercialización (venta no asistida o compulsiva), si bien aún tiene algún tipo de resistencia para diversos sectores, en especial por el renglón minorista, por sus regímenes laborales, por el impacto ambiental que ocasiona en el lugar de emplazamiento, etc., ha logrado un indudable posicionamiento comercial.
En la Argentina este sistema de comercialización también data de aquellos años, cuyos pioneros fueron Canguro y Gigante, con la diferencia que estos quebraron por varios factores, pero fundamentalmente por las perdidas que ocasionaron la sustracción de mercaderías de sus góndolas y percheros.
Este tipo de explotación, aunque aun posea un muy buen volumen de facturación, el margen entre el costo y el beneficio se ve disminuido por, el manejo no adecuado de la mercadería en: la recepción, la estiba, reposición en góndolas, exhibición, su control específico, y también por las perdidas ocasionadas tanto por el robo a manos de empleados infieles, como por el accionar de delincuentes del otro lado del mostrador.
Aquellos pioneros sentaron un precedente importante con relación a estos temas, y en especial a la seguridad. Un buen sistema de seguridad modifica sin duda el porcentaje de ganancias.

Sin embargo, con instalar sistemas de seguridad electrónica avanzados (CCTV), ubicar vigiladores estratégicamente, contratar agentes encubiertos como clientes, aún trabajando mancomunadamente, no alcanzan para controlar el robo hormiga. Al igual que en cualquier otro rubro, deben prevalecer las medidas preventivas y la capacidad de respuesta para enfrentar con eficacia un evento no deseado.
Si la tienda no adopta una política de seguridad acorde a sus necesidades específicas, generara un terreno propicio para el accionar de los delincuentes que “si” hacen inteligencia sobre su objetivo y están preparados para abordarlo.

PERDIDAS

Las perdidas por robos varían según: la ubicación del complejo, las áreas de influencia, el tipo de cliente, la posición dentro del mercado, los accesos y otros factores de neto corte comercial.
No hay un producto preferido, el hurto de mercaderías va desde, una botella de bebida, un perfume, una prenda, una golosina, hasta un producto estacional, (útiles escolares en marzo o regalos para las fiestas de fin de año)
Los días y horas preferidas son los de mayor concentración de personas, (sábados y domingos después de las 18 hs.)

TODAS LAS EDADES

Las edades de las personas que hurtan o roban mercaderías van de los 12 a los 65 años, guardándose esta relación prácticamente a escala mundial, excepto en la Argentina donde la proporción en la actividad delictiva se ha visto incrementada notablemente por parte de menores, por la permisividad y la inimputabilidad dada por las leyes vigentes.
Quienes ejecutan este tipo de ilícito son personas de distintos estamentos sociales, Ricos, clase media y pobres. Profesionales, empleados, desocupados, etc.
Recordemos el caso del Juez Federal Argentino detenido en Uruguay por hurtar diversos elementos de un supermercado de Punta del Este. El jugador Argentino Famoso, detenido en un Shopping de Miami, por cambiar el precio de un par de Zapatos, y otros miles de Etc.
Podemos diferenciar a los delincuentes externos básicamente en dos tipos. El profesional y el amateur.

Los profesionales son aquellos que estudian los movimientos propios del local, sus medidas de seguridad; compran mercaderías de menor valor, ensayan sus propios movimientos y roban elementos de elevado costo o de fácil reducción. Generalmente actúan en grupo. Mientras unos ejecutan tareas de distracción, otros se apoderan de mercaderías.

La indumentaria que visten los mecheros es generalmente holgada, lo suficiente para poder llevarse algo debajo de ella. También poseen grandes bolsillos internos para guardar el producto del ilícito.
Las mujeres tienen una variedad de vestimentas más amplias. Suelen utilizar falsas panzas simulando un embarazo donde ocultan la mercadería sustraída, o grandes polleras y vestidos acondicionados con ganchos internos para colgar los productos sustraídos.

Los cochecitos de bebe son frecuentemente utilizados para esconder mercaderías (nidos).

Las mesas de liquidaciones son el plato favorito de estas verdaderas profesionales. Llevan varias prendas a los probadores para probárselas, desde allí le entregan algunas a una compañera para que se las cambien, de esa forma ingresan y sacan artículos hasta que la empleada del probador pierde la cuenta. Las prendas restantes son colocadas entre las ropas o son ocultadas en bolsas forradas con un material metálico en su interior que impide que suenen las alarmas, (biónicas).

Los más arriesgados directamente sacan los precios y publicidad de la tienda adherida en el objeto a hurtar, colocan la mercadería en bolsas de otra tienda vecina. Si salen y son detenidos, aducen que la compraron en otro lugar. Otros, compran algo, lo pagan, lo llevan al auto, lo guardan, le entregan el ticket y la bolsa de la tienda a otra persona que regresa a la tienda cuantas veces puede y hurta la misma mercadería facturada. Mas tarde vuelve el comprador original con el producto comprado legalmente, muestra el ticket, y con cualquier excusa solicita devolución del dinero.

Esta última modalidad se da mucho en las tiendas que tienen una política liberal de cambio y devolución de mercaderías. Si bien no ejercen acciones violentas en el momento del despojo, nos podemos encontrar con delincuentes dedicados a otras modalidades criminales.

El producto del ilícito es vendido al minoreo, en ferias, casa por casa, etc.

En cambio los amateurs son aquellos que hurtan todo tipo de elementos, y entre ellos se encuentran los jóvenes que se llevan algún producto solo por el mero hecho de destacarse dentro de su ámbito (hazaña o pillería) Si bien superan en número a los profesionales el monto de la mercadería hurtada suele ser mucho menor.

Dentro de este grupo podemos clasificar también al cliente común que intenta tener un beneficio extra por su compra, cambiando el precio de un artículo caro por otro de menor valor, o simplemente robando algún elemento de escaso tamaño guardándolo dentro de sus bolsillos o en la cartera.

Otro elemento preocupante es el empleado desleal, que facilita de alguna forma la posibilidad para que se logre el despojo. Un solo numerario, genera perdidas equivalentes a siete clientes deshonestos, con la diferencia que al saber el movimiento propio de la tienda, incluyendo los de la seguridad, es mucho más difícil de detectar.

Como en general los controles son estrictos, cometen el despojo con la ayuda de un cómplice, facturan elementos similares pero de un valor muy inferior, anulan un ítem de la factura, etc., siendo el amigo quien se encargue de retirar la mercadería del local.

Los que tienen acceso a la custodia de probadores permiten que algún conocido se coloque prendas o elementos debajo de sus ropas, previamente despojadas de los dispositivos de seguridad (tag) y se retiren sin pagarlas.

La sección de la tienda poco tenida en cuenta hasta no hace mucho por los mismos jefes de seguridad, son los propios depósitos de mercancías. En este sector se desarrollan actividades varias que van desde la recepción de mercadería, desembalaje de la misma, estiba, hasta la expedición a la tienda. Al sector, también regresan los productos deteriorados y los estacionales no comercializados. Estos últimos son los preferidos para hurtar pues no hay recuento de los mismos hasta el balance que suele producirse una vez al año. Aquí también actúan preferentemente empleados deshonestos en combinación con personas externas a la tienda.

Se han descubierto infinidad de formas de hurto mediante esta combinación. Las más frecuentes incluyen el “arreglo” de algun empleado de expedicion con los que recogen los embalajes (cartoneros), o con los fleteros de la tienda que entregan mercancías a domicilio, o del traslado de algún producto por el mismo empleado de depósito hasta un vehículo estacionado estratégicamente generalmente cerca de la puerta.

Otro método de expoliación es el cometido por los mismos vigiladores de la tienda, quienes, “apoyados” por los compañeros de la central de monitoreo de cámaras de la tienda, extraen mercadería “sin ser vistos”. Se han dado casos en importantísimas tiendas que con solo reemplazar a los vigiladores que monitoreaban las cámaras de la tienda ha bastado para disminuir notablemente los hurtos.

Atendiendo esta innumerable cantidad de modalidades de substracciones, algunas empresas propietarias de tiendas importantes, modificando su filosofía reaccionaria a la adopción de políticas de seguridad, incorporaron a la mesa de asesores un profesional de la seguridad, adjudicándole directamente la tarea de disminuir y prevenir las perdidas por hurto y robo. 


Atendiendo sus consejos y sugerencias, en algunos lugares se han operado realmente cambios importantes como: el rediseño de los salones de venta, han modificado la altura de las góndolas haciéndolas mas bajas, han ampliado el espacio entre pasillos y exhibidores para dar mayor visibilidad al personal de vigilancia. Los stands de degustaciones se los trata de ubicar lejos de la mercadería de alto valor para que quede el sector siempre a la vista, etc. Han efectuado mayores inversiones en sistemas de seguridad tanto electrónicos como de personas físicas (utilizando ahora sistemas duales).

Han dictado cursos a sus vigiladores para que sepan “ver” algún evento como los enunciados en párrafos anteriores y otros difícilmente enumerables en esta nota

Los empleados han sido instruidos para acercarse a los clientes y ponerse a su disposición. De esa forma los delincuentes se dan cuenta que sus movimientos están siendo vigilados. Este servicio adicional no solo ahuyenta a los delincuentes, sino que aumenta el volumen de ventas.

En los productos mas hurtados ahora se colocan alarmas desechables parecidas a una etiqueta, escondidas en el interior del elemento, muy utilizadas en libros, medicamentos.
No podemos dejar de referirnos a la faz legal de este asunto. Si bien hoy la política de las grandes tiendas es denunciar cualquier acto ilícito que se cometa puertas adentro, y que el personal de seguridad legalmente puede detener a cualquier persona cometiendo un delito hasta la llegada del personal policial, quien notifica al fiscal y este decide los pasos a seguir, los encargados de la seguridad tienen muy en claro que son muy escasos los recursos legales que poseen para llevar a cabo la labor de encauzar a los culpables de los hurtos de mercancías.
Los ladrones expertos también saben muy bien como actuar cuando son hallados en infraganti delito.
Ellos luego de ser detenidos pueden litigar contra el local aludiendo: privación ilegal de la libertad, discriminación y cualquier otro artilugio legal que surja a favor de su posición legal y en contra de la empresa damnificada.
En este caso el perjudicado directo es el responsable de la seguridad.
Foto extraida de internet es representativa y no tiene que ver con la nota

POR ANDRES PENACHINO

jueves, 23 de abril de 2015

EL COMISARIO ERNESTO SANTAMARIA DURANTE UN REPORTAJE EN UNA TELEVISIÓN ESPAÑOLA

video

EL COMISARIO ERNESTO SANTAMARÍA INVITADO POR LA PRODUCCIÓN DE UNA SERIE DE TELEVISIÓN DENOMINADA "EL PRINCIPE" JUNTO A OTROS PROFESIONALES TAMBIÉN POLICÍAS ESPAÑOLES PARA OPINAR SOBRE COMO SE LLEVÓ A CABO LA FILMACIÓN DEL PROGRAMA.

miércoles, 22 de abril de 2015

SECTAS CONSEJOS PARA NO CAER EN SUS GARRAS

POR ANDRES PENACHINO

LA NOTICIA DE HOY QUE DA PIE A ESTA NOTA: 

Mató y dijo que fue una ofrenda a una secta satánica: 13 años de cárcel
Misiones.

El condenado se llama Omar Valiente y tiene 24 años. El año pasado confesó haber asesinado a un hombre de 85 años como parte de un rito satánico, que lo obligaba a matar a tres personas.

NUESTRA OPINION

Etimológicamente, la palabra secta proviene del latín y posee dos acepciones distintas “Sequi” que significa seguir y “sectare” o secare que significa seccionar, pero la denominación lingüística es: Doctrina enseñada por un maestro y seguida por adeptos.
En tal sentido “secta” seria aquel grupo o movimiento que se separa de un tronco doctrinal específico.

Si bien últimamente la palabra secta ha tomado un cariz peyorativo, debemos recordar que en sus orígenes la religión cristiana también fue una secta formada por un grupo de personas que seguían a un maestro, a un rabí que se llamaba Jesús de Nazaret, separado del tronco doctrinal específico que es el judaísmo. 

La mayoría de las sectas son de origen contestatario, es decir contra algo, en especial de origen cristiano o paracristiano.
Existen variadas clasificaciones de estas sectas, cultos y movimientos religiosos.
Los norteamericanos las dividen en dos grupos, las destructivas y las no destructivas. 
A su vez se las puede clasificar en movimientos por sus orígenes y contenidos.

Católicos, Cristianos, Cristianos no convencionales, Paracristianos, Orientalistas, Satánicas, Esotéricos, Espiritistas, Afrobrasileños, Seudocientíficas, Masónicos, Rosacruces...

Las doctrinas a las que deseamos referirnos, son aquellas que tienen algún peligro potencial para la sociedad en su conjunto o para los incautos que, por una u otra circunstancia se arriman a ellas.

Hay antecedentes recientes que el estado de entrega de los creyentes es tal, que se han dejado inmolar en masa, tal fue el caso del Templo del Pueblo liderado por Jim Jones en la Guyanas que arrojó 923 muertos, en 1978; la tragedia de Huaco en Texas, USA, donde murieron 58 personas mayores y 25 niños, en 1993, El caso de la colocación de gas zarín en los subtes de Japón, por parte de los seguidores de Shoko Osahara en su secta Verdad Suprema, y otras recientes (Punta del Cielo de San Diego, Canadá, Suiza, Japón, etc.). Estas sectas refieren al Apocalipsis en su mayoría.
Una nueva religión nacida en Australia se está dispersando por el mundo. Es la religión Jedi proveniente de la serie “La guerra de las galaxias”.

Algunos de sus integrantes profesan normas morales que parece no ven en los integrantes de otras religiones, ya tiene 80.000 adherentes. 
También podemos mencionar a la secta de Los Niños de Dios, ya distribuida por todo el mundo con sus aberrantes prácticas sexuales y venta de bebés. (En este país ya tiene causas abiertas por esos delitos). O la secta Ocho Reinas, con antecedentes de abusos sexuales a menores. 
En la República Argentina, uno de sus integrantes fue condenado a once años de prisión por abuso deshonesto y corrupción agravada contra dos menores.

Por otra parte, estas religiones prohíben - yendo a la raíz del pensamiento y de la libertad - pensar y actuar al margen de lo que han establecido, considerándose esa actitud como un pecado.
Tienen una estructura vertical tipo militar cuyos mandos - todos varones - tienen poder sobre las conciencias de los adeptos.
La última religión conocida en Argentina y nacida en la ciudad de Rosario es la Maradoniana, cuyo líder espiritual es el futbolista Maradona.
Algunos de los factores que enunciaremos son utilizados por los líderes de sectas para captar adherentes.

Problemas en la comunicación - especialmente familiar - sistema familiar disfuncional, síndrome de ausencia paterna, carencia de guías, control o límites en la familia, angustias recurrentes, insatisfacción baja, tolerancia a la frustración, descontento con la sociedad y las normas sociales, temores, necesidad de seguridad o progreso, personalidad dependiente. 

CONSEJOS

Si algún integrante de su familia incurre en los actos que a continuación referimos, deberá ser motivo de preocupación.

- Comportamiento esquivo, huraño, comparte sólo los momentos necesarios con su familia, cambio en los afectos, en las amistades, bajo rendimiento escolar, llegando a la destrucción de las relaciones matrimoniales.

-Seguimiento ciego del líder de la secta con perfil ideológico dudoso o poco transparente.

- Cambio en el manejo del dinero, elevado costo económico, tendencia a la transferencia de los activos y bienes personales, a nombre del líder o sociedades que estos indiquen.

Estado de entrega total, prácticas sexuales o contra la salud.

ANDRES PENACHINO

martes, 21 de abril de 2015

ATENCION COLEGAS DE ARGENTINA, SEMINARIO DE CRIMINALISTICA EN CORDOBA


PUBLICA ANDRES PENACHINO

El seminario se llevará a cabo el día Sábado 30 de Mayo, comenzará a las 8.30 hs. y finalizará a las 19 hs

Lugar: Salon auditorio del Hotel INTER PLAZA, sito en calle San Jerónimo 132, ciudad de Córdoba

Los temas a tratar:

Huellas y Rastros Indiciarios en la escena de un crimen, detección, identificación, recolección, embalaje y traslado.

Dicta: Lic. Lucas Berruezo Bravo, Licenciado en Criminalística, Magister en Ciencias Forenses (Buenos Aires)

Lesionología de armas blancas, de fuego y de ahorcaduras, típicas y atípicas

Dicta: Dr. Moises David Dib, Medico Forense, del Cuerpo de Medicina Forense del Poder Judicial de Córdoba.

Química de Drogas y Precursores, detección y reactivos

Dicta: Licenciado en Química Nestor Pozzi, Crio Myor (R) Policía de Santa Fe

Los cupos limitados a 60 asistentes    Cancelá tú  lugar antes del 1º de Mayo

Ver la imagen pequeña es importante  ! 

Valor del seminario $ 250- (pesos argentinos)

Podes pagar con tarjeta de crédito y en cuotas según tú tarjeta y banco

Informamos que la acreditación de su pago tiene una demora de 72 hs. este tiempo demora MercadoPago en informarnos a nosotros.

domingo, 19 de abril de 2015

OTRA VES LA MAFIA DE LOS TAXIS OPERANDO EN AEROPARQUE CONSEJOS PARA EVITAR SER ASALTADOS



POR ANDRES PENACHINO

El viernes pasado, el canal de noticias A 24, mostró en cámara oculta como opera la mafia de los taxis, y este es un tema recurrente de modo que pasaremos directamente a mostrar como logran hacerse del dinero de los incautos pasajeros y los consejos para evitar ser asaltados por estos delincuentes.


TAXISTAS HONESTOS QUE CORREN RIESGOS EN SU LABOR COTIDIANA

Desde que se instaló la tarjeta SUBE en los colectivos, los taxistas llevan las de perder en lo que a robo se refiere; ellos cobran la mayoria de los viajes en efectivo. Lamentablemente para estos humildes trabajadores del volante, sólo nos queda sugerirle que extremen las precauciones cuando levantan a alguien para hacer un viaje. O, de ser posible instalen un boton de pánico conectado a una central de monitoréo.

Que rechacen viajes a zonas peligrosas o conflictivas; que paren al paso de un patrullero si el pasajero le indica una dirección al comienzo del viaje y luego otra.
Que no se fíen de nadie, que estén siempre alertas observando por el espejo retrovisor los movimientos de sus pasajeros, etc.
Generalizar suscita herir susceptibilidades, los taxistas honestos no deberán sentirse molestos por lo que van a leer en estos párrafos siguientes; es más, los trabajadores honestos deberían perseguir y denunciar a aquellos delincuentes que disfrazados de taxistas engañan y estafan  de diferentes formas a sus pasajeros.

DELINCUENTES OPERANDO TAXIS

Ahora hablaremos de los delincuentes disfrazados de taxistas. 
Nadie sabe bien de donde salen los taxis que se dedican a “apretar personas”.
Algunos son alquilados, otros robados o disfrazados; lo cierto que esta modalidad de delito está en franco crecimiento.
El hecho es que,  - y este no es el tema puntual que aquí tratamos -  hay taxistas que despojan de sus bienes a pasajeros que suben en aeroparque, retiro o en paradas puntuales de la capital. Otros transportan y entregan droga a clientes habituales; algunos, trabajan con una o varias prostitutas.

Modus operandi 

Generalmente el chofer del taxi dedicado a despojar a los viajeros, lleva todas las puertas sin trabas y además el asiento del acompañante inclinado hacia delante.
Una vez haya subido la víctima  - en un semáforo, inclusive donde cruzan personas -   un desconocido toma abruptamente la puerta delantera del lado del pasajero y se introduce en el rodado; otro lo hace por detrás del chofer. Si el pasajero supera la sorpresa y se quiere bajar, al tirar del picaporte de su puerta  - este está roto - o la puerta no abre porque tiene puesto el bloqueo original que traen algunos vehículos de fábrica, para evitar que los niños abran las puertas.

En ese momento escuchará que se trata de un asalto:
¿Querés ver a tu familia esta noche?, etc., etc..

Será advertido convenientemente que no haga señal alguna a patrullero o transeúntes, de lo contrario perderá la vida.
Respecto a sus señas físicas: el que se ha sentado en el asiento de atrás, es un gigante que sabe muy bien retorcer los dedos y romper costillas y además está armado. El de adelante con un físico normal es el que da las órdenes.

El último es el  que revisa la billetera, extrae las tarjetas de crédito y débito y va a los cajeros a sacar el dinero de la víctima, previo pedido de la clave.

Después de despojadas las víctimas de los elementos  valiosos, son liberadas en cualquier parte, quizás a dos o tres cuadras de alguna comisaría. Si la víctima no poseía alguna tarjeta, muy difícilmente haga la denuncia.

Sugerencias

- Verifique que la manija interna de apertura de la puerta funcione o no esté rota. Lo puede chequear cerrando   - la primera vez  -   la puerta suavemente, luego la abre y la cierra con más firmeza. Si la manija esta rota o no funciona, puede estar tomando un coche cuyo chofer tenga intenciones dudosas. Mejor, baje y tome otro taxi, pero nunca el que se arrime detrás del que ha abandonado.

- Verificar que la foto del cartel  colgado en el respaldo del asiento delantero que indica los datos del conductor, pertenezcan efectivamente a la persona  que está manejando.

- Cuándo abone, indíquele verbalmente y con firmeza cual es la denominación del billete que le va a entregar: ¡Le doy diez pesos!, de esa forma ya no tendrán posibilidad de decirle, me dio dos pesos y el viaje vale siete. 

- Cuando abone su viaje con billetes grandes, controle que el vuelto que le den no sea con billetes falsos, especialmente en lugares donde el vehículo sea inmediatamente demandado; por ejemplo: Corrientes y Florida, Florida y Córdoba..

- No tome el taxi estacionado frente a la entidad bancaria cuando ha retirado dinero o el primer coche que se arrima cuando sale de un banco o financiera, de ser posible camine una o dos cuadras antes de subir a  un vehículo. Una nueva modalidad delictiva es que a las pocas cuadras uno o dos individuos (en complicidad con el taxista y un entregador) aborden el taxímetro y lo asalten.

- Jamás acepte que el taxista levante a otra persona, así le indique que es un amigo. Si al auto donde viaja sube una tercera persona: considérese asaltado.

- Cuando tome un taxi, exíjale al conductor que trabe las puertas delanteras mientras Ud. hace lo propio con las traseras. 

- Si de repente deja de funcionar el motor del taxi al que ha subido y el taxista le indica que tome el coche parado atrás, jamás lo haga. Puede ser cierto que el vehículo se haya descompuesto; también puede tratarse de un arreglo entre taxistas para robarle.

- Menos difícil es que el mismo taxista le ponga un arma en la cabeza para robarle, aunque también han sucedido casos de esta modalidad delictiva.

- Tome taxis equipado con sistema de radio: son más seguros.

- Contrate los servicios de una empresa de radio taxis para trasladarse. Utilícelo siempre.
POR ANDRES PENACHINO

viernes, 17 de abril de 2015

ENTRADERAS.


Por Andrès Penachino

Es una modalidad de robo a la inversa de las salideras bancarias.
Pueden elegir una casa, o al paso encontrar a alguien que esta entrando a su casa.
Los ancianos, las mujeres y los chicos son los objetivos preferidos de los cacos.
Modus operandi:
Actualmente acostumbran a ingresar a un domicilio, acompañando al propietario de la misma mediante el amedrentamiento con armas de fuego, una ves dentro, a los golpes y en algunos casos torturas físicas quedarse el hacerse de cualquier elemento de valor fácilmente reducible. Los elementos que habitualmente sustraen son: dinero, jojas, electrodomesticos, camaras de fotos y todo lo que es fácilmente vendible. Recordemos que NO roban lo que no se vende.
Si no utilizan el auto encontrado en la propiedad robada, llaman por teléfono a un cómplice que aguarda con un vehiculo en inmediaciones de la propiedad “elegida” o la que surgió al boleo, cargan todos los elementos en un breve tiempo y huyen. Siempre y como mínimo son tres los cacos que ejecutan este tipo de hechos
Según las estadísticas el robo a mano armada está en crecimiento en todo el territorio, especialmente en las grandes urbes.
Por lo tanto Ud. tiene cierta posibilidad de ser objeto de un desapoderamiento, mientras anda con su auto, cuando está en su casa, o cuando va a hacer alguna compra.
Si alguna vez es el protagonista de un robo recuerde que es un delito con muchísima tensión por parte de los que lo cometen, por eso deberá Ud. y los que estén en el lugar proceder de la manera más tranquila posible.
El robo a mano armada se constituye si los delincuentes lo apuntan con un arma. Es costumbre actual el robo con uso de armas de fuego de todo calibre y también grandes cuchillos, cuya sola exhibición amedrenta. Estos elementos son restregados en la cara de sus víctimas, con el propósito de reprimir cualquier intento de agresión hacia los delincuentes.
Si alguna vez atraviesa por la posibilidad de encontrarse en medio de un robo, no haga nada que pueda demorar el trabajo de los malvivientes, procurando que los demás hagan lo mismo para que se vayan lo más rápido posible.
El delito en conjunción con las armas es doblemente peligroso: no lo olvide.
En general los robos y los asaltos son siempre a mano armada, salvo cuando se opera fuerza en las cosas únicamente. En la consumación del hurto no media ningún tipo de violencia.
Precauciones en el hogar
- Jamás permita el acceso a personas extrañas a su casa. Sea quien fuere el que llama verifique por la mirilla con la puerta cerrada. Solo acceda al paso cuando esté seguro de conocer a la persona.
- No abra cuando consulta quién llama, y le contestan "YO": yo no es ningún nombre.
Instruya a su familia para que invariablemente transmitan mensajes puntuales detrás de la puerta.
- Si vive en un edificio y se presenta un empleado de algún servicio, sin abrir la puerta, requiera que regrese con el portero o el personal de vigilancia, también verifique sus credenciales: ¡ siempre .
- Si dicen ser proveedores, recuerde si Ud., o alguno de su familia solicitó una reparación.
- Si hay alguien merodeando por su casa, no se arriesgue a salir a preguntar a quién buscan, llame a la policía para que ellos le evacuen cualquier consulta que tengan para hacer los extraños.
- Nunca permita el ingreso a extraños que le soliciten ayuda o pedidos como por ejemplo: agua.
- En algunas ocasiones los marginales se mimetizan en una familia simulada hasta con niños. Hablando de agua, si ve que por debajo de la puerta de entrada esta entrando agua, no abra, es un ardid para atrapar incautos.
- Coordine con otros vecinos para: salir a regar el jardín, baldear la vereda o entrar los vehículos; son innumerables la cantidad de delitos que ocurren cuando las amas de casa se abocan a efectuar estas tareas. Las amedrantan, las reducen, las obligan a entrar y en la intimidad del hogar aprovechan a robar y otras cosas peores, en algunos casos -lamentablemente -..
- Tenga gran visibilidad hacia el exterior, no plante arbustos debajo de sus ventanas, tampoco los deje crecer demasiado; si están ya plantados, de ser posible, reemplácelos por espinosos.
- Ilumine el exterior de su casa orientando los faros convenientemente. Instale un artefacto con dos lámparas en la puerta, de esa forma si se quema una tendrá garantizada igual la iluminación.
Revise las luces periódicamente.
- En las puertas de acceso coloque dos buenas cerraduras de entrada, de ser posible blíndelas y verifique que se traben sus ventanas correctamente.
- Instale alarmas contra ladrones, pero – advertencia - no trate de engañarlos colocando carteles cuando en realidad no las posee; no sirve de nada. Si eligieron su casa para robar, se cerciorarán siempre que funcione o no.
- Convierta su dormitorio en una fortaleza contra intrusos, refuerce la puerta de acceso, o bien instale una de acero, para interiores (hoy se consiguen). 

La habitación debe estar provista de un teléfono con instalación independiente al circuito de la casa, por las dudas que alguien corte la línea. Aleccione a su familia a fin de que, cuando presientan algún peligro, todos se dirijan a esa habitación, se encierren y comiencen a proferir gritos por la ventana sin hacerse ver. Es muy difícil que los delincuentes intenten ingresar a la habitación, pues el hecho de la puerta reforzada es un problema adicional.
- Si regresa a su casa y nota la presencia de extraños no entre, llame a la policía, pero no intente ingresar.
- Por otra parte, si encuentra la puerta abierta o forzada no entre, llame rápidamente a la policía, puede que los asaltantes aún estén dentro.
- Instale un artefacto con dos lámparas en la puerta, de esa forma si se quema una tendrá garantizada igual la iluminación.
- Si lamentablemente es interceptado en la calle Ud. deberá entregarles lo que tiene de valor encima, como primer medida, si se conforman con eso habra logrado sacarse de encima un problema mucho mas grave, como lo es cederles el acceso a su vivienda. Si les franquea el acceso a su vivienda, jamás podrá determinar hasta dónde lleguen con sus tropelías.
AUTOR ANDRES PENACHINO
FUENTE: 
http://procedimientospolicialesargentina.blogspot.com/.




lunes, 13 de abril de 2015

SE DEFENDIO CON UNA KATANA EN LEGITIMA DEFENSA NOTA OPINION.


PUBLICA ANDRES PENACHINO

LA NOTICIA

Al más puro estilo samurai, argentino se defiende de ladrones con espada japonesa


BUENOS AIRES, 10 de abril.- Cinco delincuentes fueron gravemente heridos al más puro estilo samurái cuando intentaban robar la casa de una familia en la ciudad de Córdoba, Argentina.

Armado con una katana (espada japonesa), un hombre se defendió del asalto de los malhechores hiriéndolos seriamente en los brazos y espalda, esto mientras los delincuentes ya tenían en su poder unos 3 mil 600 pesos, informa el diario argentino El Clarín.

Los sospechosos intentaron darse a la fuga en un automóvil que más tarde fue encontrado chocado y ensangrentado, frente a un árbol. Las autoridades siguieron el rastro de la sangre de los ladrones y terminaron por detener a tres hombres y una mujer.

El quinto integrante de la banda delictiva fue detenido cuando intentaba ser asistido en un hospital por las heridas sufridas en el ataque. Tras revisar a los sospechosos se halló un arma de alto calibre y el dinero hurtado.

FUENTE: EL TRIBUNO DE SALTA




¿Qué es la Legítima Defensa?

La legitima defensa es un instituto jurídico de carácter universal, y que ha sido reconocido por todas las legislaciones del mundo, a tal punto que el Papa Juan Pablo II, en su Encíclica Evangelium Vitae -El Evangelio de la Vida-, del 25 de Marzo de 1995, la define claramente como ¨El derecho a la vida y la obligación de preservarla¨.

 Y en cuanto a los derechos humanos, agrega que si se pone gran atención al respeto a toda vida como lo es la del reo o agresor, con mayor razón debe tenérselos en cuenta si se trata de su víctima indefensa.  

Recordemos que los derechos humanos también forman parte del derecho inalienable de las víctimas, en su mayor parte hombres de las fuerzas de seguridad, que siempre son violados por sus agresores.  

El encuadre legal en nuestro ordenamiento jurídico, lo encontramos desde la sanción del Código Civil Argentino, en 1969, cuando en su articulo 2470 y refiriéndose a la acción personal¨, dispone que el hecho de la posesión da el derecho de protegerse en la posesión propia, y repulsar la fuerza con el empleo de una fuerza suficiente, en los casos en que los auxilios de la justicia llegarían demasiado tarde, y el que fuese desposeído podrá recobrarla de propia autoridad sin intervalo de tiempo, con tal que no exceda los limites de la propia defensa.  

De lo que se infiere que el derecho a la legitima defensa, es excepcional, y se ejerce cuando los auxilios de la fuerza pùblica, no pueden llegar solicitos en ayuda del agredido, a quien el Estado, que tiene el monopolio de la fuerza y la justicia, le reconoce ese derecho como propio y natural, puesto que si alguna ley lo prohibiera, se convertiria en un despropòsito y nadie cumpliría con la misma.  

En el Código Penal Argentino, vigente desde 1921, se ha legislado el instituto de la Legitima Defensa, en su articulo 34, incisos 6 y 7.  
El mismo establece que no serán punibles, es decir no estarán sujetos a sanción penal alguna, quienes:

a) Obraren en defensa propia o de sus derechos, siempre que concurrieren las siguientes circunstancias: Agresión Ilegitima; necesidad racional del medio empleado para impedirla o repelerla; y falta de provocación suficiente por parte del que se defiende.  
Se entenderá que concurren estas circunstancias respecto de aquel que durante la noche rechace, el escalamiento o fractura de los cercados, paredes o entradas de su casa, o departamento habitado, o de sus dependencias, cualquiera que sea, el daño ocasionado al agresor. Igualmente respecto de aquel que encuentra un extraño dentro de su hogar, siempre que haya resistencia. 

b) El que obrare en defensa de la persona o derechos de otro, siempre que concurran las circunstancias del punto 1 y 2 de a), y en caso de haber precedido provocación suficiente por parte del agredido, la de que no haya participado en ella el tercero defensor. 
Tipos: 

1. Legítima defensa propia 

El derecho a la legitima defensa comienza entonces, en el mismo momento de la agresión ilegitima en que se hace evidente por parte del agresor, su intención de agredir, típico el caso de un ataque delictivo, contrario a derecho (art. 34, inc. 6, a) 1), C.P.).
Es ahí, cuando el que decide defenderse, debe hacerlo de una manera ¨proporcional¨, es decir, equitativa, en el sentido, de que al poder ofensivo que sufre por parte del atacante, le debe oponer un poder defensivo, similar o equivalente, con la capacidad de neutralizar o rechazar eficientemente la agresión (art. 34, inc. 6, a), 2), C.P.).  
Esto debe ser visto en el sentido, de que siempre es proporcional el medio utilizado para la defensa, cuando èste puede lograr el mismo resultado final, que el que se utiliza para el ataque, pero nunca uno mayor, sino abr exceso.  
La proporcionalidad, equidad o equivalencia de la que estamos hablando, no debe confundirse nunca, con el concepto de igualdad, ya que sino incurriríamos en el error de considerar que ha actuado con exceso, a quien utiliza un medio diferente para ejercer su defensa legitima, respecto del que es utilizado para atacarlo. Por ejemplo un puñal no es igual a un revolver, ya que mientras el primero es un ¨arma impropia¨, el otro configura un arma de fuego, denominada ¨arma propia¨, porque ha sido construida por el hombre, específicamente para matar.  
Pero he aquí, la cuestión de real importancia, que muchas veces en el desconocimiento del que tiene por tarea la de juzgar, puede pecar por exceso, de error en la apreciación, y emitir un fallo injusto, si considera que no hay proporcionalidad como medio de defensa y de ataque, entre el revolver y un puñal. 
El error de apreciación por parte del magistrado no se producirá, si él amerita, que el puñal o arma impropia, puede lograr el mismo resultado final, que el arma de fuego o arma propia, es decir cualquiera de los dos medios, pueden producir la muerte, cuando son utilizados con ese fin, por tanto son equivalentes.  
Al respecto cabe acotar, que la Constitución Nacional, en su articulo 21, establece que todo ciudadano tiene el deber de armarse en defensa, de la Patria, y de esta Constitución, de acuerdo a las leyes que la reglamenten. 
Esta norma incluye tácitamente, lo que la Carta Magna Norteamericana, dispuso en su Segunda Enmienda: el derecho de los habitantes a usar y portar armas, en defensa propia, de su familia y de sus semejantes.  
Puede considerarse que el art. 21 de la C.N., ha sido reglamentado en nuestro País, desde 1973, por la Ley Nacional de Armas 20.429, y ha sido aplicada, desde aquel entonces, pacifica y uniformemente, sin que se halla visto coartado el mencionado derecho, salvo en el caso de interrupciones de la vida constitucional.  
Y finalmente, no debe, quien se defiende legítimamente, haber provocado suficientemente al que lo ataca, porque ello inhibe el derecho a la legitima defensa (art. 34, inc.a), 3), C.P.).  
Esto ha sido legislado, teniendo como objetivo, el de evitar la posible simulación de un estado o situación de legitima defensa, cuando el que se defiende no ha sido atacado injustamente, arbitrariamente, sino en un acto de respuesta defensivo a su vez, de quien ha sido solapadamente provocado.  
Nadie puede evitar ser sancionado penalmente, causando un daño y simulando un acto de legitima defensa, cuando el mismo lo ha provocado, mediante una pelea, por cualquier pleito anterior que hubiere tenido con la otra parte. 

2. Legítima defensa privilegiada  

Los tres requisitos que son exigidos y debe acreditar quien ejerce un acto de legitima defensa, no van a ser requeridos, cuando la victima haya sufrido la agresión de ¨noche¨ y en su vivienda, o en un lugar totalmente a oscuras, a cualquier hora del día, lo que se conoce con el nombre de ¨nocturnidad¨, o en el mismo lugar si fuere de día, siempre que haya resistencia por parte del agresor, cualquiera sea el daño que se le ocasione al mismo (art. 34, inc. 6, penúltimo y últimos párrafos, C.P.)  
Y por ello, esta defensa es privilegiada, ya que el agredido, se encuentra en un lugar intimo, como lo es el de su casa, totalmente desprevenido y en desventaja, a expensas de quien actúa al acecho y subrepticiamente, violando su tranquilidad, y poniendo en riesgo su integridad física, la de su familia, y sus bienes.  

3. Legítima defensa de terceros  

En este supuesto, la ley, autoriza la defensa de terceros y sus bienes, cuando se dan siempre los dos primeros presupuestos de la legitima defensa, y jun cuando el tercero que se defiende haya provocado a su agresor, siempre que el que lo defiende no haya participado de la misma provocación (art. 34, inc.7, C.P.). 
Puesto que de lo contrario, dos personas, se podrían poner de acuerdo dolosamente, para que mientras una lo provoca, la otra pueda causarle un daño, al supuesto agresor, so pretexto de actuar en legitima defensa del tercero.  

4.Legítima defensa putativa o de buena fe 

Aquí se dan los tres requisitos de la legitima defensa, pero el que la ejerce, lo hace de buena fe, bajo los efectos de un error esencial de conocimiento invencible, ya que para defenderse eficientemente, no puede detenerse a preguntarle al que lo ataca, si lo hace para dañarlo, psíquica -la violencia comprende el uso de medios hipnóticos o narcóticos, según lo preceptúa el art. 78 del Código Penal- o físicamente, leve o gravemente, o con la intención de matarlo. 
Imaginemos que nos apuntan con un arma de fuego. Nadie se detendría si tuviera la manera de defenderse, y sobre todo con otro arma de fuego, para preguntarle al que nos amenaza, cuales son sus intenciones reales, si el arma es de verdad o es de juguete, si está cargada o no, si funciona o no, ya que en ese tiempo se podría poner fin a nuestras vidas.

Por ello, no es punible, la conducta de quien se defiende legítimamente de una amenaza con arma de fuego, cualquiera sea el daño que le cause al agresor, aunque después resulte que el atacante utilizo un arma de juguete o inidònea (juegan en conjunto, los incisos 6 y 1 -el que no pueda comprender por error-, del art. 34, del Código Penal. 

Los excesos 

Dice el articulo 35, del Código Penal, que actuara con exceso -siempre que se hayan dado primero los tres requisitos de la legitima defensa- el que hubiere transgredido los limites impuestos por la ley, la autoridad, o la propia necesidad, correspondiéndole en tal caso la pena establecida para el delito cometido por culpa o imprudencia, que siendo siempre una sanción menor y susceptible de cumplimiento en suspenso, y en libertad condicional, nunca deja de ser una condena, como en el caso, por ejemplo de un homicidio culposo, que conlleva una pena de 6 meses a 3 años de prisión.  

Transgredir los limites impuestos por la Ley, significa violar alguno de los requisitos establecidos por la misma, para justificar el acto. 

Es el mismo caso en que conste una oposición al mandato legitimo que tiene la fuerza publica cuando se hace cargo de una situación, en la que el particular no debe intervenir, o por lo menos no debe obstruir, sobre todo y fundamentalmente para que la misma resulte may eficiente en cuanto a su defensa, salvo que medie autorización expresa y su colaboración resulte imprescindible o por lo menos complementaria.  

En tercer lugar, se puede dar el denominado exceso intensivo, en donde el que se defiende, excede sobradamente la racionabilidad de su acto, ya que bien podría haber quedado concluido, cuando hubo logrado impedir o repeler fehacientemente el ataque sufrido y no es necesario, a todas luces, seguir insistiendo con el uso de la fuerza, ya que se puede dar aviso y participación inmediata a la autoridad, para que ésta acuda y se haga cargo de la seguridad, como corresponde, pues ahora ha desaparecido el riesgo que existía para la victima al principio. Tal es el caso del que detiene al delincuente de un golpe, lo desmaya, puede maniatarlo, o asegurarlo de cualquier otra forma, y solicitar entonces, el auxilio de la policía, de inmediato.  

En este supuesto, no habrá que confundir el exceso en la legitima defensa propiamente dicho, con el exceso en los disparos o en los golpes, aplicados por la victima, a raíz de la desproporción en la superioridad física o numérica, del agresor, o por subsistir el grado de peligro que el mismo representa, como lo ha sostenido recientemente la jurisprudencia de la Capital Federal, que no merecen sanción o reproche penal alguno.  

Tampoco existe hoy con la sanción de la Ley 23.984, el nuevo Código de Procedimientos Penal de la Nación, lo que antes se denominaba el exceso extensivo, es decir en el tiempo, considerándose que solamente en el mismo acto del ataque se podía ejercer simultáneamente la defensa y no después, ya que en el articulo 285 de dicho cuerpo legal, al describir la ¨flagrancia¨, se dispone que cualquier persona puede detener a un delincuente, si lo ha visto perpetrar el delito -y máxime si es la propia victima-, en el mismo momento de realizarlo, o inmediatamente después, ya sea persiguiéndolo por si mismo, o con el concurso del publico o de la fuerza pública, o cuando lo haya encontrado con objetos o rastros que hagan presumir vehementemente que ha cometido el hecho.  

Caso de los terceros circunstantes  

Cuando en ocasión y ejercicio de la legitima defensa, una persona daña a un tercero circunstante, inocente, es menester tener en cuenta, que su conducta será meritada, a los efectos de deslindar o establecer el grado de su responsabilidad penal y civil, de acuerdo a cuatro situaciones que se pudieron presentar, en dicho momento. 

1.-Caso fortuito: Es aquel que se da cuando el que actúa en defensa propia o de terceros, no puede prever la aparición de un tercero circunstante en la escena de los hechos, porque es un elemento que aparece como imposible de contabilizar como probable en la esfera de su propia conciencia, por lo que de ocurrir así, su conducta no será susceptible de sanción penal, ni de sanción civil.  

2.-Fuerza Mayor: Estamos aquí en presencia de la que obra violentado por una fuerza física o psíquica irresistible, o bajo las amenazas de sufrir un mal grave e inminente (art. 34, inc. 2, C.P.), como por ejemplo, de quien actúa bajo la amenaza de un arma de fuego. En este supuesto, su acción no será punible penalmente, pero puede quedar pendiente una reparación civil. 

3.-Culpa: Merecerá una sanción penal menor, quien actué con imprudencia, negligencia, impericia en su arte o profesión, o inobservancia de los reglamentos o de los deberes a su cargo.  

4.-Dolo Eventual: El que sin intención y voluntad desde el principio, de producir un daño, continua ejecutando un acto, y no hace nada para detenerlo, a pesar de que durante el trayecto de su acción, se representa, como cierto, probable o posible, un resultado dañoso, respecto de terceros circunstantes, y así lo produce, será responsable penalmente por el delito que cometa y estará sujeto a la sanción penal que le corresponda por el mismo, amén de la responsabilidad civil, que también le quepa, por los daños y perjuicios ocasionados.  

Hoy en la Argentina, el que conduce un automóvil desaprensivamente, como lo es el hecho, de apretar el acelerador, como si estuviera presionando la cola del disparador de un arma de fuego, en un lugar urbano, con alta densidad de transito y movimiento público, sabe perfectamente, y puede prever en la esfera de su conciencia, normalmente, que si lleva su vehículo a una velocidad de 100 Km. por hora, cuando tenga que frenar en alguna bocacalle de golpe, la embestida con que puede colisionar a la persona que encuentre en la senda peatonal, sin ninguna duda, va a ser mortal, y él pudiéndolo evitar, bajando la velocidad, no ha hecho nada para evitarlo, esto se llama dolo eventual, y le corresponde la misma pena, según el delito que haya cometido, igual a la que le correspondería a aquel que actúa con dolo simple, es decir con intención y voluntad de producir un daño. 

Sistema de la prueba  

En nuestro ordenamiento penal, rige el principio general de inocencia, o sea que siempre el que acusa debe probar.  
La legitima defensa, es uno de esos casos en que se invierte la carga de la prueba, el principio general de responsabilidad, vence al principio general de inocencia, y la misma no se presume, debiendo entonces, quien ha actuado de esa forma, probar que así lo ha hecho, acreditando todos los extremos necesarios, para verse beneficiado con la eximiciòn de pena.  
Serán de relevancia e importantes para la prueba, los dictámenes que puedan brindar al respecto, llegado el caso, el Perito Medico-legista, el Perito Armero, el Perito Balístico, y el Perito Profesor Instructor de Tiro, entre otros.  

La legítima defensa y sus diferencias  

1.-El estado de necesidad: : Existe cuando se causa un mal menor para evitar que se produzca otro mayor inminente al que es ajeno, como típicamente es el acto de un bombero, que extraño al incendio que está apagando, para salvar vidas debe romper una puerta, para entrar y liberarlos del fuego. Es decir que en este caso comete un delito, el delito de daño, pero su conducta no será punible (art. 34, inc. 3, C.P.).  

2.-El cumplimiento del deber: El que obra en cumplimiento de un deber o en el legitimo ejercicio de su derecho, autoridad o cargo, siendo en este caso que su conducta no es excepcional, sino que es la obligación cotidiana del desempeño en su trabajo, propio de sus funciones (art. 34, inc. 4, C.P.), no sufrirá pena alguna.  

3.-La obediencia debida: Quien actúa en virtud de subordinación jerárquica, y cumple con una orden dada por un superior, funcional y formalmente, si no ha podido analizarla, no será sancionado en caso de que ella sea ilegitima, pero si lo será, en caso contrario, ya sea por culpa, si la realiza sin estudiarla pudiendo hacerlo, o por dolo, si habiéndola analizado y siendo que la encuentra ilegal, a pesar de ello, sigue ejecutándola, pudiendo negarse a hacerlo (Art. 34, inc. 5, C.P.). 

 4.-La fuerza mayor: Se configura cuando alguien sufre una coacción física o psíquica que no puede resistir, o bajo los efectos de la amenaza de sufrir un mal grave inminente, y participa involuntariamente de la comisión de un delito, no será sujeto a sanción penal alguna, como lo es el caso, por ejemplo, del cajero de un banco, que a punta de pistola, abre la caja fuerte del mismo, facilitando el robo del dinero depositado allí, para salvar su vida.  

La diferencia que encontramos en estos cuatro institutos, a los que suele confundirse con la legítima defensa, es que únicamente en ella, el que actúa haciendo uso de ese derecho, lo hace realizando una conducta excepcional, reconocida por el derecho, jurídicamente, conforme a lo que dispone el mismo, en forma típica, es decir claramente descripta por la ley, y no culpable, porque así está legalmente expresado, para defender puntualmente su vida y bienes, como la de terceros.  

Podríamos decir que mientras el "delito" es una conducta típicamente antijurídica y culpable, es decir que contraría lo prescripto por la ley en forma intencional y voluntaria, sujeta a una sanción penal, la ilegítima defensa, es un acto típicamente jurídico y no culpable, porque cumple cabalmente con lo que dispone el derecho, siendo por ello no punible, y exenta de incurrir en agravantes, lo que no debe confundirse con los excesos, que son factibles.
  
Es típico del que se halla desinformado o mal informado, creer que quien se ha defendido legítimamente, debe ser sancionado, por haberlo hecho mediante la utilización de un arma de fuego, con municiones de punta hueca, que son de uso civil prohibido, por la ley administrativa, considerando que ello constituye un ¨agravante¨, lo que configuraría el delito de tenencia ilegal de munición de guerra. Nada más erróneo. El carácter de munición de guerra se determina por el calibre y no por el tipo de punta que posee, como así lo tiene establecido en forma pacifica y uniforme la doctrina y la jurisprudencia, conforme lo dispone la Ley Nacional de Armas, y su Decreto Reglamentario, cuando las define por exclusión, determinando cuales son las armas y municiones de uso civil, siendo de guerra todas las demás. 

Si bien la utilización para defensa, de la munición expansiva, hoy en nuestro país, todavía y por falta de una actualización administrativa, sigue constituyendo inexplicablemente, una infracción administrativa (art. 4, inc. 3, apartado d), del Decreto 395/75, reglamentario de la Ley 20.429, de 1973), ella no configura ningún agravante, puesto que únicamente los agravantes existen respecto de quienes cometen delitos, y no de aquellos hombres de las fuerzas publicas o aún de los particulares, que actúan en legitima defensa, describiendo una conducta, típicamente jurídica y no culpable, como hemos visto anteriormente, y toda detención arbitraria e injustificada, como medida que con el pretexto de precaución, conduzca a mortificarlos más allá de lo que ella exija, hará responsable al juez que la autorice, siendo responsable del perjuicio que cause, según lo preceptuado por el Art. 18, in fine, de la Constitución Nacional.  

Al respecto el Registro Nacional de Armas, mediante Dictamen nº 8261, del 23/2/96, ha ratificado que la Policía Federal Argentina y sus miembros, resultan legítimos usuarios de dichas municiones, que por otra parte son de libre adquisición por todos los legítimos usuarios de armas, para su utilización en polígonos de tiro, o para la casa deportiva (art. 4, inc.3, apartado d), del Dec. 395/75).  

Ahora es tiempo, y resulta necesario, que esta disposición se traduzca en la actualización del decreto reglamentario mencionado, y excluya del material de uso civil prohibido a dicha munición de punta hueca, facultando también a los particulares, a usarla para defensa, como es el caso de EE.UU., un país con una larga trayectoria y acabado conocimiento en la materia, en donde para mayor seguridad de terceros circunstantes, es la que está únicamente permitida y prohibido totalmente el uso de la munición blindada, que es fundamentalmente perforante. 

Resolución 34/169 de la ONU  

El uso de la fuerza y de las armas de fuego  
Esta Resolución 34/169, dictada por la ONU, el 17 de Diciembre de 1979, estableció los principios básicos del empleo de la fuerza y de las armas de fuego por parte de los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, ratificados en el Código de Ética, aprobado por el VII Congreso de las Naciones Unidas, en Milán, por Resolución 40/32 de la Asamblea General, el 29/11/85, y adoptado por el VIII Congreso, del mismo organismo, celebrado en la Habana, desde el 27/8/90 al 7/9/90, y que en síntesis determina: el respeto y protección de la salud, la integridad física, la dignidad y los derechos humanos, con la obligaciòn de:  
1.-Servir y proteger a la comunidad.
2.-Defender la dignidad y los derechos de las personas.
3.-Como medida requerida en el desempeño de sus tareas: según lo aconsejen las circunstancias; en prevención, para la detención, o el aseguramiento de los delincuentes; haciendo uso de la fuerza y de las armas, como medida extrema, cuando está en riesgo la propia vida o la de terceros  y no pudiendo emplearse en la medida que se exceda dichos limites.
4. Impedir los abusos.
5. Evitar los malos tratos, respetando los derechos humanos de los justiciables.
6. Asegurar la integridad física.
7. Proteger la salud.
8. Observar la confidencialidad en los actos, guardando discreción, sobre los mismos.
9. Respetar la ley y hacerla cumplir.
10. Preservar este Código.

Autor: Jorge Frank