sábado, 31 de octubre de 2015

LA IMPORTANCIA DE LA CAPACITACION DE LAS FUERZAS DE SEGURIDAD EN UN MUNDO GLOBALIZADO


POR ANDRES PENACHINO

¿Que amenazas enfrentan hoy las fuerzas de seguridad?. Veamos

DELITO DOMESTICO.

A medida que las sociedades se vuelven mas complejas, las causas del crimen y el desorden publico también lo son y además se interrelacionan, por lo tanto la respuesta de las fuerzas de seguridad ante estas acciones debe ser también cada ves mas sofisticada.
El delito común es un fenómeno complejo que obedece a factores estructurales: culturales, sociales, económicos, entorno, políticos, etc., y, factores de proximidad como lo es la portación de armas de fuego y el fácil acceso a las drogas que gatillan e instigan a la violencia en forma inmediata.
Sin dudas, entre el hampa existe una nueva subcultura de la muerte. Especialmente entre los ”nuevos delincuentes”, que se autodenominan “jugados”, que son (entre otros) los que matan por matar, civiles y policías.
Desde 1991 hasta 2009, año de la última estadística oficial dada a conocer, hubo un promedio de siete muertes violentas por día. Durante los últimos 22 años fueron asesinadas, en promedio, siete personas por día en la Argentina. Según las estadísticas oficiales, entre 1991 y 2009, más de 50.000 personas fueron víctimas de homicidios en nuestro país.

NARCOTRAFICO Y TERRORISMO

Todo proceso de producción y el proceso de la guerra tiene el ritmo de la civilización en acto.
Hoy, nuestra civilización ha entrado en un ritmo vertiginoso con la utilización de la computadora, para que la investigación y el desarrollo avance a una velocidad muy superior a la que venia en años anteriores, y los modernos sistemas de comunicación.

Y, cada ves que entramos en una nueva etapa de la civilización hay una nueva guerra.

Hoy hay una nueva guerra mundial en acto, a la que estudiosos del tema la denominan la contraterrorista global, que coincide con el fin de la guerra fría, mejor dicho con la pos guerra fría y también coincide con la etapa de la civilización del conocimiento.
Hoy los estados NO se encuentran con otro estado y con un ejercito organizado.
Hoy los estados se encuentran con un enemigo sin rostro. En la guerras actuales el Estado se enfrenta contra los carteles de la droga, un revolucionario, con el crimen organizado, o con todo esto mezclado.
Se las denomina guerras de 4ta y 5ta generación.

LAS NUEVAS GUERRAS

Las guerras que conocimos derivaban de un conflicto entre estados, y eran llevadas adelante por ejércitos organizados, en un teatro de operaciones distante a las ciudades.
Ahora también han cambiado de naturaleza. La mayoría de las guerras en acto son guerras civiles internas. 
Esta nueva forma de confrontación no se da en un teatro de operaciones fuera de las áreas pobladas, hoy se pelea dentro de las ciudades.

EJEMPLO

En la elaboración del plan del desembarco en Normandía durante la segunda guerra mundial, se calculaba que morirían 50.000 soldados aliados.
Solo en la ultima década en México murieron mas de 100.000 personas a manos del narcotráfico.
Este ejemplo nos da la pauta real del traslado de los conflictos al seno de nuestras ciudades.

Nuestro ejemplo valido es Rosario, Pcia de Santa Fe asolada por los narcos.
El terrorismo, que si bien tienen algunas bases estatales (Irán) en lo que Busch padre denomino el eje del mal, hoy, en Ibero América la amenaza principal es el crimen organizado, y el narcotráfico, que, a diferencia del terrorismo domestico que conocimos en los setenta que tiene raíces ideológicas, no busca ocupar el poder en el estado, busca la destrucción del estado para crear sus propios santuarios y actuar según se les antoje..
El Narcotráfico es una amenaza estratégica al Estado porque corroe sus estructuras, las feudaliza y las destruye.
Ambas amenazas, delito domestico y el narcotráfico y sus variadas aristas criminales *trata de personas, contrabando de armas, falsificación, lavado de activos, etc.) frecuentemente se juntan, se complementan, aportan elementos humanos y logísticos para cometer crímenes, ampliar santuarios y protegerlos, por lo tanto, es muy difícil distinguir entre el delito domestico, el narcotráfico y otras amenazas emergentes que se desplazan por la delgada línea que separa la seguridad interior de la defensa nacional.

CAPACITACION ADECUADA

Las fuerzas de seguridad constituyen el principal instrumento que poseen los gobiernos para desarrollar su política de seguridad pública. Las amenazas, imponen nuevas exigencias para las cuales estas organizaciones deberán prepararse.
La capacitación, constituye el factor distintivo de las organizaciones. 
El conocimiento, de valor estratégico, pierde su valor a una velocidad creciente y cualquier organización que interrumpa el desarrollo de nuevo conocimiento va a la deriva, dado que, el crimen es tan dinámico como los sistemas informáticos, de modo que la estrategia debe adaptarse permanentemente a las amenazas emergentes.
La capacitación también debe ser dinámica y constante y su objetivo debe ser la permanente incorporación de conocimiento.
El concepto del policía de proximidad, en contacto permanente con la comunidad, que toma como punto de partida los intereses y necesidades de la comunidad donde opera, también se sostiene a partir de un entrenamiento continuo.

Esta capacitación impone el diseño de técnicas de enseñanza innovadoras con un máximo aprovechamiento de la tecnología disponible. Esta última permite incrementar el flujo de información/conocimiento interno y externo; la configuración de teatros sintéticos en los que se ejercita entre otros aspectos la toma de decisiones, las normas de empeñamiento y el empleo del arma de fuego; el diseño de un mapa del conocimiento que permite identificar dónde está lo que la organización sabe.

Los planes curriculares deberán ser flexibles, sólo los conceptos referidos a las esencias deben mantener su vigencia, los restantes deben adaptarse a la dinámica del escenario, dado que, la complejidad de cada grupo social, es producto de una numerosa cantidad de variables que se manifiestan con diversos niveles de incidencia. Esto genera sensibles diferencias muy difíciles de captar en su totalidad y se hace razonable sostener que cada uno de ellos es único. Por eso también el sistema de seguridad es único.
La era de la información nos presenta una comunidad ampliamente informada, con profusión de tecnología que le imprime a la comunicación un crecimiento exponencial. El instrumento de seguridad pública debe estar organizado, equipado y capacitado en función de esta realidad.
La tecnología proporciona valor adicional en la medida en que se hace un uso inteligente de la misma. Debe ser concebida como soporte de una red que como una tela de araña envuelve a la comunidad para su protección. La misma debe ser empleada para incrementar el flujo de información interna y externa, la protección física, el control georeferenciado, los niveles de capacitación y disminuir los tiempos de respuesta, la letalidad de las armas en la acción represiva y el número de personal en tareas de carácter administrativo.

El uso inteligente de la tecnología permite potenciar la capacidad de fusión de datos y de esta forma incrementar las posibilidades de neutralizar la capacidad furtiva de las redes terroristas.

Sólo las “naciones inteligentes” podrán enfrentar con éxito las nuevas amenazas. La inteligencia no radica en el conocimiento individual de sus ciudadanos sino en la capacidad para integrar una red en la cual la información/conocimiento fluya con la rapidez necesaria para acelerar los ciclos de decisión que permitan anticiparse en la acción.

Las organizaciones policiales y de seguridad, jugarán un rol muy importante en la conformación de una red de prevención en contacto con la comunidad. 
La observación permanente permite identificar las conductas no rutinarias, indicios de posibles instalación de carteles narcos o elementos terroristas
La capacitación concebida como un proceso dinámico, flexible y la tecnología como un medio constituyen herramientas decisivas en el diseño de una nueva estrategia.

Andrés Penachino
Fuentes Material extraído de la biblioteca del Programa Comunidades Seguras ONg.
La foto es orientativa y no tiene que ver con la nota.

jueves, 29 de octubre de 2015

IMPARTIENDO SEGURIDAD, EL CARTUCHO EN RECAMARA


PUBLICA: ANDRES PENACHINO

COLABORA BAUTISTA LARA DE MEXICO

Mucho se está hablando y escribiendo en los últimos tiempos de la condición de porte del arma: que con cartucho en recámara, que sin cartucho en recámara, que con seguro, que sin seguro… de realidad en el adiestramiento en tiro policial, ya sea desde las academias de policías o desde los planes de formación de cada plantilla. Hasta ahora, todo lo que se ha dicho (en algunos casos, cosas muy acertadas) han sido sólo opiniones: yo lo hago así, yo lo veo así, así es mejor, a mí no me va a pasar, yo soy muy rápido, etc.

Nadie aportaba datos objetivos de por qué SÍ hay que llevar el cartucho en recámara, esto es, en la condición 2 del porte de armas (y concretamente sin el seguro activado). Todo eran meras opiniones.

Pero el pasado 25 de junio se presentó un estudio en la Academia Vasca de Policía y Emergencias, realizado por el equipo de instructores del área de tiro de dicha academia, sobre “las limitaciones de la respuesta policial en situaciones de enfrentamiento armado”, donde se aportaron los tan necesarios datos.

El objetivo de este trabajo ha sido analizar el comportamiento y las limitaciones de la actuación policial ante una intervención armada. Se ha estudiado cómo van a influir todas esas técnicas, todas esas limitaciones en las actuaciones policiales, y así poder impartir la mejor formación a los policías para dar mayor seguridad. Y todo ello basándose en datos objetivos. Si nosotros no estamos seguros, no podemos dar protección.

En el estudio han colaborado en todo momento un catedrático en Fisiología y un profesor en Ciencias Exactas (estadista), pertenecientes ambos a la Universidad del País Vasco.

Desde el año 2011, el equipo de instructores que ha desarrollado este estudio ha realizado 1.800 ejercicios en los que se han analizado las reacciones de 698 policías de diferentes unidades. Para la realización del estudio, Informe Arkaute, se realizaron varios ejercicios a los que se sometieron 333 policías de forma voluntaria (patrulleros) que acudieron a cursos de reciclaje que se imparten en la Academia.

A todos los policías se les dotó de una pistola con munición no letal (Simunition) y de un bastón policial de entrenamiento. Y se les dio una orden: utilizar la fuerza de manera proporcional en función de la situación que se encontrasen.

En uno de los ejercicios, los policías llegaban con los ojos tapados, y cuando se les permitía ver, observaban a un hombre totalmente enajenado gritando y agrediendo a una persona que se encontraba en el suelo (un maniquí). El policía intervenía dándole órdenes al agresor. Pero de manera sorpresiva el agresor realizaba varios disparos contra su víctima (el maniquí) y otros tantos contra el policía, tirando inmediatamente su arma al suelo y acercándose hacia el policía con las manos vacías.

Entre los diferentes ítems que se analizaron, destacaré los siguientes: la condición de porte del arma, la influencia del estrés, los problemas de disparo al responder a una agresión con arma de fuego, y las transiciones (la decisión de adaptarse a una situación nueva).

Antes del ejercicio, se les preguntaba cuál era la condición de porte de arma que habitualmente usan trabajando, y se les entregaba la pistola preparada en esa condición de porte. Los datos fueron contundentes:

* El 56% de los policías para disparar tenía que extraer el arma de la funda, tirar de la corredera para introducir un cartucho en la recámara y disparar (condición 3 sin seguro).
* El 25% tenía que extraer el arma de la funda, tirar de la corredera para introducir un cartucho en la recámara, quitar el seguro y disparar (condición 3 con seguro).
* El 11% tenía que extraer el arma de la funda y disparar, SIN HACER NINGUNA MANIPULACIÓN (condición 2 sin seguro).
* El 8% tenía que extraer el arma de la funda, quitar el seguro y disparar (condición 2 con seguro).
Diferentes son los motivos que argumentan los policías en la toma de decisión del porte de su arma (funda con pocas garantías anti hurto, la comodidad en las manipulaciones rutinarias, el sonido intimidatorio al montar el arma,…) pero el tipo de formación recibida y la obligatoriedad de utilizar un determinado tipo de porte de arma son los principales motivos. Pero en especial, la formación recibida, algo en lo que se hizo mucha incidencia en la presentación del Informe.

La influencia del estrés se midió con el análisis de muestras de saliva que se tomaron a los policías que participaron en los ejercicios, recogiendo muestras antes y después de los ejercicios. Las muestras se tomaron siguiendo las indicaciones del laboratorio de bioquímica del Hospital Universitario de Donostia, donde fueron analizadas. Y el resultado que se obtuvo estableció de forma objetiva que los ejercicios a los que fueron sometidos los policías provocaron incrementos estadísticamente significativos en los niveles de cortisol.

En cuanto a problemas de disparo, se consideró el hecho de extraer el arma, apretar el disparador y que no se produjese el disparo, ya fuese porque no se hubiese desactivado el seguro, o porque no se hubiese montado el arma, solucionándolo en mayor o menor tiempo o incluso no llegando a solucionarlo, tal y como se pudo observar en los videos que se expusieron a modo ejemplo.

Cuando se es portador de la condición 3, o se porta el seguro activado (llevando o no cartucho en recámara) se sabe que puede provocar problemas de disparo, que no se sea capaz de desactivar el seguro, o de tirar de la corredera para introducir el cartucho en la recámara (aunque también hay muchos usuarios que no piensan así). Pero lo que no se había hecho hasta ahora era cuantificar, que es algo que se ha hecho en este estudio: ¿Cuánto mejor es llevar el arma con cartucho en la recámara que sin él? ¿Es mejor llevar el seguro activado o desactivado?

* El 50% de los que portaban condición 2 con seguro tuvo problemas de disparo.
* De los que portaban condición 2 sin seguro NADIE tuvo problemas de disparo.
* El 75% de los que portaban condición 3 con seguro tuvo problemas de disparo.
* De los que portaban condición 3 sin seguro, el 38% tuvo problemas de disparo.
Conclusiones muy importantes a destacar:

– Portar el seguro activado es muy perjudicial para la supervivencia (el 50% y el 75% tuvo problemas)
– La condición 3 también es muy perjudicial para la supervivencia de un policía (el 38% tuvo problemas)
– La condición 2 de portar el cartucho en la recámara no nos va a dar problemas de disparo, no hay que manipular el arma.
Reaccionar a una agresión armada de carácter sorpresiva portando el arma en condición 3 o el seguro activado, donde lo primero que voy a perder son las habilidades motores finas, seguido de la pérdida de las habilidades motoras complejas, es muy arriesgado, a la par que imprudente (perder las habilidades motoras finas implica perder la destreza digital: desactivar un seguro, tirar de la corredera… y la pérdida de habilidades motoras complejas conlleva la pérdida de la capacidad de realizar varias tareas a la vez).

Un 38% de probabilidades de no poder responder a una intervención armada y poder perder la vida creo que es suficiente para que los defensores de esta condición se lo replanteen. Que cada uno sea consciente de qué condición de porte de arma quiere llevar el fatídico día en el que el azar decidida que vas a recibir una agresión armada súbita, sorpresiva, en la que te vas a jugar la vida.

Y a todo esto hay que sumar que el estrés sufrido en estos ejercicios nunca va a ser comparable al sufrido en un enfrentamiento armado real. Posiblemente, estos porcentajes aumenten, pero es mi opinión. Me quedo con los datos obtenidos en el Informe Arkaute.

El que alguien opte por ir en condición 3, con o sin seguro, o en condición 2 con seguro, es totalmente respetable, es su decisión, pero también es su responsabilidad. Ahora ya sabe de manera objetiva lo que le puede pasar.

Respecto a las transiciones, queda demostrado que los policías son muy buenos subiendo los niveles de fuerza, pero cuesta mucho bajar esos niveles, devolver el arma a la funda. Un 42% no fue capaz de enfundar el arma.

Las transiciones están muy relacionadas con el disparo no proporcional, en muchos casos de manera involuntaria por la acción de la simetría bilateral (efecto interlimb).

Portar el cartucho en la recámara redunda en la propia seguridad de los policías, pero también, como se demostró con datos, en la de terceras personas, en la de la ciudadanía, porque cuando se es portador de la condición 3 lo primero que tienen que realizar los policías cuando extraen el arma de la funda es tirar de la corredera para introducir un cartucho en la recámara, quedando el arma en simple acción con una presión del disparador de entre 1,8 y 2 kilos de presión y unos 6 mm de recorrido, frente a los 4,8 o 5 kilos y 12 mm de la doble acción portando el cartucho en la recámara (hablamos de armas de acción mixta, como la HK USP Compact, que por el momento son las más empleadas por las fuerzas y cuerpos de seguridad).

Sacar el arma de la funda es algo que hay que tener muy claro, tiene que haber un riesgo para la vida, porque luego cuesta mucho devolverla a la funda. Según pruebas realizadas por el equipo de instructores del área de tiro de Arkaute, la diferencia entre extraer el arma llevándola empuñada dentro de la funda con los seguros de esta última desactivados, y llevar el arma en guardia alta, es de unos 0,3 segundos de media. Tomen nota de este dato.

Se debe informar y concienciar a los policías en la problemática que se puede derivar de extraer el arma cuando no se debe. Se nos puede volver en contra muy fácilmente. La toma de decisiones es muy difícil, muy complicada. Algo que queda demostrado en este estudio. La parte cognitiva se ve muy alterada y no se puede discernir con claridad.

Otro aspecto a destacar es que la formación puede ser muy perjudicial para los policías. En esta área “todo NO vale”. Y a modo de ejemplo citaré el adiestramiento donde hay que disparar en vacío para pasar una inspección de seguridad y saber que el arma está descargada. La memoria procedimental en estos casos nos puede jugar una mala pasada.

El hecho de no llevar cartucho en recámara supone que se tiene que manipular el arma primero para introducir el cartucho y luego para retirarlo, ya que no es la condición de porte habitual, y todo ello en la calle o en el coche. Pero si se introduce el cartucho y por las circunstancias que sean no se puede retirar, y se decide hacerlo en dependencias policiales, pero al usuario se le olvida, al día siguiente se porta el arma con el cartucho en la recámara pero en simple acción, con poca presión y poco recorrido del disparador. Diagnóstico: accidente por negligencia.

Porque otra cosa que quedó demostrada en el estudio es que los policías que consiguieron realizar una transición negativa (devolver la pistola a la funda) y eran portadores de la condición 3, no le dieron al decocker (desamartillador automático) para pasar el arma a doble acción.

A través de la formación hay que concienciar a los policías de lo importante de la decisión del porte de arma, pero NO OBLIGAR a un determinado tipo de porte, sino dar información y hacerles ver que tienen que entrenar con el mismo porte con el que han decidido trabajar.

Seguro que todos conocemos casos donde se obliga, y concretamente a llevar la condición 3. Pero personalmente tampoco estoy de acuerdo en obligar a portar la condición 2. Debe de elegir el usuario, haciéndole ver las ventajas de la condición 2. Ventajas que han quedado muy claras con el trabajo realizado por los instructores de tiro de Arkaute.

Los ejercicios que se han realizado en este estudio, junto con otros similares que están aplicando los instructores, son de un gran valor pedagógico, como así se pudo ver en los videos que se expusieron en la presentación. Quedó muy claro que los policías tenían que discriminar, valorar la extracción del arma de fuego, y la importancia de las transiciones. A través de los ejercicios se detectan los problemas y las limitaciones, y mediante la formación se aplican las soluciones.

Quién no ha oído decir “eso a mí no me pasa”, y hacer justamente eso. Si todos los policías realizasen estos ejercicios, el cambio a trabajar en condición 2 sería muy elevado, porque se vivencia lo que es no poder defenderse, el presionar reiteradamente el disparador y que no salga un disparo por no haber montado el arma, o el vaciar el cargador tirando repetidas veces de la corredera y que no salga un disparo por no haber desactivado el seguro. En definitiva, no sobrevivir.

Con los resultados que se han obtenido de este estudio, lo primero que ha hecho el equipo de instructores ha sido explicar a los policías los porqués cuando hay que modificar algo, pero con datos objetivos. No porque se haga un curso determinado ya se puede cambiar la forma de impartir, o porque algún “gurú” lo diga.

Según se pudo constatar en la presentación, el aumento en la decisión de portar el arma en condición 2 sin seguro por parte de los agentes que acuden a los cursos de reciclaje es notable desde la impartición de la nueva metodología en el área de tiro.

Significar que la última promoción de agentes de la Academia Vasca de Policía y Emergencias, los cuales están finalizando el curso de ingreso, según me trasladaron miembros del equipo de instructores, después de exponerles este estudio han decidido casi al 100% como porte de arma la condición 2 sin seguro. Y lo han decidido ellos. Simplemente se les ha hecho ver cuáles son las consecuencias de una tardía o nula reacción por no poder montar el arma o desactivar un seguro.

Estudios como este son los que lograrán que poco a poco se vaya unificando la formación de todos los policías.

Desde estas líneas quiero felicitar al Departamento de Técnicas y Tácticas Policiales de la Academia Vasca de Policía y Emergencias por apostar por la innovación en esta área, algo muy necesario para la comunidad policial.

Y como portador y defensor de la condición 2 sin seguro (no entiendo otra condición de porte) dar mi más sincera enhorabuena al equipo de instructores del área de tiro de Arkaute por la realización de este estudio y por la profesionalidad demostrada.

Autor: D. José Riera, licenciado en Psicología y Criminología. Instructor de tiro policial y agente de policía local de Valencia.



ESKERRIK ASKO

miércoles, 28 de octubre de 2015

ATENCION AMIGOS Y COLEGAS DE ARGENTINA. LICENCIATURA EN SEGURIDAD A DISTANCIA


CIUDAD ILEGAL UNA DEUDA HISTORICA EN ARGENTINA

POR ANDRES PENACHINO

La diferencia entre las ciudades habitadas por ciudadanos pudientes y ciudadanos pobres no es nueva.
Han coexistido en estrecha relación durante miles de años.
Reflejan el hecho de que, tanto en el pasado como en la actualidad, en muy raras ocasiones los gobiernos elegidos, o no por el pueblo, excepcionalmente, representan los objetivos e intereses de las mayorías.

Si analizamos una lista de las ciudades con mayor número de habitantes de la región, encontraremos que la mayoría tiene origen colonial, muchas de ellas fundadas por españoles, antes de 1580. Estas ciudades tuvieron una localización estratégica y reflejan la importancia que se adjudicaba al tráfico comercial y a las comunicaciones entre colonias y con los centros de los imperios, y la necesidad de ejercer un control político y administrativo sobre los territorios ocupados. Tal es así que hoy las mismas ciudades fundadas en esos tiempos sean principales puertos, o se encuentren en un cruce estratégico de rutas terrestres….

Sin embargo dentro de esas antiguas economías, también estaba calculada la mano de obra barata de ciervos y esclavos. No obstante en estas ciudades fue impuesta una segregación cultural y social. Solo las residencias de los inmigrantes europeos fueron los que tenían alta calidad de infraestructura y servicios. Paralelamente, el desplazamientote la población indígena fue controlada para servir y defenderlas economías coloniales y los nuevos sistemas administrativos y legales impuestos.

Así vemos que, a lo largo de la historia los pobres han creado siempre su propio hábitat: sus propias viviendas, sus propios barrios, sin tomar en cuenta las normas “oficiales” de las ciudades, que varían según las culturas, región, y el periodo histórico.

También los pobres utilizan técnicas y trazan sus asentamientos fuera de las ciudades legales, siempre próximas a lugares con posibilidades de trabajo, o al menos de subsistencia, siguiendo sus propios valores culturales; estos también difieren de región en región y se modifican con el tiempo.

Desde la época colonial hasta estos tiempos, las ciudades no pudieron ni pueden funcionar sin el apoyo de los pobres.
Gran parte del trabajo realizado por ellos corresponde a lo que hoy se denomina “sector informal”, pero, en realidad los bienes y servicios que producen son esenciales para el funcionamiento de la “ciudad legal”.

La calidad ambiental de los sectores pobres ha venido deteriorándose con el tiempo, en otros tiempos algunos gobiernos cambiaban a los pobres de lugar, trasladándolos a lugares frecuentemente inapropiados (baja cota, inundables, terrenos contaminados, desocupados, etc.). Cada vez los asentamientos y villas son más grandes, se extienden sin orden y su desarrollo físico parece no tener límites.

Ya ni las diferencias culturales, ni ecológicas, ni los materiales de construcción de las mismas las diferencian unas de otras. Asediados sus habitantes por los mismos problemas estos barrios ofrecen una imagen visual cada vez mas parecida.

¿Qué es lo que hace crecer física y demográficamente a estos barrios
Si bien la recurrente migración centrípeta en nuestro país responde a la baja productividad de las provincias y viene dándose desde fines de los años 40, sin dudas este estado crítico de supervivencia responde también a una transformación económica sin precedentes, que, ha traído una nueva inmigración de la región, especialmente de países limítrofes como el Paraguay, Bolivia, Perú.

Este fenómeno (las ciudades ilegales) esta creciendo y expandiéndose mas rápido que el sector “legal”.
De hecho, en la Provincia de Buenos Aires residen tantos ciudadanos pobres como todos los sumados del resto de las provincias.
Son ilegales porque invaden terrenos desocupados, construyen sus viviendas sin considerar el uso del suelo y las regulaciones edilicias, trabajan al margen de las organizaciones laborales convencionales, toman agua y consumen alimentos que no provienen de fuentes autorizadas, etc.

Surgen dos historias paralelas estrechamente interconectadas pero con expresiones visualmente diferentes. Una, la historia oficial, representada por una preocupación explicita en la construcción y administración de la ciudad y que se refleja en medidas concretas. La otra, la historia de los sectores urbanos de bajos ingresos, que ha sido escrita en rarísimas ocasiones.
Es una historia fragmentada y poco documentada. Es la experiencia diaria de millones de protagonistas anónimos que deben encontrar soluciones viables e inmediatas para asegurar su supervivencia, sin posibilidades de plantearse perspectivas a largo plazo.

Y no están, como no estuvieron nunca lejos de la ciudad legal.

Son las mujeres que limpian nuestras casas, los obreros que construyen edificios, las modistas que cosen ropa que luego se vende en los shoppings, el jardinero, y una centena de servicios mas…..

La miseria tiene un olor particular, y muchos políticos no están dispuestos a oler el olor a miseria después de ser elegidos. Solo lo hacen cuando están en campaña y en visitas fugaces, llevando una bolsa de promesas que jamás se cumplen.

ANDRES PENACHINO
La foto es orientativa y no tiene que ver con la nota

lunes, 26 de octubre de 2015

QUE HACER CON LOS PIBES CHORROS Y ASESINOS, UNA AFRENTA PARA EL PROXIMO GOBIERNO ARGENTINO


PUBLICA ANDRES PENACHINO

Tiene 15 años y cometió 40 robos en tres años

Fue atrapado en Mar del Plata luego de asaltar a un hombre. La policía le imputa una gran cantidad de hurtos y lo implican en el asesinato de un taxista.


Un adolescente fue atrapado a golpes tras asaltar a un hombre cuando guardaba su auto en una cochera de la ciudad de Mar del Plata, donde la Policía le imputa haber participado de 40 robos en los últimos tres años, entre ellos uno en el que fue asesinado un taxista.

El nuevo episodio se registró ayer, pasadas las 19, cuando el chico de 15 años irrumpió en un garaje de la calle Salta al 2100, donde le robó dinero a un hombre, que luego lo persiguió y lo capturó junto a otros transeúntes en la esquina de Bolívar y Jujuy.

El detenido, a raíz de los golpes recibidos, fue llevado a un centro médico y se comprobó allí que también tenía una herida de bala, sufrida el lunes cuando se tiroteó con la Policía tras un robo, pese a lo cual pudo escapar.

Según dijeron a DyN fuentes policiales, el menor cumplirá 16 años en noviembre. Además, indicaron que está implicado en el asesinato en ocasión de robo del taxista Rubén Horacio Cufré (57), cometido el 23 de noviembre pasado.

Tomó intervención el Fiscal del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil, que instruyó una causa por "robo".
FUENTE DIARIOS LOCALES


PREVENCION DEL CRIMEN


PUBLICA ANDRES PENACHINO
La prevención del crimen se refiere a aquellos métodos que reducen la delincuencia, la violencia y la inseguridad atacando con éxito las causas que promueven estos problemas.

Generalmente los académicos dividen la prevención en dos grandes aproximaciones:

a- reducción de oportunidades: qué hace más difícil, más peligroso y menos beneficioso para potenciales delincuentes su accionar criminal;

b- desarrollo social: reducir aquellos factores sociales y culturales que predisponen a las personas a transformarse en potenciales delincuentes.

Por mucho tiempo, los decisores políticos y funcionarios responsables de la seguridad creyeron que la prevención del delito era una cuestión que caía bajo la absoluta responsabilidad de las distintas agencias estatales de seguridad y del sistema de justicia criminal.

En este sentido, incrementar el accionar preventivo del Estado significaba aumentar el presupuesto y los recursos humanos de dichas agencias, de allí que los gastos en cada una de las principales funciones de la justicia criminal se ha ido incrementando constantemente durante las últimas décadas, al tiempo que también los delitos aumentaban.

No obstante, en las últimas décadas, distintos estudios han demostrado que programas preventivos diferentes a la mayor presencia policial en las calles o a los operativos policiales específicos, también generaban resultados que redundarían en una disminución del nivel de delitos de una comunidad.

Siguiendo esta lógica, comenzó a comprobarse que otros sectores e instituciones –como escuelas, servicios sociales, entretenimiento, servicios de salud e iglesias- pueden también ser importantes socios en los esfuerzos de prevención del crimen a partir de la formulación de políticas específicas.

En el mismo sentido, estos estudios también mostraban que muchos de las personas que ingresaban al sistema de justicia criminal por distinto tipo de faltas y delitos, presentaban desventajas sociales, económicas, culturales que influían sobre su conducta. 

En otras palabras, se desarrollaban en determinadas condiciones (privaciones sociales, económicas, culturales, urbanas) y sobre ellas operaban determinados factores (de riesgo) que incentivaban su conducta criminal (ENTORNO).

De allí que comienza a desarrollarse toda una esfera de las políticas públicas de seguridad orientada a reducir los factores de riesgo asociados al delito (ej. drogadicción, violencia familiar, cultura de la violencia, exclusión, disponibilidad de armas de fuego) y aumentar los factores de protección (ej. contención familiar, finalización de la escuela, actividades extracurriculares, etc.). 

Así entendida, la Prevención del Delito comprende todas aquellas acciones tendientes a impedir, evitar y obstaculizar la comisión de delitos. Dichos programas se diseñan con el objetivo de:

I. Reducir y controlar los factores de riesgo y las variables asociadas con el aumento del delito, y fortalecer las barreras de ingreso;

II. Disuadir la comisión de delitos aumentando la probabilidad de arresto, lo cual implica aumentar el costo de la actividad criminal al impedir, evitar u obstaculizar las acciones delictuales;

III. Reducir y controlar las variables asociadas con la localización del crimen en un determinado lugar o zona.

Los dos primeros objetivos apuntan a reducir los niveles agregados de delitos, mientras que el tercero se orienta a impedir la radicación del delito en determinadas zonas, entendiendo además que los delitos en muchos casos siguen patrones donde el medio urbano es un condicionante vital.

Asimismo, dado que la prevención comporta una intervención integral del Estado para la disminución de los factores de riesgo y el fortalecimiento de las barreras de contención, los programas preventivos demandan la concurrencia de varias agencias estatales (sociales, educativas, culturales, urbanas, etc.).

La reducción sostenible del crimen en el largo plazo no se consigue creando más trabajos ni mejorando solamente el funcionamiento de la policía y de la justicia: requiere la intervención integral del Estado a través de las múltiples agencias que focalizan su actividad en alguno de los múltiples factores que promueven el delito.

FUENTE: MATERIAL EXTRAIDO DE LA BIBLIOTECA DEL PROGRMA COMUNIDADES SEGURAS ONG.
ANDRES PENACHINO MIEMBRO FUNDADOR DE LA ONG

martes, 20 de octubre de 2015

INSEGURIDAD VIAL EN BUENOS AIRES, SIGUEN ARROJANDO GRANDES PIEDRAS AL PASO DE LOS VEHICULOS


PUBLICA: ANDRES PENACHINO

Una mujer y sus hijos, atacados con una piedra enorme en la autopista

Inseguridad vial.
Ocurrió a la altura del kilómetro 51 de la Buenos Aires-La Plata. Sufrieron heridas en la cabeza, manos y rodillas. La mujer avisó a la Policía y le respondieron que ahí no hay efectivos porque "a ellos también les tiran".
Escondida detrás del volante avanzó. La piedra ingresó por el parabrisas, impactó en su cabeza y en su mano, y rebotó en las rodillas de su hija de 12 años, quien estaba sentada atrás. la nena fue la que llevó la peor parte. "Como ella escuchó mi grito se cubrió la cabeza con las rodillas. Ahora la tiene inflamada", dijo.
"Volaron vidrios por todos lados. Yo seguí asustada y con la cabeza baja, tenía miedo que me tirarán más piedras". En ese estado, Kerbavcich empezó a buscar un patrullero en el camino. Recién encontró uno en una estación de servicio, donde fue derivada a una comisaría de la zona. Pero, mientras se dirigía a la dependencia policial, vio tres patrulleros estacionados sobre la autopista. "Indignada les pregunté por qué no estaban en el sector en el que tiran piedras y me respondieron que ellos no iban, porque todo el tiempo les tiran y que ese día ya los habían agredido dos veces", agregó.
Si bien no sufrieron consecuencias mayores, la mujer contó que debió llevar a su hija al hospital para que un profesional le revisara la rodilla. Temían que estuviese fracturada.

UN ANTECEDENTE TRAGICO

Un micro de la empresa Alvarez Hermanos venía desde Santa Teresita hacia la Capital Federal por la Autopista Buenos Aires-La Plata. A la altura de Dock Sud, en el kilómetro 7,400, dos bloques de concreto de unos 20 centímetros agujerearon el parabrisas del piso superior. En el primer asiento dormía Luis Osvaldo Avellaneda, de 59 años, casado y con una hija, que venía de hacerle los últimos arreglos a su casita de veraneo. El bloque, cuyo peso se multiplicaba por los 90 kilómetros por hora de velocidad del micro, le pegó en el pecho. 

LAS ESTADISTICAS

Los ataques a pedradas en las autopistas que conectan el Gran Buenos Aires con la Capital Federal, con fines de robo o puro vandalismo, aumentaron un 400 por ciento en los últimos dos años. En el corredor que conecta la Ciudad con la capital bonaerense, donde en la última semana se produjeron varios incidentes que dejaron como saldo automovilistas lesionados y pasajeros de micros heridos, se reciben hasta dos denuncias diarias por esta causa en la línea de emergencias de la concesionaria vial.

Desde las empresas concesionarias argumentan que, pese a los reclamos de los damnificados, no pueden más que llamar a los patrulleros porque no tienen poder de Policía. No obstante, las firmas son cuestionadas por los usuarios porque aún no fueron completadas las protecciones sobre los puentes peatonales utilizados por los malvivientes para perpetrar sus tropelías.

Los usuarios denuncian que desconocidos arrojan piedras u otros objetos contundentes desde los puentes peatonales de las autopistas o bien depositan algún elemento cortante en el asfalto para obligar a los coches a detener su marcha. Ante la consulta de este diario sobre la cantidad de denuncias de los usuarios por este tipo de incidentes, el OCCOVI -el órgano de control de las concesiones viales- prefirió no responder sobre el tema.

Aunque el móvil de la mayoría de los ataques es el robo, algunos investigadores consideran que algunos agresores arrojan las piedras por puro vandalismo, como un perverso divertimento. Para perpetrar los robos, en cambio, los malvivientes dividen su faena: mientras que algunos suben al puente, otros se quedan apostados a unos metros de la calzada para atracar a los ocupantes de los rodados ni bien detengan su marcha.

Pero no sólo los autos particulares están en la mira de los ladrones “piraña” -tal como los denominan los especialistas en seguridad- sino que también los micros de corta y larga distancia son blanco de los ataques. En uno de los últimos incidentes una pasajera de un ómnibus que viajaba hacia Mar del Plata tuvo que ser hospitalizada luego que explotara una ventanilla al recibir el impacto de una piedra.

El tema volvió a cobrar interés público a raíz de los incidentes que se produjeron en la autopista Buenos Aires-La Plata. Desde el centro de emergencias de la concesionaria Coviares, a cargo de ese corredor vial, confiaron a este diario que reciben “entre uno y dos llamados diarios al *288 por parte de automovilistas que denuncian haber sido atacados con piedras en la zona de Dock Sud y en el kilómetro 18, mayormente, en la mano hacia el sur”.

Según el último relevamiento de la Comisión Nacional de Familiares de Víctimas del Transporte Público, los corredores más peligrosos por el robo “piraña” son la autopista Buenos Aires-La Plata, el Camino de Cintura, la ruta 210 -a la altura de Glew- y el denominado Triángulo de Bernal, en la zona sur, y la Panamericana, en el acceso norte.

Martín Lescano, titular de la entidad, dijo en la autopista que enlaza la Capital con la La Plata aumentaron un 400 por ciento los ataques con objetos contundentes contra micros de media y larga distancia en los últimos dos años. “Las zonas más peligrosas son la bajada a La Plata, la ´Saladita´ de Wilde, en Dock Sud y en Hudson”, enumeró ante la consulta de este medio.

La última seguidilla de ataques en esa autovía partió de la villa El Monte, en Dock Sud, y desde un asentamiento ubicado a unos 400 metros del peaje de Hudson. “No hay patrulleros porque las autoridades les reducen la provisión de nafta. Entonces deben recortar sus recorridos y dejan desprotegidos los puntos de conflicto”, sentenció Lescano al tiempo que contabilizó en este período 125 heridos por esta causa . “Son personas que han sufrido lesiones en la cara, ojos o en el cuero cabelludo”, indicó.

Por su parte, el abogado Gregorio Dalbón, asesor de víctimas de siniestros viales, admitió no tener cifras sobre este tipo de incidentes pero explicó que los damnificados deberían “considerar la responsabilidad de los concesionarios”. 

COMPILO ANDRES PENACHINO
FUENTES DIFERENTES DIARIOS, OCCOVI, Y OTROS

lunes, 19 de octubre de 2015

LA TUMBA MAS CONMOVEDORA DEL CEMENTERIO DE LA RECOLETA ES LA DE UN POLICIA


POR ANDRES PENACHINO

Los límites que separan a la Vida de la Muerte son, en el mejor de los casos, vagos e indefinidos. ¿Quién puede decir dónde termina una y dónde empieza la otra? (El entierro prematuro – E. A. Poe)

Los pueblos han venerado y enterrado a sus muertos de muy variadas maneras a lo largo de la historia. Creencias, tradiciones, así como la posición o papel social del fallecido han determinado siempre el carácter de las ceremonias mortuorias y del sepulcro.

Los antiguos egipcios se destacaron por la veneración con que guardaban los restos mortales de sus seres queridos. Su creencia de que el espíritu del muerto seguiría existiendo sólo si el cadáver era conservado adecuadamente, llevó a esa civilización a construir los grandes monumentos funerarios que hoy conocemos como las pirámides y a desarrollar el arte del embalsamamiento, aplicado particularmente a sus reyes y faraones, cuyas momias han perdurado de esa manera, hasta nuestros días.

Los griegos, por su parte, también daban importancia a las honras fúnebres y enterraban a sus héroes y guerreros de forma solemne y aparatosa, aunque lo hacían colocando el cadáver o la urna con las cenizas en un hoyo en el suelo o en un sarcófago de piedra.

Para los romanos las honras fúnebres tuvieron gran pompa. Un maestro de ceremonias se encargaba de cuidar que cada persona en el funeral ocupara el lugar que le correspondía.

El cementerio de la Recoleta es uno de los principales puntos turísticos de Buenos Aires. La tumba de Evita, los mitos fantasmagóricos y las esculturas que adornan sus casi cinco mil bóvedas. Pero también, en sus entrañas están los restos de generaciones de políticos y militares que decidieron en el siglo XIX y XX la forma actual de nuestro país. .

La mas conmovedora de las esculturas corresponde al mausoleo donde descansan los restos del joven Juan Alberto Lartigau, (secretario del Jefe de Policia de La Capital), y recrea la fatalidad del acto anarquico que lleva a ambos a la muerte. Es la mas conmovedora de las esculturas. 
En ella podemos apreciar el cuerpo sin vida del jovencito, en brazos de su madre y la figura en la parte superior, simbolizando la fatalidad, con su puño cerrado en un gesto de rabia e impotencia por la perdida de una vida tan joven.

EL HECHO

Tras varios meses de preparativos, todo estaba listo la mañana del 14 de noviembre. El joven anarquista Ruso Judio, Simón Radowitzky salió poco antes de las once de su casa de la calle Andes 394. Tomó el tranvía 17 y descendió en la esquina de Callao y Quintana. 
Caminó por Quintana hacia el cementerio de la Recoleta y esperó unos minutos. De pronto vio salir un coche Milord. 
En su interior, el Coronel Falcón charlaba con su secretario, Juan Lartigau. La conversación lo tenía tan ensimismado que no advirtió la extrema cercanía de aquel joven vestido de negro, que sin mediar palabras le arrojó un paquete que fue a dar al piso del coche entre sus piernas. Falcón no tuvo tiempo de reaccionar, un terrible estruendo rompió el rodado y lo arrojó junto a su acompañante sobre el empedrado de Quintana. 

Sus piernas quedaron destrozadas al igual que las de Lartigau.
Cuentan las cronicas de la época que, el Coronel Falcon le dijo a los ocasionales transeuntes que procuraran auxilio para el Asistente Lartigau. Yo estoy bien exclamo el oficial Falcón.
Para cuando llegó la asistencia pública, los dos estaban prácticamente desangrados. Fueron trasladados de urgencia al Hospital Fernández, donde morirían horas después.

La tumba del joven Policía Lartigau es una de las mas fotografiadas, justamente por lo impactante de la escultura de su mausoleo.
A poco de cumplirse 100 años del tragico atentado, no todos los cuidadanos recuerdan el hecho, pero y afortunadamente, por ahora unos pocos todavia, emulan la actitud criminal del anarquista que termino con la vida de ambos policias.
Una pintada en color rojo intenso en las escaleras de la tumba del Coronel Falcon donde se lee "gracias Radowitzky, 1909 / 2009" recuerdan al autor de tan tragico hecho.

Andres Penachino