jueves, 21 de enero de 2016

DROGAS, TU HIJO YA NOS PERTENECE


POR ANDRES PENACHINO

La frase pronunciada por Adolf Hitler “tu hijo ya nos pertenece”.”, bien puede ser utilizada en los tiempos que corren con los traficantes de la muerte.

HISTORIA: El gran proyecto de Hitler

Para el Führer, la formación de los jóvenes alemanes era una de las piedras angulares del Tercer Reich y dedicó mucho tiempo a crear un adoctrinamiento sistemático y eficaz. A finales de 1939 las Juventudes Hitlerianas, cuyo ingreso era todavía voluntario (tras el estallido de la guerra todos los jóvenes eran reclutados de forma automática), llegaron a contar con 8 millones de militantes. El celebre escritor Aspas cuenta que Hitler siempre le decía a sus enemigos internos algo que helaba la sangre: “Tú no piensas como yo, pero tus hijos ya me pertenecen”. No le faltaba razón. Según cuenta el escritor, “estos niños fueron las únicas personas, la única generación, que el nazismo pudo modelar completamente.

LA SOCIEDAD ACTUAL

Nuestra sociedad esta enferma. El peor de los síntomas es que la parte de la población afectada es la juventud.

Criar hijos es una de las tareas mas importantes que una persona puede desempeñar en su vida, y, lamentablemente, es la tarea para la que existe menos preparación formal. La mayoría de nosotros aprendemos a ser padres solamente a través de la experiencia y siguiendo el ejemplo que nos dieron nuestros propios padres.
En la actualidad, el difundido uso del alcohol y las drogas somete a nuestros hijos, familias y comunidades a presiones desconocidas hace 30 o 40 años. Francamente muchos de nosotros, necesitamos ayuda para enfrentar esta aterradora amenaza a la salud y al bienestar de nuestras descendencias.

¿Porque los padres son los responsables directos de las acciones de sus hijos?.
Simplemente porque ellos son los que mas tiene que perder. A sus hijos. Recuerden el Slogan de Hitler.

Las escuelas pueden ayudar, los centros recreativos pueden ayudar, las parroquias pueden ayudar, hasta la policía puede ayudar, pero ningunote ellos puede reemplazar a la familia. Fortalecer a la familia nos ayuda a ser el tipo de padres que nuestros hijos necesitan.

ENSEÑAR VALORES.

Cada familia tiene expectativas de comportamiento determinadas por principios y normas, las cuales se resumen en “valores”. Recordemos que en la familia se aprenden valores, y en la escuela destrezas.
En muchísimos casos, los hijos que deciden “NO” consumir alcohol u otras drogas toman esta decisión porque tiene una fuerte convicción contra el uso de estas sustancias que se basan en un sistema de valores. Los valores sociales, familiares, y religiosos proporcionan razones validas para que el joven diga “NO” y para ayudarles a mantener esta decisión.

Por lo tanto: Comuniquen abiertamente los valores. Hablen acerca de porque son tan importantes los valor como; la honestidad, la confianza en si mismo la responsabilidad, y la forma en que los valores ayudan a los niños a tomar decisiones acertadas
Enseñen a sus niños que cada decisión se basa en decisiones anteriores y que una decisión acertada facilita las siguientes.

Cuiden que sus actos coincidan con sus palabras. 

Si quieren que sus hijos no fumen, Uds. tampoco lo hagan, si no quieren ver a sus hijos ebrios, no den ese ejemplo.

Conocer los hechos

Como padres debemos estar informados acerca de los efectos que produce la ingesta de alcohol y las drogas, para poder proporcionar a nuestros hijos información concreta. De esa forma podemos conversar con nuestros hijos en forma inteligente.
Esta información nos hará reconocer rápidamente si nuestros hijos presentan síntomas relacionados con el consumo de alcohol o drogas.

Como mínimo es preciso:

Conocer las drogas mas comunes y los peligros relacionados con el consumo de cada una de ellas.

Poder identificar objetos, artefactos y accesorios relacionados con el uso de cada droga,
Conocer los síntomas del uso del alcohol y otras drogas y estar alertas a los cambios en el comportamiento o la apariencia de los hijos.
Saber buscar ayuda rápidamente si sospecha que su hijo puede estar usando alcohol o drogas.

Test para saber si su hijo usa drogas

Advertir los síntomas del uso de drogas y alcohol requiere estar muy alertas. A veces resulta difícil establecer la diferencia entre el comportamiento normal de los jóvenes y el comportamiento causado por las drogas. 
Prejuicios acerca de los hábitos de las nuevas generaciones pueden llevar a los padres a hacer evaluaciones equivocadas. Por eso, para saber si un joven se droga proponemos un Test cuyo resultado es objetivo, es decir, no depende de sospechas o impresiones que pueden ser infundadas.
Considere y conteste “sí” o “no” las siguientes preguntas:

1) ¿Su hijo parece retraído, deprimido, cansado y descuidado en su aspecto personal?
2) ¿Lo nota hostil y falto de cooperación?
3) ¿Se han deteriorado las relaciones de su hijo con otros miembros de la familia?
4) ¿Ha dejado a sus antiguos amigos?
5) ¿No le va bien en la escuela? ¿Ha empeorado las notas o la asistencia es irregular?
6) ¿Ha perdido interés por los pasatiempos, los deportes u otras actividades?
7) ¿Han cambiado sus hábitos de comer o de dormir?
8) ¿Usa desodorantes o perfumes para tapar algún olor?
9) ¿Tiene actitudes beligerantes ante sus preguntas o reclamos?
10) ¿Tiene las pupilas dilatadas? ¿Tiene los ojos colorados?
11) ¿Tiene conversaciones telefónicas o encuentros con desconocidos?
12) ¿En su casa faltan objetos de valor? ¿Tiene su hijo una necesidad creciente de dinero?
13) ¿Está más pálido de lo habitual? ¿Se dejó el pelo descuidado?
14) ¿Encuentra usted cajitas de fósforos agujereadas en el centro del lomo del envase o cualquier otro artefacto (biromes, llaves o tubitos) que servirían para fumar la colilla de un cigarrillo sin filtro hasta el final sin quemarse?
15) ¿Tiene su hijo papel para armar cigarrillos (en cajita o sueltos)?
16) ¿Utiliza colirios? ( Medicamento líquido para los ojos ).
17) ¿Tiene manchas de cigarrillos en los dedos?
18) ¿Tiene feo olor, incluso en la vestimenta y en las sábanas?
19) ¿Tiene elementos que permitan picar la droga como, por ejemplo, hojas de afeitar, tarjetas duras o cuchillos?
20) ¿Tiene elementos que permitan aspirar la droga como, por ejemplo, bolígrafos sin tapas ni tanque, tubitos, pajitas o billetes enrollados?
21) Si su hijo se estuviera inyectando posiblemente se detecten cigarrillos de tabaco desarmados dado que se utilizan el filtro, jeringas y algún recipiente pequeño, como cucharas o tapitas de bebidas, para preparar la droga.
22) ¿La nariz le sangra o gotea a menudo?
23) ¿Tiene dificultad para hablar?
24) ¿Tiene marcas de pinchazos en brazos o piernas?

Atención:

Debe tenerse en cuenta que algunos de estos síntomas pueden aparecer en jóvenes que no se droguen. No por usar un arito o dejarse el cabello largo, un joven utiliza drogas. Si entiende que este cuestionario ayuda a entender que su hijo seguramente su hijo tiene un problema con las drogas y necesita un tratamiento, no espere un minuto. Considere su atención lo antes posible. De esa forma evitara que su hijo sea captado por quienes insisten en una nueva cultura que necesitan cada día mas y mas adherentes. Que no son mi mas ni menos quienes a vuestra distracción le dirán. Tu hijo ya nos pertenece…..

LA FOTO ES ORIENTATIVA Y NO TIENE QUE VER CON LA NOTA
ANDRES PENACHINO

1 comentario:

Jose Luis Berroteran dijo...

Excelente Articulo muy importante para cualquier familia en el mundo, el tema de la drogadiccion es la puerta de entrada al infierno, si no ponemos en practica estas RECOMENDACIONES ACERTADAS seguramente el retorno a la normalidad de nuestros muchachos se haría cuesta arriba, y en algunos casos seria indudable que no retornaríamos a la normalidad....


Gracias y Felicito al equipo de Procedimientos Policiales por esta Informacion
Jose Berroteran Caracas Vzla..