jueves, 25 de febrero de 2016

EL ROL DEL POLICIA EN LA ERA DE LAS SOCIEDADES VULNERABLES



ANDRES PENACHINO

Francis Fukuyama en su obra La gran ruptura del fin del siglo pasado decía: En las sociedades donde el individualismo disfruta de mayor libertad de elección que en cualquiera otro momento de la historia, la gente se resiste en forma notable a las pocas ataduras que se les fija. 
El peligro que acecha a estas sociedades es que la gente se encuentre, de pronto, socialmente aislada, con libertad total de asociación, pero incapaz de asumir el compromiso moral que ha de conectar con el prójimo y conformar verdaderas comunidades.
Sin dudas se ha instalado en nuestra sociedad un verdadero culto de la liberación, con enfoques y / o fundamentos que exceden las ideologías de izquierda o de derecha, y si bien nadie impugna ese derecho general, ciertamente la cultura basada en el individualismo termina por ocasionar consecuencias que, aun no queridas, afectan al conjunto de la sociedad.

Avanzamos en una era de sociedades vulnerables, que reflejan conflictos internos dentro de sus instituciones. Ciertamente, si observamos la problemática de la policía, podemos comprobar que sus dificultades ponen en evidencia este fenómeno, que en mayor o menor medida, exteriorizan las fuerzas policiales en general. Desmoralización, frustración, Stress, abatimiento, pasividad y falta de responsabilidad constituyen un verdadero denominador común, como también resulta frecuente cierto grado de deterioro y ética profesional.

Las policías sienten que carecen de los medios suficientes, especialmente en cantidad de efectivos para garantizar la seguridad que la sociedad les demanda. Se consideran superados por la diversidad y la complejidad de las responsabilidades que se le asignan, en tiempos en que paralelamente ven reducir márgenes de iniciativa, sin que vislumbre un cambio positivo en un futuro cercano.

Los policías, a su vez, sean Argentinos, Uruguayos; Chilenos, Españoles o Alemanes, saben que pertenecen a una de las pocas instituciones que intervienen inmediatamente y en no pocas circunstancia, en ámbitos urbanos, de alta peligrosidad, en medio de poblaciones cada vez mas marginales, y entienden que su trabajo no es apreciado ni retribuido en su justo valor, ni por el ciudadano ni por sus superiores. Perciben la desconfianza generalizada y creciente de la ciudadanía, de los medios de comunicación, de los magistrados y políticos de turno.
Esta es la razón por la cual, poco a poco, con la evolución de la sociedad en general, la condición de servidor publico ha perdido consistencia y atracción, si comparamos la policía actual con la del pasado.
Seria ingrato decir esto sin analizar meticulosamente el caso latinoamericano, si tenemos en cuenta el compromiso evidenciado por reiteradas conductas de abnegación y valor de los policías, quienes en forma frecuente, dan su vida para servir a un ideal de realización del bien común.
LA FOTO ES ORIENTATIVA Y NO TIENE QUE VER CON LA NOTA
ANDRES PENACHINO

No hay comentarios: