miércoles, 9 de marzo de 2016

MARIHUANA, LA PUERTA DE ENTRADA A DROGAS MAS DURAS, ENTRE OTRAS.


POR ANDRES PENACHINO

Entre todos los componentes, el THC actúa principalmente sobre las facultades mentales, por lo que se considera que determina la potencia de la droga. La proporción de THC que contiene un cigarro de marihuana depende del tipo de planta, del clima, terreno y tiempo de cosecha y de la parte de la planta (brotes, hojas, flores) que se utilizaron; pero se ha observado que la que se vende actualmente es de mayor potencia que la de hace diez años.

La modalidad más popular de marihuana se llama sin semilla y sólo contiene los botones y las flores de la planta hembra, con un contenido promedio de THC entre el 7.5% y el 24%.

También llamada porro, o fumo. Este es otro eslabón en la carrera de los adictos por drogas más duras, por lo tanto puede ser considerada también peligrosa. Los jóvenes comienzan a fumar este estimulante por mera presión, o por acrecentar su imagen ante los demás.

Efectos

Provoca dependencia psíquica alta y física moderada, euforia, aumento de apetito, normalmente el individuo anda desorientado.

¿Cuáles son las reacciones inmediatas al consumirla?

La marihuana es la droga que más se comercializa de manera ilícita y de mayor consumo. Se obtiene de la planta de Cáñamo Cannabis Sativa, que contiene más de 400 componentes, entre los que destaca el principio activo THC (delta-tetrahidrocannabinol).

La marihuana es un alucinógeno leve, que tiene algunas propiedades depresivas y sobre el control de las inhibiciones, semejantes a las del alcohol. Algunas personas reportan que no sintieron nada la primera vez que la probaron. Luego de un tiempo de estar utilizándola, las reacciones que se perciben se relacionan con las experiencias pasadas.

Usualmente, casi de inmediato el consumidor puede sentir la boca y gargantas resecas, latidos acelerados del corazón, torpeza en la coordinación de movimientos y del equilibrio y lentitud en los reflejos. Los vasos sanguíneos de los ojos se expanden, por lo que los ojos se ven enrojecidos.

La distorsión que provoca la marihuana en la percepción de tiempo y distancia hace que sean probables los accidentes si se maneja un vehículo o se opera una máquina.

Dependiendo de las características del usuario y del contenido de THC, así como de la dosis y frecuencia de consumo, pueden presentarse paranoia, alucinaciones intensas y psicosis tóxica, aún en la primera experimentación.

El THC se absorbe y pasa a depositarse en (los tejidos grasos de varios órganos, como el hígado, los pulmones y los testículos) permaneciendo por periodos prolongados en ellos. Por eso puede detectarse hasta cuatro semanas después de haber consumido marihuana.

Síntomas

Irritación ocular, somnolencia, dolor de cabeza, taquicardias, también puede provocar vómitos, mareos y hambre excesiva.

Un estudio realizado en los Estados Unidos demostró, que los que consumen marihuana a diario, tienen problemas de atención, aún para realizar tareas sencillas, siendo menores estos efectos en los consumidores esporádicos.

Consecuencias en la mente

La marihuana limita la capacidad de incorporar, organizar y retener información, por lo que en los consumidores crónicos se evidencian problemas de memoria, falta de destreza verbal y dificultades en el aprendizaje de las matemáticas.

Consecuencias en el cuerpo

Como un cigarrillo de marihuana contiene la misma proporción de ingredientes cancerígenos que 5 cigarrillos de tabaco, fumar marihuana se asocia con trastornos como catarros, bronquitis, enfisema y asma bronquial, así como daño pulmonar y en las vías respiratorias, y aumento en el riesgo de cáncer.

También hay evidencia de que se limita la capacidad del sistema inmunológico para combatir infecciones y enfermedades.

La marihuana afecta las hormonas. En los hombres jóvenes, el uso regular puede retrasar el comienzo de la pubertad y reducir la producción de esperma. Para las mujeres, el uso regular puede interrumpir el ciclo menstrual e inhibe la ovulación.

Los bebés de consumidoras de marihuana presentan con frecuencia bajo peso y por lo mismo son propensos a enfermarse.

Consecuencias en la comunidad

El grupo social también se ve afectado por el consumo de marihuana, ya que se impacta la seguridad y el bienestar, porque se presentan más accidentes de tránsito, actos de violencia o vandalismo, riñas callejeras, además de alimentar las redes de tráfico ¡legal de esto sustancia.

Adicionalmente, la situación de bienestar de la familia y la comunidad puede alterarse, si las personas intoxicadas olvidan las precauciones necesarias y tienen relaciones sexuales con posibilidades de embarazos no deseados o contraer enfermedades transmitidas sexualmente.

A modo de prevención, Ud. deberá saber si algún integrante de la familia esta fumando marihuana.

Conductas que pueden ayudar a detectar el consumo de marihuana.

Parece estar mareado, ríe sin razón alguna, tiene ojos rojos e irritados y dificultad para recordar hechos recientes.

– ¿ Algún integrante de su familia ha cambiado su forma de proceder?

– ¿Ha comenzado a salir constantemente?

– ¿Ya no le alcanza el presupuesto asignado?

– ¿Se le da por cosas antojadizas?

– ¿Bebe gran cantidad de bebidas gaseosas o agua?

– ¿Siente dentro de sus cuartos olor a alguna yerba quemada?

De contestar afirmativamente alguna de estas preguntas, no dude en pedir ayuda profesional, recuerde que esta droga puede ser la inicial de alguna mas dura y terrible.

¿Es verdad que la marihuana es menos dañina que fumar tabaco?

Los efectos que produce la marihuana sobre su forma de comportarse, de pensar y de sentir, así como las consecuencias de su consumo a largo plazo, son mucho más graves que las del tabaco.

El uso regular de esta droga, al igual que las demás produce adicción y ocasiona efectos de pánico, confusión, desorientación, ansiedad, entre otros.

No hay comentarios: