lunes, 11 de abril de 2016

EL ALCOHOLISMO TAMBIEN ES UNA ENFERMEDAD


POR ANDRES PENACHINO

El alcoholismo no es un vicio, es una enfermedad progresiva.

El consumo de estimulantes llega después de la ingesta en grandes cantidades de alcohol. 

El alcohol, es el narcótico de mayor consumo mundial, es un estimulante reconocido, controlado, de fácil acceso, se vende sin receta alguna y por si esto fuera poco, está aceptado por la sociedad. Es mas, grandes grupos económicos gastan fortunas en publicidad de bebidas, incitando al consumo de una u otra marca de bebida. 
¿Que diferencia hay entre el tabaco o el alcohol?, ¿Cuál de los dos es más pernicioso?, ¿Porque se restringe la publicidad de uno y no de otro?. Recordemos que hoy los jóvenes ingresan al alcohol a través de las cervezas y del vino.

La triste cultura del after.... (antes de entrar a los boliches) muchas veces propiciadas por los propios progenitores, la jarra loca o el tetra brik, antes y después de: los boliches, los recitales y partidos, después de la escuela, etc.

Incluso los jóvenes prefieren el envase de tetra brick para mezclar el vino con pastillas pues, de esa forma a simple vista no se nota si tardan en disolverse.
 Todo lo contrario ocurre con las botellas transparentes.

Flagelo sumamente adictivo, de características endémicas y extremadamente pernicioso. Si bien se persigue a los traficantes de drogas, nada se dice o se hace sobre el consumo indiscriminado de alcohol, que en algunos casos es tan destructivo como cualquier otra droga dura, también es el  trampolín a otros estimulantes más fuertes. Este flagelo ha arruinado las vidas de millones de personas en el mundo y también la de sus familias. Grandes cantidades de jóvenes están arruinados físicamente por el alcohol, sin posibilidad de ejercer tareas aun las más sencillas por esta calamidad, la que por rédito económico o por negligencia o inoperancia nadie controla. 
De las drogas de uso común, el alcohol es el que arroja las peores estadísticas en cuanto a daños físicos y  mentales. En  las estadísticas observamos que, los delitos que se cometen bajo los efectos del alcohol son innumerables y llegan frecuentemente al asesinato.

Los alcohólicos crónicos solo pueden sentirse bien cuando se emborrachan, a costa del deterioro de sus organismos. 
Este estimulante, crea habito, embota la mente, destruye las células cerebrales, engendra violencia y brutalidad. 

Definición de alcoholismo

LA ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD que tiene catalogada la ENFERMEDAD ALCOHÓLICA en el epígrafe 303 del glosario de enfermedades, entre las NO TRANSMISIBLES, ha sustituido el término ALCOHOLISMO por el de SÍNDROME DE DEPENDENCIA DEL ALCOHOL, en la novena revisión de la Clasificación Internacional de Enfermedades y lo define como un estado de cambio en el comportamiento de un individuo, que incluye, además de una alteración que se manifiesta por el consumo franco de bebidas alcohólicas una continuidad de este consumo de manera no aprobada en su ambiente socio-cultural, a pesar de las dolorosas consecuencias directas que puede sufrir como enfermedades físicas, rechazo por parte de la familia, perjuicios económicos, y sanciones penales... un estado de alteración subjetiva, en el que se deteriora el dominio de la persona dependiente, sobre su forma de beber, existe la urgencia de ingerir alcohol y se pone de manifiesto una IMPORTANCIA FUNDAMENTAL DEL ALCOHOL, en que el planteamiento de las ocasiones de beber, puede tener preferencia sobre resto de sus actividades.  Además de estos cambios, se observa un estado de alteración psicobiológica, con signos y síntomas a la privación del alcohol.  Ingestión de bebidas alcohólicas para lograr su alivio y aumento de la tolerancia..."

Para la mayoría de las personas, el alcohol es un acompañamiento placentero para las actividades sociales.  El uso moderado del alcohol--hasta dos tragos por día para los hombres y hasta un trago por día para las mujeres y personas mayores (La medida normal de un trago es una botella de 12 onzas de cerveza o bebida a base de vino (wine cooler), un vaso de 5 onzas de vino o 1.5 onzas de licor de 80' prueba) -- no es dañino para la mayoría de los adultos.  Sin embargo, un gran número de personas tiene problemas serios con sus hábitos de consumo de alcohol.  En estos momentos, cerca de 14 millones de americanos, 1 de cada 13 adultos, abusa del uso del alcohol o son alcohólicos.  Además, varios millones de adultos tienen patrones o hábitos de consumir bebidas alcohólicas que los pueden conducir a problemas de alcohol.  Aproximadamente 53 % de los hombres y mujeres en los Estados Unidos reportan que uno o más de sus familiares tienen problemas de alcohol.

Las consecuencias del abuso del alcohol son serias, en muchos casos, de amenaza o peligro a la vida.  Las personas que beben mucho alcohol pueden aumentar el riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer, especialmente del hígado, el esófago, la garganta, y la laringe caja de la voz.  El abuso del alcohol también puede causar cirrosis del hígado, problemas en el sistema de inmunidad, daño cerebral, y hasta puede dañar el feto durante el embarazo.  El beber alcohol aumenta los riesgos de muertes por accidentes automovilísticos, accidentes durante actividades recreativas, accidentes en el trabajo, y la probabilidad de que ocurran homicidios y suicidios.  En términos estrictamente económicos, los problemas relacionados con el uso del alcohol le cuestan a la sociedad aproximadamente 1 00 billones de dólares por año.  En términos de vida humana, el costo es incalculable.

¿Qué es alcoholismo?

El alcoholismo, también conocido como "síndrome de dependencia al alcohol," es una enfermedad que se caracteriza por los siguientes elementos:
Deseo insaciable: el deseo o necesidad fuerte y compulsivo de beber alcohol.
Pérdida de control: la inhabilidad frecuenté de parar de beber alcohol una vez la persona ha comenzado.

Dependencia física: la ocurrencia de síntomas después de abstinencia tales como vómitos, sudor, temblores, y ansiedad cuando se deja de beber después de un período de consumo de alcohol en grandes cantidades.  Estos síntomas son usualmente aliviados cuando se vuelve a beber alcohol o se toma alguna otra droga sedante.
Tolerancia:la necesidad de aumentar la cantidad de alcohol ingerida para sentirse endrogado o intoxicado ("high".
El alcoholismo es un problema que tiene poco que ver con el tipo de alcohol que se consume, cuanto tiempo se ha estado bebiendo, o la cantidad exacta de alcohol que se consume.  Sin embargo, el alcoholismo tiene mucho que ver con la necesidad incontrolable de beber de la persona.  Esta definición de alcoholismo nos ayuda a entender porque para la mayoría de los alcohólicos un "poco de fuerza de voluntad" no es suficiente para dejar de beber.  El alcohólico o la alcohólica se encuentra frecuentemente bajo el control de un deseo poderoso o necesidad de ingerir alcohol, una necesidad que puede sentirse tan fuerte como la necesidad de agua o comida.  A pesar de que algunas personas se pueden recuperar sin ayuda, la mayoría de las personas alcohólicas necesitan ayuda externa para recuperarse de esta enfermedad.

Investigaciones recientes costeadas con fondos de NIAAA han demostrado que para muchas personas la vulnerabilidad al alcoholismo es heredada.  Sin embargo, es importante reconocer que los factores en el ambiente de la persona tales como las influencias de los compañeros y la disponibilidad de alcohol influyen significativamente.  Ambos factores, los heredados y los del ambiente, son llamados "factores de riesgo." A pesar de estos factores, el riesgo no determina el destino.  El hecho de que el alcoholismo tiende a ser común en algunas familias no significa que el hijo o la hija de un padre o una madre alcohólica automáticamente desarrollará alcoholismo.

¿Qué es el abuso de alcohol?

El abuso de alcohol se diferencia del alcoholismo en que éste no incluye el deseo o la necesidad compulsiva de beber alcohol, la pérdida de control o la dependencia física.  Además, el abuso de alcohol es menos probable que incluya síntomas de tolerancia (la necesidad de aumentar la cantidad de alcohol ingerida para sentirse drogado o intoxicado) ("high").

El abuso de alcohol es definido como un patrón de consumo de bebidas alcohólicas que son acompañadas por una o más de las siguientes situaciones en un período de 12 meses:

No cumplir con responsabilidades mayores del trabajo, de la escuela o del hogar;

Beber alcohol durante actividades que son físicamente peligrosas tales como operar maquinarias o manejar un coche;

Tener problemas frecuentemente relacionados con el alcohol tales como ser arrestado por guiar bajo la influencia de alcohol o por lastimar físicamente a alguien mientras está borracho (embriagado);

Continuar bebiendo a pesar de tener problemas constantemente al relacionarse con otras personas que son causados o empeorados por los efectos del alcohol.

Conclusiones de este punto

El alcoholismo como tal es la ingestión de bebidas alcohólicas en forma desmedida.  Existen dos tipos de alcohólicos:
Los llamados alcohólicos sociales y los dependientes o enfermos.
Los primeros solo beben en ocasiones sociales hasta llegar al estado de enfermedad producto de la intoxicación.  Estas son en orden creciente, dificultades en la visión producto de la anestesia que produce el alcohol sobre el sistema nervioso, Que afecta el nervio óptico privando al individuo de la sensación de tercera dimensión, Euforia, como producto del aumento de la tensión arterial, Perdida del equilibrio, como resultado de la anestesia del sistema proveniente del cerebelo y que afecta al oído, Liberación de las inhibiciones controladas por él consiente.  Y finalmente la afección sobre el sistema digestivo por la imposibilidad del hígado de degradar gran cantidad de alcohol que finaliza con vómitos diarreas y decaimiento general.
El alcohólico social, siente al día siguiente los trastornos producidos en su organismo y muy difícilmente haga la reconstrucción del hecho.

El alcohólico dependiente, es en suma un alérgico, para definirlo de una manera sencilla.  Jamás llega al extremo de un alcohólico social.  Es una dependencia tal de disponer de un nivel de alcohol en sangre, que le permita sentir la euforia necesaria para acometer aquellas tareas o proyectos diarios que de otra manera no podría encarar.  Una vez logrado, deja inmediatamente de beber.  Solo que esa sensación es muy efímera, Y debe recurrir numerosas veces durante la jornada a su ingestión.  Esconde su defecto, realmente físico, y lo lleva a cabo a escondidas negando a todas luces su necesidad, es muy probable que en una reunión se niegue rotundamente a beber.  Lo hará previamente o al retorno a su casa.
Suele esconder botellas en cercos, pozos etc.  Jamás se verá una botella a la vista.
La dependencia va creciendo dado que la suma de "tomas" cada vez se hace más frecuente.
Es notorio ver bebedores, que lo hacen a horas inusuales, muy temprano a la mañana, antes de ir a trabajar.  Escaparse del trabajo, con excusas, no almorzar o merendar junto a sus compañeros etc.
La ingestión es cada vez más cercana en el tiempo, la necesidad de disponer de alcohol en sangre, en escaso tiempo, lo lleva a tomar bebidas espirituosas de alto grado.  En muchos casos prefieren bebidas no tradicionales como el Fernet, la de más alta graduación alcohólica en el mercado, con la excusa que es un buen digestivo.  Existen casos y en esto no hay diferencias de sexo, en que para evitar el aliento alcohólico, beben perfumes.  Otra forma de disfrazar la ingestión son las ensaladas con gran cantidad de vinagre.  En las cárceles, una bebida conocida como "pajarito" es la inclusión en el mate de desodorante en barra dado que la base es alcohol sólido.  El deterioro es más creciente en el alcohólico dependiente, dado que la sumatoria de "tomas" supera en promedio diario al del alcohólico social.

Su fin pasa por la destrucción de su aparato digestivo, conocido como cirrosis.
La dualidad de conductas, lo lleva a graves conflictos sociales y familiares.  Por un lado sabe su enfermedad que trata de ocultar, y por la otra el desenfreno que significa su dependencia.
El conflicto es inevitable.  No puede mostrarse como es, y debe simular.  A solas puede verse como alguien aprisionado en su compulsión y se desprecia.

Dado que la mayoría de las veces debe abandonar la botella antes de su finalización le resulta una adicción muy cara.  Lo que lo lleva a conflictos económicos que debe solucionar de cualquier manera desde el hurto familiar a la prostitución.
Recuerde que también es un delito manejar ebrio.

LA FOTO ES REPRESENTATIVA Y NO TIENE QUE VER CON LA NOTA

FUENTE: MATERIAL DEL PROGRAMA COMUNIDADES SEGURAS

No hay comentarios: