martes, 31 de mayo de 2016

OBAMA Y SU VISITA A HIROSHIMA. EN LAS GUERRAS ¿NADIE TIENE CULPAS?


POR ANDRES PENACHINO

Obama pasó poco menos de una hora en el Parque de la Paz, construido en el epicentro de la explosión que arrasó la ciudad y dejó unos 140.000 muertos el 6 de agosto de 1945, pero su visita estuvo cargada de un enorme simbolismo.

Se trataba de un gesto muy esperado en Japón, sobre todo entre los hibakusha, como se conoce a los sobrevivientes de la bomba atómica, siete de los cuales asistieron a la ceremonia de ayer.

Como estaba previsto, no hubo una disculpa, pero Obama elaboró un discurso repleto de referencias morales en el que reflexionó sobre la tragedia y rindió homenaje a las víctimas. "Era una mañana luminosa y sin nubes. La muerte cayó del cielo y el mundo cambió", dijo el presidente en el comienzo de su discurso, ante 70 personas y con la impresionante vista de las ruinas de la cúpula Gembaku, símbolo de la destrucción, como fondo.

La bomba Atómica

A poco de cumplirse 71 años de la finalización de la guerra más sangrienta que recuerde la humanidad, nos resulta difícil entender los motivos por los que murieron alrededor de 55.000.000 de personas entre: hombres, mujeres y niños.
Resultara imposible conocer cuantos millones de personas sufrieron la perdida de sus seres queridos, cuantas familias indefensas quedaron desechas. Cifra por millones aquellos que por pertenecer a cierta raza o profesar determinada religión o no ser políticamente confiable sufrieron desde la humillación hasta la muerte.

Con la rendición incondicional del Japón después de soportar la terrible devastación de dos bombas atómicas el 6 y 9 de agosto de 1945, el día 14, a bordo del acorazado Missouri, en la Bahía de Tokio, formalmente se dio por terminada la Segunda Guerra Mundial. Seis años de guerra sangrienta habían terminado, pero la paz traería aparejada todo un nuevo cortejo de problemas que se prolongarían hasta estos tiempos..
En esa gran conflagración se probaron una gran cantidad de armas, infinitamente mas letales que las utilizadas en la gran guerra de 1914.

La atroz embestida utilizando armamento nuclear contra las ciudades de Hiroshima y Nagasaki en Japón, muestran el poder de devastación que causa una bomba atómica, siendo sin duda, una de las peores armas inventada por el hombre.
Sin embargo, viendo la atrocidad que causo su empleo, su experimentación y fabricación de ninguna manera cesó. Es mas, en este sistema perverso de “guerras inventadas” si un arma de este tipo está dentro del parque bélico de un país, siempre habrá un mesiánico dispuesto a dar la orden de usarla.

Hiroshima un holocausto inútil

La responsabilidad por la decisión de utilizar bombas atómicas en la segunda guerra le correspondió a Harry S. Truman.
Descrita por Winston Churchill como “el segundo advenimiento con ira” ha sido motivo de discusión entre celebres historiadores, quienes en su mayoría atribuyen la disposición al entonces Presidente Norteamericano Harry S. Truman, quien asumió la primera magistratura de los Estados Unidos tras el fallecimiento de Franklin D. Rooselvet el 12 de Abril de 1945, promotor del Proyecto Manhattan.

Truman, siendo Vicepresidente no estaba al tanto del súper proyecto Manhattan (proyecto por el cual se creo la bomba) pero que solo el Presidente podía autorizar su empleo.
En el verano de 1945, Alemania estaba derrotada y Japón era la única amenaza para los aliados. Los consejeros de Truman agrupados en lo que se denomino “Comité Interno” redactaron un informe aconsejando al presidente utilizar la bomba, recomendando hacerla explotar sobre una instalación Militar y un gran centro poblacional susceptible del máximo efecto destructor.
Con esta acción, el comité y Truman entendían que la bomba evitaría la invasión masiva de las islas Japonesas, cuyo costo en vidas humanas Norteamericanas se contarían por millón.
En tanto que tanto los consejeros como Truman, temían el poder expansionista de la Unión Soviética que ya ejercía el poder sobre Europa Oriental, y que había expresado su interés en participar en la Invasión al Japón.

Hubo otras presentaciones ante Truman procurando alternativas diferentes, incluso por parte de científicos militares, pero todas fueron rechazadas por impracticables pues, la determinación del ejército Japonés era bien conocida
La decisión de Truman cayó sobre el empleo nuclear, poniéndose en marcha el uso del material destructivo mas trascendental conocido hasta estos días.
Una bomba cuya concepción se hallaba en etapa de investigación debía fabricarse y ser efectiva. Además tendría que ser transportada por la entonces súper fortaleza volante B 29. por lo tanto su tamaño debería ser apropiado para introducirla y trasportarla y arrojada desde este tipo de avión.

Los científicos se enfrentaban con tres problemas críticos. Determinar las proporciones exactas de dos derivados del Uranio, el U-235 y / o el elemento plutonio para controlar una reacción en cadena; como producir suficiente materia fisible (ciclotrón o también denominado “acelerador atómico”) y por ultimo, como trasladar sus teorías a una bomba eficaz.
Fue misión del entonces General de Brigada Leslie Groves la de reclutar a científicos galardonados con el premio Novel, industriales y obreros para parir con éxito el supersecreto y súper prioritario proyecto Manhattan.

Para esta misión obtuvo una suma de U$D 2.000.000 de fondos secretos, tan secretos como la imposición de mantenerlo a los miles de empleados y funcionarios involucrados.
Entre los genios que dieron a luz la bomba atómica figuro J. Robert Oppenheimer quien superviso el diseño y construcción de las primeras bombas atómicas en Los Álamos USA. Ciertamente, desde el inicio del proyecto todos los involucrados trabajaron en un ambiente de tensión, urgencia y secreto.

Todas las fases del proyecto fueron rígidamente independizadas, de modo que ningún departamento estaba al tanto de las labores del otro. Pocos científicos sabían de las labores de sus pares. Todos y todo tenían apodos o nombres clave, desde los científicos hasta la bomba que se denomino “LA BESTIA”. o simplemente “ELLO”
El 16 de Julio de 1945, en un escondido paraje de la base aérea de Alamogordo, en Nuevo Méjico, lugar que Oppenheimer hacia llamar Trinity se probo la primera bomba de Plutonio .
Fue conocida por el nombre de Fat Man (gordo) porque su perfil rechoncho recordaba al de Winston Churchill. La bomba de plutonio supero todas las expectativas, por lo tanto la bomba de U235 no fue probada descontando que funcionaria según lo previsto.

El 17 de Julio, el Presidente Truman recibió en Postdam un telegrama en los siguientes términos: “Niño nacido bien”. Este misterioso Little Boy no era otra cosa que la bomba atómica.
En la Conferencia celebrada en Potsdam, Truman también recibió un detallado informe del éxito de la prueba realizada en Trinity .
El 26 de Julio, Estados Unidos, Gran Bretaña y la Republica China firmaron conjuntamente la proclamación de Postdam. El documento entre otros instaba al Japón a la rendición incondicional o a exponerse a una rápida y total destrucción.

Al recibir el ultimátum de Postdam, el Gobierno Japonés, dividido por el orgullo y la desesperación, el propio Primer Ministro, Cántaro Suzuki llego a una decisión que hizo pública el 28 de Julio, restándole importancia a los términos de los aliados sin rechazarla.
Los Japoneses en realidad querían ganar tiempo pese un informe efectuado por su propio secretario daba cuenta que Japón se hallaba irremediablemente perdido. Ya no tenia acero para alimentar las fabricas de arsenales, tampoco aluminio para construir aviones. Las vías marítimas eran interceptadas por submarinos Norte Americanos, y muy pronto los alimentos comenzarían a escasear aun más, ya no quedaba ni arroz. Los bombardeos ya eran intolerables, y si continuaban, en 4 meses ya no quedaría casa en pie en pueblos con mas de 25.000 habitantes.

Al día siguiente de conocido el contenido del pacto de Postdam se constituyo una reunión cumbre donde, el Ministro de Relaciones Exteriores del Japón., Togo observo, “lo mejor será que aceptemos esto ahora” pero, el Primer Ministro Suzuki replico “todavía no”. Ahora podemos negociar. Esperemos una respuesta del gobierno Ruso a las varias peticiones de mediar en nuestro nombre. Sin embargo Rusia – entonces país neutral – prolongo indebidamente las tratativas acusando a los japoneses de efectuar propuestas muy vagas y difíciles de entender. Cuando Japón estaba entre la espada y la pared, Rusia le da la ultima estocada declarándole la guerra el 6 de Agosto.

Estados Unidos interpreto la respuesta del Japón como negativa total y se puso en marcha el plan para el lanzamiento de la bomba atómica.
La bomba de Uranio media tres metros de longitud, y fue llamada Little Boy.
Su funcionamiento era relativamente simple. Arrojada desde un B 29 a mayor altura, al descender a los 560 metros de altura, una señal de radar detonaría una carga explosiva que dispersaba una bala de U-235 contra un núcleo mayor de la misma materia. Al unirse alcanzaran una masa crítica necesaria para la explosión nuclear, provocando la reacción en cadena.
El 6 de Agosto a las 2.45 de la madrugada, un B 29 bautizado por el Coronel Tibbets su comandante, con el hombre de su madre, Enopla Gay despego de Tinian , un archipiélago de las Marianas con rumbo al Japón.

Recién después de despegar Tibbets informo el contenido de la carga a la tripulación arengando: todos deben permanecer en su puesto, todas las conversaciones por interfono serán registradas para los archivos de la historia, así que cuiden su lenguaje”. Llevamos la primera bomba atómica.
La misma fue terminada de montar en el aire para evitar un accidente nuclear en el despegue
Tres aviones meteorológicos habían salido delante del Enola Gay para observar las ciudades objetivo: Hiroshima, Kokura y Nagasaki, comunicándose que el cielo estaba despejado en Hiroshima. El Enola Gay, sobrevoló esa ciudad a 9.600 metros de altitud sin interferencia alguna. Japón no podía desperdiciar sus cazas por un puñado de aviones volando a gran altura..
A las 8.15 y 17 segundos se lanzo la bomba. A las 8,17 los tripulantes del avión dotados de gafas especiales para protegerse vieron la detonación y exclamaron “que hemos hecho”.
Dos minutos después, el hongo había subido hasta los 12.000 metros, y al cabo de 10 minutos la sombrilla del hongo a 16 kilómetros del suelo alcanzaba un diámetro de 150 Km. Litlle Boy equivalía a 20.000 toneladas de TNT. Hiroshima había dejado de existir, la bomba pulverizo el 90 % de la ciudad.

Tres días después, Japón recibe los últimos grandes golpes mortales. La Unión Soviética ataco al Ejercito Japonés en Manchuria a la 1 de la madrugada, y 10 horas después “Fat man” (hombre gordo), una bomba de plutonio abordo del bombardero B-29 apodado "Bock’s Car" dejaba caer todo su poder en los suburbios de Nagasaki....
Los estragos humanos y materiales causados por ambas bombas son por todos conocidos.....
Después de la guerra, pocos creían que ninguna nación se atreviera a recurrir de nuevo a las armas atómicas. Pero al igual que el proceso que condujo a Hiroshima, la carrera nuclear continua.

En la denominada Guerra Fría, los arsenales nucleares crecieron al mismo ritmo que las tensiones entre la Unión Soviética y los Estados Unidos. Para muchos el mundo se había convertido en una gigantesca bomba con múltiples espoletas diseminadas por la tierra. Para los que abrazaban la idea de la disuasión nuclear, las armas nucleares eran sobre todo el preludio de la utilización pacifica de la energía Atómica y sus inmensas posibilidades.

Actualmente hay ocho países que han detonado satisfactoriamente armas nucleares . Cinco de ellos son considerados "estados nuclearmente armados", un status reconocido internacionalmente otorgado por el Tratado de No Proliferación Nuclear (NPT por Non-Proliferation Treaty, en inglés). En orden de adquisición de armas nucleares éstos son: los Estado Unidos de Norte America, El Reino Unido, Rusia, Francia, y China Desde que se firmó el tratado, otros tres países no firmantes del mismo han realizado pruebas nucleares India, Pakistán y Corea del Norte. Este último, según confirma la ONU en estos días (Julio de 2007), ha cerrado (sellado) por completo el reactor nuclear de Yongbyon, cumpliendo así el primer paso en cinco años para detener la fabricación de armas atómicas.

Corea del Norte se comprometió a sellar sus reactores a cambio de una entrega a cuenta 50.000 toneladas de combustible, que ya fueron aportados por Corea del Sur, restando entregar otras 950.000 mas para que se produzca el cierre completo de sus otras plantas. Circula información de que Israel posee un arsenal de armas nucleares aunque nunca haya sido confirmado ni negado por el propio país. Ha habido informes de que más de 200 armas nucleares podrían formar parte de su armamento. Este status no está formalmente reconocido por organismos internacionales ya que ninguno de estos cuatro países es actualmente un signatario del Tratado de No proliferación Nuclear.

Iran ha estado desarrollando la tecnología de enriquecimiento de uranio y ha sido acusado por las naciones occidentales de hacerlo con fines armamentísticos. Irán insiste que sus intenciones están limitadas a la generación de energía nuclear interna, a pesar de que se han detectado trazas de plutonio. Desde el 4 de febrero de 2006, el Organismo Internacional de Energía Atómica suspendió a Irán del Consejo de seguridad de Naciones Unidas en respuesta a las preocupaciones occidentales sobre sus posibles programas nucleares. Esto prueba que, a 62 años de la tragedia del Japón el mundo no ha cambiado mucho. Como diría Albert Einstein “Cada paso parece una inevitable consecuencia del anterior”.

ANDRES PENACHINO
FUENTE FOTO DIARIO LA NACION
PROGRAMA COMUNIDADES SEGURAS ONG.

No hay comentarios: