lunes, 2 de mayo de 2016

SEGURIDAD CIUDADANA, UNA MODALIDAD ESPECIFICA DE LA SEGURIDAD HUMANA


POR ANDRES PENACHINO

La seguridad Ciudadana, una modalidad especifica de la Seguridad Humana.

Un problema Multidisciplinario

La tematización de la Seguridad y su elevación a la categoría de “principal problema” a resolver, provocando que la agenda política la incorpore como un tema recurrente.

Ante el crecimiento e los índices de violencia y delincuencia, los actores políticos han debatido acerca de sus causas y ensayado “soluciones” de distinta naturaleza. Sin embargo en la inmensa mayoría de los casos las respuestas ofrecidas concluyeron en nuevas frustraciones.

Paralelamente experiencias internacionales exitosas revelan que, el fortalecimiento de la ciudadanía y su involucramiento en la problemática, junto a la apertura y la responsabilización de las instituciones del estado es la única vía para resolver una problemática compleja y diversa como la que nos ocupa.

Por ello, el camino mas indicado –tanto para la ciudadanía, como para los diversos actores profesionales o políticamente involucrados- es la incorporación de conocimientos y metodologías, que permiten reconocer las distintas dimensiones de un problema multicasual, que debe ser abordado multisectorial e integralmente y con un enfoque preventivo.

Programa Para las Naciones Unidas para el Desarrollo

Cuando en el año 1994, el Programa Para las Naciones unidas para el Desarrollo, publico su informe de Desarrollo Humano, se sentaron las bases para que el concierto internacional, comenzara a doblar sus esfuerzos para arraigar en todo el mundo, la idea de una interdependencia necesaria entre Democracia, Desarrollo y el respeto de los derechos humanos y libertades fundamentales.

La amplitud de amenaza al desarrollo, pueden agruparse en siete categorías: 

La seguridad económica que busca proteger a la persona de amenazas como la pobreza persistente, el desempleo, etc.

La seguridad alimentaría, que busca proteger a la persona de amenazas como el hambre;

La seguridad sanitaria, que busca proteger a la persona ante las amenazas como las enfermedades, falta de acceso a cuidados sanitarios etc.

La seguridad Medioambiental, que busca proteger a las personas ante amenazas como la degradación medioambiental, el agotamiento de recursos, etc.

La seguridad comunitaria, que busca la protección de la identidad de grupos sociales diversos y los empodera para vencer y sobrellevar amenazas tales como las tensiones étnicas, religiosas, etc.

La seguridad política, que busca protección ante la represión estatal

La seguridad personal, a la cual conocemos como la dimensión de la Seguridad Ciudadana, que busca proteger a la persona ante amenazas como violencia, el delito etc.

En referencia a la seguridad personal, debe tenerse en cuenta además, que la matriz sobre la que se opera, funda su accionar en los mecanismos y tecnologías de “control” por parte del estado, donde las acciones se dirigen al incremento del numero de policías, el fortalecimiento de las capacidades reactivas del estado y el endurecimiento de la respuesta penal con el incremento en la medida de las penas.

Las posibilidades de éxito ante el problema de la inseguridad, bajo una matriz que aborde el problema unidimencionalmente, ya están probadas.
Estas practicas focalizadas exclusivamente en el “Control” pone como único protagonista al estado.
Esto no quiere decir que deba despreciarse el control el cual debe entenderse como: el conjunto de mecanismos y tecnologías puestas al servicio de lo que la sociedad define como orden publico.

Sin lugar a dudas es el Estado quien tiene la responsabilidad indelegable de garantizar la seguridad a sus habitantes, es el que cuenta con las capacidades materiales e instituciones para abordar fenómenos de complejidad tal como el crimen organizado. Por ello, debe fortalecerse, pero en el sentido que exige un sistema democrático, lejos de los que proponen medidas para paliar la coyuntura que ya sabemos como terminan.

El fenómeno de la inseguridad es multicasual, multidimensional y tiene una lógica de sistema, en donde las fuerzas de seguridad es muy importante pero insuficiente. Sin dudas es un actor relevante pero no el único dentro de un amplio espectro.
Entendido esto, el abordaje unidimensional de esta naturaleza, implica desconocer el carácter multidimencional del delito y la violencia y su PREVENCION que es lo único que permitiría mejorar los niveles de seguridad ciudadana.
Estamos hablando de ejercer una democracia ciudadana, para avanzar hacia la efectivamente hacia la realización plena de nuestros derechos.

La clave entonces pasa por dar el salto de meros electores a ciudadanos, y esto implica  el ejercicio de una ciudadanía integra, abarcativa de sus tres dimensiones, política, civil y social.

La estrategia propuesta en este ensayo, descansa en una investigación pensada en aquellas realidades donde existen ciertas estructuras organizativas en seguridad ciudadana, que se construyen a partir de espacios inclusivos, en donde participan actores relevantes como; secretaria de seguridad de las comunas, los miembros locales de las fuerzas de seguridad, ciudadanos comunes, miembros de entidades civiles, acotados en una área especifica.

PREVENCION

En esta faceta, la ciudadanía es donde adopta un rol relevante a ejercer con el estado. La “co producción de la seguridad”.
La estrategia propuesta parte de la necesidad de instalar una mirad distinta de la seguridad ciudadana, equiparando, e incluso priorizando, las tareas de prevención por sobre el control.
Esto implica llevar el debate de una operatividad diferente de las fuerzas de seguridad a un amplio espacio de deliberación, como, los foros de seguridad, o los consejos de prevención ciudadana. Es estos espacios deberán consensuarse, una nueva forma de trabajo en conjunto, profundizando el compromiso de los actores involucrados facilitando el trabajo comunitario.

Si estableciéramos una línea en la que la prevención estuviera en un extremo y el control en el otro, podríamos determinar que la participación ciudadana tendría su mayor capacidad de actuación en el área de prevención y a medida que avanza hacia el control decrece dicha posibilidad de actuación y consecuentemente aumenta la actuación estatal. 

En este nuevo enfoque debemos necesariamente instalar el concepto de la policía enfocada a la resolución de problemas locales, mas conocida en la Región como policía comunitaria.
En lo medular, se trata de una estrategia en la que la policía involucra a la comunidad en la identificación y en muchos casos a la solución de los problemas locales destacando:

1- La actividad preventiva enfocada en un área geográfica reducida y racionalmente delimitada;

2- El establecimiento de relaciones estrechas entre la policía y los ciudadanos,  para identificar problemas estructurales y establecer planes conjuntos de trabajo.

3- El estudio sistemático y organizado de las condiciones (sociales, situacionales, culturales, económicas y medio ambientales) que favorecen y alientan a la delincuencia y otros hechos que atentan contra la convivencia;

4- La movilización de la comunidad hacia actividades preventivas; y

5- Énfasis sobre la resolución de problemas y en la prevención, mas que en una mera respuesta a las escasas denuncias que hoy hace la población.


La seguridad Ciudadana, una modalidad especifica de la Seguridad Humana.

Un problema multidisciplinario 

La tematización de la Seguridad y su elevación a la categoría de “principal problema” a resolver, provocando que la agenda política la incorpore como un tema recurrente.

Ante el crecimiento e los índices de violencia y delincuencia, los actores políticos han debatido acerca de sus causas y ensayado “soluciones” de distinta naturaleza. Sin embargo en la inmensa mayoría de los casos las respuestas ofrecidas concluyeron en nuevas frustraciones.

Paralelamente experiencias internacionales exitosas revelan que, el fortalecimiento de la ciudadanía y su involucramiento en la problemática, junto a la apertura y la responsabilización de las instituciones del estado es la única vía para resolver una problemática compleja y diversa como la que nos ocupa.

Por ello, el camino mas indicado –tanto para la ciudadanía, como para los diversos actores profesionales o políticamente involucrados- es la incorporación de conocimientos y metodologías, que permiten reconocer las distintas dimensiones de un problema multicasual, que debe ser abordado multisectorial e integralmente y con un enfoque preventivo.

Programa Para las Naciones Unidas para el Desarrollo

Cuando en el año 1994, el Programa Para las Naciones unidas para el Desarrollo, publico su informe de Desarrollo Humano, se sentaron las bases para que el concierto internacional, comenzara a doblar sus esfuerzos para arraigar en todo el mundo, la idea de una interdependencia necesaria entre Democracia, Desarrollo y el respeto de los derechos humanos y libertades fundamentales.

La amplitud de amenaza al desarrollo, pueden agruparse en siete categorías: 

La seguridad económica que busca proteger a la persona de amenazas como la pobreza persistente, el desempleo, etc.

La seguridad alimentaría, que busca proteger a la persona de amenazas como el hambre;

La seguridad sanitaria, que busca proteger a la persona ante las amenazas como las enfermedades, falta de acceso a cuidados sanitarios etc.

La seguridad Medioambiental, que busca proteger a las personas ante amenazas como la degradación medioambiental, el agotamiento de recursos, etc.

La seguridad comunitaria, que busca la protección de la identidad de grupos sociales diversos y los empodera para vencer y sobrellevar amenazas tales como las tensiones étnicas, religiosas, etc.

La seguridad política, que busca protección ante la represión estatal

La seguridad personal, a la cual conocemos como la dimensión de la Seguridad Ciudadana, que busca proteger a la persona ante amenazas como violencia, el delito etc.

En referencia a la seguridad personal, debe tenerse en cuenta además, que la matriz sobre la que se opera, funda su accionar en los mecanismos y tecnologías de “control” por parte del estado, donde las acciones se dirigen al incremento del numero de policías, el fortalecimiento de las capacidades reactivas del estado y el endurecimiento de la respuesta penal con el incremento en la medida de las penas.

Las posibilidades de éxito ante el problema de la inseguridad, bajo una matriz que aborde el problema unidimencionalmente, ya están probadas.
Estas practicas focalizadas exclusivamente en el “Control” pone como único protagonista al estado.
Esto no quiere decir que deba despreciarse el control el cual debe entenderse como: el conjunto de mecanismos y tecnologías puestas al servicio de lo que la sociedad define como orden publico.

Sin lugar a dudas es el Estado quien tiene la responsabilidad indelegable de garantizar la seguridad a sus habitantes, es el que cuenta con las capacidades materiales e instituciones para abordar fenómenos de complejidad tal como el crimen organizado. Por ello, debe fortalecerse, pero en el sentido que exige un sistema democrático, lejos de los que proponen medidas para paliar la coyuntura que ya sabemos como terminan.

El fenómeno de la inseguridad es multicasual, multidimensional y tiene una lógica de sistema, en donde las fuerzas de seguridad es muy importante pero insuficiente. Sin dudas es un actor relevante pero no el único dentro de un amplio espectro.
Entendido esto, el abordaje unidimensional de esta naturaleza, implica desconocer el carácter multidimencional del delito y la violencia y su PREVENCION que es lo único que permitiría mejorar los niveles de seguridad ciudadana.
Estamos hablando de ejercer una democracia ciudadana, para avanzar hacia la efectivamente hacia la realización plena de nuestros derechos.

La clave entonces pasa por dar el salto de meros electores a ciudadanos, y esto implica  el ejercicio de una ciudadanía integra, abarcativa de sus tres dimensiones, política, civil y social.

La estrategia propuesta en este ensayo, descansa en una investigación pensada en aquellas realidades donde existen ciertas estructuras organizativas en seguridad ciudadana, que se construyen a partir de espacios inclusivos, en donde participan actores relevantes como; secretaria de seguridad de las comunas, los miembros locales de las fuerzas de seguridad, ciudadanos comunes, miembros de entidades civiles, acotados en una área especifica.

PREVENCION

En esta faceta, la ciudadanía es donde adopta un rol relevante a ejercer con el estado. La “co producción de la seguridad”.
La estrategia propuesta parte de la necesidad de instalar una mirad distinta de la seguridad ciudadana, equiparando, e incluso priorizando, las tareas de prevención por sobre el control.
Esto implica llevar el debate de una operatividad diferente de las fuerzas de seguridad a un amplio espacio de deliberación, como, los foros de seguridad, o los consejos de prevención ciudadana. Es estos espacios deberán consensuarse, una nueva forma de trabajo en conjunto, profundizando el compromiso de los actores involucrados facilitando el trabajo comunitario.

Si estableciéramos una línea en la que la prevención estuviera en un extremo y el control en el otro, podríamos determinar que la participación ciudadana tendría su mayor capacidad de actuación en el área de prevención y a medida que avanza hacia el control decrece dicha posibilidad de actuación y consecuentemente aumenta la actuación estatal. 

En este nuevo enfoque debemos necesariamente instalar el concepto de la policía enfocada a la resolución de problemas locales, mas conocida en la Región como policía comunitaria.
En lo medular, se trata de una estrategia en la que la policía involucra a la comunidad en la identificación y en muchos casos a la solución de los problemas locales destacando:

1- La actividad preventiva enfocada en un área geográfica reducida y racionalmente delimitada;

2- El establecimiento de relaciones estrechas entre la policía y los ciudadanos,  para identificar problemas estructurales y establecer planes conjuntos de trabajo.

3- El estudio sistemático y organizado de las condiciones (sociales, situacionales, culturales, económicas y medio ambientales) que favorecen y alientan a la delincuencia y otros hechos que atentan contra la convivencia;

4- La movilización de la comunidad hacia actividades preventivas; y

5- Énfasis sobre la resolución de problemas y en la prevención, mas que en una mera respuesta a las escasas denuncias que hoy hace la población.

POR ANDRES PENACHINO









No hay comentarios: