jueves, 11 de agosto de 2016

EL PETISO OREJUDO UN SINIESTRO PERSONAJE CUYAS ACCIONES SON AUN ESTUDIADAS


PUBLICA ANDRES PENACHINO

Aquí la historia de Santos Godino

Cayetano Santos Godino, apodado "Petiso orejudo" (Buenos Aires, 31 de octubre de 1896 - Ushuaia, 15 de noviembre de 1944), fue un asesino en serie que asoló la ciudad argentina de Buenos Aires con sólo 16 años. A principios del siglo XX fue responsable de la muerte de cuatro niños, siete intentos de asesinato y el incendio de siete edificios
Cayetano Godino nació en la ciudad de Buenos Aires el 31 de octubre de 1896. Era hijo de dos inmigrantes calabreses, Fiore Godino y Lucia Ruffo, y tenía siete hermanos. Su padre era un alcohólico golpeador, enfermo de sífilis. Entre los cinco y diez años Cayetano concurrió a varios establecimientos educativos, de donde siempre era expulsado.
El 28 de septiembre de 1904 y con sólo siete años comete su primer delito: llevó a Miguel de Paoli, un niño de 21 meses de edad, a un terreno baldío donde lo golpeó hasta que fue detenido por un policía.


En 1905, y con el mismo modus operandi, Cayetano llevó a su vecina Ana Neri, de 18 meses de edad, a un baldío donde comenzó a golpearle la cabeza con una piedra. Afortunadamente un policía volvió a detenerlo, pero fue liberado esa misma noche.

En marzo de 1906, volvió a llevar a una niña a un baldío donde intentó estrangularla y luego la enterró viva. A los 10 años Cayetano pasaba el tiempo torturando animales, hasta que fue descubierto por su padre y fue recluido en la Alcaldía Segunda División más de dos meses.

El 9 de septiembre de 1908 intentó ahogar a Severino González Caló, de 22 meses de edad, pero nuevamente fue detenido a tiempo y liberado al otro día. El 15 de septiembre intentó quemar los párpados de Julio Botte, de 20 meses, pero esta vez consiguió huir. El 6 de diciembre los padres volvieron a llevarlo a la comisaría, pero esta vez permaneció encerrado tres años en la Colonia de Menores de Marcos Paz. A petición de sus padres fue liberado el 23 de diciembre de 1911, pero a diferencia de lo que se esperaba su nivel de violencia aumentó. Los padres le habían conseguido un trabajo pero sólo duró tres meses en él. Ya desempleado, volvió a vagar por las calles.
..
El "Petiso Orejudo" con el arma homicida, Diciembre de 1912

El 26 de enero de 1912 fue encontrado muerto en una casa desocupada Arturo Laurona, de 13 años. El 7 de marzo de ese mismo año incendió el vestido de Reyna Vainicoff, de 5 años, quien murió días después. A finales de septiembre incendió una estación de tranvías, incendio que fue controlado por los bomberos. El 8 de noviembre intentó estrangular a Roberto Russo, pero fue detenido. Esta vez fue procesado por intento de homicidio, pero fue liberado por falta de méritos. El 16 de noviembre golpeó a Carmen Ghittoni, quien sólo recibió heridas leves ya que Cayetano fue detenido por un policía. El 20 de noviembre raptó a Catalina Neolener, quien comenzó a gritar y alertó a un vecino de la zona que la rescató. A finales de noviembre incendió dos galpones, que fueron rápidamente apagados.

El 3 de diciembre de 1912 encontró a Jesualdo Giordano jugando en la puerta de su casa, le ofreció comprarle caramelos y logró llevárselo. En un almacén en las cercanías compró caramelos y le dio algunos. Lo llevó a una quinta cercana y, prometiéndole más caramelos, lo convenció de entrar. Allí tiró al menor al suelo e intentó estrangularlo con la soga que llevaba como cinturón, pero como se resistía cortó la soga y la usó para atarle las piernas y las manos. Comenzó a golpearlo hasta que tuvo la idea de introducirle un clavo en el cráneo. Comenzó a buscar un clavo y se encontró con el padre del menor en las afueras de la quinta, le dijo que no sabía donde se encontraba su hijo e ingresó nuevamente a la quinta con el clavo. Pensando que Jesualdo Giordano se encontraba todavía vivo, tomó una piedra que usó como martillo. Después de introducirle el clavo en el costado del cráneo, cubrió el cuerpo con chapas y huyó del lugar. El cuerpo fue encontrado minutos después por el padre de la víctima. A las 8 PM de ese día, Cayetano fue al velorio de su víctima, al acercarse al ataúd decidió tocarle la cabeza para comprobar los efectos del clavo. A las 5:30 AM del 4 de diciembre fue detenido por la policía, confesando todos sus crímenes.

El 4 de enero de 1913 ingresó preventivamente al Hospicio de las Mercedes, donde intentó asesinar a varios internos.
Debido a los informes médicos que lo declaraban un alienado mental, el juez Oro lo sobreseyó por considerarlo irresponsable de sus actos, y ordenó que permaneciera en el Hospicio. Este fallo fue confirmado por el juez de segunda instancia, pero el 12 de noviembre de 1915 la Cámara de Apelaciones lo condenó a cárcel por tiempo indeterminado, porque no era un imbécil absoluto como lo establecía el art. 81 del Código Penal. La Cámara además sostuvo que había mejorado debido al tratamiento dado en el Hospicio, por lo que el 20 de noviembre ingresó en la Penitenciaría Nacional.
El 28 de marzo de 1923 Godino fue finalmente trasladado al penal de Ushuaia. A comienzos de 1933 estuvo un tiempo en el hospital del penal por la paliza que le dieron los presos luego de matar a dos gatos que eran las mascotas del penal. A partir de 1935 estuvo constantemente enfermo y sin recibir visitas, hasta que murió el 15 de noviembre de 1944 en condiciones poco claras.


Informes Médicos

Estos son resúmenes de los informes médicos, que constan en el Archivo General de los Tribunales.
Buenos Aires, República Argentina, Sección Penal, Legajo número 2255 - Criminal, 2° Cuerpo, folios 213-260.

Informe Negri-Lucero (31 de enero de 1913)

El procesado Godino es un alienado mental o insano o demente, en las acepciones legales.
Es un degenerado hereditario, imbécil que sufre la locura moral, por definición, muy peligrosa.
Es irresponsable.

Informe Víctor Mercante (24 de febrero de 1913)


Cayetano Santos Godino no sabe leer, escribe tan sólo su firma y conoce los números hasta 100. Posee una suma de conocimientos generales muy mala, obtenidos por educación refleja.
Es un tipo absolutamente inadaptable a la escuela común; sólo la educación individual hubiera podido alcanzar algún éxito.
Se ha desenvuelto en un medio desfavorable a la formación de una conducta correcta.
Priman en él los instintos primarios de la vida animal con una actividad poco común, mientras que los sociales están poco menos que atrofiados. Es un tipo agresivo, sin sentimientos e inhibición, lo que explica su inadaptabilidad a la disciplina didáctica.
Ofrece del punto de vista físico, numerosos estigmas degenerativos, los más característicos del tipo criminal.
Sus sentidos y la capacidad para conocer, no ofrecen anomalías, se presentan normales; asimismo normales sus capacidades psíquicas, si bien inestable la atención por falta de dirección afectiva.
En cambio, ofrece como estigma fundamental de su vida moral, la idiotez afectiva; los sentimientos sociales, directrices de la acción, son poco menos que nulos.
De suerte que sus estados de conciencia contienen normalmente, todos los elementos menos uno, fundamental que la desequilibra, el afectivo, que es algo así como el timón de la conducta.


Informe Ernesto Nelson (1 de abril de 1913)

Godino es un caso de degeneración agravada por el abandono social de que él ha sido víctima, y que por lo tanto no puede hacérsele responsable de sus crímenes, aún cuando su libertad sería peligrosa.


Informe Esteves-Cabred (29 de mayo de 1913)

Que Cayetano Santos Godino se halla atacado de alienación mental.
Que su alienación mental reviste la forma de imbecilidad.
Que esta imbecilidad es incurable.
Que Godino es totalmente irresponsable de sus actos.
Que presenta numerosas anomalías físicas y psíquicas.
Que carece de condiciones para el trabajo disciplinado.
Que tiene noción de la responsabilidad de sus actos, lo cual se observa en muchos alienados.
Que es un impulsivo consciente y extremadamente peligroso para los que lo rodean.
Que debe permanecer, indefinidamente, aislado en el manicomio en que se encuentra.
foto mural en la carcel de USUAHIA
Fuentes varias,  Wickipedia, etc.

No hay comentarios: