viernes, 30 de septiembre de 2016

PORNOGRAFIA INFANTIL NUEVAMENTE EN ESCENA CON RAMIFICACIONES INTERNACIONALES. NUESTRA VISION.


PUBLICA: ANDRES PENACHINO

LA NOTICIA: RED DE PORNOGRAFIA INTERNACIONAL CON PATA LOCAL: Una investigación que se inició en Alemania para desbaratar una red internacional de intercambio virtual de pornografía infantil alcanzó a 35 usuarios distribuidos en toda la Argentina. En el marco de la investigación nacional, anteayer se llevaron adelante allanamientos en todo el país que incluyeron dos domicilios en Rosario y uno en Villa Gobernador Gálvez. En los procedimientos locales, la Policía Federal demoró a cinco personas y secuestró computadoras, cámaras de fotos y otros elementos que indican la producción y el intercambio de material para este delito. En diálogo con El Ciudadano, Daniela Dupuy, quien estuvo a cargo de la pesquisa en Argentina y es titular de la Fiscalía especializada en Delitos Informáticos de la ciudad de Buenos Aires, explicó que “el que consume pornografía infantil demanda cada vez más imágenes. La demanda genera que haya que producir contenido para poder ofertar. Y la producción necesariamente se produce con niños y niñas abusados sexualmente”. El año pasado la Justicia alemana comenzó a investigar un software que permitía el intercambio y la descarga de pornografía infantil en todo el mundo. Como Ares, la conocida plataforma que se utiliza para intercambiar música de manera gratuita, el software funcionaba con el programa P2P de compartición de archivos. Pero, en vez de música gratuita, los integrantes de esta comunidad pagaban para formar parte y poder intercambiar fotos y videos pornográficos que tenían como protagonistas a niños y niñas. “La red implica intercambio, distribución, fabricación y consumo con fines de distribución del material, porque para consumir hay que distribuir también”, explicó Dupuy.
Hasta aquí la noticia.

Veamos de que se trata

La pornografía infantil en Internet es solo la punta del iceberg. 

Millones de imágenes recorren el mundo virtual reflejando la realidad más dolorosa: niños y niñas (incluso bebés) utilizados para satisfacción sexual de adultos. Pero, quiénes son los que la demandan y muchas veces la producen. Qué hay detrás de la pornografía infantil, además del negocio millonario que manejan unos pocos y muchos consumen. Estos son los interrogantes que nos quedaron pendientes al concluir nuestra primera investigación. 

El “trabajo de campo” realizado en busca de las formas y circuitos que recorría la pornografía infantil en Internet nos derivaba permanentemente a otros contenidos nocivos que atentan contra los niños: apología de la droga, apología de la bulimia y anorexia, sitios destinados a niños con enlaces a páginas de contenido adulto, etc. 

Pero especialmente nos llamó la atención el espacio dedicado en la red a la pedofilia: imágenes eróticas de niños y niñas que no se consideran pornografía ya que no poseen exhibición de genitales ni involucran actividades sexuales explícitas. Muchos de los sitios son presentados como supuestas agencias de modelos infantiles y/o adolescentes con niñas o niños escasamente vestidos y en poses sugerentes con acceso generalmente tarifado.  

Foros, Flogs, Comunidades Virtuales, Chat y sitios Web son el terreno donde, jugando perversamente entre la legalidad y el anonimato, la pedofilia se está organizando.  

En el presente informe trataremos de demostrar cómo determinados pedófilos, organizados, intentan legitimar sus acciones y revertir el imaginario social con argumentos que, no por inverosímiles resultan menos peligrosos. La abundancia de citas textuales tiene como objetivo mostrar el discurso que las organizaciones más representativas de este movimiento poseen, a fin de que el lector pueda sacar sus propias conclusiones.   

Pedofilia 

Según el Manual de Diagnóstico de los Trastornos Mentales (DSM-IV) la pedofilia se encuentra dentro de la categoría de parafilias, ubicada dentro de la categorización mayor de “Trastornos sexuales y de la identidad sexual”. 

La pedofilia esta asociada generalmente a otras parafilias como: exhibicionismo, fetichismo, necrofilia (sexo con cadáveres), zoofilia (sexo con animales), coprofilia (heces), urofilia (orina) y sadomasoquismo, como da cuenta la basta pornografía infantil que circula en internet. 

Greenberg, Bradford & Curry (1993) propusieron distinguir entre "pedófilos" (adultos que escogen como objetos sexuales a niños/as de 12 años o menos) y "hebéfilos" (en otros trabajos llamados "efebéfilos") a aquellos adultos que escogen como objetos sexuales a adolescentes de más de 12 años.
Dos años más tarde (1995) propusieron deslindar además los "infantófilos" (adultos que escogen como objetos sexuales a niños de cinco años o menos) de los "pedófilos"1. De esta forma quedaría definida la atracción sexual de adultos a niñas y niños de la siguiente manera: 

Infantófilos: cuando las niñas y niños tienen entre 0 y 5 años. 

Pedófilos: cuando las niñas y niños tienen entre 6 y 12 años. 

Hebéfilos: cuando son adolescentes de más de 12 años. 

No solo podemos encontrar diferencias en la edad de preferencia sino también en el sexo de las víctimas y en las estrategias de acción: los hay quienes prefieren niños, niñas o indistintamente. Algunos son violentos y otros utilizan técnicas de “encantamiento”. Hay quienes penetran a los niños/as o los someten a masturbación y quienes sólo se limitan a la observación (voyeurismo). Otros obligan a los niños a penetrarlos o a practicarle sexo oral. Muchas veces para la producción de Pornografía Infantil se somete a niños y/o niñas a realizar actos sexuales entre los mismos, que pueden ser de distinto o igual sexo.  

En cuanto a la forma de reclutamiento de las víctimas la mayoría busca profesiones u oficios que les permitan el acceso a ellos (maestros, pediatras, sacerdotes, etc). Forman pareja con madres solteras o divorciadas, adoptan, apadrinan niños/as o simplemente utilizan a un niño/a de su propia familia. Desde el auge masivo de Internet utilizan este medio para la captación de nuevas víctimas a través de los distintos recursos utilizados habitualmente por los niños/as (chat, MSN, etc.). 

Quienes poseen un nivel económico más favorable optan por el turismo sexual, trasladándose a ciudades con poco control sobre el tema y/o donde hay redes de explotación armadas, para mantener relaciones sexuales con niños/as en “paquetes turísticos” que pueden obtenerse también a través de internet.  

Dado los variados tipos y combinaciones resultantes es que no se puede dar un “perfil” del pedófilo. También se discute a nivel científico la incidencia del abuso sexual sufrido por los abusadores; mientras algunos defienden la teoría del “síndrome del vampiro”, hay quienes aseguran que la casuística se realiza generalmente con la población carcelaria de condenados por delitos relacionados con la pedofilia y que los mismos utilizan este argumento, victimizándose, en un intento de reducir la condena o buscando justificar su acción. 
En lo que coincide la mayoría de los autores es que se trata de una parafilia que afecta casi exclusivamente a los hombres.   

la foto es extraida de internet y no tiene que ver con la nota

fuente NOTICIA EL CIUDADANO Y LA GENTE.
La pedofilia organizada en la Red Un interesante trabajo de Inda Klein del Consejo Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia 

No hay comentarios: