domingo, 2 de octubre de 2016

PUNGAS, ARREBATADORES, CORTA BOLSILLOS Y OTROS.


POR ANDRES PENACHINO

Operan dentro de los lugares de gran concurrencia:calles con mucho transito peatonal, aeropuertos, recitales, transportes públicos, colas de bancos, agasajos, fiestas privadas, iglesias, etc. 
Ya en algunas iglesias, hipermercados, restaurantes de comidas rápidas, indican mantener a la vista los bolsos.

Lamentablemente, la violencia irracional, también llego a estas modalidades de delito, recordemos que, hace un tiempo una joven estudiante que regresaba de la universidad, fue victima de un arrebato, en él tironeo cayo bajo el tren en la estación Caballito del ex Ferrocarril Sarmiento, muriendo en el acto. El delincuente fue aprendido por ocasionales transeúntes. En el juicio, el abogado defensor aludió que su defendido solo quiso arrebatarle la cartera, no matarla, por lo que pidió una condena por el delito de arrebato. Un tiempo después, , un joven fue arrollado por una formación de la linea "A" al intentar evitar el despojo de su bolso. Los cacos aun no han sido detenidos.

Como verán, ya no estamos presentando a los antiguos dedos ágiles que otrora utilizaban los transportes públicos para hacerse de la billetera ajena. Hoy encontramos diversas modalidades de exacción pero ademas ejecutando el despojo con un grado de violencia increíble. 
Ademas pareciera ser que el sentido común de los jueces en este tipo de acción es el menos común de los sentidos.

Los marginales que ejecutan este tipo de despojo se pueden dividir en cuatro tipos: 

a )"los punguistas", que introducen los dedos dentro de  su  bolsillo:

b ) "Los arrebatadores"

c)"los que cortan carteras o bolsos". 

d)"los que cortan los bolsillos". 

Estos delincuentes eligen víctimas y lugares que aparentan mayor vulnerabilidad. 

Lamentablemente y como refiriéramos en  párrafos anteriores, hoy son más proclives a agredir a sus víctimas. 
Todos ellos han adquirido la más absoluta habilidad para realizar su labor, al punto de que muy difícilmente son descubiertos por el damnificado. 

A ) PUNGUISTAS

Los delincuentes que ejecutan estas acciones operan en numero de dos  como mínimo, hombres y mujeres, hombres y mujeres maduras, también hay muchos fármaco dependientes, etc. No solo hay argentinos, también chilenos, peruanos y uruguayos.
Generalmente andan en parejas (mínimo) ahora se los ve de a tres, dos jóvenes, una joven y un señor mayor, una señorita de buena figura y un hombre, también están las mujeres obesas que al pasar desparraman sus kilogramos por doquier, mientras su cómplice introduce los dedos en bolsillos ajenos; en fin toda una variada gama de  elementos.

El modus operandi de estos delincuentes es buscar un descuidado, meterle los dedos dentro del bolsillo (sea cual fuere), sacarle los valores que lleva dentro,  la billetera, etc. y alejarse del lugar. 
Una ves cometido el despojo sutilmente le pasan al compinche el elemento robado, de modo de que si alguien los observa, jamas le van a encontrar el producto del robo encima.
Luego la revisan, sacan su dinero, sus tarjetas de crédito y arrojan el resto a los cestos de basura, detrás de carteles pegados a la pared, o cualquier lugar que les venga bien. 
En los transportes públicos operan en horas de mayor afluencia de pasajeros.
Se los distingue por: llevar un bolso o una mochila vacíos siempre por delante. Un saco o campera colgadas del brazo siempre adelante. Con esos elementos  disimulan su accionar, interponiéndolo entre ellos y la víctima, allí también esconden el producto del robo momentáneamente.

B ) ARREBATADORES

La técnica es poco ortodoxa pero efectiva. Un manotazo para luego darse a la fuga ante la confusión originada por tan repentino accionar.

Generalmente siguen a la víctima, observan si al pagar en algún comercio extraen y guardan el resto de la plata en la cartera, o la han seguido desde un banco (salidera) se cercioran que no los puedan atajar en su carrera, cometen el arrebato y se esfuman. 

 Nunca andan solos, extraen lo valioso de los bolsos y se lo derivan a algún secuaz que los está siguiendo o que los espera en un lugar establecido con anterioridad. Pude ser un peatón o un auto que espera en las proximidades....

No crea que es fácil detenerlos cuando emprenden veloz carrera. En el momento que están de “descanso”, es decir cuando no cometen ilícitos, practican aerobismo, gimnasia, saltan vallas y paredes, etc., etc.


C) CORTA BOLSOS

El corta bolsos cuanta consigo una hoja de bisturí, cúter o algo parecido. En primer lugar, "tantean" su bolso y ubican donde tiene su billetera, luego cortan exactamente en el lugar, sacan su billetera y se alejan.

Otro de los modus operandi es el seguimiento de la víctima. Si ésta se introduce a adquirir algo, tratan de acercársele para verificar cuánto dinero posee y donde lo guarda, cuando la víctima abandona el local el malviviente la sigue y comete el delito sabiendo de antemano lo que va a ganar. 

Raramente actúan solos, generalmente alguien los ayuda, son los que le aplican un pequeño empujón y le piden disculpas, o la distrae preguntándole una trivialidad, uno sube delante suyo al colectivo y le pregunta algo al chofer, mientras su secuaz por detrás de Ud. hace el trabajo.

D ) CORTA BOLSILLOS

Esta modalidad consiste en romperle el pantalón desde el bolsillo, metiéndole la mano y tirando fuertemente, de esa forma al arrancarle literalmente parte de la pierna de la prenda la billetera cae sola. Aquí el daño es la plata y también el pantalón

Tenga cuidado cuando anda vestido con joggins, estos son fáciles de bajar. Los delincuentes le toman el pantalón por detrás y lo desnudan, mientras le sacan su dinero. En este caso no sólo le roban la plata sino que también pasa un papelón.

En estos casos cualquier estadística sobre este tipo de hechos es bastante incierta pues si no roban algo denunciable como tarjetas de crédito o documentos importantes, difícilmente el damnificado haga la  denuncia.

Sugerencias

- Lleve su cartera cerrada. Es recomendable  usar una cartera de escaso tamaño pues las  grandes son mas codiciadas por  los delincuentes. Siempre del lado de la pared.

- Si utiliza mochila, llévela delante suyo, como si fuera portando un bebé.

- Si va a hacer compras con tarjeta de crédito, llévela en la parte interna de la cartera o dentro de una billetera bien grande. Si no va a hacer uso de su tarjeta, guárdela en un lugar seguro dentro de su casa. 

- Lleve el dinero separado por valores y a su vez distante de la tarjeta de crédito.

- Jamás saque su mano por las ventanas en los transportes públicos; menos aún si usa reloj pulsera.

- No lleve joyas expuestas como cadenas de oro; por ejemplo.  

- Recuerde que la ventana más expuesta del tren o el subte y la preferida para atacar a una víctima es la contigua a las puertas del lado del andén.

- Los bolsos deberán llevarse por delante del cuerpo estando arriba del tren o el subte. Una vez que descienden deberán transitar lejos del borde del andén y con la cartera del costado opuesto la formación, con el propósito de no sea sorprendida por delincuentes que arrebatan  desde el tren en marcha.

- La cartera más fácil de robar al caballero, es la que lleva en el bolsillo trasero o la del interior del saco. Lo más atinado, en ambos casos, es colocar encima un pañuelo y abrochar el bolsillo. De esa forma el carterista encontrará un obstáculo dentro de los bolsillos antes de llegar a la cartera.


- Si sale de viaje, compre un cinturón con bolsillos internos para llevar el dinero, o fabrique un bolsillo en su ropa interior.

- Esté siempre alerta de lo que sucede alrededor, si se le acercan con motivos triviales puede ser un indicio de robo.

- Cuando viaje en un transporte publico, lleve la cartera delante suyo, no colgada al costado. Evite viajar cerca de las puertas.

- Cuando se siente a la mesa de algún bar o restaurante, jamás cuelgue su cartera o su saco en el respaldo de su silla. Coloque esos elementos en el asiento pegado al suyo, si es posible contra la pared, o donde pueda efectivamente vigilarlos

Qué hacer si le roban parte del contenido de su cartera

- Verifique rápidamente que es lo que le han sustraído y denúncielo a la policía, haciéndole conocer la posible zona del delito, a fin de que se confeccione el Mapa del Delito. Describa exactamente cuales son los elementos robados pues, si encuentran a los ladrones con sus pertenencias, estos serán suficiente prueba para detenerlos.

- Si lo robado han sido tarjetas de crédito, haga la denuncia verbal y por escrito vía fax o telegrama o carta documento, a fin de que le quede un antecedente para reclamar si recibe algún cargo que no le corresponde; pero hágalo en forma inmediata.

- Si su agenda personal también se le ha ido en el robo, avise a las personas allí anotadas, de esa forma pondrá sobre aviso a sus amigos de posibles llamadas y visitas extrañas "de su parte"...

Es peligroso intentar detenerlos, pueden volver sobre sus pasos y enfrentarlo con un arma, o quizás por detrás se le acerque un compinche y con una navaja le lesione el rostro o le aplique una puñalada. 
Ahora también usan armas impropias, es decir no llevan armas, arrojan a sus víctimas a las ruedas de un tren o al medio de la calle a la pasada de algún vehículo.
En este caso no sólo no habrá recuperado lo sustraído sino que deberá lamentar una herida, sin siquiera enterarse de quién fue el que lo hirió. Es menester tener en cuenta que no operan "solos".
Fuente: material extraído de la Biblioteca del Programa Comunidades Seguras ONG.

No hay comentarios: