lunes, 10 de octubre de 2016

REGLAS DEL ACCIONAR DELICTIVO


Por Andres Penachino

Sin olvidarnos que la delincuencia es: cíclica, dinámica, y que quienes ejecutan delitos no siempre son los mismos, que cada año se suman nuevos delincuentes, que muchos que hoy están en prisión organizan y monitorean los hechos delictivos que cometen sus secuaces en libertad, hay condiciones comunes que acompañan su accionar.


Algunas de ellas, nunca dejan de estar presentes en cada hecho pues son casi las reglas generales para que cualquier actividad delictiva tenga éxito, y, aunque parezca mentira esta actividad también tiene muchos puntos de coincidencia en lo que a organización refiere para lograr hacer rentable cualquier emprendimiento comercial……. Solo que en una actividad comercial legítima cambian algunas palabras Ej., inteligencia por estudio de mercado, aguantadero por local comercial, armas por maquinaria, etc.

Reglas generales

1) El área importante en superficie a operar, allí se deben localizar una cantidad de blancos potenciales donde se puedan obtener mejores botines y estén ubicados en un área que permitan ejecutar una determinada cantidad de hechos en simultaneo.
Esto sugiere que el delincuente no circunscribe su accionar a un solo sector, menos de reducida superficie, dado que, la repetición de hechos en una misma zona y sobre blancos que presentan las mismas características, favorecerá la determinación por partes de las fuerzas de seguridad de la modalidad delictiva, por consiguiente la asignación de efectivos que, por su concentración, permitirán el efectivo control de la zona y mejores posibilidades de respuesta ante un hecho concreto dentro del radio custodiado.

2) Un aguantadero o refugio con características propicias para ocultarse, ocultar el / los botines, y eventualmente poder comercializarlos. Este lugar debe poseer ciertas características que pasan por: la casi imposible identificación por las fuerzas del orden del refugio o aguantadero porque posee las mismas características edilicias y cantidad y calidad de edificaciones en el mismo lugar.
En tal sentido, en algunos asentamientos urbanos tipo villas miseria, los pasillos que conducen a las viviendas ubicadas en el centro o interior del complejo, han sido techados de modo de dificultar la visión desde el aire, aun desde helicópteros volando a escasa altura.

3) Apoyo de la vecindad. Si bien, no todos los residentes de los barrios donde se establecen los aguantaderos están de acuerdo con quienes allí se alojan, su posición es pasiva, al punto que muy difícilmente se atrevan a denunciar a delincuentes, o su identidad, menos la ubicación del aguantadero.
Al resto de la población local se la persuade o intimida con serias represalias, para que, si no coopera, que no moleste. “Cuando la policía llego, los aldeanos permanecieron mudos como tumbas. Todos ellos sabían que la policía solo estaba de paso, mientras que los cuatro o cinco matones que buscaban vivían permanentemente en la aldea”. Este párrafo prestado sintetiza perfectamente este fenómeno.

Jóvenes que ingresan a las filas del delito

Es mas, generalmente entre los más jóvenes del barrio, los marginales ganan adeptos, especialmente aquellos que por diversos motivos comienzan a ver al delito como una salida rápida a sus problemas económicos. Estos jóvenes comienzan con una tímida colaboración, quizás como vigías fuera y dentro del asentamiento. Especialmente, donde se vende droga a estos soldados casi voluntarios se los provee de teléfonos celulares para advertir la presencia de cualquier persona o vehiculo extraño al lugar. Otros alertan con silbidos que se repiten dentro del asentamiento, que también alertan sobre alguna presencia peligrosa. También se han encontrado timbres perfectamente disimulados que suenan a cientos de metros en las entrañas del asentamiento.

Estos soldados, muchas veces terminan siendo reclutados por delincuentes para tareas mas pesadas.
Quienes son de armas tomar son “utilizados” por mayores para cometer delitos, los que ya no manipulan las armas en los asaltos, esa es tarea de los menores. Porque además de manejarlas correctamente, pueden ejecutar cualquier tipo de acción sin mayores reparos y sin ningún tipo de remordimiento, aun actos de extrema violencia.

En algunos casos, “pueden trabajar” por la comida o por una parte ínfima del botín, y, en no pocas veces puede significar la única posibilidad de supervivencia.

Es de público conocimiento que, personas mayores, llevan a diferentes barrios a adolescentes que, con la excusa de vender elementos de limpieza, ingresan a la casa de incautos y hurtan lo que pueden. Se encuentran en una esquina predeterminada, cargan los elementos sustraídos en el vehiculo que los transporta (combis) y lo reducen en el barrio donde residen. Nunca ejecutan sus acciones en un mismo barrio, de modo que es muy difícil encontrarlos nuevamente.
Otros son trasladados por mayores de un partido a otro para ejecutar delitos de alta peligrosidad como: asaltos a mano armada, o intrusión a viviendas con fines de robo, etc.

Aquellos que han crecido en un medio agresivo llegan a considerarlo como un modo permanente de vida. Los que han perdido a sus seres queridos en hechos violentos, o los que cuentan con familiares allegados que protagonizan hechos delictivos, con un adecuado entrenamiento pueden convertirse en prefectos criminales.

4) Facilidad para el abastecimiento. De todos los elementos necesarios, vehículos, armas, medios de comunicación, etc. que, si no se encuentran en el lugar por problemas “logísticos”, la red de organizaciones satélites pueden abastecerlos Just in Time y a veces puerta a puerta. En esta red, están involucrados desde los que alquilan armas o las venden, los que roban autos a pedido (movilidad adecuada), otros que los esconden y esperan para entregarlos minutos antes de cometer algún hecho determinado; el dueño del aguantadero que cobra la noche como si fuera un Spa 5 estrellas, las prostitutas que los distraen, hasta médicos que atienden urgencias en quirófanos perfectamente instalados. Todo esto tiene un costo “altísimo” que muchas veces no concuerda con lo generado por los botines. Las deudas en este ámbito se pagan con la vida o con la cárcel.

5) Red de inteligencia: Nunca mejor el dicho “el conocimiento nos hará libres” El hampón tiene más claro este concepto que nosotros. Conocer es indispensable.
Las características integrales de un objetivo, las necesidades y debilidades de un sujeto predeterminado (marcado), las formas y medios que poseen las fuerzas de seguridad del lugar para reprimir su accionar, etc., etc.
En una operación compleja, inclusive se infiltra a individuos con el objeto de conocer “por dentro” y minuciosamente el objetivo. Léase desde un seudo operario, hasta una amante. Estamos hablando de delincuentes organizados.

Como expusiéramos en párrafos anteriores, las ahora denominadas: mulas, cabezas de piedra, aquellos delincuentes de poca monta, utilizan la red de inteligencia de los chicos de la calle que marcan casas de jubilados, lugares con poca custodia, kioscos donde atienden personas mayores, mujeres, etc. Estos pequeños espías generalmente son remunerados con unos pocos pesos o con drogas.
Si bien, este último estamento delictivo otrora se llevaba los laureles en lo que a violencia y ferocidad con que se ejecutaba, ahora también las bandas organizadas ejecutan acciones cada vez mas violentas llegando muchas veces a asesinar a sus victimas. Primero matamos, después robamos. Esto se da especialmente contra Policías.

Así vemos que toda fisura que exhibe la sociedad en su propia seguridad sea esta publica o privada, individual o colectiva es explotada por unos u otros para su propio beneficio. Lo triste de esto es que si las contramedidas para detener estas acciones no son efectivas, y eficaces, estas organizaciones adquirirán cada vez más robustez experiencia y consistencia.
Toda acción puede ser contrarrestada con elementos necesarios y actos eficaces en los que no debe faltar:

Esfuerzo mancomunado entre la policía y la población. Para ello la población debe ser los ojos y los oídos de su policía, la policía el brazo armado de la población, ningún rol debe ser distinto a este.

Una red eficaz de inteligencia: Hablar de inteligencia no resulta fácil en algunos ámbitos, aun así y no habiendo otra sinónimo, es imprescindible que las fuerzas de Seguridad tengan una eficaz Red de inteligencia que funcione en forma permanente tanto en la faz preventiva del crimen, como para facilitar la búsqueda de los autores de delitos cometidos. Debe haber en esto un nivel de involucramiento absoluto, no solo por parte de los integrantes de las fuerzas de seguridad, sino también por personas (hombres y mujeres) que trabajen en tareas afines, no importando el nivel social, ni la tarea especifica que realicen en el campo laboral.

Revisión del accionar de la fuerzas de seguridad ajuntado sus métodos operativos a los tiempos que nos toca vivir.
Dentro de un nuevo marco de ejecución de operaciones contra el delito, los miembros de las fuerzas de seguridad deben iniciar un proceso de capacitación integral, continuar con el análisis de la estructura policial, incluyendo los órganos de comando, la distribución geográfica de los componentes estáticos (Comisarías, Destacamentos) y de las unidades móviles y terminar con una evaluación de los logros alcanzados.

Jefes policiales con clara capacidad de liderazgo Entendiendo al liderazgo como la capacidad para orientar, conducir o transformar organizaciones formadas por seres humanos. Es la acción de los líderes la que induce a los integrantes del grupo a actuar en pos de determinados objetivos, con relación a sus deseos, necesidades, aspiraciones, y esperanzas.
El liderazgo es algo sustancial en cada actividad. El líder hoy esta caracterizado, porque en cualquier ámbito, en cualquier nivel, en cualquier situación, lo que requiere al organización, cualquiera fuere su tipo es la pro actividad, es decir, personas que están adelante del problema, no atrás.
Para dirigir, el líder tiene que hacer mucho mas que limitarse a ocupar una posición de autoridad, porque sus subordinados reconocen, en quien esta al frente, la capacidad, la idoneidad, el reconocimiento. El mero hecho de ocupar una posición de autoridad, no es suficiente para convertir a una persona en líder.
Hoy en términos organizacionales ya no se manda, no hay dirección en el sentido de vector, hay conducción en el sentido de persuasión, por eso se habla tanto de inducir y de conducir. Organizando equipos y comunicando una visión, el líder es quien permanentemente se adelanta a las situaciones, y, es quien, el que en un momento determinado, anticipa situaciones y la prevee.

Decisión política: Sin dudas, el delito se combate con decisión política, o mejor dicho, si hay decisión política de combatirlo. Sobre esto hay ciento de experiencias mundiales exitosas pero ninguna tuvo un origen distinto. Fue la decisión política de aplicar un plan de reformas pensando en la seguridad pública como un sistema. Hablamos de un sistema que no solo formulación en leyes sino también tratar un nuevo sistema de seguridad.
Y no hablamos de aumentar las penas ni el número de efectivos de las fuerzas de seguridad. Se trata de optimizar la eficiencia del sistema.

Eficacia en el sistema judicial: Así como existe o debería existir una política educativa, económica o social, debe o debería haber una política criminal que como hemos indicado en el párrafo anterior que no solo se centre en el aumento o disminución de penas y de regimenes excarcelatorios, sino que oriente el debate a algo mas complejo pues, el sistema penal no solo esta integrado por el poder judicial, sino que también por el servicio policial y el penitenciario. Cualquier política de Estado en esta materia debe atender y reconocer el carácter ínter sistémico de las soluciones que deben aportarse
De nada sirve tener una excelente policía si después hay jueces que no son capaces de procesar “la realidad cotidiana”, en el menor tiempo posible, imponiendo penas condignas, aportando el sentido común en sus condenas, que, en los tiempos que corren parece ser el menos común de los sentidos.
Andres Penachino

Fuentes:
Biblioteca del Programa comunidades Seguras

No hay comentarios: